/ lunes 4 de noviembre de 2019

Sine qua non

El Amor….y la Política

¿Un tema contradictorio, o desligado? Viéndolo con cuidado, tiene coincidencias y vínculos. Advirtamos: Un elemento importante, es la dependencia. En los enamoramientos a la mexicana, un sujeto –o ambos- desde distintas perspectivas, conforme roles y estigmas sociales, consideran: compañía, protección, sustentáculo emocional y económico, asociación, relación sexual y por supuesto procreación. En política, en sus dos componentes naturales, elector y funcionario, esperan: Lealtad, protección social y laboral (apoyo emocional y económico, como efecto), ir de la mano hacia el bienestar. Y en los dos casos, al igual puede haber: desilusión, rompimiento, odio, echado de culpas; y reconciliación.

¿Qué pasa en cada elección? La relación de la pareja, elector y político/funcionario ha recorrido en el tiempo, una relación similar: Escarceo, conquista, relación, conflicto, desilusión y hasta rompimiento, pero al igual, apaciguamiento que permea en la jornada electoral. Un ejemplo demostrado empíricamente, es que a pesar del golpeteo, de la diatriba o molestia y odio, sigue el mismo Partido ganando la elección. Y como en el romance, hay medicación, arreglo y nuevas –en realidad añejas- promesas, en círculo: más de lo mismo.

LA CONDICIÓN SINE QUA NON: Los usos y costumbres románticas a la mexicana, tienen efecto espejo, se ven reflejados en la jornada de las decisiones electorales. Y dirían los psicólogos, que hay una dependencia emocional. Esa situación, podemos concluir que llevó a la actual Presidente de Celaya, a sentarse en la Silla Mayor Municipal. No por amor precisamente, sino por la inseguridad emocional y política de los votantes; agregando el odio o la molestia con el régimen panista, que parecería en la elección, reconciliado con la ciudadanía celayense; aunque hoy, seguimos bajo el mismo sistema, las mismas promesas y claro, su incumplimiento a la vista. Entonces, insisto, el cambio depende de nosotros, no de la “pareja/política/funcionaria”. Salud, Alegría y Prosperidad, dejando la dependencia política.

El Amor….y la Política

¿Un tema contradictorio, o desligado? Viéndolo con cuidado, tiene coincidencias y vínculos. Advirtamos: Un elemento importante, es la dependencia. En los enamoramientos a la mexicana, un sujeto –o ambos- desde distintas perspectivas, conforme roles y estigmas sociales, consideran: compañía, protección, sustentáculo emocional y económico, asociación, relación sexual y por supuesto procreación. En política, en sus dos componentes naturales, elector y funcionario, esperan: Lealtad, protección social y laboral (apoyo emocional y económico, como efecto), ir de la mano hacia el bienestar. Y en los dos casos, al igual puede haber: desilusión, rompimiento, odio, echado de culpas; y reconciliación.

¿Qué pasa en cada elección? La relación de la pareja, elector y político/funcionario ha recorrido en el tiempo, una relación similar: Escarceo, conquista, relación, conflicto, desilusión y hasta rompimiento, pero al igual, apaciguamiento que permea en la jornada electoral. Un ejemplo demostrado empíricamente, es que a pesar del golpeteo, de la diatriba o molestia y odio, sigue el mismo Partido ganando la elección. Y como en el romance, hay medicación, arreglo y nuevas –en realidad añejas- promesas, en círculo: más de lo mismo.

LA CONDICIÓN SINE QUA NON: Los usos y costumbres románticas a la mexicana, tienen efecto espejo, se ven reflejados en la jornada de las decisiones electorales. Y dirían los psicólogos, que hay una dependencia emocional. Esa situación, podemos concluir que llevó a la actual Presidente de Celaya, a sentarse en la Silla Mayor Municipal. No por amor precisamente, sino por la inseguridad emocional y política de los votantes; agregando el odio o la molestia con el régimen panista, que parecería en la elección, reconciliado con la ciudadanía celayense; aunque hoy, seguimos bajo el mismo sistema, las mismas promesas y claro, su incumplimiento a la vista. Entonces, insisto, el cambio depende de nosotros, no de la “pareja/política/funcionaria”. Salud, Alegría y Prosperidad, dejando la dependencia política.

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 06 de septiembre de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 23 de agosto de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 16 de agosto de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 02 de agosto de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 26 de julio de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 19 de julio de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 12 de julio de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 21 de junio de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 14 de junio de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

Cargar Más