/ domingo 31 de julio de 2022

Sol Y Sombras

Esta semana circuló un video grabado en el municipio de Irapuato, en la colonia Emiliano Zapata, donde se observaba a peritos de la Fiscalía recabando indicios en una casa donde se había registrado un hecho de violencia, la zona se encontraba acordonada y los peritos, fáciles de identificar por los trajes blancos que utilizan en las diferentes escenas del crimen, se encontraban ahí.

De repente y justo cuando uno de ellos ingresaba a la casa, una fuerte explosión impidió observar detalles, pues todo se convirtió en una enorme nube de humo y un estruendo que sorprendió al único hombre que de manera casual estaba grabando justo esos momentos, en el video se escucha su sorpresa por la explosión y se pudo observar la movilización que de inmediato iniciaron los militares y policías en la zona, de hecho en una camioneta de la Fiscalía fue trasladada una de las peritos que resultó lesionada.

De acuerdo a la información oficial que han otorgado las autoridades, los dos ministeriales lesionados, se encuentran estables y recuperándose del daño sufrido en la zona.

Las autoridades estatales en el afán de no cometer el error del bombazo en Salamanca, (a las afueras de un restaurant bar y donde un repartidor entregó un regalo bomba que terminó con la vida de varias personas y lesionó a otras más), ha decidido no catalogar como terrorismo el acto que le narré al inicio.

Cabe recordar que, en un primer momento, el gobernador calificó de terrorismo la entrega del regalo bomba en Salamanca y después modificó la versión, ahora el turno le tocó a la secretaria de gobierno, quien, durante las vacaciones del gober se quedó al frente del gobierno estatal, ella descartó que se trate de un acto terrorista, se lo atribuyó a una pugna entre grupos u organizaciones criminales, pero lo cierto es que los únicos que se encontraban en ese momento en el lugar eran funcionarios.

¿El elemento de la Fiscalía que resultó lesionada y los ministeriales, no eran el objetivo entonces? Si así no fuera, no tiene sentido el discurso que precede a cada hecho violento en contra de la autoridad, pues sistemáticamente hemos escuchado que nos dicen, que estos ataques tan frontales, es porque se están tocando los intereses de los grupos criminales y reaccionan. Definitivamente puede ser cierto, hay todos los días muchos decomisos, detenciones, enfrentamientos y de más, pero cada vez vemos una mayor escalada en la violenta forma de comunicarse.

Más tarde, se difundió un video amenazador, al parecer firmado por un grupo delincuencial, donde se advierte que van por los ministeriales y entonces parece que esta premisa se consolida, tal es el daño que la autoridad les está causando que ahora irán por ellos.

Y mientras tanto, usted y yo, como ciudadanos, observando e incrementando cada día más nuestra capacidad de asombro, que pareciera ya no puede más, escuchando y viendo todos los días, hechos más terribles, historias más desgarradoras y claro, una autoridad por mucho rebasada en el intento de contener a un monstruo de mil cabezas, de esos de la mitología griega, que al cortar una de ellas, surge otra de inmediato.

Así veo yo al crimen organizado, imposible de contener lamentablemente, y por otro lado veo a las autoridades incapaces de reconocer que les han superado y siguen confiando en los discursos con lugares comunes que no convencen a nadie.

¿Y los reporteros?, este es un tema especialmente sensible para quienes nos dedicamos a la apasionante labor de informar, después del asesinato del ex camarógrafo de TV4 Enrique Sosa, a manos de un empresario ebrio en un restaurante de León, que por fortuna quedo video grabado y se puede apreciar claramente cómo pasa sobre su cuerpo en dos ocasiones y después huye del lugar, deja al descubierto el nivel de locura e impunidad de que gozan algunas personas.

¿Qué pudo haber causado el deseo de arrebatarle la vida a una persona? La respuesta en cualquier caso, es que no hay nada que justifique un motivo para esas acciones, pero desde el primer día que se dio a conocer esta información y que se difundió la fotografía del responsable, el gremio periodístico advirtió sobre el riesgo de que escaparía y la importancia de que las autoridades investigadoras, actuaran de inmediato, han pasado ya 12 días desde el homicidio y aún no existe ningún presunto responsable presentado por este crimen.

