/ jueves 28 de mayo de 2020

Mi Abogado

Renta de Locales Comerciales en Tiempos del Covid-19

Se paga o no se paga la renta de locales comerciales, en tiempos de contingencia o emergencia sanitaria.

Primeramente, debemos identificar si el coronavirus, es un caso fortuito o de fuerza mayor. De acuerdo a la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha definido que los casos fortuitos son aquellos derivados de la naturaleza, y los de fuerza mayor son provocados por el hombre, acontecimientos en que ambas partes arrendador y arrendatario dada su naturaleza, no están en aptitud de prevenirlo o evitarlo.

El COVID-19 ha impactado de manera muy significativa en la actividad de los negocios, productiva, industrial y comercial, con graves alteraciones en el desarrollo de los mismos, y en la ejecución de las relaciones contractuales de empresas y particulares, provocando cierre de actos comerciales y productivos, inclusive de construcción.

¿Pero en donde se ubican legalmente estos supuestos?, dice el artículo 1929 del Código Civil para el Estado de Guanajuato, que en casos fortuitos o de fuerza mayor, no se pagará la renta hasta en dos meses, si se rebasa este plazo se puede pedir la terminación del contrato, esto tiene sentido toda vez que el objetivo o los fines para lo que fue contratada la cosa ha desaparecido o ha perdido sentido. Esta es conocida como la doctrina de la frustración de los fines del contrato, hipótesis que se presenta cuando el cumplimiento del contrato es posible, pero el propósito práctico que el acreedor persigue con dicho cumplimiento desaparece o pierde sentido debido a circunstancias sobrevenidas.

En otras palabras, el contrato de arrendamiento es posible, y el objetivo de pagar una renta es por el hecho del uso y goce de un bien arrendado para el desarrollo de un negocio, si esta actividad comercial no puede lograrse por impedimentos que no está en su alcance, luego entonces aplica esta frustración. A saber: “Artículo 1929. Si por caso fortuito o fuerza mayor se impide totalmente al arrendatario el uso de la cosa arrendada, no se causará renta mientras dure el impedimento, y si éste dura más de dos meses, podrá pedir la terminación del contrato. Artículo 1335. No podrá hacerse efectiva la pena cuando el obligado a ella no haya podido cumplir el contrato por hecho del acreedor, caso fortuito o fuerza mayor. Artículo 1349. El contrato termina por: IV. El caso fortuito o fuerza mayor que hagan imposible el cumplimiento del contrato. Artículo 1603. Nadie está obligado al caso fortuito sino cuando ha dado causa o contribuido a él, cuando ha aceptado expresamente esa responsabilidad o cuando la ley se la impone.”

También tiene sustento en la tesis con número de registro 202087, Décima Época. De la SCJN.

Bien es cierto, que en un contrato las partes se obligan recíprocamente, cada parte es acreedora y deudora de la otra al mismo tiempo, son mutuos, son interdependientes, de manera que las eventualidades que afecten a una pueden repercutir en la otra. Lo recomendable es acercarse ambas partes arrendador y arrendatario, y convenir la forma más favorable para sus negocios. Síganme en Facebook: “Lauro Calixto mi abogado”

Renta de Locales Comerciales en Tiempos del Covid-19

Se paga o no se paga la renta de locales comerciales, en tiempos de contingencia o emergencia sanitaria.

Primeramente, debemos identificar si el coronavirus, es un caso fortuito o de fuerza mayor. De acuerdo a la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha definido que los casos fortuitos son aquellos derivados de la naturaleza, y los de fuerza mayor son provocados por el hombre, acontecimientos en que ambas partes arrendador y arrendatario dada su naturaleza, no están en aptitud de prevenirlo o evitarlo.

El COVID-19 ha impactado de manera muy significativa en la actividad de los negocios, productiva, industrial y comercial, con graves alteraciones en el desarrollo de los mismos, y en la ejecución de las relaciones contractuales de empresas y particulares, provocando cierre de actos comerciales y productivos, inclusive de construcción.

¿Pero en donde se ubican legalmente estos supuestos?, dice el artículo 1929 del Código Civil para el Estado de Guanajuato, que en casos fortuitos o de fuerza mayor, no se pagará la renta hasta en dos meses, si se rebasa este plazo se puede pedir la terminación del contrato, esto tiene sentido toda vez que el objetivo o los fines para lo que fue contratada la cosa ha desaparecido o ha perdido sentido. Esta es conocida como la doctrina de la frustración de los fines del contrato, hipótesis que se presenta cuando el cumplimiento del contrato es posible, pero el propósito práctico que el acreedor persigue con dicho cumplimiento desaparece o pierde sentido debido a circunstancias sobrevenidas.

En otras palabras, el contrato de arrendamiento es posible, y el objetivo de pagar una renta es por el hecho del uso y goce de un bien arrendado para el desarrollo de un negocio, si esta actividad comercial no puede lograrse por impedimentos que no está en su alcance, luego entonces aplica esta frustración. A saber: “Artículo 1929. Si por caso fortuito o fuerza mayor se impide totalmente al arrendatario el uso de la cosa arrendada, no se causará renta mientras dure el impedimento, y si éste dura más de dos meses, podrá pedir la terminación del contrato. Artículo 1335. No podrá hacerse efectiva la pena cuando el obligado a ella no haya podido cumplir el contrato por hecho del acreedor, caso fortuito o fuerza mayor. Artículo 1349. El contrato termina por: IV. El caso fortuito o fuerza mayor que hagan imposible el cumplimiento del contrato. Artículo 1603. Nadie está obligado al caso fortuito sino cuando ha dado causa o contribuido a él, cuando ha aceptado expresamente esa responsabilidad o cuando la ley se la impone.”

También tiene sustento en la tesis con número de registro 202087, Décima Época. De la SCJN.

Bien es cierto, que en un contrato las partes se obligan recíprocamente, cada parte es acreedora y deudora de la otra al mismo tiempo, son mutuos, son interdependientes, de manera que las eventualidades que afecten a una pueden repercutir en la otra. Lo recomendable es acercarse ambas partes arrendador y arrendatario, y convenir la forma más favorable para sus negocios. Síganme en Facebook: “Lauro Calixto mi abogado”

viernes 31 de julio de 2020

Caducidad de un Derecho. ¿Qué es?

jueves 23 de julio de 2020

Mi Abogado

jueves 16 de julio de 2020

Mi Abogado

jueves 09 de julio de 2020

Mi Abogado

jueves 02 de julio de 2020

Mi Abogado

jueves 25 de junio de 2020

¿Qué es la Usura?

jueves 18 de junio de 2020

Mi Abogado

jueves 04 de junio de 2020

Mi Abogado

Cargar Más