/ miércoles 2 de marzo de 2022

Los Absurdos

Los absurdos de la vida es que no educamos para la paz, educamos para competir, cuando eduquemos para la paz en nuestras familias, escuelas, iglesias y comunidad aprenderemos a compartir sin competir devastadoramente, eduquemos para cooperar y ser solidarios para vivir como antes de que nuestro país se contaminara de enojos y rencores.

Y, si usted piensa que le voy a hablar una vez más de lo que vivimos en el país nuestro que Kafka y sus cuates adoptaron para vivir, se equivoca, hoy amanecí más que simple y en shock, al ver, cómo la humanidad está pasando por un lado más que obscuro, donde el poder, la falta de cordura y amor se han apoderado de aquellos que tienen el poder, pero no la compasión y amor por la humanidad, una vez más nos enfrentamos a desgarradoras escenas de familias devastadas, separadas, niños aterrorizados pidiendo no morir, refugios improvisados en el metro de Kiev y otros lugares, migrantes que tratan de encontrar una mejor forma de vida en otro país como el vecino país del norte, sueños perdidos y familias destrozadas, niños marcados desde su infancia, todo, por la ambición de una persona y su grupo de allegados, escenas de total falta de humanidad nuestros ojos han visto en estos días a nivel internacional; despertándonos de algo que se nos había hecho común en nuestro país, violencia en su apogeo e injusticia también, tal vez por eso mi imaginación no alcanza a comprender cómo, alguien que maneja un tanque de guerra es capaz de arrollar el carro de un particular y rematarlo de reversa y sin embargo en medio del caos y la maldad, la presencia de Dios se manifiesta permitiendo que la persona que conducía el carro saliese con vida, tal vez fue el primer mensaje de los muchos que deseamos ver y escuchar para salvar a quienes en este momento están perdiendo toda esperanza.

Ya lo dijo Erich Hartmann la guerra es un lugar donde jóvenes que no se conocen se matan entre sí por decisión de viejos que se conocen y odian, pero no se matan y yo añado, esos viejos serán los únicos en ganar porque nadie más gana en una guerra, hoy estamos en shock por Ucrania, pero la guerra se da entre países, entre hermanos, entre cárteles y entre familias y en esa guerra siempre se pierde, se convierte en el baúl de los malos recuerdos, de odios y resentimiento que a muchos cuesta abandonar. Cuando se viven sucesos como los que el mundo está viviendo la reflexión que debemos hacernos es no te preocupes por las cosas pequeñas, no hagas drama porque no te hablan o contestan cuando tú quieres, o porque dejaste de comprar algo que deseabas o, o, por tantas pequeñas cosas sin importancia que te hacen reaccionar como si el mundo fuese a terminar en ese momento, valora lo que tienes y a quienes tienes, deja apegos que no valen la pena como son las cosas materiales pero, no dejes los apegos familiares o de verdaderos amigos, no te conviertas en el muro de los lamentos y no guardes enojos ni rencores que solo a ti dañan, recuerda que Dios en su infinita bondad sigue creyendo en hombres y mujeres dándonos oportunidad de seguir viviendo, de nosotros depende cómo queremos vivir y la vida no es como algunos piensan, que se vive como se puede, estoy convencida que se vive como se quiere, el mundo es un lugar donde cada pieza de arte, cada cosa que construimos nos da una identidad y a pesar de todo esto un día partiremos y éstas habrán desaparecido, por eso no te apegues a lo que no debes, apégate a ser feliz a vivir en calma aun cuando el mundo no esté en calma, mientras aprendemos a ver lo que debemos ver y crear el mundo que deseamos vivir te invito a reflexionar en las pequeñas cosas que te hacen feliz mientras yo espero tus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx

Los absurdos de la vida es que no educamos para la paz, educamos para competir, cuando eduquemos para la paz en nuestras familias, escuelas, iglesias y comunidad aprenderemos a compartir sin competir devastadoramente, eduquemos para cooperar y ser solidarios para vivir como antes de que nuestro país se contaminara de enojos y rencores.