El caso es sui generis, ya que, en ningún homicidio doloso registrado en el estado, se conoce a ciencia cierta al agresor, en este caso sí, y ni siquiera por esa razón fue posible detenerlo de forma inmediata.

Después del lamentable hecho, escuchamos declaraciones de muchos funcionarios relacionados con la seguridad, condenando esta acción ya que Enrique al formar parte del equipo de TV4, fue compañero de trabajo de gobierno del estado y eso ameritaba que la acción debía ser más contundente, además de representar a un gremio muy sensible en la entidad, que ha sido afectado ya en varias ocasiones, con pérdidas humanas de compañeros reporteros, fotógrafos y más.

La reflexión es que ningún sector de la población está libre de riesgos, qué se supone que debemos de hacer los reporteros para blindarnos y poder seguir realizando nuestro trabajo sin temor a ser afectados, hoy cuando un ciudadano nos pide apoyarle para levantar la voz por una amenaza, extorsión o más, nuestra responsabilidad es darle voz a través de nuestros medios, pero no existen mecanismos para poder defendernos ante las amenazas del crimen, que incluso han invadido nuestra libertad de acción.

¿Quién responderá por nosotros? Alguien podrá garantizarnos que podemos seguir haciendo nuestro trabajo libre de riesgos, la respuesta definitiva es no, y entonces aquí es donde surge el hueco institucional, cuando la autoridad deja de cumplir con su principal función que es dotar de seguridad a sus gobernados, entonces permite que “otros” asuman ese poder, por eso hoy muchas personas pagan por protección y no precisamente a las autoridades.

Se fija hasta dónde hemos llegado, pagamos para poder trabajar, para poder abrir nuestro negocio, pareciera coloquial y hasta común, pero es una aberración vivir así, nadie lo merece.

El nivel es tal, que la jornada nacional para orar por la paz de México que impulsa la Iglesia Católica y que convoca a todo el que cree en Dios, obliga a buscar ayuda en lugares divinos, pues resulta que en el plano terrenal no se ve la salida, la Iglesia también es tocada a diario con el asesinato de sus líderes, lo cual ha impactado de tal forma que hoy levantan la voz, participemos, toquemos la puerta que sea necesaria, hasta aquella de pedir por los transgresores de la ley, para ver si pudiéramos apagar su maldad.

Esta semana circuló un video grabado en el municipio de Irapuato, en la colonia Emiliano Zapata, donde se observaba a peritos de la Fiscalía recabando indicios en una casa donde se había registrado un hecho de violencia, la zona se encontraba acordonada y los peritos, fáciles de identificar por los trajes blancos que utilizan en las diferentes escenas del crimen, se encontraban ahí.

De repente y justo cuando uno de ellos ingresaba a la casa, una fuerte explosión impidió observar detalles, pues todo se convirtió en una enorme nube de humo y un estruendo que sorprendió al único hombre que de manera casual estaba grabando justo esos momentos, en el video se escucha su sorpresa por la explosión y se pudo observar la movilización que de inmediato iniciaron los militares y policías en la zona, de hecho en una camioneta de la Fiscalía fue trasladada una de las peritos que resultó lesionada.

De acuerdo a la información oficial que han otorgado las autoridades, los dos ministeriales lesionados, se encuentran estables y recuperándose del daño sufrido en la zona.

Las autoridades estatales en el afán de no cometer el error del bombazo en Salamanca, (a las afueras de un restaurant bar y donde un repartidor entregó un regalo bomba que terminó con la vida de varias personas y lesionó a otras más), ha decidido no catalogar como terrorismo el acto que le narré al inicio.

