/ miércoles 18 de noviembre de 2020

¿A Dios o Adiós?

Cómo diría mi abuelito, pon tus barbas a remojar cuando veas al vecino padecer y no sigas a Dios orando y con el mazo dando en las mañaneras con críticas y sarcasmos, ya que la palabra clave es fortalecer, fortalecer a los mexicanos en la unidad, no sea que a alguien le pase lo que a Trump pasó, por no callar a tiempo, decidió callar y hablar una semana después de las elecciones sobre la vacuna y la pandemia, más no del desastre que ha causado al no aceptar la derrota. Pareciera que el COVID no solo afecta la salud física sino la mental, especialmente de algunos mandatarios que desconocen que el Reino de Dios no llega aparatosamente porque el reino de Dios está en nosotros, por eso cuando nuestros mandatarios enloquecen buscando únicamente sus intereses, olvidan su misión, me pregunto si están preparando su adiós o rezando a Dios. Bueno sería saber ¿Dónde absorbieron los valores que durante la niñez los formaron? ¿Dónde está la memoria y el honor? Tal vez la misión se encuentra en la curiosidad imaginaria o en la imaginación curiosa, por eso, ya no extraña la ingratitud que día con día escuchamos proferir en las mañaneras, donde lo importante parece ser pegar a empresas y empresarios dejándose influenciar por sus asesores, poco escrupulosos y con amplia ambición para continuar con la fiesta de la destrucción del país, ya no sé si todo esto son curiosidades imaginarias o si lo que nos muestra es su intimismo individualista, ya que el intimismo gratificante se da en los grandes líderes que consiguen interiorizarse, comprometiéndose con el bien de quienes los eligieron para cumplir la misión para la cual se les eligió. Este dosmilveinte ha servido para dejar en claro los valores esenciales y demostrar de qué están hechas las personas con valores que se enorgullecen al identificarse con su país y su origen, México está hecho de logros y triunfos tanto como de emociones y arrepentimientos, de hechos e indiferencia, de locuras y serenidad, es momento de aprender de nuestras experiencias y las ajenas, estas elecciones presidenciales en Estados Unidos pusieron al desnudo la profunda crisis que atravesamos como países y la imposibilidad de resolver las contradicciones que atraviesa el mundo y sus habitantes, votaciones que han puesto de manifiesto el deseo de los ciudadanos por vivir en calma, con paz, solidariamente y con valores reales, de ahí la importancia de nuestro voto, así, vemos, tanto en nuestro mandatario como en el aún presidente del vecino país del norte su deseo de vivir contra las instituciones y contra todos aquellos que no estén de acuerdo con ellos, observamos que el populismo y la soberbia llevan a la separación y el divisionismo entre hermanos, hermanos que han nacido y vivido en el mismo país con diferentes circunstancias que no eligieron, ¿Por qué no podemos vivir en un país con ciudadanos bien preparados y respetuosos de la ley y las buenas costumbres? ¿Por qué, quien nos comanda no busca esa igualdad procurando que todos, sin importar la procedencia, vivamos con comodidades y educación, con preparación y oportunidades? ¿Por qué desear que bajemos y no subir a quienes no tuvieron oportunidades? ¿Por qué no educar para trabajar, en lugar de enseñar a recibir sin esfuerzo? ¿Por qué no dejar de mantener a quienes crean caos y apoyar a quienes verdaderamente lo necesitan? ¿Por qué no crear una verdadera democracia que no esté basada en compra de votos? Muchas preguntas sin resolver y/o comprender. Aunque estamos en un mundo en donde la mayoría de los países permiten al ciudadano vivir como les gusta, actualmente en mi país nos disgusta vivir con miedo, incertidumbre, violencia, divisionismo, escuchando diariamente frases contra la corrupción y la impunidad cuando se vive de la mano con ellas, vivir entre amenazas fiscales rompiendo la confidencialidad de los ciudadanos, arrastrando el dolor y la incertidumbre de arbitrariedades y posibles injusticias. Si este tiempo me ha dejado algo, es aprender, que aun en el caos, podemos reinventarnos y salir fortalecidos, por eso hagamos lo mejor si no lo hemos hecho, vivamos con compasión pues el ayer ha sido fuerte y la naturaleza jamás pierde la presencia de Dios, vivamos con esperanza uniendo alma y razón, mientras yo espero sus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx

