/ jueves 15 de octubre de 2020

Ingenioso Hidalgo

El Estado de Derecho Agonizante en México

El Estado de Derecho Agonizante en México, es una realidad. México es el país más legislado del mundo y con ello se pretende que se solucionen los problemas. El problema no es la generación de más lineamientos normativos, ya que aun existiendo no se cumplen. Sociólogos afirman que los cambios y fenómenos sociales deben de ser evaluados por lo menos una vez al año, cosa que por supuesto no sucede lo mismo con la norma jurídica. ¿Cómo es posible que tengamos un Código de Comercio vigente que fue promulgado por el Presidente Porfirio Díaz?, quien lea nuestra Constitución Política pensará que México es un país maravilloso, pero lo más grave es que los derechos consagrados ni se conocen, ni se invocan, ni se respetan. ¿Entonces para que nos sirve nuestra carta magna si no es aplicada?, algunos dirán para eso existen mecanismos de defensa constitucional como el maravilloso juicio de amparo, ¿pero cuantas personas tendrán el conocimiento y el dinero para pagar la tramitación de ese mecanismo de defensa?, no muchos. Entonces de reitera que la justicia es solo para los ricos. Nuestro Presidente viola tajantemente la Constitución Mexicana, en muchos, muchos ejemplos, el más sencillo el llevar actos de discriminación en la sociedad de los llamados “Cholos y Fifís”. ¿Qué un Presidente no debe de gobernar para todos?: Blancos, negros, gordos, chaparros, oposición, creyentes, pobres, ricos. ¿Por qué cuando es un caso famoso todo el poder del Estado para resolverlo? Hay muchos ejemplos, recordarán el Caso Paulette, que inclusive Netflix ya sacó como serie, exhibiendo al Ex Procurador Baz Baz como un inepto. ¿Habrá más casos de niñas desaparecidas no famosas? ¿alguien les hará el mismo caso? ¿la misma atención?. Nos damos cuenta como pueblo de estas situaciones y no hacemos absolutamente nada, solo quizá, quejarnos. México necesita una reforma estructural, no de gobiernos, no de gobernantes sofistas, sino de un pueblo unido en intereses comunes como la tranquilidad social, la generación de empleos, no más muertes por falta de medicamentos, no más injusticia a la gente pobre. El primer paso es la educación, eduquemos al pueblo, después exijamos nuestros derechos (no son dádivas del gobierno). Un mecanismo importante que debemos de hacer valer es el derecho a la rendición de cuentas y transparencia para ver que están haciendo con el dinero público, exhibamos la información y actualmente un mecanismo con el que se puede hacer mucho daño o mucho bien (dependiendo su uso), son las redes sociales, que ya es un poder que la tecnología y la sociedad utilizan para “hacer viral” un caso de falta de probidad gubernativa. En nuestras manos está levantar la mano para hacer algo, o seguirnos quejando y que las cosas se queden igual. “Un sueño no se hace realidad a través de la magia; toma sudor, determinación y trabajo duro, Colin Powell”..

Twitter @ArellanoRabiela

El Estado de Derecho Agonizante en México

El Estado de Derecho Agonizante en México, es una realidad. México es el país más legislado del mundo y con ello se pretende que se solucionen los problemas. El problema no es la generación de más lineamientos normativos, ya que aun existiendo no se cumplen. Sociólogos afirman que los cambios y fenómenos sociales deben de ser evaluados por lo menos una vez al año, cosa que por supuesto no sucede lo mismo con la norma jurídica. ¿Cómo es posible que tengamos un Código de Comercio vigente que fue promulgado por el Presidente Porfirio Díaz?, quien lea nuestra Constitución Política pensará que México es un país maravilloso, pero lo más grave es que los derechos consagrados ni se conocen, ni se invocan, ni se respetan. ¿Entonces para que nos sirve nuestra carta magna si no es aplicada?, algunos dirán para eso existen mecanismos de defensa constitucional como el maravilloso juicio de amparo, ¿pero cuantas personas tendrán el conocimiento y el dinero para pagar la tramitación de ese mecanismo de defensa?, no muchos. Entonces de reitera que la justicia es solo para los ricos. Nuestro Presidente viola tajantemente la Constitución Mexicana, en muchos, muchos ejemplos, el más sencillo el llevar actos de discriminación en la sociedad de los llamados “Cholos y Fifís”. ¿Qué un Presidente no debe de gobernar para todos?: Blancos, negros, gordos, chaparros, oposición, creyentes, pobres, ricos. ¿Por qué cuando es un caso famoso todo el poder del Estado para resolverlo? Hay muchos ejemplos, recordarán el Caso Paulette, que inclusive Netflix ya sacó como serie, exhibiendo al Ex Procurador Baz Baz como un inepto. ¿Habrá más casos de niñas desaparecidas no famosas? ¿alguien les hará el mismo caso? ¿la misma atención?. Nos damos cuenta como pueblo de estas situaciones y no hacemos absolutamente nada, solo quizá, quejarnos. México necesita una reforma estructural, no de gobiernos, no de gobernantes sofistas, sino de un pueblo unido en intereses comunes como la tranquilidad social, la generación de empleos, no más muertes por falta de medicamentos, no más injusticia a la gente pobre. El primer paso es la educación, eduquemos al pueblo, después exijamos nuestros derechos (no son dádivas del gobierno). Un mecanismo importante que debemos de hacer valer es el derecho a la rendición de cuentas y transparencia para ver que están haciendo con el dinero público, exhibamos la información y actualmente un mecanismo con el que se puede hacer mucho daño o mucho bien (dependiendo su uso), son las redes sociales, que ya es un poder que la tecnología y la sociedad utilizan para “hacer viral” un caso de falta de probidad gubernativa. En nuestras manos está levantar la mano para hacer algo, o seguirnos quejando y que las cosas se queden igual. “Un sueño no se hace realidad a través de la magia; toma sudor, determinación y trabajo duro, Colin Powell”..

Twitter @ArellanoRabiela

ÚLTIMASCOLUMNAS