/ lunes 27 de junio de 2022

Sine Qua Non

Desfase representativo, o simple ignorancia.

Estimados lectoras y lectores, resultan preocupantes los arranques o dislates de algunos “representantes populares”. Ya no se sabe si es alguna supina estrategia politiquera para estar en la atención de la opinión pública, o son, simplemente desplantes producto de algún opiáceo, un elixir etílico, o lo más tóxico que es la ignorancia, aderezada de soberbia.

Y para colmo, como es ya usual –por desgracia para sus representados- que la “nota” la dé un partidista de Morena. Esta vez, desde un Congreso Legislativo, -Ciudad de México-. Resulta, que hace unas semanas un diputado del PAN, y que se le califica como “diputado migrante”, no porque ande de curul en curul, o de Partido en Partido –lo que, incluso, no es raro, hoy- sino que se trata de una figura ya reconocida y para algunos, necesaria, por el TEPJF, desde febrero de 2021, en razón de que hay muchos ciudadanos que viven fuera de nuestro país, pero siguen con sus raíces acá y por ello, les preocupa e interesa participar en la política representativa. Aunque, igual, es obvio que existe un debate sobre la pertinencia de ese tipo de representación. (Hay, según estadísticas aproximadas, 30 millones de mexicanos que están en el extranjero, sin ir a fondo pues, de su situación migratoria o de inmigrantes, pero mientras sigan vigentes sus derechos políticos, tienen esa prerrogativa). Hay unos pocos Estados que contemplan esa figura: Zacatecas, Durango, Guerrero y la mencionada, Ciudad de México.

Por otra parte y en contradicción con el diputado de la Ciudad de México, que insultó a su compañero cameral, diciéndole que “era un falso mexicano”; una diputada de Morena, en Guanajuato, propone que se establezca esa figura de “diputado migrante”, lo que resulta obvio, por tanto paisano, sobre todo en los EUA, ya no digamos, como el diputado migrante de la Ciudad de México, cuyo “error” fue proponer alguna ayuda o apoyo, a los mexicanos varados en Ucrania –desde luego, oriundos de aquélla ciudad capitalina- porque afirmó, además, que el gobierno de la ciudad de los Palacios, -incluido en el que está domiciliado, el señor presidente- no apoya ni por error, no hay presupuesto, alegan. Y es evidente que esta última observación, “calentó” a la bancada morenista y arremetieron contra el mencionado representante popular de los migrantes. Porque sólo ellos –los morenistas- tienen razón, aunque no pocas veces, aleguen o defiendan sandeces. En fin.

LA CONDICIÓN SINE QUA NON: No hay pues, un proyecto unificado, o de menos congruente. Son ocurrencias locales, visión de parroquianos, que mueven a los diversos “representantes populares”, que no son una, ni otra cosa. No saben o entienden que han hecho una siembra, y debe abonarse para el 2024. Y el colmo político, es vergonzoso: ¡La mal considerada –por sí misma- oposición, no camina más que en el silencio, la opacidad, el ostracismo! Eso, es lo que llena de “esperanza” a los morenistas, saben que aunque no hagan un trabajo digno, o de menos congruente en relación o proporción directa con la sociedad civil, y sus problemas, no hay quien les haga mella, Eso es lo que hay.

Para unos cuantos, el MC se perfila como única fuerza opositora real, y saben que es con un margen mínimo, pero no cejan, ni confían en las alianzas –y bueno, tienen alguna razón-. ¿Será que por fin, los ciudadanos sin partido, sentarán sus reales? En fin. Cuídense mucho.

Desfase representativo, o simple ignorancia.

Estimados lectoras y lectores, resultan preocupantes los arranques o dislates de algunos “representantes populares”. Ya no se sabe si es alguna supina estrategia politiquera para estar en la atención de la opinión pública, o son, simplemente desplantes producto de algún opiáceo, un elixir etílico, o lo más tóxico que es la ignorancia, aderezada de soberbia.

Y para colmo, como es ya usual –por desgracia para sus representados- que la “nota” la dé un partidista de Morena. Esta vez, desde un Congreso Legislativo, -Ciudad de México-. Resulta, que hace unas semanas un diputado del PAN, y que se le califica como “diputado migrante”, no porque ande de curul en curul, o de Partido en Partido –lo que, incluso, no es raro, hoy- sino que se trata de una figura ya reconocida y para algunos, necesaria, por el TEPJF, desde febrero de 2021, en razón de que hay muchos ciudadanos que viven fuera de nuestro país, pero siguen con sus raíces acá y por ello, les preocupa e interesa participar en la política representativa. Aunque, igual, es obvio que existe un debate sobre la pertinencia de ese tipo de representación. (Hay, según estadísticas aproximadas, 30 millones de mexicanos que están en el extranjero, sin ir a fondo pues, de su situación migratoria o de inmigrantes, pero mientras sigan vigentes sus derechos políticos, tienen esa prerrogativa). Hay unos pocos Estados que contemplan esa figura: Zacatecas, Durango, Guerrero y la mencionada, Ciudad de México.

Por otra parte y en contradicción con el diputado de la Ciudad de México, que insultó a su compañero cameral, diciéndole que “era un falso mexicano”; una diputada de Morena, en Guanajuato, propone que se establezca esa figura de “diputado migrante”, lo que resulta obvio, por tanto paisano, sobre todo en los EUA, ya no digamos, como el diputado migrante de la Ciudad de México, cuyo “error” fue proponer alguna ayuda o apoyo, a los mexicanos varados en Ucrania –desde luego, oriundos de aquélla ciudad capitalina- porque afirmó, además, que el gobierno de la ciudad de los Palacios, -incluido en el que está domiciliado, el señor presidente- no apoya ni por error, no hay presupuesto, alegan. Y es evidente que esta última observación, “calentó” a la bancada morenista y arremetieron contra el mencionado representante popular de los migrantes. Porque sólo ellos –los morenistas- tienen razón, aunque no pocas veces, aleguen o defiendan sandeces. En fin.

LA CONDICIÓN SINE QUA NON: No hay pues, un proyecto unificado, o de menos congruente. Son ocurrencias locales, visión de parroquianos, que mueven a los diversos “representantes populares”, que no son una, ni otra cosa. No saben o entienden que han hecho una siembra, y debe abonarse para el 2024. Y el colmo político, es vergonzoso: ¡La mal considerada –por sí misma- oposición, no camina más que en el silencio, la opacidad, el ostracismo! Eso, es lo que llena de “esperanza” a los morenistas, saben que aunque no hagan un trabajo digno, o de menos congruente en relación o proporción directa con la sociedad civil, y sus problemas, no hay quien les haga mella, Eso es lo que hay.

Para unos cuantos, el MC se perfila como única fuerza opositora real, y saben que es con un margen mínimo, pero no cejan, ni confían en las alianzas –y bueno, tienen alguna razón-. ¿Será que por fin, los ciudadanos sin partido, sentarán sus reales? En fin. Cuídense mucho.