/ miércoles 16 de marzo de 2022

Programas de Inversión y la Maldita Burocracia

Pasó la euforia de los nuevos inquilinos en palacios municipales y la ciudadanía comienza a cuestionarse ¿Cuándo trabajarán en mi colonia? ¿Ya pagué mi predial y ahora? ¿Otra vez las obras para el tiempos de lluvias? Todas estas dudas fundadas en una precaria participación de obra pública en la infraestructura de la ciudad. Pero la burra no era arisca, la hicieron. A veces el echar andar la maquinaria burocrática no es del todo fácil, más cuando estamos hablando de cumplir compromisos de infraestructura.

No es pretexto, la responsabilidad recae en muchas áreas, por más que los alcaldes hagan el mejor esfuerzo en los mejores casos para conciliar los tiempos de cada una de las áreas, es tarea de los encargados de unificar a los directores, llámense jefes de gabinete, encargados de gobierno o aquellos que en sus encomiendas y poderes puedan convocar y hacer trabajar en conjunto a las diferentes áreas, desde planeación, desarrollo social, rural, servicios generales, obras públicas, tesorería y hasta secretarios de ayuntamiento.

Montados en el siglo XXI es momento de cambiar el muy mentado Programa General de Obra PGO por sus siglas y uso mediático, por un Programa de Inversión, ya que aunque obras públicas tengan más del 80% de las propuestas, siempre existen áreas como desarrollo social con diferentes programas a aplicar en sus ejercicios anuales, servicios generales con la compra de unidades o hasta desarrollo social con programas de apoyo o los recurrentes caminos de saca y bordería.

El proceso conlleva una serie de requisitos que aunque algunos son de corte burocrático, maldita burocracia, otros deberían de ser de sobremanera importantes, porque son las necesidades que los ciudadanos manifiestan y que con apoyo de las áreas técnicas se determina su viabilidad. La responsabilidad que esto conlleva sobrepasa la improvisación. La visión estratégica por medio de consejos comunitarios a propuesta de desarrollo social, levantamiento de necesidades que llegaran a COPLADEM y que por consiguiente estará en manos de la dirección de obras públicas.

Terminando la etapa técnica es importante no descartar el trabajo de la mano con tesorería y secretaria de ayuntamiento para que por medio de la aprobación por medio del máximo organismo del gobierno municipal se pueda aprobar todas las actividades que se proponen. Empatar modificaciones presupuestales y trabajos de pre cabildo con ayuntamiento, aunado a la indispensable negociación con la multiplicación de recursos de gobierno estatal o federal si este fuera su caso, es importante tenerlo en cuenta, cuando apenas queremos hacer creer a la ciudadanía que las obras pudieran comenzar a inicios de año, cuando la burocracia no preparada lo mandaría hasta mediados de año.

Las ciudades se planean y construyen por medio de todos, cumplir los compromisos y las expectativas hechas, es responsabilidad de todos, por un lado comprender los procesos que se han hecho a lo largo de los años y por otro agilizar entendiendo el panorama completo. El territorio lo construimos todos. @marcosornelasm

marcosornelasm@gmail.com

Pasó la euforia de los nuevos inquilinos en palacios municipales y la ciudadanía comienza a cuestionarse ¿Cuándo trabajarán en mi colonia? ¿Ya pagué mi predial y ahora? ¿Otra vez las obras para el tiempos de lluvias? Todas estas dudas fundadas en una precaria participación de obra pública en la infraestructura de la ciudad. Pero la burra no era arisca, la hicieron. A veces el echar andar la maquinaria burocrática no es del todo fácil, más cuando estamos hablando de cumplir compromisos de infraestructura.

No es pretexto, la responsabilidad recae en muchas áreas, por más que los alcaldes hagan el mejor esfuerzo en los mejores casos para conciliar los tiempos de cada una de las áreas, es tarea de los encargados de unificar a los directores, llámense jefes de gabinete, encargados de gobierno o aquellos que en sus encomiendas y poderes puedan convocar y hacer trabajar en conjunto a las diferentes áreas, desde planeación, desarrollo social, rural, servicios generales, obras públicas, tesorería y hasta secretarios de ayuntamiento.

Montados en el siglo XXI es momento de cambiar el muy mentado Programa General de Obra PGO por sus siglas y uso mediático, por un Programa de Inversión, ya que aunque obras públicas tengan más del 80% de las propuestas, siempre existen áreas como desarrollo social con diferentes programas a aplicar en sus ejercicios anuales, servicios generales con la compra de unidades o hasta desarrollo social con programas de apoyo o los recurrentes caminos de saca y bordería.

El proceso conlleva una serie de requisitos que aunque algunos son de corte burocrático, maldita burocracia, otros deberían de ser de sobremanera importantes, porque son las necesidades que los ciudadanos manifiestan y que con apoyo de las áreas técnicas se determina su viabilidad. La responsabilidad que esto conlleva sobrepasa la improvisación. La visión estratégica por medio de consejos comunitarios a propuesta de desarrollo social, levantamiento de necesidades que llegaran a COPLADEM y que por consiguiente estará en manos de la dirección de obras públicas.

Terminando la etapa técnica es importante no descartar el trabajo de la mano con tesorería y secretaria de ayuntamiento para que por medio de la aprobación por medio del máximo organismo del gobierno municipal se pueda aprobar todas las actividades que se proponen. Empatar modificaciones presupuestales y trabajos de pre cabildo con ayuntamiento, aunado a la indispensable negociación con la multiplicación de recursos de gobierno estatal o federal si este fuera su caso, es importante tenerlo en cuenta, cuando apenas queremos hacer creer a la ciudadanía que las obras pudieran comenzar a inicios de año, cuando la burocracia no preparada lo mandaría hasta mediados de año.

Las ciudades se planean y construyen por medio de todos, cumplir los compromisos y las expectativas hechas, es responsabilidad de todos, por un lado comprender los procesos que se han hecho a lo largo de los años y por otro agilizar entendiendo el panorama completo. El territorio lo construimos todos. @marcosornelasm

marcosornelasm@gmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS