/ domingo 19 de julio de 2020

Sine qua non

Queremos congruencia y hechos

Sentimientos encontrados en la sociedad guanajuatense trajo la visita relámpago del Presidente de México, a esta Entidad Federativa tan lastimada, tal asolada por el crimen que ralla nuestra tranquilidad, ésa que era marca y orgullo provinciano todavía hace pocos ayeres. “Puerta de Oro del Bajío” nos definía tal denominación que hoy no se asimila. ¿Cómo interpretar el gesto tan señero, tan a disgusto de Amlo, que marcaba su línea con el Gobernador? Y éste tan complaciente y apenado para disgusto y sorpresa social. ¿Qué López Obrador ya “perdonó” al fiscal general local? Bueno, son inducciones mediáticas por la sencilla razón de que el Presidente no es quien para absolver y menos sin un juicio judicial. Nosotros somos los que debemos exigir cambios eficaces. Ya se habló y mucho de la gestión fallida del señor Zamarripa, corresponde al Gobernador hacerse sensible, con menos condicionamientos lejanos de la realidad, construir vínculos de participación ciudadana, hacer realidad el “gobierno de puertas abiertas”, en decir, ponerse ya en los zapatos de los habitantes y sobre todo de las víctimas y sus familiares. No tanto en hacer caravanas al Ejecutivo Federal, sino exigirle intervención inmediata en lo que a su competencia legal y constitucional corresponda. ¡Hechos, hechos! No juego mediático.


Lo que nos debe llevar a una sana reflexión inquisitiva: ¿Por qué caemos los gobernados en toda clase de mitos y ficciones? Si bien, la mentada visita que para empezar no puede traer –por más coscorrones a las autoridades locales- la exigida paz al Estado. Eso requiere de acciones, procesos y estrategias que llevan un tiempo, no de la noche a la mañana ni porque lo diga quien lo diga. Un primer paso sí puede ser la “reconciliación a modo y coyuntural” que significó la visita, pero su efecto es más para asentar el ego de tales políticos, para intentar construir un reconocimiento y aceptación social (Legitimación) que tienen perdidos cada día que pasa. Mientras los habitantes de Guanajuato ya no sabemos sí rezar, llorar o mantener la esperanza (Otro gran mito sobreexplotado por muchos políticos, y que según algunos pensadores es propia de tontos, débiles y esclavos).

LA CONDICIÓN SINE QUA NON: Vaya, hasta doña Elvira se colgó –virtualmente y a distancia- del paso de Amlo por Guanajuato, para pedir “apoyo”. Válido políticamente, pero inútil en los hechos, a menos claro, que se demuestre lo contrario. ¿Qué debemos hacer mientras los ciudadanos que no tenemos contacto, ni somos escuchados, ni tomados en cuenta para las variopintas y falaces estrategias de seguridad pública y privada? ¡Seguir levantando la voz! Por cualquier medio pacífico, pero contundente. Los gobernantes nos tienen acostumbrados –mal- al aguante, con la supina esperanza o convicción –peor aún- de que vivimos en un estado de Derecho –otra gran ficción jurídica-. Tienen ustedes la última opinión. Cuídense.

Queremos congruencia y hechos

Sentimientos encontrados en la sociedad guanajuatense trajo la visita relámpago del Presidente de México, a esta Entidad Federativa tan lastimada, tal asolada por el crimen que ralla nuestra tranquilidad, ésa que era marca y orgullo provinciano todavía hace pocos ayeres. “Puerta de Oro del Bajío” nos definía tal denominación que hoy no se asimila. ¿Cómo interpretar el gesto tan señero, tan a disgusto de Amlo, que marcaba su línea con el Gobernador? Y éste tan complaciente y apenado para disgusto y sorpresa social. ¿Qué López Obrador ya “perdonó” al fiscal general local? Bueno, son inducciones mediáticas por la sencilla razón de que el Presidente no es quien para absolver y menos sin un juicio judicial. Nosotros somos los que debemos exigir cambios eficaces. Ya se habló y mucho de la gestión fallida del señor Zamarripa, corresponde al Gobernador hacerse sensible, con menos condicionamientos lejanos de la realidad, construir vínculos de participación ciudadana, hacer realidad el “gobierno de puertas abiertas”, en decir, ponerse ya en los zapatos de los habitantes y sobre todo de las víctimas y sus familiares. No tanto en hacer caravanas al Ejecutivo Federal, sino exigirle intervención inmediata en lo que a su competencia legal y constitucional corresponda. ¡Hechos, hechos! No juego mediático.


Lo que nos debe llevar a una sana reflexión inquisitiva: ¿Por qué caemos los gobernados en toda clase de mitos y ficciones? Si bien, la mentada visita que para empezar no puede traer –por más coscorrones a las autoridades locales- la exigida paz al Estado. Eso requiere de acciones, procesos y estrategias que llevan un tiempo, no de la noche a la mañana ni porque lo diga quien lo diga. Un primer paso sí puede ser la “reconciliación a modo y coyuntural” que significó la visita, pero su efecto es más para asentar el ego de tales políticos, para intentar construir un reconocimiento y aceptación social (Legitimación) que tienen perdidos cada día que pasa. Mientras los habitantes de Guanajuato ya no sabemos sí rezar, llorar o mantener la esperanza (Otro gran mito sobreexplotado por muchos políticos, y que según algunos pensadores es propia de tontos, débiles y esclavos).

LA CONDICIÓN SINE QUA NON: Vaya, hasta doña Elvira se colgó –virtualmente y a distancia- del paso de Amlo por Guanajuato, para pedir “apoyo”. Válido políticamente, pero inútil en los hechos, a menos claro, que se demuestre lo contrario. ¿Qué debemos hacer mientras los ciudadanos que no tenemos contacto, ni somos escuchados, ni tomados en cuenta para las variopintas y falaces estrategias de seguridad pública y privada? ¡Seguir levantando la voz! Por cualquier medio pacífico, pero contundente. Los gobernantes nos tienen acostumbrados –mal- al aguante, con la supina esperanza o convicción –peor aún- de que vivimos en un estado de Derecho –otra gran ficción jurídica-. Tienen ustedes la última opinión. Cuídense.

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 11 de octubre de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 04 de octubre de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 27 de septiembre de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 06 de septiembre de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 30 de agosto de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 23 de agosto de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 16 de agosto de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

domingo 02 de agosto de 2020

Sine qua non

Saúl García Cornejo

Cargar Más