/ domingo 20 de junio de 2021

El Desafío

CON AGRADECIMIENTO A esta Casa Editora de OEM, y en Celaya, para Adriana, por la pausa electoral, regresamos a nuestra entrega semanal, con nuevos desafíos.

LA CAMPAÑA POLITICA, me dejó una profunda experiencia por muchas vivencias distintas, pero me queda claro que mientras el dinero y el Estado -gobernante- utilicen recursos públicos en exceso, como lo fue, y utilicen como su brazo armado al Instituto Electoral -y el INE, que jugó a favor del engendro PRI/AN… y en de los “chuchos”- es difícil llegar al cambio democrático que deseamos los ciudadanos. Es claro, el gobernador sueña con Palacio Nacional e invierte -como Vicente Fox en su momento- los dineros públicos para darse imagen y consolidar sus ensoñaciones.

EN CELAYA EL “ganador” de la elección, acostumbrado a la realización de “bisnes” antes que la atención de las necesidades de los celayenses, hará como que atiende a todos, pero escucha a muy pocos, sobre todo, se rendirá a sus patrocinadores surgidos del gobierno del Estado -en Celaya, a los tres alegres compadres- y empresarios, que le echaron dinero al muy alto costo de la campaña.

HAY PROBLEMAS QUE se viven a Celaya: el agua, desde la responsabilidad de los gobiernos federal y estatal, pero de peores consecuencias con un organismo, JUMAPA, oxidado de corrupción. Rincón de Tamayo está en semáforo rojo ante el consumo de agua contaminada lo que se refleja en el número de personas afectadas de los riñones y por diversos tipos de cáncer. Lamentable y penoso la contaminación del río Laja y del que escribiremos en la próxima entrega.

FAMILIAS QUE HABITAN a cuatro kilómetros de distancia del Jardín Principal en línea recta y que tienen 15 años solicitando, pidiendo, rogando, agua, agua potable en sus casas y que los gobiernos persignaditos del municipio, les niegan esa posibilidad con argumentos legaloides, y demostrando que los asuntos humanos quedan detrás de los negocios. Apenas un agravio en este renglón.

SEGURIDAD PUBLICA SEGUIRÁ siendo un maquillaje de autoridades de Guanajuato, pues el secretario de seguridad ciudadana -así osan llamarlo- seguirá respondiendo al Estado y no a Celaya, donde piensan que, con declaraciones del gobernador, o quien trabajó para García Luna, la súper dotada Sophie, o el Fiscal Carnal y su manita sudada, cambiará la vivencia y apreciación que tenemos de los homicidios dolosos, las extorsiones e impunidades conque operan los organizados para el mal. Un dato, del 2018 al 2021 -el jueves pasado- Guanajuato acumula 9 mil 934 homicidios dolosos, es decir, la entidad más peligrosa del país.

LOS QUE VOTARON por quienes gobernarán otros tres años el municipio de Celaya, acompañado por algunos cercanos “adversarios”, y con un Ayuntamiento “terso”, ya vieron que, con los resultados preliminares, regresaron las casetas de cobro por Tránsito Municipal en las entradas de la mancha urbana de Celaya. Es el año de Hidalgo y la alcaldesa y sus muchachitos -que incluye a los dos farsantes regidores “opositores” que en todo momento levantaron el dedito para lo que la señora quisiera-, lo saben, y muy bien. Ya vendrán las verdades y los arrepentimientos, y también, los celayenses dispuestos a ponerle “marcaje personal” al manejo de los “bisnes” de lo que ya se frotan las manos, los que gobernarán y los nuevos ricos que se van. xermanv@gmail.com

CON AGRADECIMIENTO A esta Casa Editora de OEM, y en Celaya, para Adriana, por la pausa electoral, regresamos a nuestra entrega semanal, con nuevos desafíos.

LA CAMPAÑA POLITICA, me dejó una profunda experiencia por muchas vivencias distintas, pero me queda claro que mientras el dinero y el Estado -gobernante- utilicen recursos públicos en exceso, como lo fue, y utilicen como su brazo armado al Instituto Electoral -y el INE, que jugó a favor del engendro PRI/AN… y en de los “chuchos”- es difícil llegar al cambio democrático que deseamos los ciudadanos. Es claro, el gobernador sueña con Palacio Nacional e invierte -como Vicente Fox en su momento- los dineros públicos para darse imagen y consolidar sus ensoñaciones.

EN CELAYA EL “ganador” de la elección, acostumbrado a la realización de “bisnes” antes que la atención de las necesidades de los celayenses, hará como que atiende a todos, pero escucha a muy pocos, sobre todo, se rendirá a sus patrocinadores surgidos del gobierno del Estado -en Celaya, a los tres alegres compadres- y empresarios, que le echaron dinero al muy alto costo de la campaña.

HAY PROBLEMAS QUE se viven a Celaya: el agua, desde la responsabilidad de los gobiernos federal y estatal, pero de peores consecuencias con un organismo, JUMAPA, oxidado de corrupción. Rincón de Tamayo está en semáforo rojo ante el consumo de agua contaminada lo que se refleja en el número de personas afectadas de los riñones y por diversos tipos de cáncer. Lamentable y penoso la contaminación del río Laja y del que escribiremos en la próxima entrega.

FAMILIAS QUE HABITAN a cuatro kilómetros de distancia del Jardín Principal en línea recta y que tienen 15 años solicitando, pidiendo, rogando, agua, agua potable en sus casas y que los gobiernos persignaditos del municipio, les niegan esa posibilidad con argumentos legaloides, y demostrando que los asuntos humanos quedan detrás de los negocios. Apenas un agravio en este renglón.

SEGURIDAD PUBLICA SEGUIRÁ siendo un maquillaje de autoridades de Guanajuato, pues el secretario de seguridad ciudadana -así osan llamarlo- seguirá respondiendo al Estado y no a Celaya, donde piensan que, con declaraciones del gobernador, o quien trabajó para García Luna, la súper dotada Sophie, o el Fiscal Carnal y su manita sudada, cambiará la vivencia y apreciación que tenemos de los homicidios dolosos, las extorsiones e impunidades conque operan los organizados para el mal. Un dato, del 2018 al 2021 -el jueves pasado- Guanajuato acumula 9 mil 934 homicidios dolosos, es decir, la entidad más peligrosa del país.

LOS QUE VOTARON por quienes gobernarán otros tres años el municipio de Celaya, acompañado por algunos cercanos “adversarios”, y con un Ayuntamiento “terso”, ya vieron que, con los resultados preliminares, regresaron las casetas de cobro por Tránsito Municipal en las entradas de la mancha urbana de Celaya. Es el año de Hidalgo y la alcaldesa y sus muchachitos -que incluye a los dos farsantes regidores “opositores” que en todo momento levantaron el dedito para lo que la señora quisiera-, lo saben, y muy bien. Ya vendrán las verdades y los arrepentimientos, y también, los celayenses dispuestos a ponerle “marcaje personal” al manejo de los “bisnes” de lo que ya se frotan las manos, los que gobernarán y los nuevos ricos que se van. xermanv@gmail.com