/ martes 10 de mayo de 2022

Prospectiva

¿Igual que en Otros Sexenios…Pero Diferente?

No es aventurado pensar que está sucediendo con la agenda sexenal de México lo mismo que en sexenios anteriores, desde luego que prevalecen ciertas tradiciones diplomáticas que sin duda marcan escenarios aprovechables para los jefes de estado.

El caso de la relación de México con los países de Centroamérica y el Caribe siempre supone un trato distinto en el caso de la Isla de Cuba por los antecedentes revolucionarios y la incubación desde México de un movimiento armado que hoy mantiene las políticas de represión en la Isla.

Han cambiado los criterios de logística pero los contenidos se mantienen:

1-Previo a la gira del presidente López, el canciller atiende los acuerdos con la secretaria de estado Norteamericano para precisar qué decir y que no decir durante la gira que mantiene un tema explosivo y por el que el expresidente de Estados Unidos Trump se jacta de haber “doblado” al presidente de México: los migrantes de Centroamérica y el caribe.

2.-Volver a decir que el mandatario mexicano no es el mensajero de Estados Unidos y por lo tanto decir que insistirá ante los Estados Unidos que se respete la soberanía de los países del área y en el caso de Cuba que ya termine el bloqueo…

3.-Aprovechar la visita para ofrecer dinero (convertido en programas de gasto social) al tiempo que les pide que ayuden a controlar la salida de sus connacionales y evitar sufrir la larga travesía de cruzar nuestro país para internarse como ilegales en los Estados Unidos; como si existieran otras opciones en estos países de economías frágiles y vulnerables.

4.-Atender los compromisos que se derivan de los “acuerdos del foro de São Paulo” de “coordinar a los países de Centroamérica y el caribe… (Lo que usted quiera entender) para crear una zona similar a lo que hoy es la Unión Europea…

5.-Generar un liderazgo regional... en una unión regional con una moneda única…

Los índices económicos de todos y cada uno de estos países tanto por su PIB, PIB per cápita, balanza comercial... solo reflejan la urgente necesidad de apoyos estructurales, de inversión en infraestructura, de esfuerzos generacionales en educación y desarrollo. De estos temas no hay nada en las agendas, solo mensajes “paliativos” en general insulsos y sin más compromiso que la demagogia de siempre.

El presidente va a esos países a ofrecer ayuda en los problemas de pobreza e inseguridad. Justo lo que más crece y daña a nuestro país aunque es verdad que el gobierno mexicano ha logrado superar cualquier expectativa; cada día más pobres y cada día incrementan los índices de inseguridad en el país.

Los programas de gasto social que en México son particularmente ineficientes, de una opacidad mayúscula y que empiezan a tener problemas para su cumplimiento debido al desorden y corrupción en su manejo son el ofrecimiento del presidente mexicano y, lamentablemente, la única expectativa de los mandatarios visitados.

Le agradecen la visita y esperan que les deje más dólares con el pretexto de los programas de gasto social.

En el marco de esos mensajes repetir en cada visita el reclamo al gobierno de Estados Unidos porque no ayuda a estos países hermanos con una particular excepción, el gobierno de Cuba, no estamos hablando de la sociedad cubana; como en cualquier dictadura, los temas están enfocados a las prioridades del grupo en el poder y no del bien común de la muy maltratada sociedad cubana.

En la agenda del presidente de México también estará la preocupación de los efectos de los medios de comunicación de estos países donde también se editorializa sobre los contenidos de los mensajes de polarización y de odio que promueve el presidente y las tribus del MORENA.

La crisis interna del MORENA y de los grupos de poder están acelerando la toma de posiciones en función de la sucesión presidencial que cada día parece salirse de control del presidente y su burbuja.

Así que la pragmática combinación que padece la sociedad mexicana de personajes que han estado en la política desde décadas, empezando por el presidente, entre lo más selecto de la corrupción del sistema y del PRI y los liderazgos de la izquierda autonombrada progresista pero que coinciden en su apasionada lucha por mantenerse en el poder... está poniendo a prueba a liderazgos hipersensibles y presionados porque “no les alcanza el tiempo..” para una transición en las mismas líneas autocráticas del actual presidente.

Es probable que en el caso de la visita a Cuba tenga especial relevancia avanzar en la asesoría que está al alcance de los mandos del ejército cubano que tiene décadas de participación en empresas del estado y desde luego, en el control político y represión de la sociedad cubana que está pasando por una crisis económica similar a los tiempos más críticos de la dictadura cubana.

El presidente se va de viaje después de presentar una propuesta de control a la inflación que es la más alta en los últimos 21 años, un plan más parecido a los pactos de los expresidentes De la Madrid o Salinas proponiendo controles de precios, sin enfrentar el problema en forma estructural y sin ningún compromiso en reformas y disciplina de fondo en políticas públicas, política monetaria y especialmente combate a la corrupción. Es decir, nada parece un esfuerzo serio, reflexionado y con el propósito de mejorar la vida de los mexicanos... seguimos en la dialéctica de “primero los pobres” y es precisamente a quien más se está violentando con el deterioro de la capacidad de compra y la miopía en la generación de oportunidades de desarrollo, de crecimiento económico.

Por lo pronto el presidente salió de paseo, regresará con las tradicionales condecoraciones que ofrecen los respectivos gobiernos, dejará el compromiso de programas que a esos países no les dicen nada, dejará dinero para justificar las visitas y nos habrá ahorrado unos días de mensajes de odio a los mexicanos.

