/ martes 7 de septiembre de 2021

Prospectiva

De Bajada pero no más Rápido...

Inició la segunda mitad del sexenio y todas las expectativas son una especie de tortura para quien vendió el discurso de transformación de la nación mexicana, la cuarta; aunque sigue sin aparecer la conexión con las otras llamadas transformaciones, pero en realidad no importa, estamos ante la segunda mitad del sexenio.

Al terminar su enésimo informe y el tercero para efectos mediáticos (si así se quiere tomar porque para este informe si se dedica recurso presupuestal) el presidente López, en el éxtasis que permite el día, “profetizó su conclusión del mandato, la entrega de la banda presidencial; llevó la conclusión de su tercer año, de ostentar la banda presidencial, al escenario soñado: todo está cumplido como lo había anunciado...

Dice que se puede ir a Palenque con la conciencia tranquila… para el presidente fue suficiente tres años para cumplir todos sus propósitos de campaña, los tres años que le quedan “son para consolidar “su proyecto… (Así lo dijo.)

Quiero imaginar que hay algunos salones del palacio presidencial que tendrán algún misterioso anecdotario, leyenda, elucubración… por ejemplo en el que se presentó el relato del día y fue elegido para que su “mentor histórico” le inspirara la relatoría de los éxitos que no son éxitos, de los resultados negativos para el país y la retórica cansina, de lenguaje reducido y agregando a la cuenta de las miles de mentiras que los mexicanos reciben de parte del presidente cada día, este día en especial porque fue el día del tercer informe.

Qué le vamos a hacer... así fue el tercer día del presidente (es como se le llama desde los exultantes tiempos del viejo PRI que es igual al actual MORENA) sin la parafernalia, los carros descapotados, las caravanas especiales, los papeles de colores, el besamanos y desde luego; los ajustes al gabinete presidencial, reconociendo que el tiempo se termina y que empieza la cuenta regresiva porque hay que preparar el relevo de la actual administración del poder ejecutivo.

Nada nuevo que escuchar, los mismos contenidos solo cambió el formato.

El país del presidente López está encapsulado en los salones del Palacio Nacional y pertenece a un imaginario de los años 70’s, si tratamos de ser generosos… sus condiciones de bipolaridad lo están llevando al extremo de actuar cautivado por sus ideas y cada día más alejado de la realidad: cree que la cifra récord de remesas de los mexicanos en Estados Unidos es un éxito de su gobierno (sic), no cabe duda de que la expresión “ yo tengo otros datos” es derivada de la afectación emocional en la que vive.

La realidad podemos calificarla del modo que deseemos, describirla con el estado de ánimo que deseemos... al final son indicadores en un lenguaje universal de números y aunque distintas metodologías pueden ayudar a interpretaciones diversas, se comparan los índices y no hay nada más que aceptar la realidad.

Nada ha mejorado para la población pobre y en pobreza extrema en nuestro país, excepto que el número no ha dejado de crecer en los tres años.

El sistema de salud está peor, en el peor momento y la muerte de mexicanos por efectos de la pandemia sigue siendo de 7.8%, cuando en el promedio mundial la tasa es de 2%. Y seguimos sin tener una estrategia para disminuir los riesgos de contagio, las vacunas llegan en medio del desorden y la corrupción pero los niños y jóvenes ya están regresando a las escuelas que tampoco reciben recursos para su mantenimiento, excepto los que les proporcionan los gobiernos estatales y algunos municipales.

La oferta de trabajo productivo es resultado del flujo de los mercados y nada tiene que ver las políticas públicas (que siguen ausentes)... tenemos un gabinete gubernamental florero... ¿será porque lo tiene anulado su propio presidente?

Pese a los cambios en el gabinete presidencial, la expectativa de mejora en el gabinete presidencial es irrelevante.

¿A quién le importa dónde quedará colocada la banda presidencial si de las opciones que promueve el presidente no hay una que anime a ver si en verdad vendrán tiempos mejores?

¿Y la oposición?

Con problemas de identidad, el presidente del PAN cree que no ha hecho suficiente daño la ausencia de una estrategia de recuperación de la economía, de la actividad productiva, de mejoras sustanciales en la educación del país, de mejores propuestas para atraer la empatía de los ciudadanos y para lo que le alcanzó la imaginación fue para negociar con los grupos integrantes de la oposición una larga lista de “remisos“ que ya han demostrado su falta de capacidad y se colocan para un siguiente periodo legislativo…

Las alternativas siguen vigentes en los liderazgos de la sociedad, en el alcance de miras de quienes tienen que salir adelante con la generación de empleos productivos y hacer crecer la economía nacional para dar ocupación productiva a más mexicanos que hoy no tienen oportunidades y cada día menos.

Discúlpeme la insistencia, requerimos tanta sociedad como sea posible y solo tanto gobierno como sea necesario.

La carga de la burocracia ya es pesada, los errores del actual gobierno están aplazando el desarrollo del país y las generaciones de jóvenes ven cada vez más distante las oportunidades.

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

José Gerardo Mosqueda Martínez,

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato

gmg@gerardomosqueda.com.mx

FB gerardomosqueda

TW mosquedagerardo

De Bajada pero no más Rápido...

