/ domingo 27 de septiembre de 2020

Alvarez Brunel quiere ser alcalde de San Miguel de Allende

Dicen los que saben de grillas políticas, que Juan José Alvarez Brunel, secretario de Turismo del Estado, quiere ser candidato a la Presidencia Municipal de su natal San Miguel de Allende.

Y que con tal propósito, ya hasta empezó a buscar patrocinadores para que cooperen para su precampaña y campaña, porque como todos sabemos, eso de buscar votos, y conseguirlos, cuesta mucho dinero.

Así que para cumplir su cometido, Alvarez Brunel se encuentra en una buena posición, porque su puesto en Gobierno del Estado le está dando la oportunidad de “placearse” con todo mundo: empresarios, diputados locales y federales, senadores, funcionarios públicos municipales, estatales y federales.

Y la está aprovechando, porque todos los días lo vemos en un municipio distinto en diferentes reuniones con los prestadores de servicios turísticos.

En ese sentido, a “El Güero”, como le dicen sus amigos, le cayó como anillo al dedo que su jefe el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo lo haya mandado el lunes en su representación a dar un mensaje al final del informe de Luis Alberto Villarreal García, presidente municipal de San Miguel de Allende a quien quiere suceder.

Por supuesto, le echó flores a su compañero de partido, dijo que lo está haciendo muy bien al frente del gobierno local, dando resultados, pero también reconoció a todos los empleados municipales. “Sabemos que ustedes se ponen los zapatos de los ciudadanos para entender sus necesidades y ofrecer soluciones”, afirmó.

“El Gobierno estatal tiene una fuerte convicción municipalista. Estamos convencidos de que municipios fuertes hacen un estado fuerte. Por ello, trabajamos en apoyo de los 46 municipios de la entidad y en el bienestar de todas las familias guanajuatenses”, aseguró.

De paso, presumió que en San Miguel de Allende, Estado y municipio trabajan en más de 4 mil acciones de todo tipo: asistencia social, servicios comunitarios, urbanización, agua potable, educación, deporte, cultura, apoyo al campo y al turismo.

Detalló varias de las obras, acciones y millones de pesos invertidos, que obviamente fueron una excelente promoción para sus propósitos electorales. Habrá que ver si le alcanza para superar a Luis Alberto Villarreal, quien, supuestamente decidieron los jefes azules estatales, buscará la reelección.

Ernesto Prieto y su desdén por el Congreso

Nuevamente, el diputado local Ernesto Prieto Gallardo, de Morena, hizo gala de su falta de respeto por el cargo que ocupa y la institución a la que pertenece.

Ayer, durante la sesión de apertura del periodo ordinario de sesiones de la Legislatura del Estado, el diputado panista Jesús Oviedo Herrera, de Cortazar, pidió al presidente del Congreso local, Germán Cervantes Vega, salvaterrense recién electo en ese cargo, que se analizara la situación de su par Ernesto Prieto Gallardo, quien transitaba en su vehículo en plena sesión.

El legislador de Morena afirmó que sí iba en su automóvil, pero dejó de circular para atender la asamblea y la votación.

Este fue el primer enfrentamiento entre los legisladores locales, ya que el panista Oviedo Herrera consideró que no se respetaba los lineamientos respectivos, “debería estar en un lugar atendiendo la sesión y no como lo hace arriba de un vehículo y cuando hay votación se detiene”, le reprochó.

Sin embargo, Prieto Gallardo afirmó “es falso lo que comenta el compañero, desde que usted presidente de la mesa directiva me pidió que detuviera el vehículo lo hice. Lamento mucho que el diputado Oviedo tenga una fijación por estar cuestionando mi actuación, se equivoca rotundamente, respeto lo que marca el lineamiento correspondiente”.

Desgraciadamente, no es la primera vez que el diputado morenista de Salamanca evidencia que no le interesa en lo absoluto asistir a las sesiones legislativas y que mejor se la pasa haciendo otras cosas.

La primera vez que Ernesto Prieto estaba dentro de su camioneta, debajo de un techito de alguna casa, en una sesión virtual, -que él seguía por su celular- fue el 2 de julio, cuando comparecieron ante la Comisión de Seguridad del Congreso el Fiscal del Estado Carlos Zamarripa Aguirre y Alvar Cabeza de Vaca Apenddinni, secretario de Seguridad Pública del Estado, un día después de la masacre cometida en un centro de rehabilitación en Irapuato, que ha dejó 27 muertos.

Ese día, en virtud de que los diputados locales no estaban asistiendo al recinto legislativo por la pandemia, la reunión fue virtual. Pero Prieto Gallardo no fue capaz de sentarse en un escritorio, frente a una computadora, dentro de su casa o en alguna oficina que debería de tener –y evidentemente no tiene- como diputado y asistir a la reunión con dos funcionarios estatales para atender nada más y nada menos que uno de los problemas más importantes del Estado: la violencia y la inseguridad que nos aquejan, y que todos los días dejan docenas de guanajuatenses asesinados.