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato

iap grande sin dondo gmg@gerardomosqueda.com.mx

¿Igual que en Otros Sexenios…Pero Diferente?

No es aventurado pensar que está sucediendo con la agenda sexenal de México lo mismo que en sexenios anteriores, desde luego que prevalecen ciertas tradiciones diplomáticas que sin duda marcan escenarios aprovechables para los jefes de estado.

El caso de la relación de México con los países de Centroamérica y el Caribe siempre supone un trato distinto en el caso de la Isla de Cuba por los antecedentes revolucionarios y la incubación desde México de un movimiento armado que hoy mantiene las políticas de represión en la Isla.

Han cambiado los criterios de logística pero los contenidos se mantienen:

1-Previo a la gira del presidente López, el canciller atiende los acuerdos con la secretaria de estado Norteamericano para precisar qué decir y que no decir durante la gira que mantiene un tema explosivo y por el que el expresidente de Estados Unidos Trump se jacta de haber “doblado” al presidente de México: los migrantes de Centroamérica y el caribe.

2.-Volver a decir que el mandatario mexicano no es el mensajero de Estados Unidos y por lo tanto decir que insistirá ante los Estados Unidos que se respete la soberanía de los países del área y en el caso de Cuba que ya termine el bloqueo…

3.-Aprovechar la visita para ofrecer dinero (convertido en programas de gasto social) al tiempo que les pide que ayuden a controlar la salida de sus connacionales y evitar sufrir la larga travesía de cruzar nuestro país para internarse como ilegales en los Estados Unidos; como si existieran otras opciones en estos países de economías frágiles y vulnerables.

4.-Atender los compromisos que se derivan de los “acuerdos del foro de São Paulo” de “coordinar a los países de Centroamérica y el caribe… (Lo que usted quiera entender) para crear una zona similar a lo que hoy es la Unión Europea…

5.-Generar un liderazgo regional... en una unión regional con una moneda única…

Los índices económicos de todos y cada uno de estos países tanto por su PIB, PIB per cápita, balanza comercial... solo reflejan la urgente necesidad de apoyos estructurales, de inversión en infraestructura, de esfuerzos generacionales en educación y desarrollo. De estos temas no hay nada en las agendas, solo mensajes “paliativos” en general insulsos y sin más compromiso que la demagogia de siempre.

El presidente va a esos países a ofrecer ayuda en los problemas de pobreza e inseguridad. Justo lo que más crece y daña a nuestro país aunque es verdad que el gobierno mexicano ha logrado superar cualquier expectativa; cada día más pobres y cada día incrementan los índices de inseguridad en el país.

Los programas de gasto social que en México son particularmente ineficientes, de una opacidad mayúscula y que empiezan a tener problemas para su cumplimiento debido al desorden y corrupción en su manejo son el ofrecimiento del presidente mexicano y, lamentablemente, la única expectativa de los mandatarios visitados.

Le agradecen la visita y esperan que les deje más dólares con el pretexto de los programas de gasto social.

En el marco de esos mensajes repetir en cada visita el reclamo al gobierno de Estados Unidos porque no ayuda a estos países hermanos con una particular excepción, el gobierno de Cuba, no estamos hablando de la sociedad cubana; como en cualquier dictadura, los temas están enfocados a las prioridades del grupo en el poder y no del bien común de la muy maltratada sociedad cubana.

En la agenda del presidente de México también estará la preocupación de los efectos de los medios de comunicación de estos países donde también se editorializa sobre los contenidos de los mensajes de polarización y de odio que promueve el presidente y las tribus del MORENA.

La crisis interna del MORENA y de los grupos de poder están acelerando la toma de posiciones en función de la sucesión presidencial que cada día parece salirse de control del presidente y su burbuja.

Así que la pragmática combinación que padece la sociedad mexicana de personajes que han estado en la política desde décadas, empezando por el presidente, entre lo más selecto de la corrupción del sistema y del PRI y los liderazgos de la izquierda autonombrada progresista pero que coinciden en su apasionada lucha por mantenerse en el poder... está poniendo a prueba a liderazgos hipersensibles y presionados porque “no les alcanza el tiempo..” para una transición en las mismas líneas autocráticas del actual presidente.

Es probable que en el caso de la visita a Cuba tenga especial relevancia avanzar en la asesoría que está al alcance de los mandos del ejército cubano que tiene décadas de participación en empresas del estado y desde luego, en el control político y represión de la sociedad cubana que está pasando por una crisis económica similar a los tiempos más críticos de la dictadura cubana.

El presidente se va de viaje después de presentar una propuesta de control a la inflación que es la más alta en los últimos 21 años, un plan más parecido a los pactos de los expresidentes De la Madrid o Salinas proponiendo controles de precios, sin enfrentar el problema en forma estructural y sin ningún compromiso en reformas y disciplina de fondo en políticas públicas, política monetaria y especialmente combate a la corrupción. Es decir, nada parece un esfuerzo serio, reflexionado y con el propósito de mejorar la vida de los mexicanos... seguimos en la dialéctica de “primero los pobres” y es precisamente a quien más se está violentando con el deterioro de la capacidad de compra y la miopía en la generación de oportunidades de desarrollo, de crecimiento económico.

Por lo pronto el presidente salió de paseo, regresará con las tradicionales condecoraciones que ofrecen los respectivos gobiernos, dejará el compromiso de programas que a esos países no les dicen nada, dejará dinero para justificar las visitas y nos habrá ahorrado unos días de mensajes de odio a los mexicanos.

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato

iap grande sin dondo gmg@gerardomosqueda.com.mx