/ lunes 5 de julio de 2021

Niños Golpistas

Hay asuntos que no me gusta tocar cuando ya les han dado más vueltas que a un rehilete porque se quedan sin tela de donde cortarles y lo único que se puede hacer es redundar en ellos, no obstante, abordo hoy las acusaciones que hizo el Dr. Hugo López Gatell contra los niños enfermos de cáncer porque hubo una inquietud que me quitó el sueño, cuando me enteré de buena fuente, que el hoy subsecretario de salud, será muy probablemente el próximo director del IMSS.

Si uno piensa que las cosas no pueden estar peor, los políticos vienen a rebasar cualquier capacidad de asombro.

El IMSS de Zoé Robledo se ha convertido en una empresa que no sólo tolera, sino que promueve el acoso laboral y el mobbing sin que sindicato u órgano interno de control metan las manos, pero si estábamos mal, ahora, con este personaje protervo que se atreve a calificar de golpistas a los niños que tuvieron la mala fortuna de padecer cáncer en este sexenio, vamos a salir de Guatemala para entrar a guatepeor.

¿Con qué consignas llegará este incondicional de su jefe en turno si es que se le permite su arribo al IMSS? ¿Qué ataques esperamos a nuestros derechos como trabajadores luego que fracasó el intento por desaparecer al sindicato del IMSS y al CCT que llevamos 75 años defendiendo? Se requiere a un tipo de la peor calaña para que se atreva a asestarle otro golpe sin remordimientos a la seguridad social de los trabajadores mexicanos, como cuando a las clases más vulnerables les quitaron el seguro popular, que más que quitárselos, fue una amputación sin anestesia.

Ahora, necesitan desaparecer los contratos colectivos de cada institución, para lograr la unificación de sector salud tantas veces soñada por los gobiernos neoliberales del PRI y el PAN. Para ese propósito, nadie mejor que el lacayo consentido del presidente, un seductor de la palabra, pero cuyas mentiras y dichos bobos está por demás enumerar por falta de espacio.

Todo lo que toca López Gatell lo destruye: llámese Seguro Popular, INSABI, COFEPRIS, gestión de la pandemia, adquisición de medicamentos y ni para qué seguirle escarbando.

La votación para desaparecer el CCT del IMSS, la despedida de Hugo Lopez Gatell con mariachis, los niños con cáncer golpistas, los préstamos que le ha dado el Banco Mundial a Mexico. (Según el Banco Mundial, el préstamo más reciente que pidió el Gobierno Federal, fue de 750 millones de dólares, en febrero de 2021) son hechos que están conectados. En la política no existen las casualidades, todo tiene un patrón lógico si lo analizamos a fondo, y ni el Banco Mundial ni el FMI prestan plata sin las garantías de que dictarán las políticas económicas.

Lo más caro para las naciones emergentes son la educación y la seguridad social donde viene incluida la salud de buena parte del país.

Como los viejos reumáticos que adivinan cuando va a llover por el dolor de sus articulaciones, así yo auguro un futuro difícil para la seguridad social de la clase media si López Gatell llega al IMSS. Si ya su abyección sin tapujos lo llevó a calificar de golpistas a niños con cáncer, ahora que los trabajadores iniciemos la lucha de resistencia por nuestros derechos, seguramente nos tachará de terroristas.

Será mejor comenzar a formar un cártel para entonces si ser tratados con respeto y como iguales por los esbirros de la T.

No sea que en una de esas también nos consideren golpistas en un país donde se trata mejor a los delincuentes organizados que a los que levantan la voz, así sean los reporteros que escriben para los periódicos que lee la clase media aspiracionista, médicos bajo la consigna “ayer héroes hoy desempleados”, enfermos crónicos o niños con cáncer.

Hay asuntos que no me gusta tocar cuando ya les han dado más vueltas que a un rehilete porque se quedan sin tela de donde cortarles y lo único que se puede hacer es redundar en ellos, no obstante, abordo hoy las acusaciones que hizo el Dr. Hugo López Gatell contra los niños enfermos de cáncer porque hubo una inquietud que me quitó el sueño, cuando me enteré de buena fuente, que el hoy subsecretario de salud, será muy probablemente el próximo director del IMSS.

Si uno piensa que las cosas no pueden estar peor, los políticos vienen a rebasar cualquier capacidad de asombro.

El IMSS de Zoé Robledo se ha convertido en una empresa que no sólo tolera, sino que promueve el acoso laboral y el mobbing sin que sindicato u órgano interno de control metan las manos, pero si estábamos mal, ahora, con este personaje protervo que se atreve a calificar de golpistas a los niños que tuvieron la mala fortuna de padecer cáncer en este sexenio, vamos a salir de Guatemala para entrar a guatepeor.

¿Con qué consignas llegará este incondicional de su jefe en turno si es que se le permite su arribo al IMSS? ¿Qué ataques esperamos a nuestros derechos como trabajadores luego que fracasó el intento por desaparecer al sindicato del IMSS y al CCT que llevamos 75 años defendiendo? Se requiere a un tipo de la peor calaña para que se atreva a asestarle otro golpe sin remordimientos a la seguridad social de los trabajadores mexicanos, como cuando a las clases más vulnerables les quitaron el seguro popular, que más que quitárselos, fue una amputación sin anestesia.

Ahora, necesitan desaparecer los contratos colectivos de cada institución, para lograr la unificación de sector salud tantas veces soñada por los gobiernos neoliberales del PRI y el PAN. Para ese propósito, nadie mejor que el lacayo consentido del presidente, un seductor de la palabra, pero cuyas mentiras y dichos bobos está por demás enumerar por falta de espacio.

Todo lo que toca López Gatell lo destruye: llámese Seguro Popular, INSABI, COFEPRIS, gestión de la pandemia, adquisición de medicamentos y ni para qué seguirle escarbando.

La votación para desaparecer el CCT del IMSS, la despedida de Hugo Lopez Gatell con mariachis, los niños con cáncer golpistas, los préstamos que le ha dado el Banco Mundial a Mexico. (Según el Banco Mundial, el préstamo más reciente que pidió el Gobierno Federal, fue de 750 millones de dólares, en febrero de 2021) son hechos que están conectados. En la política no existen las casualidades, todo tiene un patrón lógico si lo analizamos a fondo, y ni el Banco Mundial ni el FMI prestan plata sin las garantías de que dictarán las políticas económicas.

Lo más caro para las naciones emergentes son la educación y la seguridad social donde viene incluida la salud de buena parte del país.

Como los viejos reumáticos que adivinan cuando va a llover por el dolor de sus articulaciones, así yo auguro un futuro difícil para la seguridad social de la clase media si López Gatell llega al IMSS. Si ya su abyección sin tapujos lo llevó a calificar de golpistas a niños con cáncer, ahora que los trabajadores iniciemos la lucha de resistencia por nuestros derechos, seguramente nos tachará de terroristas.

Será mejor comenzar a formar un cártel para entonces si ser tratados con respeto y como iguales por los esbirros de la T.

No sea que en una de esas también nos consideren golpistas en un país donde se trata mejor a los delincuentes organizados que a los que levantan la voz, así sean los reporteros que escriben para los periódicos que lee la clase media aspiracionista, médicos bajo la consigna “ayer héroes hoy desempleados”, enfermos crónicos o niños con cáncer.