/ martes 15 de septiembre de 2020

El Grito de hoy

La noche del 15 y el día 16, ambos de septiembre, son las fechas más importantes y significativas en el calendario cívico mexicano, pues conmemoramos el inicio de la guerra en cuya culminación nació un país independiente: México. Cabe señalar que España reconoció la independencia de nuestro país hasta 1836; por tanto, es dudoso conceder a nuestro país la categoría de independiente a partir del Abrazo de Acatempan (entre Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero) o de la entrada del Ejército Trigarante a la capital de la república. A debate, sin duda.

La noche del 15 de septiembre (fecha en que cumplía años el Presidente Porfirio Díaz) comienzan los festejos conmemorativos con el famoso y tradicional Grito, una especie de réplica del Grito de Dolores dado por el cura Don Miguel Hidalgo y Costilla, ocurrido en 1810.

Cabe señalar que la primera réplica y conmemoración de la ceremonia, ocurrió en 1812, a cargo de Ignacio López Rayón y Andrés Quintana Roo.

Se trata del más breve y popular de los discursos políticos, cuyo mensaje es acorde a las circunstancias de la época. Así, el Padre de la Patria, convocó para continuar leales a Fernando VII, recién depuesto por el ejército francés, a terminar con el mal gobierno encabezado por los gachupines, a continuar la devoción a la Virgen de Guadalupe, incluso días después, tomó «prestado» del Santuario de Atotonilco, en San Miguel de Allende, el pendón con su imagen, a efecto de aglutinar en torno a su figura al pueblo insurgente.

En la ceremonia de conmemoración del Grito de Dolores, se incita y arenga al pueblo en torno a una causa, tan distinta, urgente o políticamente correcta, como lo demande el momento de la Historia o el programa gubernamental en turno: los indígenas, la unidad nacional, la equidad de género, los héroes o heroínas nacionales afines con el gobierno. Lo anterior es así, toda vez que no hay formalidad o solemnidad alguna respecto al pronunciamiento del discurso.

Hoy la ceremonia del Grito de Dolores se realizará bajo la nueva normalidad impuesta por la pandemia: con sana distancia, luego, la congregación de miles bajo el balcón presidencial (o gubernamental, según corresponda), pasará para mejor ocasión.

El año pasado, siendo el primer Grito de Dolores dado por Don Andrés Manuel López Obrador como Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, lanzó veinte vivas (la Independencia, Hidalgo, Morelos, la Corregidora, Allende, Leona Vicario, las madres y los padres de la patria, los héroes anónimos, el heroico pueblo de México, las comunidades indígenas, la Libertad, la Justicia, la Democracia, la Soberanía, la fraternidad universal, la Paz, la riqueza cultural de México y tres Méxicos); veremos si en el discurso político de hoy hay sorpresas. Lo cierto es, que toda la conmemoración independentista, en este año, será distinta y novedosa, Grito incluido.

Hoy es una fecha icónica para hacer un ejercicio de reflexión respecto al significado del tradicional ¡viva México! y la respuesta a la pregunta ¿qué haré yo para que, en efecto, viva? ¿Por qué ha de vivir? ¿Cómo contribuyo para abonar en su grandeza?

Hoy es la rifa del avión presidencial (o con motivo de su salida del patrimonio público).

Suerte.

germanrodriguez32@hotmail.com

La noche del 15 y el día 16, ambos de septiembre, son las fechas más importantes y significativas en el calendario cívico mexicano, pues conmemoramos el inicio de la guerra en cuya culminación nació un país independiente: México. Cabe señalar que España reconoció la independencia de nuestro país hasta 1836; por tanto, es dudoso conceder a nuestro país la categoría de independiente a partir del Abrazo de Acatempan (entre Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero) o de la entrada del Ejército Trigarante a la capital de la república. A debate, sin duda.

La noche del 15 de septiembre (fecha en que cumplía años el Presidente Porfirio Díaz) comienzan los festejos conmemorativos con el famoso y tradicional Grito, una especie de réplica del Grito de Dolores dado por el cura Don Miguel Hidalgo y Costilla, ocurrido en 1810.

Cabe señalar que la primera réplica y conmemoración de la ceremonia, ocurrió en 1812, a cargo de Ignacio López Rayón y Andrés Quintana Roo.

Se trata del más breve y popular de los discursos políticos, cuyo mensaje es acorde a las circunstancias de la época. Así, el Padre de la Patria, convocó para continuar leales a Fernando VII, recién depuesto por el ejército francés, a terminar con el mal gobierno encabezado por los gachupines, a continuar la devoción a la Virgen de Guadalupe, incluso días después, tomó «prestado» del Santuario de Atotonilco, en San Miguel de Allende, el pendón con su imagen, a efecto de aglutinar en torno a su figura al pueblo insurgente.

En la ceremonia de conmemoración del Grito de Dolores, se incita y arenga al pueblo en torno a una causa, tan distinta, urgente o políticamente correcta, como lo demande el momento de la Historia o el programa gubernamental en turno: los indígenas, la unidad nacional, la equidad de género, los héroes o heroínas nacionales afines con el gobierno. Lo anterior es así, toda vez que no hay formalidad o solemnidad alguna respecto al pronunciamiento del discurso.

Hoy la ceremonia del Grito de Dolores se realizará bajo la nueva normalidad impuesta por la pandemia: con sana distancia, luego, la congregación de miles bajo el balcón presidencial (o gubernamental, según corresponda), pasará para mejor ocasión.

El año pasado, siendo el primer Grito de Dolores dado por Don Andrés Manuel López Obrador como Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, lanzó veinte vivas (la Independencia, Hidalgo, Morelos, la Corregidora, Allende, Leona Vicario, las madres y los padres de la patria, los héroes anónimos, el heroico pueblo de México, las comunidades indígenas, la Libertad, la Justicia, la Democracia, la Soberanía, la fraternidad universal, la Paz, la riqueza cultural de México y tres Méxicos); veremos si en el discurso político de hoy hay sorpresas. Lo cierto es, que toda la conmemoración independentista, en este año, será distinta y novedosa, Grito incluido.

Hoy es una fecha icónica para hacer un ejercicio de reflexión respecto al significado del tradicional ¡viva México! y la respuesta a la pregunta ¿qué haré yo para que, en efecto, viva? ¿Por qué ha de vivir? ¿Cómo contribuyo para abonar en su grandeza?

Hoy es la rifa del avión presidencial (o con motivo de su salida del patrimonio público).

Suerte.

germanrodriguez32@hotmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS