/ martes 24 de agosto de 2021

Qué Tiene De Extraordinario...?

El poder legislativo de nuestro país, una vez más, envuelto en discusiones inútiles, absurdas, lamentables…

Como si los pesos y contrapesos en el poder legislativo no fueran tema suficiente y por demás irrelevante, como si no se hubieran hartado de desatinos y sumisiones a cambio de no caer de la gracia del inquilino del Palacio Nacional; me refiero a los del MORENA principalmente.

Esta semana nos cansó de discursos (solo los de esta semana, sin acumular decenas de semanas con los mismos escenarios de confrontación y manipulación del rencor que destila el poder ejecutivo de nuestro país.

Solo faltan unos cuantos días para que el presidente presente su informe de gobierno... si el informe número... ( ¿? ) Bueno da lo mismo que número sea, siempre es un evento para distraer la atención de los mexicanos en los temas que si les son importantes.

Por el 1.8% de los votos en el poder legislativo el partido político del presidente no logró la mayoría calificada para que se convocara al periodo extraordinario de sesiones de la cámara de diputados y estar en capacidad de “discutir y en su caso proponer y aprobar” la ley que da contenido a la figura de la “revocación de mandato”…

Se le acabó el tiempo a la legislatura actual y hasta el 1 de septiembre que entre en funciones la nueva legislatura habrá la posibilidad de entrar en materia de un asunto tan intrascendente como engañoso: sobre todo si proviene del ejecutivo federal: la figura constitucional de la revocación del mandato es un derecho de los ciudadanos, especialmente cuando el mandatario en turno ha logrado dejar en los límites del hartazgo a sus gobernados y el ciudadano no quiere y no tiene por qué esperar a que consuma todo el tiempo de su periodo ordinario de gobierno..

Pero resulta que quien maneja la iniciativa y hasta berrinches hace, es el propio presidente y sus “obedientes” legisladores... las prioridades del presidente no salen de su esfera de egolatría y megalomanía… urgido de llegar al 1 de septiembre con la novedad en su enésimo informe y poder decir: ya está listo todo para que se gaste, otra vez, miles de millones de pesos en preguntarle a los ciudadanos si quieren que le siga o quieren que ya no le siga como huésped del museo-palacio nacional.

Malas cuentas entregaron los legisladores del MORENA. No se pudo sacar la votación del bloque opositor y se tendrán que aguantar a que inicie la siguiente legislatura para discutir el asunto... perdió el caprichoso propósito del presidente. No habrá más periodos extraordinarios en esta legislatura. Se acabó.

¿Era tan importante el tema?

Solo para el presidente y los que le tripulan la agenda y eventualmente la capacidad de decisión.

Las prioridades de los mexicanos no están en la agenda del presidente, ni del partido de su propiedad, ni de sus aliados haciendo negocios, ni de sus ideólogos y maneadores de la imagen presidencial, no están en la agenda de sus posibles sucesores que ya ponen oficinas de campaña para las primarias de su partido en todos los estados del país.

Las prioridades de los ciudadanos están en sus formas de organización ciudadana, no hay nada que esperar del actual gobierno que ha desmantelado los sistemas de desarrollo social para manipular la distribución de los recursos de gasto social con la mayor ineficiencia y corrupción que se haya visto con los gobiernos anteriores; lo mismo que con los sistemas de salud y no se diga con los sistemas de educación, en particular de la educación básica. Tan grave como estar desmantelando los sistemas de gestión económica del país, en particular lo que atañe a las micro, pequeñas y medianas empresa, que son las que generan el mayor número de empleos productivos del país.

Vamos a la segunda mitad del periodo de gobierno del que, ya es el peor presidente de México, con una legislatura “menos cómoda “que la que está por concluir, vendrán polémicas y discusiones políticas, desgraciadamente improductivas.

El presidente seguirá mintiendo para sacar provecho de la estimulación del “rencor social”, para seguir polarizando entre los mexicanos, con el más rudimentario maniqueísmo.

Ante una estrategia de explotación de la confrontación entre los mexicanos ( que es la del presidente y sus grupos ideológicos y aliados de la plataforma del foro de São Paulo ), se viene consolidando desde organizaciones de la sociedad una línea de encuentro y suma de voluntades, de diálogo social para construir la sociedad mexicana que busca progreso y desarrollo de las nuevas generaciones de mexicanos, especialmente de los jóvenes con deseos de superación, a los que el presidente les llama “aspiracioncitas”.

Lo único que puede desanimar esta nueva conducta social es que en la misma sociedad se esté generando indiferencia ante los retos del desarrollo.

Sin duda que es un tema que involucra a las generaciones de jóvenes que no están esperando que les regalen una cuantos pesos y los traten como incapaces de resolver los retos que les presenta la sociedad moderna, competitiva, con ideales de superación, creativa, con valores, con carácter.

La manipulación del rencor social está generando una reacción de gente joven que no quiere confrontación sino creatividad, suma de esfuerzos y alianzas de trabajo productivo porque quieren progresar... no hacen falta más discursos gubernamentales para explicar las incapacidades y necesidades de un gobierno sin rumbo claro y sin metas por cumplir.

Diálogo social para El Progreso.

Tanta sociedad como sea posible.

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

José Gerardo Mosqueda Martínez,

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato

iap grande sin dondo gmg@gerardomosqueda.com.mx facebook_twitter_logo_combo1gerardomosqueda/ mosquedagerardo

El poder legislativo de nuestro país, una vez más, envuelto en discusiones inútiles, absurdas, lamentables…

Como si los pesos y contrapesos en el poder legislativo no fueran tema suficiente y por demás irrelevante, como si no se hubieran hartado de desatinos y sumisiones a cambio de no caer de la gracia del inquilino del Palacio Nacional; me refiero a los del MORENA principalmente.

Esta semana nos cansó de discursos (solo los de esta semana, sin acumular decenas de semanas con los mismos escenarios de confrontación y manipulación del rencor que destila el poder ejecutivo de nuestro país.

Solo faltan unos cuantos días para que el presidente presente su informe de gobierno... si el informe número... ( ¿? ) Bueno da lo mismo que número sea, siempre es un evento para distraer la atención de los mexicanos en los temas que si les son importantes.

Por el 1.8% de los votos en el poder legislativo el partido político del presidente no logró la mayoría calificada para que se convocara al periodo extraordinario de sesiones de la cámara de diputados y estar en capacidad de “discutir y en su caso proponer y aprobar” la ley que da contenido a la figura de la “revocación de mandato”…

Se le acabó el tiempo a la legislatura actual y hasta el 1 de septiembre que entre en funciones la nueva legislatura habrá la posibilidad de entrar en materia de un asunto tan intrascendente como engañoso: sobre todo si proviene del ejecutivo federal: la figura constitucional de la revocación del mandato es un derecho de los ciudadanos, especialmente cuando el mandatario en turno ha logrado dejar en los límites del hartazgo a sus gobernados y el ciudadano no quiere y no tiene por qué esperar a que consuma todo el tiempo de su periodo ordinario de gobierno..

Pero resulta que quien maneja la iniciativa y hasta berrinches hace, es el propio presidente y sus “obedientes” legisladores... las prioridades del presidente no salen de su esfera de egolatría y megalomanía… urgido de llegar al 1 de septiembre con la novedad en su enésimo informe y poder decir: ya está listo todo para que se gaste, otra vez, miles de millones de pesos en preguntarle a los ciudadanos si quieren que le siga o quieren que ya no le siga como huésped del museo-palacio nacional.

Malas cuentas entregaron los legisladores del MORENA. No se pudo sacar la votación del bloque opositor y se tendrán que aguantar a que inicie la siguiente legislatura para discutir el asunto... perdió el caprichoso propósito del presidente. No habrá más periodos extraordinarios en esta legislatura. Se acabó.

¿Era tan importante el tema?

Solo para el presidente y los que le tripulan la agenda y eventualmente la capacidad de decisión.

Las prioridades de los mexicanos no están en la agenda del presidente, ni del partido de su propiedad, ni de sus aliados haciendo negocios, ni de sus ideólogos y maneadores de la imagen presidencial, no están en la agenda de sus posibles sucesores que ya ponen oficinas de campaña para las primarias de su partido en todos los estados del país.

Las prioridades de los ciudadanos están en sus formas de organización ciudadana, no hay nada que esperar del actual gobierno que ha desmantelado los sistemas de desarrollo social para manipular la distribución de los recursos de gasto social con la mayor ineficiencia y corrupción que se haya visto con los gobiernos anteriores; lo mismo que con los sistemas de salud y no se diga con los sistemas de educación, en particular de la educación básica. Tan grave como estar desmantelando los sistemas de gestión económica del país, en particular lo que atañe a las micro, pequeñas y medianas empresa, que son las que generan el mayor número de empleos productivos del país.

Vamos a la segunda mitad del periodo de gobierno del que, ya es el peor presidente de México, con una legislatura “menos cómoda “que la que está por concluir, vendrán polémicas y discusiones políticas, desgraciadamente improductivas.

El presidente seguirá mintiendo para sacar provecho de la estimulación del “rencor social”, para seguir polarizando entre los mexicanos, con el más rudimentario maniqueísmo.

Ante una estrategia de explotación de la confrontación entre los mexicanos ( que es la del presidente y sus grupos ideológicos y aliados de la plataforma del foro de São Paulo ), se viene consolidando desde organizaciones de la sociedad una línea de encuentro y suma de voluntades, de diálogo social para construir la sociedad mexicana que busca progreso y desarrollo de las nuevas generaciones de mexicanos, especialmente de los jóvenes con deseos de superación, a los que el presidente les llama “aspiracioncitas”.

Lo único que puede desanimar esta nueva conducta social es que en la misma sociedad se esté generando indiferencia ante los retos del desarrollo.

Sin duda que es un tema que involucra a las generaciones de jóvenes que no están esperando que les regalen una cuantos pesos y los traten como incapaces de resolver los retos que les presenta la sociedad moderna, competitiva, con ideales de superación, creativa, con valores, con carácter.

La manipulación del rencor social está generando una reacción de gente joven que no quiere confrontación sino creatividad, suma de esfuerzos y alianzas de trabajo productivo porque quieren progresar... no hacen falta más discursos gubernamentales para explicar las incapacidades y necesidades de un gobierno sin rumbo claro y sin metas por cumplir.

Diálogo social para El Progreso.

Tanta sociedad como sea posible.

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

José Gerardo Mosqueda Martínez,

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato

iap grande sin dondo gmg@gerardomosqueda.com.mx facebook_twitter_logo_combo1gerardomosqueda/ mosquedagerardo