/ martes 22 de diciembre de 2020

Prospectiva

Colapso

Hace una semana escuchaba la entrevista telefónica al director médico del sistema COVID 19 de la red de hospitales ABC de la Ciudad de México donde hacía enfáticas advertencias sobre las medidas sanitarias que necesitamos tomar todos los ciudadanos de nuestro país.

Habla con conocimiento de causa, con sentido de responsabilidad y en un lenguaje de estado de emergencia, como de alguien que ve venir una etapa de mayor gravedad en el problema de los contagios de esta pandemia. Nada distinto a lo que el sentido común señala pero si, diametralmente opuesto a los mensajes que todos los días pronuncian las autoridades del país.

En medio de sus reflexiones y derivado de las preguntas que le hacía el entrevistador comunica una seria preocupación sobre la afectación que viviremos en el país apenas inicie el Año Nuevo. Por desgracia no estamos hablando de un análisis de escenarios, tampoco de un pronóstico en condiciones especulativas...

Hoy el sistema de salud en la Ciudad de México, en el Estado de México y una decena de estados del país está colapsando.

El personal de salud está cansado, ha sufrido la mayor cantidad de bajas, pese a las improvisaciones no hay personal que pueda o quiera entrar a relevos sin contar con las condiciones de protección adecuadas... los materiales importados por el gobierno mexicano... que tanto presumieron, ya se agotaron y el gobierno ya retiró los fondos de esas cuentas en el sector salud, los insumos de cuidados intensivos son insuficientes y como menciona el entrevistado: es el colapso y estamos esperando un escenario peor.

Mientras que en el sector salud se mantiene la idea de contar camas hospitalarias y se mantiene el discurso para destacar porcentajes de ocupación, los pacientes contagiados de COVID no son admitidos y regresados a sus casas, mientras se pierde un tiempo valioso para actuar en las atenciones que demanda el contagio.

La realidad es que México tiene el mayor índice de mortandad tanto en el personal sanitario como pacientes contagiados.

Pero lo más grave no ha llegado aún.

No es una reflexión, es una interpretación de las estadísticas, las que están disponibles, de las que se puede consultar hasta hoy. Con un gobierno indolente e incompetente, con una sociedad que no está dispuesta a tomar en serio las medidas de protección en medio de la urgencia de salir a buscar el sustento de sus familias y la velocidad de contagios creciente... sólo falta que las fiestas de navidad sean el disparador de contagios (por si nos hiciera falta ) ..Como quisiera escribir que el Año Nuevo trae mensajes alentadores.

Mucho de lo no deseable que está por suceder en enero lo podemos evitar, con sana distancia, con cubre bocas y entonces el mensaje es de esperanza, de paz en tu hogar.

Un tema distinto es la expectativa económica, desde luego urgente, para el que tampoco tiene interés el grupo en el poder de hacer algo trascendente, creo que tampoco tiene idea de qué hacer y cuando desde la sociedad surgen las propuestas, no están dispuestos a escuchar.

En medio de las dificultades hagamos posible estar unidos, teniendo salud.

Pero es que viene Navidad... no pierdas la vida por celebrar una navidad. La esperanza de que la crisis pasará eres tú mismo.

No hace falta voltear a las medidas implementadas por el gobierno mexicano porque no tienen idea de que van a hacer con el colapso, como no tuvieron idea de qué hacer con la crisis.

Sin duda que la administración de la vacuna cambiará los escenarios y hasta las actitudes de todos, tomará tiempo, algunos meses más pero no están las condiciones para actitudes superficiales.

Abrázalos a todos, con fuerza, de corazón a corazón, con gran hermandad, unos sentirán la fuerza de tus brazos, tus convivientes, con los que no hay riesgo alguno... otros sentirán la calidez de tus abrazos virtualmente.

Que tengas una navidad feliz, recordando a todos tus seres queridos, los presentes y los que se han adelantado.

Que tengas una navidad en paz, dedicando unos minutos a escuchar, dialogar con Dios.

Que tengas una navidad con esperanza de que todo pasará y volveremos a una normalidad sin este miedo, construyendo el futuro que está en tus sueños. Fortalecido y habiendo superado, los retos de un cambio de época.

Dios bendiga tu vida. Te deseo paz.

Feliz navidad.

