/ viernes 6 de mayo de 2022

CINECRÍTICA: “Morbius”

Antes de pandemia, en el 2020, soltaron un tráiler que se veía bastante prometedor, con un artista que no había quedado bien parado ante los personajes del mundo de los comics, siendo este personaje, una nueva oportunidad para redimirse, pero con la pandemia, decidieron mejor esperar y fue hasta este año que dejaron salir a “Morbius” en la pantalla grande, considerando que el espectador debe verla en su máximo esplendor para generar un impacto real que no se logra tener desde casa, pero, lamentablemente, los resultados finales no fueron tan favorables como lo planearon.

El director de origen chileno, Daniel Espinosa, director de “Morbius”, toma esta encomienda que forma parte del universo de Spiderman de Sony, donde generarán diferentes spin off para seguir contribuyendo al universo Marvel en todos los sentidos, sin que pareciera importarles si la historia es buena o no.

La historia basada en la creación de Roy Thomas y Gil Kane, adaptada por Matt Sazama y Burk Sharpless, nos muestra a un genio científico quien padece una rara enfermedad sanguínea y que por ello, dedica su vida a encontrar la cura, desarrollando experimentos que lo llevan a un ensayo clínico donde mezcla el ADN de humano con el de murciélago, teniendo resultados inesperados que en mentes poco éticas y/o desesperadas podrían ocasionar lamentables tragedias, siendo entonces el Doctor Morbius, el encargado de seguir investigando este hallazgo y evitando lo mejor posible que caiga en manos enemigas.

Una historia que tiene obviamente muchos tintes a Batman de DC Comics, pero aún así, lo que diferencia claramente a Morbius es que este personaje sí ha mutado, mientras que Batman solo hace uso de artilugios tecnológicos, pero todo esto resta un poco dado la constante comparativa que se tiene entre estos personajes. También podremos tener ciertas referencias de otras películas pero que sea el mismo espectador el que las encuentre para que por lo menos en esta búsqueda haya algo en lo que se pueda entretener porque en sí, la película no logra un impacto real, dejando un sabor de boca poco convincente con esta entrega.

El elenco encabezado por el multifacético Jared Leto, volvió a quedar mal parado, haciéndonos creer que lo suyo no son los comics, porque tuvo una mala racha con “El Joker” y ahora con “Morbius”, pero aún así, no quita el dedo del renglón y espera que la gente pueda aceptar mejor su papel cuando la franquicia haya terminado, aún así, la película tuvo una entrada significativa económicamente hablando y entonces no les importa mucho si estuvo bien el personaje o no.

También forman parte del elenco Matt Smith como Milo, Adria Arjona como Martine Bancroft, Jared Harris como el Dr. Emil Nicholas, entre otros, los cuales, hacen su labor de manera bastante cuadrada, sin lograr una conexión real, dejando unas interpretaciones frías y sin impacto, siendo quizá los personajes de Morbius y Milo los que logran tener más conexión pero de ahí en más, no se siente el acoplamiento.

“Morbius”, es una película que ha muchos seguidores de este tipo de historias les gustará, pero en realidad hay muchas cosas que debieron cuidar y mejorar para que el impacto fuera diferente, aunque en la recaudación monetaria la haya ido bien, esperemos que cuando se conjunte todo este universo valga la pena y se nos olvide un poco este “defectito” de esta franquicia.

Antes de pandemia, en el 2020, soltaron un tráiler que se veía bastante prometedor, con un artista que no había quedado bien parado ante los personajes del mundo de los comics, siendo este personaje, una nueva oportunidad para redimirse, pero con la pandemia, decidieron mejor esperar y fue hasta este año que dejaron salir a “Morbius” en la pantalla grande, considerando que el espectador debe verla en su máximo esplendor para generar un impacto real que no se logra tener desde casa, pero, lamentablemente, los resultados finales no fueron tan favorables como lo planearon.

El director de origen chileno, Daniel Espinosa, director de “Morbius”, toma esta encomienda que forma parte del universo de Spiderman de Sony, donde generarán diferentes spin off para seguir contribuyendo al universo Marvel en todos los sentidos, sin que pareciera importarles si la historia es buena o no.

La historia basada en la creación de Roy Thomas y Gil Kane, adaptada por Matt Sazama y Burk Sharpless, nos muestra a un genio científico quien padece una rara enfermedad sanguínea y que por ello, dedica su vida a encontrar la cura, desarrollando experimentos que lo llevan a un ensayo clínico donde mezcla el ADN de humano con el de murciélago, teniendo resultados inesperados que en mentes poco éticas y/o desesperadas podrían ocasionar lamentables tragedias, siendo entonces el Doctor Morbius, el encargado de seguir investigando este hallazgo y evitando lo mejor posible que caiga en manos enemigas.

Una historia que tiene obviamente muchos tintes a Batman de DC Comics, pero aún así, lo que diferencia claramente a Morbius es que este personaje sí ha mutado, mientras que Batman solo hace uso de artilugios tecnológicos, pero todo esto resta un poco dado la constante comparativa que se tiene entre estos personajes. También podremos tener ciertas referencias de otras películas pero que sea el mismo espectador el que las encuentre para que por lo menos en esta búsqueda haya algo en lo que se pueda entretener porque en sí, la película no logra un impacto real, dejando un sabor de boca poco convincente con esta entrega.

El elenco encabezado por el multifacético Jared Leto, volvió a quedar mal parado, haciéndonos creer que lo suyo no son los comics, porque tuvo una mala racha con “El Joker” y ahora con “Morbius”, pero aún así, no quita el dedo del renglón y espera que la gente pueda aceptar mejor su papel cuando la franquicia haya terminado, aún así, la película tuvo una entrada significativa económicamente hablando y entonces no les importa mucho si estuvo bien el personaje o no.

También forman parte del elenco Matt Smith como Milo, Adria Arjona como Martine Bancroft, Jared Harris como el Dr. Emil Nicholas, entre otros, los cuales, hacen su labor de manera bastante cuadrada, sin lograr una conexión real, dejando unas interpretaciones frías y sin impacto, siendo quizá los personajes de Morbius y Milo los que logran tener más conexión pero de ahí en más, no se siente el acoplamiento.

“Morbius”, es una película que ha muchos seguidores de este tipo de historias les gustará, pero en realidad hay muchas cosas que debieron cuidar y mejorar para que el impacto fuera diferente, aunque en la recaudación monetaria la haya ido bien, esperemos que cuando se conjunte todo este universo valga la pena y se nos olvide un poco este “defectito” de esta franquicia.