Inició la segunda mitad del sexenio y todas las expectativas son una especie de tortura para quien vendió el discurso de transformación de la nación mexicana, la cuarta; aunque sigue sin aparecer la conexión con las otras llamadas transformaciones, pero en realidad no importa, estamos ante la segunda mitad del sexenio.

Al terminar su enésimo informe y el tercero para efectos mediáticos (si así se quiere tomar porque para este informe si se dedica recurso presupuestal) el presidente López, en el éxtasis que permite el día, “profetizó su conclusión del mandato, la entrega de la banda presidencial; llevó la conclusión de su tercer año, de ostentar la banda presidencial, al escenario soñado: todo está cumplido como lo había anunciado...

Dice que se puede ir a Palenque con la conciencia tranquila… para el presidente fue suficiente tres años para cumplir todos sus propósitos de campaña, los tres años que le quedan “son para consolidar “su proyecto… (Así lo dijo.)

Quiero imaginar que hay algunos salones del palacio presidencial que tendrán algún misterioso anecdotario, leyenda, elucubración… por ejemplo en el que se presentó el relato del día y fue elegido para que su “mentor histórico” le inspirara la relatoría de los éxitos que no son éxitos, de los resultados negativos para el país y la retórica cansina, de lenguaje reducido y agregando a la cuenta de las miles de mentiras que los mexicanos reciben de parte del presidente cada día, este día en especial porque fue el día del tercer informe.

Qué le vamos a hacer... así fue el tercer día del presidente (es como se le llama desde los exultantes tiempos del viejo PRI que es igual al actual MORENA) sin la parafernalia, los carros descapotados, las caravanas especiales, los papeles de colores, el besamanos y desde luego; los ajustes al gabinete presidencial, reconociendo que el tiempo se termina y que empieza la cuenta regresiva porque hay que preparar el relevo de la actual administración del poder ejecutivo.

Nada nuevo que escuchar, los mismos contenidos solo cambió el formato.

El país del presidente López está encapsulado en los salones del Palacio Nacional y pertenece a un imaginario de los años 70’s, si tratamos de ser generosos… sus condiciones de bipolaridad lo están llevando al extremo de actuar cautivado por sus ideas y cada día más alejado de la realidad: cree que la cifra récord de remesas de los mexicanos en Estados Unidos es un éxito de su gobierno (sic), no cabe duda de que la expresión “ yo tengo otros datos” es derivada de la afectación emocional en la que vive.

La realidad podemos calificarla del modo que deseemos, describirla con el estado de ánimo que deseemos... al final son indicadores en un lenguaje universal de números y aunque distintas metodologías pueden ayudar a interpretaciones diversas, se comparan los índices y no hay nada más que aceptar la realidad.

Nada ha mejorado para la población pobre y en pobreza extrema en nuestro país, excepto que el número no ha dejado de crecer en los tres años.

El sistema de salud está peor, en el peor momento y la muerte de mexicanos por efectos de la pandemia sigue siendo de 7.8%, cuando en el promedio mundial la tasa es de 2%. Y seguimos sin tener una estrategia para disminuir los riesgos de contagio, las vacunas llegan en medio del desorden y la corrupción pero los niños y jóvenes ya están regresando a las escuelas que tampoco reciben recursos para su mantenimiento, excepto los que les proporcionan los gobiernos estatales y algunos municipales.

La oferta de trabajo productivo es resultado del flujo de los mercados y nada tiene que ver las políticas públicas (que siguen ausentes)... tenemos un gabinete gubernamental florero... ¿será porque lo tiene anulado su propio presidente?

Pese a los cambios en el gabinete presidencial, la expectativa de mejora en el gabinete presidencial es irrelevante.

¿A quién le importa dónde quedará colocada la banda presidencial si de las opciones que promueve el presidente no hay una que anime a ver si en verdad vendrán tiempos mejores?

¿Y la oposición?

Con problemas de identidad, el presidente del PAN cree que no ha hecho suficiente daño la ausencia de una estrategia de recuperación de la economía, de la actividad productiva, de mejoras sustanciales en la educación del país, de mejores propuestas para atraer la empatía de los ciudadanos y para lo que le alcanzó la imaginación fue para negociar con los grupos integrantes de la oposición una larga lista de “remisos“ que ya han demostrado su falta de capacidad y se colocan para un siguiente periodo legislativo…

Las alternativas siguen vigentes en los liderazgos de la sociedad, en el alcance de miras de quienes tienen que salir adelante con la generación de empleos productivos y hacer crecer la economía nacional para dar ocupación productiva a más mexicanos que hoy no tienen oportunidades y cada día menos.

Discúlpeme la insistencia, requerimos tanta sociedad como sea posible y solo tanto gobierno como sea necesario.

La carga de la burocracia ya es pesada, los errores del actual gobierno están aplazando el desarrollo del país y las generaciones de jóvenes ven cada vez más distante las oportunidades.

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

José Gerardo Mosqueda Martínez,

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato

gmg@gerardomosqueda.com.mx

FB gerardomosqueda

TW mosquedagerardo