/ lunes 5 de agosto de 2019

De un “mal portado”, que no pertenece a un cártel, el suscrito

1.- No pertenezco a la revista “Proceso”. No pertenezco, ni intento, a ningún cártel. Pertenezco a una Academia que considera el amparo como un instrumento ejemplar, como un medio de defensa, (con nombre de mujer) que protege de las arbitrariedades, como un medio de control de los excesos del Estado. Como una panacea, pues. Solo si hay jueces valientes, conocedores, sensibles, independientes.

2.- El gran estadista michoacano JOSÉ MARIA MORELOS escribió: “Que se eduque a los niños del labrador y del barretero como a los del más rico hacendado y dueño de minas; que todo el que se queje con justicia tenga un tribunal que le escuche, le ampare y le defienda contra el fuerte y el autoritario”.

3.- En la Constitución yucateca de 1840, debido principalmente al gran visionario MANUEL CRECENCIO REJÓN, se indicó en el artículo 53.- "amparar (...) a lo que les pida su protección, contra las leyes y decretos de la legislación que sean contrarias a la constitución; o contra las providencias del gobernador o ejecutivo, cuando en ellas hubiese infringido el código fundamental o las leyes (…)”

4.- El amparotutela todo el orden jurídico nacional contra las violaciones realizadas por cualquier autoridad, siempre que esas infracciones se traduzcan en una afectación actual, personal y directa a los derechos de una persona jurídica, sea individual o colectiva”, según el gran FIX ZAMUDIO.

5.- Ahora el secretario de Turismo, Miguel Torruco, en su cuenta de Twitter, @TorrucoTurismo, escribe: “La 4T no será vencida por el nuevo <<Cártel de los Ampareros>>, aquellos hombres de negro pasarán a la historia de México como el clan que se resistía a lograr la justicia y el Estado de derecho”.

6.- Y en las llamadas conferencias “mañaneras”, muchos preguntantes (no escribo a propósito reporteros, porque dudo lo sean) increpan al Presidente sobre la conducta de algunos jueces. Y el Presidente indica que “se están portando mal”.

7.- El 31 del mes pasado, la analista MARÍA AMPARO CASAR, escribió sobre “EL CÁRTEL DE LOS AMPAREROS” en el periódico EXCELSIOR, e indico: “Eso es lo que hoy estamos viviendo. Decisiones ejecutivas que, se piensa, deben ser acatadas sin chistar, aunque algunos consideremos que vale la pena llevarlas ante los jueces para que ellos decidan si tienen fundamento jurídico. Decisiones legislativas como la Ley de Remuneraciones que tampoco deben ser cuestionadas porque, en la concepción del Presidente, su partido tiene la mayoría y al otorgar los amparos para no reducir salarios y al invalidar algunos de sus artículos por omisión de criterios, “el Poder Judicial recurre a chicanadas, interpretaciones torcidas y recovecos legales”. Lo mismo puede decirse de dos leyes pasadas por los congresos locales de Baja California y Tabasco: la Ley Bonilla y la Ley Garrote, ambas, seguramente, inconstitucionales.”

8.- ¿Que significa “portarse mal”? ¿Quién decide, que es “portarse mal”? ¿“¿El que califica que es “portarse mal”, se “porta bien”? Los que amamos el juicio de amparo, no somos de ningún cártel. Algunos ignorantes reporteros y el Secretario de Turismo, mejor deberían “portarse bien…” callar, e ilustrarse algo.

1.- No pertenezco a la revista “Proceso”. No pertenezco, ni intento, a ningún cártel. Pertenezco a una Academia que considera el amparo como un instrumento ejemplar, como un medio de defensa, (con nombre de mujer) que protege de las arbitrariedades, como un medio de control de los excesos del Estado. Como una panacea, pues. Solo si hay jueces valientes, conocedores, sensibles, independientes.

2.- El gran estadista michoacano JOSÉ MARIA MORELOS escribió: “Que se eduque a los niños del labrador y del barretero como a los del más rico hacendado y dueño de minas; que todo el que se queje con justicia tenga un tribunal que le escuche, le ampare y le defienda contra el fuerte y el autoritario”.

3.- En la Constitución yucateca de 1840, debido principalmente al gran visionario MANUEL CRECENCIO REJÓN, se indicó en el artículo 53.- "amparar (...) a lo que les pida su protección, contra las leyes y decretos de la legislación que sean contrarias a la constitución; o contra las providencias del gobernador o ejecutivo, cuando en ellas hubiese infringido el código fundamental o las leyes (…)”

4.- El amparotutela todo el orden jurídico nacional contra las violaciones realizadas por cualquier autoridad, siempre que esas infracciones se traduzcan en una afectación actual, personal y directa a los derechos de una persona jurídica, sea individual o colectiva”, según el gran FIX ZAMUDIO.

5.- Ahora el secretario de Turismo, Miguel Torruco, en su cuenta de Twitter, @TorrucoTurismo, escribe: “La 4T no será vencida por el nuevo <<Cártel de los Ampareros>>, aquellos hombres de negro pasarán a la historia de México como el clan que se resistía a lograr la justicia y el Estado de derecho”.

6.- Y en las llamadas conferencias “mañaneras”, muchos preguntantes (no escribo a propósito reporteros, porque dudo lo sean) increpan al Presidente sobre la conducta de algunos jueces. Y el Presidente indica que “se están portando mal”.

7.- El 31 del mes pasado, la analista MARÍA AMPARO CASAR, escribió sobre “EL CÁRTEL DE LOS AMPAREROS” en el periódico EXCELSIOR, e indico: “Eso es lo que hoy estamos viviendo. Decisiones ejecutivas que, se piensa, deben ser acatadas sin chistar, aunque algunos consideremos que vale la pena llevarlas ante los jueces para que ellos decidan si tienen fundamento jurídico. Decisiones legislativas como la Ley de Remuneraciones que tampoco deben ser cuestionadas porque, en la concepción del Presidente, su partido tiene la mayoría y al otorgar los amparos para no reducir salarios y al invalidar algunos de sus artículos por omisión de criterios, “el Poder Judicial recurre a chicanadas, interpretaciones torcidas y recovecos legales”. Lo mismo puede decirse de dos leyes pasadas por los congresos locales de Baja California y Tabasco: la Ley Bonilla y la Ley Garrote, ambas, seguramente, inconstitucionales.”

8.- ¿Que significa “portarse mal”? ¿Quién decide, que es “portarse mal”? ¿“¿El que califica que es “portarse mal”, se “porta bien”? Los que amamos el juicio de amparo, no somos de ningún cártel. Algunos ignorantes reporteros y el Secretario de Turismo, mejor deberían “portarse bien…” callar, e ilustrarse algo.