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

gmg@gerardomosqueda.com.mx

FB gerardomosqueda

Colapso

Hace una semana escuchaba la entrevista telefónica al director médico del sistema COVID 19 de la red de hospitales ABC de la Ciudad de México donde hacía enfáticas advertencias sobre las medidas sanitarias que necesitamos tomar todos los ciudadanos de nuestro país.

Habla con conocimiento de causa, con sentido de responsabilidad y en un lenguaje de estado de emergencia, como de alguien que ve venir una etapa de mayor gravedad en el problema de los contagios de esta pandemia. Nada distinto a lo que el sentido común señala pero si, diametralmente opuesto a los mensajes que todos los días pronuncian las autoridades del país.

En medio de sus reflexiones y derivado de las preguntas que le hacía el entrevistador comunica una seria preocupación sobre la afectación que viviremos en el país apenas inicie el Año Nuevo. Por desgracia no estamos hablando de un análisis de escenarios, tampoco de un pronóstico en condiciones especulativas...

Hoy el sistema de salud en la Ciudad de México, en el Estado de México y una decena de estados del país está colapsando.

El personal de salud está cansado, ha sufrido la mayor cantidad de bajas, pese a las improvisaciones no hay personal que pueda o quiera entrar a relevos sin contar con las condiciones de protección adecuadas... los materiales importados por el gobierno mexicano... que tanto presumieron, ya se agotaron y el gobierno ya retiró los fondos de esas cuentas en el sector salud, los insumos de cuidados intensivos son insuficientes y como menciona el entrevistado: es el colapso y estamos esperando un escenario peor.

Mientras que en el sector salud se mantiene la idea de contar camas hospitalarias y se mantiene el discurso para destacar porcentajes de ocupación, los pacientes contagiados de COVID no son admitidos y regresados a sus casas, mientras se pierde un tiempo valioso para actuar en las atenciones que demanda el contagio.

La realidad es que México tiene el mayor índice de mortandad tanto en el personal sanitario como pacientes contagiados.

Pero lo más grave no ha llegado aún.

No es una reflexión, es una interpretación de las estadísticas, las que están disponibles, de las que se puede consultar hasta hoy. Con un gobierno indolente e incompetente, con una sociedad que no está dispuesta a tomar en serio las medidas de protección en medio de la urgencia de salir a buscar el sustento de sus familias y la velocidad de contagios creciente... sólo falta que las fiestas de navidad sean el disparador de contagios (por si nos hiciera falta ) ..Como quisiera escribir que el Año Nuevo trae mensajes alentadores.

Mucho de lo no deseable que está por suceder en enero lo podemos evitar, con sana distancia, con cubre bocas y entonces el mensaje es de esperanza, de paz en tu hogar.

Un tema distinto es la expectativa económica, desde luego urgente, para el que tampoco tiene interés el grupo en el poder de hacer algo trascendente, creo que tampoco tiene idea de qué hacer y cuando desde la sociedad surgen las propuestas, no están dispuestos a escuchar.

En medio de las dificultades hagamos posible estar unidos, teniendo salud.

Pero es que viene Navidad... no pierdas la vida por celebrar una navidad. La esperanza de que la crisis pasará eres tú mismo.

No hace falta voltear a las medidas implementadas por el gobierno mexicano porque no tienen idea de que van a hacer con el colapso, como no tuvieron idea de qué hacer con la crisis.

Sin duda que la administración de la vacuna cambiará los escenarios y hasta las actitudes de todos, tomará tiempo, algunos meses más pero no están las condiciones para actitudes superficiales.

Abrázalos a todos, con fuerza, de corazón a corazón, con gran hermandad, unos sentirán la fuerza de tus brazos, tus convivientes, con los que no hay riesgo alguno... otros sentirán la calidez de tus abrazos virtualmente.

Que tengas una navidad feliz, recordando a todos tus seres queridos, los presentes y los que se han adelantado.

Que tengas una navidad en paz, dedicando unos minutos a escuchar, dialogar con Dios.

Que tengas una navidad con esperanza de que todo pasará y volveremos a una normalidad sin este miedo, construyendo el futuro que está en tus sueños. Fortalecido y habiendo superado, los retos de un cambio de época.

Dios bendiga tu vida. Te deseo paz.

Feliz navidad.

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

gmg@gerardomosqueda.com.mx

FB gerardomosqueda

ÚLTIMASCOLUMNAS