Estos son los protagonistas de la Cuarta Transformación.

Dicen los que saben de grillas políticas, que Juan José Alvarez Brunel, secretario de Turismo del Estado, quiere ser candidato a la Presidencia Municipal de su natal San Miguel de Allende.

Y que con tal propósito, ya hasta empezó a buscar patrocinadores para que cooperen para su precampaña y campaña, porque como todos sabemos, eso de buscar votos, y conseguirlos, cuesta mucho dinero.

Así que para cumplir su cometido, Alvarez Brunel se encuentra en una buena posición, porque su puesto en Gobierno del Estado le está dando la oportunidad de “placearse” con todo mundo: empresarios, diputados locales y federales, senadores, funcionarios públicos municipales, estatales y federales.

Y la está aprovechando, porque todos los días lo vemos en un municipio distinto en diferentes reuniones con los prestadores de servicios turísticos.

En ese sentido, a “El Güero”, como le dicen sus amigos, le cayó como anillo al dedo que su jefe el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo lo haya mandado el lunes en su representación a dar un mensaje al final del informe de Luis Alberto Villarreal García, presidente municipal de San Miguel de Allende a quien quiere suceder.

Por supuesto, le echó flores a su compañero de partido, dijo que lo está haciendo muy bien al frente del gobierno local, dando resultados, pero también reconoció a todos los empleados municipales. “Sabemos que ustedes se ponen los zapatos de los ciudadanos para entender sus necesidades y ofrecer soluciones”, afirmó.

“El Gobierno estatal tiene una fuerte convicción municipalista. Estamos convencidos de que municipios fuertes hacen un estado fuerte. Por ello, trabajamos en apoyo de los 46 municipios de la entidad y en el bienestar de todas las familias guanajuatenses”, aseguró.

De paso, presumió que en San Miguel de Allende, Estado y municipio trabajan en más de 4 mil acciones de todo tipo: asistencia social, servicios comunitarios, urbanización, agua potable, educación, deporte, cultura, apoyo al campo y al turismo.

Detalló varias de las obras, acciones y millones de pesos invertidos, que obviamente fueron una excelente promoción para sus propósitos electorales. Habrá que ver si le alcanza para superar a Luis Alberto Villarreal, quien, supuestamente decidieron los jefes azules estatales, buscará la reelección.

Ernesto Prieto y su desdén por el Congreso

Nuevamente, el diputado local Ernesto Prieto Gallardo, de Morena, hizo gala de su falta de respeto por el cargo que ocupa y la institución a la que pertenece.

Ayer, durante la sesión de apertura del periodo ordinario de sesiones de la Legislatura del Estado, el diputado panista Jesús Oviedo Herrera, de Cortazar, pidió al presidente del Congreso local, Germán Cervantes Vega, salvaterrense recién electo en ese cargo, que se analizara la situación de su par Ernesto Prieto Gallardo, quien transitaba en su vehículo en plena sesión.

El legislador de Morena afirmó que sí iba en su automóvil, pero dejó de circular para atender la asamblea y la votación.

Este fue el primer enfrentamiento entre los legisladores locales, ya que el panista Oviedo Herrera consideró que no se respetaba los lineamientos respectivos, “debería estar en un lugar atendiendo la sesión y no como lo hace arriba de un vehículo y cuando hay votación se detiene”, le reprochó.

Sin embargo, Prieto Gallardo afirmó “es falso lo que comenta el compañero, desde que usted presidente de la mesa directiva me pidió que detuviera el vehículo lo hice. Lamento mucho que el diputado Oviedo tenga una fijación por estar cuestionando mi actuación, se equivoca rotundamente, respeto lo que marca el lineamiento correspondiente”.

Desgraciadamente, no es la primera vez que el diputado morenista de Salamanca evidencia que no le interesa en lo absoluto asistir a las sesiones legislativas y que mejor se la pasa haciendo otras cosas.

La primera vez que Ernesto Prieto estaba dentro de su camioneta, debajo de un techito de alguna casa, en una sesión virtual, -que él seguía por su celular- fue el 2 de julio, cuando comparecieron ante la Comisión de Seguridad del Congreso el Fiscal del Estado Carlos Zamarripa Aguirre y Alvar Cabeza de Vaca Apenddinni, secretario de Seguridad Pública del Estado, un día después de la masacre cometida en un centro de rehabilitación en Irapuato, que ha dejó 27 muertos.

Ese día, en virtud de que los diputados locales no estaban asistiendo al recinto legislativo por la pandemia, la reunión fue virtual. Pero Prieto Gallardo no fue capaz de sentarse en un escritorio, frente a una computadora, dentro de su casa o en alguna oficina que debería de tener –y evidentemente no tiene- como diputado y asistir a la reunión con dos funcionarios estatales para atender nada más y nada menos que uno de los problemas más importantes del Estado: la violencia y la inseguridad que nos aquejan, y que todos los días dejan docenas de guanajuatenses asesinados.

Estos son los protagonistas de la Cuarta Transformación.