Y, si usted piensa que le voy a hablar una vez más de lo que vivimos en el país nuestro que Kafka y sus cuates adoptaron para vivir, se equivoca, hoy amanecí más que simple y en shock, al ver, cómo la humanidad está pasando por un lado más que obscuro, donde el poder, la falta de cordura y amor se han apoderado de aquellos que tienen el poder, pero no la compasión y amor por la humanidad, una vez más nos enfrentamos a desgarradoras escenas de familias devastadas, separadas, niños aterrorizados pidiendo no morir, refugios improvisados en el metro de Kiev y otros lugares, migrantes que tratan de encontrar una mejor forma de vida en otro país como el vecino país del norte, sueños perdidos y familias destrozadas, niños marcados desde su infancia, todo, por la ambición de una persona y su grupo de allegados, escenas de total falta de humanidad nuestros ojos han visto en estos días a nivel internacional; despertándonos de algo que se nos había hecho común en nuestro país, violencia en su apogeo e injusticia también, tal vez por eso mi imaginación no alcanza a comprender cómo, alguien que maneja un tanque de guerra es capaz de arrollar el carro de un particular y rematarlo de reversa y sin embargo en medio del caos y la maldad, la presencia de Dios se manifiesta permitiendo que la persona que conducía el carro saliese con vida, tal vez fue el primer mensaje de los muchos que deseamos ver y escuchar para salvar a quienes en este momento están perdiendo toda esperanza.

Ya lo dijo Erich Hartmann la guerra es un lugar donde jóvenes que no se conocen se matan entre sí por decisión de viejos que se conocen y odian, pero no se matan y yo añado, esos viejos serán los únicos en ganar porque nadie más gana en una guerra, hoy estamos en shock por Ucrania, pero la guerra se da entre países, entre hermanos, entre cárteles y entre familias y en esa guerra siempre se pierde, se convierte en el baúl de los malos recuerdos, de odios y resentimiento que a muchos cuesta abandonar. Cuando se viven sucesos como los que el mundo está viviendo la reflexión que debemos hacernos es no te preocupes por las cosas pequeñas, no hagas drama porque no te hablan o contestan cuando tú quieres, o porque dejaste de comprar algo que deseabas o, o, por tantas pequeñas cosas sin importancia que te hacen reaccionar como si el mundo fuese a terminar en ese momento, valora lo que tienes y a quienes tienes, deja apegos que no valen la pena como son las cosas materiales pero, no dejes los apegos familiares o de verdaderos amigos, no te conviertas en el muro de los lamentos y no guardes enojos ni rencores que solo a ti dañan, recuerda que Dios en su infinita bondad sigue creyendo en hombres y mujeres dándonos oportunidad de seguir viviendo, de nosotros depende cómo queremos vivir y la vida no es como algunos piensan, que se vive como se puede, estoy convencida que se vive como se quiere, el mundo es un lugar donde cada pieza de arte, cada cosa que construimos nos da una identidad y a pesar de todo esto un día partiremos y éstas habrán desaparecido, por eso no te apegues a lo que no debes, apégate a ser feliz a vivir en calma aun cuando el mundo no esté en calma, mientras aprendemos a ver lo que debemos ver y crear el mundo que deseamos vivir te invito a reflexionar en las pequeñas cosas que te hacen feliz mientras yo espero tus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 22 de junio de 2022

Padre, Papito, Papá

Tere Derbez

miércoles 15 de junio de 2022

Busca y Encuentra

Tere Derbez

miércoles 08 de junio de 2022

Vivir Para Evaluar

Tere Derbez

domingo 05 de junio de 2022

Vivir Para Evaluar

Tere Derbez

miércoles 25 de mayo de 2022

Vivir Para Creer

Tere Derbez

jueves 12 de mayo de 2022

A mi si me Gusta

Tere Derbez

miércoles 20 de abril de 2022

Salud Espiritual

Tere Derbez

domingo 10 de abril de 2022

Me Duele El Mundo

Tere Derbez

miércoles 06 de abril de 2022

Por Que

Tere Derbez

miércoles 23 de marzo de 2022

Y Ahora qué

Tere Derbez

Cargar Más