/ miércoles 23 de septiembre de 2020

¿La democracia es una panacea?

Es interesante escuchar en nuestro mundo moderno, señalar la democracia como la panacea de nuestros problemas políticos y sociales, es decir, como el mejor camino a seguir para toda la humanidad. Recordemos que la palabra panacea proviene de la voz griega panakos que significa “remedio para todo”, es decir, panacea se le dice al remedio o solución que sirve para cualquier tipo de problema. Pero en verdad, ¿la democracia moderna es la panacea, el mundo esta mejor debido a la democracia moderna?...

Se considera actualmente que casi la mitad de los países del mundo tienen gobiernos que pueden clasificarse como democracias, incluyendo el nuestro, México. Así que si la democracia fuera la panacea para la humanidad, con seguridad las cosas irían mejor en el mundo ¿no crees?, pues si casi la mitad de los países del mundo son democráticos, estos deberían estar llevando la batuta de lo que es la verdadera estabilidad y progreso social, de manera especial los 28 países considerados como “democracias plenas” (1), pero si somos honestos y vemos los serios problemas que confrontan estos 28 países, esto nos lleva a reflexionar que algo anda mal con la democracia moderna.

Esta democracia que dieron a luz los atenienses hace cerca de 2,500 años, con la intención de escaparse de las tiranías, las monarquías y las oligarquías, no esta resultando y entendamos el por qué. En una democracia, las mayorías determinan el futuro de una sociedad, en otras palabras, no lo determina el conocimiento correcto, crítico y honesto para imitar lo que ha producido buenos resultados y evitar lo que ha traído malos resultados en el pasado. En la democracia los deseos de la mayoría prevalecen, la gente votará por el que quiere, sin importarle si es correcto o no lo es, si la ideología por la que votan llevará a la ruina a su sociedad o no.

Por ejemplo, Hugo Chávez llegó a la presidencia de Venezuela por un sistema democrático, por el deseo expresado en el voto de la mayoría de los venezolanos. Otro ejemplo en la historia, es que sin la democracia, Adolfo Hitler jamás habría llegado al poder. Esto es sencillo de entender, en la democracia aquél que obtiene la mayoría de los votos gana una posición en la vida pública y crea una forma de gobierno fundada en sus propios valores cualesquiera que estos sean. Si una población en su mayoría tiene pensamientos socialistas votará por los socialistas, por eso no es de extrañarnos que la historia nos dice que sistemas socialistas, comunistas y tiranos pueden promover elecciones democráticas.

Esta es la razón por la cual Noah Webster conocido como el padre de la escolaridad y educación estadounidense dijo lo siguiente: “En la democracia…existen comúnmente tumultos y desórdenes…por lo tanto una democracia pura es generalmente un muy mal gobierno. A menudo es el gobierno más tiránico en la tierra.” Y él tenía razón, una democracia terminará en una tiranía o cualquier otra forma de gobierno opresor, porque la historia revela que cuando las formas de gobierno son más importantes que los valores y el carácter moral de los ciudadanos se acarrean serios problemas.

El camino para la restauración de las naciones nunca será la democracia moderna como se proyecta hoy en día, es más bien, el carácter virtuoso basado en la ética bíblica en el corazón de los ciudadanos que restaura a las naciones, para que así, los ciudadanos sepan elegir con verdadera sabiduría a sus empleados públicos, monitorearlos y exigirles rendición de cuentas, solo así los pueblos pueden mantener su libertad, de lo contrario, tal como lo ha demostrado la historia, las democracias siempre terminarán muriendo.

Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: Metamorfosis Cultural ó si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.com Gracias.

Referencias:

(1) http://www.lanacion.com.ar/861039-solo-28-paises-tienen-una-democracia-plena



Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Es interesante escuchar en nuestro mundo moderno, señalar la democracia como la panacea de nuestros problemas políticos y sociales, es decir, como el mejor camino a seguir para toda la humanidad. Recordemos que la palabra panacea proviene de la voz griega panakos que significa “remedio para todo”, es decir, panacea se le dice al remedio o solución que sirve para cualquier tipo de problema. Pero en verdad, ¿la democracia moderna es la panacea, el mundo esta mejor debido a la democracia moderna?...

Se considera actualmente que casi la mitad de los países del mundo tienen gobiernos que pueden clasificarse como democracias, incluyendo el nuestro, México. Así que si la democracia fuera la panacea para la humanidad, con seguridad las cosas irían mejor en el mundo ¿no crees?, pues si casi la mitad de los países del mundo son democráticos, estos deberían estar llevando la batuta de lo que es la verdadera estabilidad y progreso social, de manera especial los 28 países considerados como “democracias plenas” (1), pero si somos honestos y vemos los serios problemas que confrontan estos 28 países, esto nos lleva a reflexionar que algo anda mal con la democracia moderna.

Esta democracia que dieron a luz los atenienses hace cerca de 2,500 años, con la intención de escaparse de las tiranías, las monarquías y las oligarquías, no esta resultando y entendamos el por qué. En una democracia, las mayorías determinan el futuro de una sociedad, en otras palabras, no lo determina el conocimiento correcto, crítico y honesto para imitar lo que ha producido buenos resultados y evitar lo que ha traído malos resultados en el pasado. En la democracia los deseos de la mayoría prevalecen, la gente votará por el que quiere, sin importarle si es correcto o no lo es, si la ideología por la que votan llevará a la ruina a su sociedad o no.

Por ejemplo, Hugo Chávez llegó a la presidencia de Venezuela por un sistema democrático, por el deseo expresado en el voto de la mayoría de los venezolanos. Otro ejemplo en la historia, es que sin la democracia, Adolfo Hitler jamás habría llegado al poder. Esto es sencillo de entender, en la democracia aquél que obtiene la mayoría de los votos gana una posición en la vida pública y crea una forma de gobierno fundada en sus propios valores cualesquiera que estos sean. Si una población en su mayoría tiene pensamientos socialistas votará por los socialistas, por eso no es de extrañarnos que la historia nos dice que sistemas socialistas, comunistas y tiranos pueden promover elecciones democráticas.

Esta es la razón por la cual Noah Webster conocido como el padre de la escolaridad y educación estadounidense dijo lo siguiente: “En la democracia…existen comúnmente tumultos y desórdenes…por lo tanto una democracia pura es generalmente un muy mal gobierno. A menudo es el gobierno más tiránico en la tierra.” Y él tenía razón, una democracia terminará en una tiranía o cualquier otra forma de gobierno opresor, porque la historia revela que cuando las formas de gobierno son más importantes que los valores y el carácter moral de los ciudadanos se acarrean serios problemas.

El camino para la restauración de las naciones nunca será la democracia moderna como se proyecta hoy en día, es más bien, el carácter virtuoso basado en la ética bíblica en el corazón de los ciudadanos que restaura a las naciones, para que así, los ciudadanos sepan elegir con verdadera sabiduría a sus empleados públicos, monitorearlos y exigirles rendición de cuentas, solo así los pueblos pueden mantener su libertad, de lo contrario, tal como lo ha demostrado la historia, las democracias siempre terminarán muriendo.

Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: Metamorfosis Cultural ó si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.com Gracias.

Referencias:

(1) http://www.lanacion.com.ar/861039-solo-28-paises-tienen-una-democracia-plena



Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

ÚLTIMASCOLUMNAS