/ domingo 16 de enero de 2022

Sol Y Sombras

Pasó más de un año, para que escucháramos la sentencia que un juez determinó para José Antonio Yépez Ortiz, alias “el marro”, el líder del grupo criminal que tanto daño le ha causado a los celayenses y los habitantes de los municipios de la región laja-bajío, la sentencia es por el delito de secuestro agravado en contra de una empresaria de Apaseo el Alto, a quien mantuvo privada de su libertad.

Serán 60 años en el penal del Altiplano, centro penitenciario en el que se encuentra recluido hasta ahora, razón por la que la audiencia se realizó de forma virtual y obviamente fue privada a fin de preservar la seguridad del juez dictaminador, son pocos años, son suficientes, no se puede determinar, lo cierto es que la pena máxima en Guanajuato para este delito son 90 años, pero la impuesta al menos garantiza que difícilmente saldrá vivo de la cárcel.

Pero aún no se le sentencia por los demás delitos que se le imputan, como delincuencia organizada, robo de hidrocarburo, narcomenudeo y homicidio en grado de tentativa en contra de servidores públicos, por el ataque a los policías que intervinieron en su detención, hoy la justicia ganó, pues aunque el resto de los delitos puedan o no fundamentarse, no le alcanzará la vida para pagar por todo lo que hizo.

Personalmente me siento mejor de saber que él ya está preso, pero el sentimiento que tenemos la mayoría es de incertidumbre, pues en esta delincuencia tan bien organizada, sabemos que hay muchos más, libres que siguen a sus órdenes y cometiendo los delitos que él ya no podrá cometer, sabemos bien que en México desde los penales se siguen operando los cárteles de drogas y también hemos conocido de inexplicables fugas de capos.

Nos regresan con 60 años de cárcel para un individuo despreciable, la seguridad, la sangre derramada, las vidas inocentes perdidas, la pèrdida de nuestra tranquilidad y nuestra vida de provincianos como la conocíamos, antes de este infierno que en buena parte fue construido por este cartel local, por supuesto que no, pero es lo que quienes vivimos regidos por un marco de derecho debemos de asumir como un logro, pues no vamos a convertirnos en lo mismo que rechazamos, ni aplicar la violencia contra estas personas, aunque den ganas.

Pero entonces vale la pena recordar cómo comenzó esta historia, pues ahora mismo podría estarse gestando un capo sustituto en los municipios del estado, en esas colonias y comunidades rezagadas, alejadas del desarrollo y donde miles de jóvenes y niños, lamentablemente aspiran a la riqueza, a la fama, al poder, pues casi nadie voltea a ver al narco cuando es sentenciado, eso ya no se muestra, sólo se aprende el mal ejemplo del falso éxito.

Fue en 2008 cuando “el marro” fue detenido por primera vez acusado de robo de transporte y narcomenudeo, pero no permaneció detenido, la mala integración del expediente y el pago de una fianza le permitieron continuar con su actividad delictiva, pero como a todo ser humano le gusta el reconocimiento, no aguantó continuar en el anonimato, sabiéndose tan poderoso y con tanto dinero, así que en el año 2017, rompiendo con todos los códigos de los narcos como los conocíamos, este hombre y su grupo criminal grabaron un video que se difundió como pólvora, donde sintió necesario mostrar su poderío en hombres y armas y retar al cartel contrario que ya intentaba apoderarse de Guanajuato.

Cuentan que entre las balas perdidas del rafagueo mientras grababan ese video, uno de los hombres que se encontraban en esa finca murió y se advirtió a los testigos que no se comentara sobre el hecho, se entiende que estas personas viven entre la muerte tan constantemente que en ocasiones pareciera que la menosprecian, pues el festejo continuó, al parecer el capo festejaba su cumpleaños.

A partir de ahí se convirtió en un cartel con una estrategia mediatica, pues cada vez que cometían un delito, aparecía una cartulina adjudicándose el crimen, lonas colgadas en puentes peatonales, firmas permanentes en los lugares donde dejaban explosivos y mucho más, al final videos transmitidos por todas las redes sociales, pasando por las amenazas a las autoridades estatales y federales y lo vimos hasta llegar al llanto en uno de ellos, seguramente nunca calculó que justo ese iba a ser su talón de Aquiles, pues su excesiva exposición permitió rastrear cada una de sus acciones, para cuatro años más tarde lograr su detención.

