/ lunes 8 de julio de 2019

De los Policías…

A mi Abuelo “Postizo” Don Miguel Guerra

A la Memoria de Francisco Javier Fuentes Uribe.

1.- Aterran las noticias sobre policías.

2.- Esta semana un policía diferente FRANCISCO JAVIER FUENTES URIBE. fue asesinado en Celaya. Seguro ninguna autoridad podrá su nombre, a una calle. Es posible que, a pesar de sus méritos, sea olvidado en poco tiempo. La Fiscalía mandara flores marchitas, una esquela y un “sentido” pésame publicitado. Era el fiscal antidrogas. Nadie valorara su trabajo en favor de todos los ciudadanos.

3.- Estos días se oye algo insólito: un paro nacional de policías federales. Al parecer no se les quiere respetar, pisoteando sus derechos laborales y se les quiere contratar por dos años. No parece haber control de ellos. Y eso es grave.

4.- Los legisladores federales, se lucen: prefieren violar el artículo 5 de la Carta Magna impidiendo que los funcionarios puedan tener trabajo fuera de la ubre gubernamental. Obsequian al Presidente con la ley federal de austeridad “republicana” (sic) para que de lo ahorrado se haga uso secreto, sin ruido, sin reflectores, a capricho. Omiten crear condiciones de trabajo óptimas para los policías cuando –muchos- arriesgan su vida, o a los que son fieles, en no irse con “otros”. Descartan dar estabilidad en el trabajo. Se omiten muchos temas, uno de ellos importante, es no solo la capacitación permanente, sus salarios, su protección social, su desarrollo de vida. La credibilidad ciudadana está cansada de reflectores y ruidos. La Ley estatal en Guanajuato que los debiera “proteger” es un catálogo de omisiones. Los policías no son necesariamente malos, hay de todo, pero prevalece la experiencia, la valentía, no todos son “malos” por supuesto.

5.- Si se supone desaparecerá Policía Federal. ¿a dónde irán? ¿A inundar los tribunales de lo contencioso administrativos? Hay muchos temas y tareas pendientes, más que nuevas leyes debería haber vigilancia en que se cumplan las leyes que existen; en que estén en la cárcel los que la merezcan.

6.- Lamente el caso grave del Presidente Zedillo que provoco una reforma a la Constitución para dejar fuera de la estabilidad en el empleo a esos trabajadores, provocando una inconstitucionalidad en la Constitución. Algo inaudito.

7.- Quién quiere ser policía? ¿Qué quiere arriesgar su vida -a veces- en perseguir -a los malos-, a los delincuentes? ¿Qué esposa, pareja o concubina de un policía puede estar tranquila si él sale sin armas, sin chaleco protector, sin capacitación verdadera, y lo peor y ese es tema más importante, sin vocación de imponer el orden? Aterran las noticias sobre ellos. Habría que protegerlos jurídicamente respetarles todos, todos sus derechos.

8.- En los Estados Unidos los policías tienen, entre muchas cosas: vocación, gusto en hacer cumplir la Ley y por supuesto tienen conocimiento de la Ley y probidad, ese ingrediente alejado de muchos prójimos: es decir honradez, lealtad…. Y, por supuesto les pagan bien.

A mi Abuelo “Postizo” Don Miguel Guerra

A la Memoria de Francisco Javier Fuentes Uribe.

1.- Aterran las noticias sobre policías.

2.- Esta semana un policía diferente FRANCISCO JAVIER FUENTES URIBE. fue asesinado en Celaya. Seguro ninguna autoridad podrá su nombre, a una calle. Es posible que, a pesar de sus méritos, sea olvidado en poco tiempo. La Fiscalía mandara flores marchitas, una esquela y un “sentido” pésame publicitado. Era el fiscal antidrogas. Nadie valorara su trabajo en favor de todos los ciudadanos.

3.- Estos días se oye algo insólito: un paro nacional de policías federales. Al parecer no se les quiere respetar, pisoteando sus derechos laborales y se les quiere contratar por dos años. No parece haber control de ellos. Y eso es grave.

4.- Los legisladores federales, se lucen: prefieren violar el artículo 5 de la Carta Magna impidiendo que los funcionarios puedan tener trabajo fuera de la ubre gubernamental. Obsequian al Presidente con la ley federal de austeridad “republicana” (sic) para que de lo ahorrado se haga uso secreto, sin ruido, sin reflectores, a capricho. Omiten crear condiciones de trabajo óptimas para los policías cuando –muchos- arriesgan su vida, o a los que son fieles, en no irse con “otros”. Descartan dar estabilidad en el trabajo. Se omiten muchos temas, uno de ellos importante, es no solo la capacitación permanente, sus salarios, su protección social, su desarrollo de vida. La credibilidad ciudadana está cansada de reflectores y ruidos. La Ley estatal en Guanajuato que los debiera “proteger” es un catálogo de omisiones. Los policías no son necesariamente malos, hay de todo, pero prevalece la experiencia, la valentía, no todos son “malos” por supuesto.

5.- Si se supone desaparecerá Policía Federal. ¿a dónde irán? ¿A inundar los tribunales de lo contencioso administrativos? Hay muchos temas y tareas pendientes, más que nuevas leyes debería haber vigilancia en que se cumplan las leyes que existen; en que estén en la cárcel los que la merezcan.

6.- Lamente el caso grave del Presidente Zedillo que provoco una reforma a la Constitución para dejar fuera de la estabilidad en el empleo a esos trabajadores, provocando una inconstitucionalidad en la Constitución. Algo inaudito.

7.- Quién quiere ser policía? ¿Qué quiere arriesgar su vida -a veces- en perseguir -a los malos-, a los delincuentes? ¿Qué esposa, pareja o concubina de un policía puede estar tranquila si él sale sin armas, sin chaleco protector, sin capacitación verdadera, y lo peor y ese es tema más importante, sin vocación de imponer el orden? Aterran las noticias sobre ellos. Habría que protegerlos jurídicamente respetarles todos, todos sus derechos.

8.- En los Estados Unidos los policías tienen, entre muchas cosas: vocación, gusto en hacer cumplir la Ley y por supuesto tienen conocimiento de la Ley y probidad, ese ingrediente alejado de muchos prójimos: es decir honradez, lealtad…. Y, por supuesto les pagan bien.