/ lunes 7 de septiembre de 2020

Cinecrítica

“El Precio de la Verdad: Dark Waters”

Cuando la búsqueda de la verdad se proyecta en la pantalla grande, puede tornarse a generar consciencias, o bien, solo a brindar datos necesarios para movilizar nuestra curiosidad y así brindarle al espectador una posibilidad para poner piezas en el rompecabezas que nos presentan.

“El precio de la verdad. Dark Waters”, es una película basada en el libro “The lawyer who became DuPont´s worst nightmare” de Nathaniel Rich y dirigida por Todd Hayness, quien tomó las riendas para que más personas conocieran acerca de los daños que ocasionó la empresa DuPont, con uno de los más grandes “inventos” que a la fecha seguimos utilizando, y vaya que a muchos nos encanta usarlo en la cocina… me refiero al teflón.

Todo comienza con un campesino quien va a buscar a Robert Bilott, un representante legal para que le ayude a resolver el asunto de sus vacas, las cuales, se han estado muriendo desde hace muchos años atrás, y sospecha de la empresa DuPont, porque desde que se instaló en su pueblo, han sucedido muchas muertes de personas y de ganado, pero nadie ha querido tomar el caso porque se sienten como Sansón a las patadas, sin embargo, el abogado Bilott, se ve impulsado a comenzar a indagar sobre el caso, tras ver las pruebas de los animales muertos, comenzando una investigación exhaustiva que lo llevará a encontrar que la empresa tiene más de 40 años intoxicando al mundo con su producto y obviamente, un poco más, en el estado de West Virginia, Estados Unidos.

Una historia necesaria para conocer la constante lucha del abogado Bilott contra esta gigantesca empresa a nivel mundial, todo para buscar regular los daños ocasionados a la salud por sus productos, siendo que esto nos lleva a cuestionarnos, ¿por qué seguir permitiendo la venta de productos de teflón?, y esto queda claro, porque no es lo mismo estar expuesto al 100%, que solo tener un sartén con el cual, cocinamos día a día; solo hubiera sido mucho más ético, que la misma empresa al conocer los daños que ocasionaba a los seres vivos, pudo haber hecho algo con tanto dinero ganado por su gran invento y decidió quedarse callado y al no ser regulados, no importó el dañó que ocasionó.

La producción de la película está a cargo de Mark Ruffalo, quien interpreta a Bilott, pero también lo acompañan Christine Vachon y Pamela Koffler. Cabe mencionar que a Ruffalo, le gusta mucho luchar por causas que afectan el ambiente natural y la cultura misma, quizá que por ello, se haya animado a invertir en esta gran historia.

La adaptación de la historia corrió a cargo de Mario Correa y Mathew Michael Camahan, quienes se encargaron de poner un ritmo donde cada momento es importante, además de haber realizado una sinopsis del caso muy apropiada, con documentos reales, haciéndonos más interesante esta historia y sin perder el interés en ningún momento.

Las actuaciones, aunque aparentemente no tienen mucho que hacer, en verdad nos adentran a la historia y cada uno de los personajes involucrados, generando una empatía, además de contar con cameos de personas involucradas en este caso de manera directa, dando un toque especial que al final de la película podemos disfrutar.

El elenco está conformado por Mark Ruffalo, Anne Hathaway, Tim Robbins, Bill Pullman, Bill Camp, Victor Garber, Mare Winningham, por mencionar solo algunos.

“El precio de la verdad. Dark Waters”, es una película que vale la pena ver y conocer la historia, disfrutando gratas y sencillas pero bien hechas, actuaciones, además de adentrarnos a este suceso que quizá nos haga un poco de ruido, pero que a fin de cuentas, seguirá siendo solo del conocimiento de un pequeño nicho.

Esta película la podemos disfrutar en uno de los streamings, porque seguiremos manteniendo el quédate en casa y guarda distancia, aunque tenga muchas ganas de ir al cine y disfrutar estrenos en la pantalla grande, pero, eso tendrá que esperar por mucho más tiempo… por ahora, a seguir disfrutando de películas que quizá no vimos en su momento en el cine, o bien, a ver las propuestas que valgan la pena de estas pequeñas nuevas empresas, quienes buscan ganarse un lugar en la cinematografía.

Por ahora, disfruten “El precio de la verdad. Dark Waters”, desde la comodidad de su casa.

