/ lunes 8 de febrero de 2021

La Última Batalla

Decía anteriormente que no conocía algo más trágico en la historia universal que una ciudad sitiada.

El Sitio de Constantinopla marcó el fin de la Edad Media; el Sitio de Stanlingrado fue el punto de inflexión de la Segunda Guerra Mundial, solo por mencionar dos casos tan dramáticos como heroicos, que a pesar de la devastación, dieron paso a nuevos y desconocidos horizontes.

Ahora, comparándolo con La Gran Bombarda de Mehmed II, que fue un gran cañón que logró derribar las milenarias murallas de Constantinopla, llega desde oriente nuestra tabla de salvación: la vacuna Sputnik V.

¿Cuál es el problema con dicho biológico que ya completó su tercera fase de desarrollo, la cual fue publicada por la revista Lancet? Su problema y por lo que es atacada con cientos de fake news y videos falseados es que no está sujeta a los caprichos del nuevo orden mundial que es dirigido por el sionismo y las familias más ricas del mundo y que como es de imaginarse, tienen importante número de acciones en casi todas las farmacéuticas occidentales.

¿Se han preguntado cómo consiguió Israel en tan poco tiempo la cobertura de sus habitantes mientras a los demás países se les ha retrasado el envío de vacunas? No es una teoría conspiracionista, pero si entre las familias que controlan el NWO están los Rothschild, no hay que romperse tanto la cabeza.

Si hay algo que agradecer dentro del desastroso manejo de la pandemia, es el compromiso logrado con Vladimir Putin para el envío de 25 millones de dosis a México.

Mi recomendación como sobreviviente a esta terrible enfermedad que me dejó enormes pérdidas y boquetes, es que ningún mexicano desaproveche el chance de recibir la vacuna Sputnik V dejándose llevar por noticas falsas y temores infundados.

Si de algo estoy seguro, es que el país más avanzado en cuanto a guerra biológica se refiere y sus antídotos es Rusia.

Tal vez sea esta la última oportunidad que se nos ofrece, luego de haber rechazado el aislamiento social y el uso de cubrebocas, para volver a nuestra vida normal y dejar esta etapa de duelo que nos ha dejado el largo sitio al que nos sometió la pandemia, para poder pasar a la etapa de reconstrucción, la cual no será posible hasta que la gran mayoría estemos vacunados.

Bienvenida sea pues la Sputnik V, aunque ladre el nuevo orden mundial.

Decía anteriormente que no conocía algo más trágico en la historia universal que una ciudad sitiada.

El Sitio de Constantinopla marcó el fin de la Edad Media; el Sitio de Stanlingrado fue el punto de inflexión de la Segunda Guerra Mundial, solo por mencionar dos casos tan dramáticos como heroicos, que a pesar de la devastación, dieron paso a nuevos y desconocidos horizontes.

Ahora, comparándolo con La Gran Bombarda de Mehmed II, que fue un gran cañón que logró derribar las milenarias murallas de Constantinopla, llega desde oriente nuestra tabla de salvación: la vacuna Sputnik V.

¿Cuál es el problema con dicho biológico que ya completó su tercera fase de desarrollo, la cual fue publicada por la revista Lancet? Su problema y por lo que es atacada con cientos de fake news y videos falseados es que no está sujeta a los caprichos del nuevo orden mundial que es dirigido por el sionismo y las familias más ricas del mundo y que como es de imaginarse, tienen importante número de acciones en casi todas las farmacéuticas occidentales.

¿Se han preguntado cómo consiguió Israel en tan poco tiempo la cobertura de sus habitantes mientras a los demás países se les ha retrasado el envío de vacunas? No es una teoría conspiracionista, pero si entre las familias que controlan el NWO están los Rothschild, no hay que romperse tanto la cabeza.

Si hay algo que agradecer dentro del desastroso manejo de la pandemia, es el compromiso logrado con Vladimir Putin para el envío de 25 millones de dosis a México.

Mi recomendación como sobreviviente a esta terrible enfermedad que me dejó enormes pérdidas y boquetes, es que ningún mexicano desaproveche el chance de recibir la vacuna Sputnik V dejándose llevar por noticas falsas y temores infundados.

Si de algo estoy seguro, es que el país más avanzado en cuanto a guerra biológica se refiere y sus antídotos es Rusia.

Tal vez sea esta la última oportunidad que se nos ofrece, luego de haber rechazado el aislamiento social y el uso de cubrebocas, para volver a nuestra vida normal y dejar esta etapa de duelo que nos ha dejado el largo sitio al que nos sometió la pandemia, para poder pasar a la etapa de reconstrucción, la cual no será posible hasta que la gran mayoría estemos vacunados.

Bienvenida sea pues la Sputnik V, aunque ladre el nuevo orden mundial.