Cómo diría mi abuelito, pon tus barbas a remojar cuando veas al vecino padecer y no sigas a Dios orando y con el mazo dando en las mañaneras con críticas y sarcasmos, ya que la palabra clave es fortalecer, fortalecer a los mexicanos en la unidad, no sea que a alguien le pase lo que a Trump pasó, por no callar a tiempo, decidió callar y hablar una semana después de las elecciones sobre la vacuna y la pandemia, más no del desastre que ha causado al no aceptar la derrota. Pareciera que el COVID no solo afecta la salud física sino la mental, especialmente de algunos mandatarios que desconocen que el Reino de Dios no llega aparatosamente porque el reino de Dios está en nosotros, por eso cuando nuestros mandatarios enloquecen buscando únicamente sus intereses, olvidan su misión, me pregunto si están preparando su adiós o rezando a Dios. Bueno sería saber ¿Dónde absorbieron los valores que durante la niñez los formaron? ¿Dónde está la memoria y el honor? Tal vez la misión se encuentra en la curiosidad imaginaria o en la imaginación curiosa, por eso, ya no extraña la ingratitud que día con día escuchamos proferir en las mañaneras, donde lo importante parece ser pegar a empresas y empresarios dejándose influenciar por sus asesores, poco escrupulosos y con amplia ambición para continuar con la fiesta de la destrucción del país, ya no sé si todo esto son curiosidades imaginarias o si lo que nos muestra es su intimismo individualista, ya que el intimismo gratificante se da en los grandes líderes que consiguen interiorizarse, comprometiéndose con el bien de quienes los eligieron para cumplir la misión para la cual se les eligió. Este dosmilveinte ha servido para dejar en claro los valores esenciales y demostrar de qué están hechas las personas con valores que se enorgullecen al identificarse con su país y su origen, México está hecho de logros y triunfos tanto como de emociones y arrepentimientos, de hechos e indiferencia, de locuras y serenidad, es momento de aprender de nuestras experiencias y las ajenas, estas elecciones presidenciales en Estados Unidos pusieron al desnudo la profunda crisis que atravesamos como países y la imposibilidad de resolver las contradicciones que atraviesa el mundo y sus habitantes, votaciones que han puesto de manifiesto el deseo de los ciudadanos por vivir en calma, con paz, solidariamente y con valores reales, de ahí la importancia de nuestro voto, así, vemos, tanto en nuestro mandatario como en el aún presidente del vecino país del norte su deseo de vivir contra las instituciones y contra todos aquellos que no estén de acuerdo con ellos, observamos que el populismo y la soberbia llevan a la separación y el divisionismo entre hermanos, hermanos que han nacido y vivido en el mismo país con diferentes circunstancias que no eligieron, ¿Por qué no podemos vivir en un país con ciudadanos bien preparados y respetuosos de la ley y las buenas costumbres? ¿Por qué, quien nos comanda no busca esa igualdad procurando que todos, sin importar la procedencia, vivamos con comodidades y educación, con preparación y oportunidades? ¿Por qué desear que bajemos y no subir a quienes no tuvieron oportunidades? ¿Por qué no educar para trabajar, en lugar de enseñar a recibir sin esfuerzo? ¿Por qué no dejar de mantener a quienes crean caos y apoyar a quienes verdaderamente lo necesitan? ¿Por qué no crear una verdadera democracia que no esté basada en compra de votos? Muchas preguntas sin resolver y/o comprender. Aunque estamos en un mundo en donde la mayoría de los países permiten al ciudadano vivir como les gusta, actualmente en mi país nos disgusta vivir con miedo, incertidumbre, violencia, divisionismo, escuchando diariamente frases contra la corrupción y la impunidad cuando se vive de la mano con ellas, vivir entre amenazas fiscales rompiendo la confidencialidad de los ciudadanos, arrastrando el dolor y la incertidumbre de arbitrariedades y posibles injusticias. Si este tiempo me ha dejado algo, es aprender, que aun en el caos, podemos reinventarnos y salir fortalecidos, por eso hagamos lo mejor si no lo hemos hecho, vivamos con compasión pues el ayer ha sido fuerte y la naturaleza jamás pierde la presencia de Dios, vivamos con esperanza uniendo alma y razón, mientras yo espero sus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 18 de noviembre de 2020

¿A Dios o Adiós?

Tere Derbez

miércoles 11 de noviembre de 2020

Enmuinados hoy

Tere Derbez

miércoles 04 de noviembre de 2020

Dicen que los Muertos

Tere Derbez

miércoles 28 de octubre de 2020

SI, SI O NO

Tere Derbez

miércoles 21 de octubre de 2020

Maravilloso

Tere Derbez

miércoles 14 de octubre de 2020

Ahí Está la Diferencia

Tere Derbez

miércoles 07 de octubre de 2020

Paren el Mundo Surreal

Tere Derbez

miércoles 30 de septiembre de 2020

ERRORES Y ERRORES

Tere Derbez

miércoles 23 de septiembre de 2020

Viva México, y si

Tere Derbez

miércoles 09 de septiembre de 2020

¿Vivimos en el Mismo País?

Tere Derbez

Cargar Más