/ jueves 3 de septiembre de 2020

Ingenioso Hidalgo

La equidad en el Quijote

Un ejemplo claro para entender la equidad puede ser a través de la obra maestra de “Don Quijote de la Mancha”. La equidad es parte de la justicia. La justicia es la voluntad firme y contante de darle a cada quien lo suyo, lo que le corresponda. En ese sentido la equidad es una proporcionalidad de la igualdad, entendiéndose también como igualdad, lo mismo para todos. Como proporcionalidad de la igualdad, la equidad tendrá que analizarse según el caso en concreto y tomando como referencia esta gran obra de la literatura universal podríamos señalar cuando Don Quijote le pide a Sancho, como juez de la ínsula que se dicten sentencias a los reos con misericordia, tomando en consideración lo que hayan hecho. Por ejemplo, una persona que roba para comer, es diferente a una persona que roba por maldad. El primero deberá de ser sancionado de manera más severa al segundo dadas las circunstancias. Eso es la equidad, darles lo mismo en grado de proporcionalidad. Igualdad sería que todos tienen derecho a una defensa legal, a una sentencia justa. Es un tema para reflexionar en nuestros días, ya que pensamos muchas veces que tenemos leyes equitativas y no es así. El salario de un diputado no es equitativo a lo que pretenden sustentar como válido en comparación con un salario mínimo. No es equitativo que la justicia sea solo para los ricos. Recientemente el Dr. Juan Velásquez, distinguido penalista mencionó en un conversatorio virtual sustentando que las cárceles están llenas de gente pobre, quien no tiene posibilidades de pagar un abogado especialista en la materia que le consiga amparos y/o beneficios procesales, siendo su estancia larga y con defensa irregular, cuando vemos a grandes personajes de la política mexicana que son acusados y salen de inmediato, adicionalmente a que su estancia en la cárcel es placentera al tener todos los privilegios que el dinero les da y que sabemos en una realidad actual, aunque traten de disfrazar el tema las autoridades. Necesitamos enseñar valores, regresar a la esencia del ser humano, a su trascendencia, es increíble que ahora se aspire a ser narcotraficante, ya que ellos tienen dinero y poder. La sociedad necesita gente valiente que luche para cambiar este entorno. Recuerdo a un hombre de gran calidad moral y ética, sin tener ninguna influencia el suscrito en temas de partidos políticos, Luis Donaldo Colosio, quien como recordarán fue asesinado cuando se le designa candidato a la Presidencia de la República, ya que estorbaba al Gobierno de corrupción de Carlos Salinas y sus allegados. Si ha servido de algo entender la equidad a la luz del Quijote, que bueno, Cervantes nos invita a ello a través de la justicia y la lucha de ideales, contra aquellos molinos de viento (humanidad actual), y con ello damos vida a aquellas dos frases célebres de Teresa de Calcuta “Somos como una gota en el océano, pero sin esa gota no existiría” y finalmente “No vamos a poder cambiar al mundo, pero si podemos cambiar el mundo de las personas que estén a nuestro alrededor”.

Twitter @ArellanoRabiela

La equidad en el Quijote

Un ejemplo claro para entender la equidad puede ser a través de la obra maestra de “Don Quijote de la Mancha”. La equidad es parte de la justicia. La justicia es la voluntad firme y contante de darle a cada quien lo suyo, lo que le corresponda. En ese sentido la equidad es una proporcionalidad de la igualdad, entendiéndose también como igualdad, lo mismo para todos. Como proporcionalidad de la igualdad, la equidad tendrá que analizarse según el caso en concreto y tomando como referencia esta gran obra de la literatura universal podríamos señalar cuando Don Quijote le pide a Sancho, como juez de la ínsula que se dicten sentencias a los reos con misericordia, tomando en consideración lo que hayan hecho. Por ejemplo, una persona que roba para comer, es diferente a una persona que roba por maldad. El primero deberá de ser sancionado de manera más severa al segundo dadas las circunstancias. Eso es la equidad, darles lo mismo en grado de proporcionalidad. Igualdad sería que todos tienen derecho a una defensa legal, a una sentencia justa. Es un tema para reflexionar en nuestros días, ya que pensamos muchas veces que tenemos leyes equitativas y no es así. El salario de un diputado no es equitativo a lo que pretenden sustentar como válido en comparación con un salario mínimo. No es equitativo que la justicia sea solo para los ricos. Recientemente el Dr. Juan Velásquez, distinguido penalista mencionó en un conversatorio virtual sustentando que las cárceles están llenas de gente pobre, quien no tiene posibilidades de pagar un abogado especialista en la materia que le consiga amparos y/o beneficios procesales, siendo su estancia larga y con defensa irregular, cuando vemos a grandes personajes de la política mexicana que son acusados y salen de inmediato, adicionalmente a que su estancia en la cárcel es placentera al tener todos los privilegios que el dinero les da y que sabemos en una realidad actual, aunque traten de disfrazar el tema las autoridades. Necesitamos enseñar valores, regresar a la esencia del ser humano, a su trascendencia, es increíble que ahora se aspire a ser narcotraficante, ya que ellos tienen dinero y poder. La sociedad necesita gente valiente que luche para cambiar este entorno. Recuerdo a un hombre de gran calidad moral y ética, sin tener ninguna influencia el suscrito en temas de partidos políticos, Luis Donaldo Colosio, quien como recordarán fue asesinado cuando se le designa candidato a la Presidencia de la República, ya que estorbaba al Gobierno de corrupción de Carlos Salinas y sus allegados. Si ha servido de algo entender la equidad a la luz del Quijote, que bueno, Cervantes nos invita a ello a través de la justicia y la lucha de ideales, contra aquellos molinos de viento (humanidad actual), y con ello damos vida a aquellas dos frases célebres de Teresa de Calcuta “Somos como una gota en el océano, pero sin esa gota no existiría” y finalmente “No vamos a poder cambiar al mundo, pero si podemos cambiar el mundo de las personas que estén a nuestro alrededor”.

Twitter @ArellanoRabiela

ÚLTIMASCOLUMNAS