Mostrar su poderío económico también fue un grave error, sus casas y vehículos lujosos, su corrido y todo lo que les llena el ego a estas personas carentes de logros y reconocimiento y me atrevería a decir hasta con niveles de inseguridad tremendos, que llenan con el uso de extrema violencia y poder exacerbado.

Pues fue ahí cuando la unidad de inteligencia financiera le congeló 35 millones de pesos y al estar escondido y sin dinero, cometió otra torpeza más, ser él mismo quien llamara a los familiares de la empresaria secuestrada para cobrar el rescate, uno de los hilos que permitió su detención y el rescate de esta mujer empresaria, que no puedo imaginar el calvario que padeció durante esos días.

Un ejemplo más, de cómo el poder y la ambición acaba a cualquier persona, cómo sus fantasmas lo perseguían al no poder aceptar que debía rendirse, que todo había terminado, creo que la cárcel y esa absoluta soledad en cuatro paredes, no te debe dejar otra opción más que repasar una y otra vez tu vida, arrepentirte una y mil veces de todo lo malo que hiciste y esa debe ser la peor tortura para una mente repleta de escenas terribles.

Ojalá que el ejemplo de este hombre incida en nuestras próximas generaciones, entendiendo que el dinero, la fama y el dinero fácil, que creen es la felicidad, es solo un espejismo de algo que no debiera definirlos, su valor está en aquello que no tiene precio, que es su corazón limpio, su moral, sus buenas intenciones, sus sonrisas francas, esas cosas que de verdad valen la pena.

Se cierra un capítulo más de nuestro Celaya, hoy parte de nuestro compromiso social es contar esta historia completa, para evitar que se repita y seguir construyendo seres humanos íntegros, incidiendo en nuestro entorno más inmediato, nuestros queridos hijos.

Pasó más de un año, para que escucháramos la sentencia que un juez determinó para José Antonio Yépez Ortiz, alias “el marro”, el líder del grupo criminal que tanto daño le ha causado a los celayenses y los habitantes de los municipios de la región laja-bajío, la sentencia es por el delito de secuestro agravado en contra de una empresaria de Apaseo el Alto, a quien mantuvo privada de su libertad.

Serán 60 años en el penal del Altiplano, centro penitenciario en el que se encuentra recluido hasta ahora, razón por la que la audiencia se realizó de forma virtual y obviamente fue privada a fin de preservar la seguridad del juez dictaminador, son pocos años, son suficientes, no se puede determinar, lo cierto es que la pena máxima en Guanajuato para este delito son 90 años, pero la impuesta al menos garantiza que difícilmente saldrá vivo de la cárcel.

Pero aún no se le sentencia por los demás delitos que se le imputan, como delincuencia organizada, robo de hidrocarburo, narcomenudeo y homicidio en grado de tentativa en contra de servidores públicos, por el ataque a los policías que intervinieron en su detención, hoy la justicia ganó, pues aunque el resto de los delitos puedan o no fundamentarse, no le alcanzará la vida para pagar por todo lo que hizo.

Personalmente me siento mejor de saber que él ya está preso, pero el sentimiento que tenemos la mayoría es de incertidumbre, pues en esta delincuencia tan bien organizada, sabemos que hay muchos más, libres que siguen a sus órdenes y cometiendo los delitos que él ya no podrá cometer, sabemos bien que en México desde los penales se siguen operando los cárteles de drogas y también hemos conocido de inexplicables fugas de capos.

Nos regresan con 60 años de cárcel para un individuo despreciable, la seguridad, la sangre derramada, las vidas inocentes perdidas, la pèrdida de nuestra tranquilidad y nuestra vida de provincianos como la conocíamos, antes de este infierno que en buena parte fue construido por este cartel local, por supuesto que no, pero es lo que quienes vivimos regidos por un marco de derecho debemos de asumir como un logro, pues no vamos a convertirnos en lo mismo que rechazamos, ni aplicar la violencia contra estas personas, aunque den ganas.