“El Precio de la Verdad: Dark Waters”

Cuando la búsqueda de la verdad se proyecta en la pantalla grande, puede tornarse a generar consciencias, o bien, solo a brindar datos necesarios para movilizar nuestra curiosidad y así brindarle al espectador una posibilidad para poner piezas en el rompecabezas que nos presentan.

“El precio de la verdad. Dark Waters”, es una película basada en el libro “The lawyer who became DuPont´s worst nightmare” de Nathaniel Rich y dirigida por Todd Hayness, quien tomó las riendas para que más personas conocieran acerca de los daños que ocasionó la empresa DuPont, con uno de los más grandes “inventos” que a la fecha seguimos utilizando, y vaya que a muchos nos encanta usarlo en la cocina… me refiero al teflón.

Todo comienza con un campesino quien va a buscar a Robert Bilott, un representante legal para que le ayude a resolver el asunto de sus vacas, las cuales, se han estado muriendo desde hace muchos años atrás, y sospecha de la empresa DuPont, porque desde que se instaló en su pueblo, han sucedido muchas muertes de personas y de ganado, pero nadie ha querido tomar el caso porque se sienten como Sansón a las patadas, sin embargo, el abogado Bilott, se ve impulsado a comenzar a indagar sobre el caso, tras ver las pruebas de los animales muertos, comenzando una investigación exhaustiva que lo llevará a encontrar que la empresa tiene más de 40 años intoxicando al mundo con su producto y obviamente, un poco más, en el estado de West Virginia, Estados Unidos.

Una historia necesaria para conocer la constante lucha del abogado Bilott contra esta gigantesca empresa a nivel mundial, todo para buscar regular los daños ocasionados a la salud por sus productos, siendo que esto nos lleva a cuestionarnos, ¿por qué seguir permitiendo la venta de productos de teflón?, y esto queda claro, porque no es lo mismo estar expuesto al 100%, que solo tener un sartén con el cual, cocinamos día a día; solo hubiera sido mucho más ético, que la misma empresa al conocer los daños que ocasionaba a los seres vivos, pudo haber hecho algo con tanto dinero ganado por su gran invento y decidió quedarse callado y al no ser regulados, no importó el dañó que ocasionó.

La producción de la película está a cargo de Mark Ruffalo, quien interpreta a Bilott, pero también lo acompañan Christine Vachon y Pamela Koffler. Cabe mencionar que a Ruffalo, le gusta mucho luchar por causas que afectan el ambiente natural y la cultura misma, quizá que por ello, se haya animado a invertir en esta gran historia.

La adaptación de la historia corrió a cargo de Mario Correa y Mathew Michael Camahan, quienes se encargaron de poner un ritmo donde cada momento es importante, además de haber realizado una sinopsis del caso muy apropiada, con documentos reales, haciéndonos más interesante esta historia y sin perder el interés en ningún momento.

Las actuaciones, aunque aparentemente no tienen mucho que hacer, en verdad nos adentran a la historia y cada uno de los personajes involucrados, generando una empatía, además de contar con cameos de personas involucradas en este caso de manera directa, dando un toque especial que al final de la película podemos disfrutar.

El elenco está conformado por Mark Ruffalo, Anne Hathaway, Tim Robbins, Bill Pullman, Bill Camp, Victor Garber, Mare Winningham, por mencionar solo algunos.

“El precio de la verdad. Dark Waters”, es una película que vale la pena ver y conocer la historia, disfrutando gratas y sencillas pero bien hechas, actuaciones, además de adentrarnos a este suceso que quizá nos haga un poco de ruido, pero que a fin de cuentas, seguirá siendo solo del conocimiento de un pequeño nicho.

Esta película la podemos disfrutar en uno de los streamings, porque seguiremos manteniendo el quédate en casa y guarda distancia, aunque tenga muchas ganas de ir al cine y disfrutar estrenos en la pantalla grande, pero, eso tendrá que esperar por mucho más tiempo… por ahora, a seguir disfrutando de películas que quizá no vimos en su momento en el cine, o bien, a ver las propuestas que valgan la pena de estas pequeñas nuevas empresas, quienes buscan ganarse un lugar en la cinematografía.

Por ahora, disfruten “El precio de la verdad. Dark Waters”, desde la comodidad de su casa.