Pero entonces vale la pena recordar cómo comenzó esta historia, pues ahora mismo podría estarse gestando un capo sustituto en los municipios del estado, en esas colonias y comunidades rezagadas, alejadas del desarrollo y donde miles de jóvenes y niños, lamentablemente aspiran a la riqueza, a la fama, al poder, pues casi nadie voltea a ver al narco cuando es sentenciado, eso ya no se muestra, sólo se aprende el mal ejemplo del falso éxito.

Fue en 2008 cuando “el marro” fue detenido por primera vez acusado de robo de transporte y narcomenudeo, pero no permaneció detenido, la mala integración del expediente y el pago de una fianza le permitieron continuar con su actividad delictiva, pero como a todo ser humano le gusta el reconocimiento, no aguantó continuar en el anonimato, sabiéndose tan poderoso y con tanto dinero, así que en el año 2017, rompiendo con todos los códigos de los narcos como los conocíamos, este hombre y su grupo criminal grabaron un video que se difundió como pólvora, donde sintió necesario mostrar su poderío en hombres y armas y retar al cartel contrario que ya intentaba apoderarse de Guanajuato.

Cuentan que entre las balas perdidas del rafagueo mientras grababan ese video, uno de los hombres que se encontraban en esa finca murió y se advirtió a los testigos que no se comentara sobre el hecho, se entiende que estas personas viven entre la muerte tan constantemente que en ocasiones pareciera que la menosprecian, pues el festejo continuó, al parecer el capo festejaba su cumpleaños.

A partir de ahí se convirtió en un cartel con una estrategia mediatica, pues cada vez que cometían un delito, aparecía una cartulina adjudicándose el crimen, lonas colgadas en puentes peatonales, firmas permanentes en los lugares donde dejaban explosivos y mucho más, al final videos transmitidos por todas las redes sociales, pasando por las amenazas a las autoridades estatales y federales y lo vimos hasta llegar al llanto en uno de ellos, seguramente nunca calculó que justo ese iba a ser su talón de Aquiles, pues su excesiva exposición permitió rastrear cada una de sus acciones, para cuatro años más tarde lograr su detención.

Mostrar su poderío económico también fue un grave error, sus casas y vehículos lujosos, su corrido y todo lo que les llena el ego a estas personas carentes de logros y reconocimiento y me atrevería a decir hasta con niveles de inseguridad tremendos, que llenan con el uso de extrema violencia y poder exacerbado.

Pues fue ahí cuando la unidad de inteligencia financiera le congeló 35 millones de pesos y al estar escondido y sin dinero, cometió otra torpeza más, ser él mismo quien llamara a los familiares de la empresaria secuestrada para cobrar el rescate, uno de los hilos que permitió su detención y el rescate de esta mujer empresaria, que no puedo imaginar el calvario que padeció durante esos días.

Un ejemplo más, de cómo el poder y la ambición acaba a cualquier persona, cómo sus fantasmas lo perseguían al no poder aceptar que debía rendirse, que todo había terminado, creo que la cárcel y esa absoluta soledad en cuatro paredes, no te debe dejar otra opción más que repasar una y otra vez tu vida, arrepentirte una y mil veces de todo lo malo que hiciste y esa debe ser la peor tortura para una mente repleta de escenas terribles.

Ojalá que el ejemplo de este hombre incida en nuestras próximas generaciones, entendiendo que el dinero, la fama y el dinero fácil, que creen es la felicidad, es solo un espejismo de algo que no debiera definirlos, su valor está en aquello que no tiene precio, que es su corazón limpio, su moral, sus buenas intenciones, sus sonrisas francas, esas cosas que de verdad valen la pena.

Se cierra un capítulo más de nuestro Celaya, hoy parte de nuestro compromiso social es contar esta historia completa, para evitar que se repita y seguir construyendo seres humanos íntegros, incidiendo en nuestro entorno más inmediato, nuestros queridos hijos.

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 15 de mayo de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 08 de mayo de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 24 de abril de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 17 de abril de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 10 de abril de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 03 de abril de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 27 de marzo de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 20 de marzo de 2022

Sol y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 13 de marzo de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 06 de marzo de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

Cargar Más