Cabe recordar que, en un primer momento, el gobernador calificó de terrorismo la entrega del regalo bomba en Salamanca y después modificó la versión, ahora el turno le tocó a la secretaria de gobierno, quien, durante las vacaciones del gober se quedó al frente del gobierno estatal, ella descartó que se trate de un acto terrorista, se lo atribuyó a una pugna entre grupos u organizaciones criminales, pero lo cierto es que los únicos que se encontraban en ese momento en el lugar eran funcionarios.

¿El elemento de la Fiscalía que resultó lesionada y los ministeriales, no eran el objetivo entonces? Si así no fuera, no tiene sentido el discurso que precede a cada hecho violento en contra de la autoridad, pues sistemáticamente hemos escuchado que nos dicen, que estos ataques tan frontales, es porque se están tocando los intereses de los grupos criminales y reaccionan. Definitivamente puede ser cierto, hay todos los días muchos decomisos, detenciones, enfrentamientos y de más, pero cada vez vemos una mayor escalada en la violenta forma de comunicarse.

Más tarde, se difundió un video amenazador, al parecer firmado por un grupo delincuencial, donde se advierte que van por los ministeriales y entonces parece que esta premisa se consolida, tal es el daño que la autoridad les está causando que ahora irán por ellos.

Y mientras tanto, usted y yo, como ciudadanos, observando e incrementando cada día más nuestra capacidad de asombro, que pareciera ya no puede más, escuchando y viendo todos los días, hechos más terribles, historias más desgarradoras y claro, una autoridad por mucho rebasada en el intento de contener a un monstruo de mil cabezas, de esos de la mitología griega, que al cortar una de ellas, surge otra de inmediato.

Así veo yo al crimen organizado, imposible de contener lamentablemente, y por otro lado veo a las autoridades incapaces de reconocer que les han superado y siguen confiando en los discursos con lugares comunes que no convencen a nadie.

¿Y los reporteros?, este es un tema especialmente sensible para quienes nos dedicamos a la apasionante labor de informar, después del asesinato del ex camarógrafo de TV4 Enrique Sosa, a manos de un empresario ebrio en un restaurante de León, que por fortuna quedo video grabado y se puede apreciar claramente cómo pasa sobre su cuerpo en dos ocasiones y después huye del lugar, deja al descubierto el nivel de locura e impunidad de que gozan algunas personas.

¿Qué pudo haber causado el deseo de arrebatarle la vida a una persona? La respuesta en cualquier caso, es que no hay nada que justifique un motivo para esas acciones, pero desde el primer día que se dio a conocer esta información y que se difundió la fotografía del responsable, el gremio periodístico advirtió sobre el riesgo de que escaparía y la importancia de que las autoridades investigadoras, actuaran de inmediato, han pasado ya 12 días desde el homicidio y aún no existe ningún presunto responsable presentado por este crimen.

El caso es sui generis, ya que, en ningún homicidio doloso registrado en el estado, se conoce a ciencia cierta al agresor, en este caso sí, y ni siquiera por esa razón fue posible detenerlo de forma inmediata.

Después del lamentable hecho, escuchamos declaraciones de muchos funcionarios relacionados con la seguridad, condenando esta acción ya que Enrique al formar parte del equipo de TV4, fue compañero de trabajo de gobierno del estado y eso ameritaba que la acción debía ser más contundente, además de representar a un gremio muy sensible en la entidad, que ha sido afectado ya en varias ocasiones, con pérdidas humanas de compañeros reporteros, fotógrafos y más.

La reflexión es que ningún sector de la población está libre de riesgos, qué se supone que debemos de hacer los reporteros para blindarnos y poder seguir realizando nuestro trabajo sin temor a ser afectados, hoy cuando un ciudadano nos pide apoyarle para levantar la voz por una amenaza, extorsión o más, nuestra responsabilidad es darle voz a través de nuestros medios, pero no existen mecanismos para poder defendernos ante las amenazas del crimen, que incluso han invadido nuestra libertad de acción.

¿Quién responderá por nosotros? Alguien podrá garantizarnos que podemos seguir haciendo nuestro trabajo libre de riesgos, la respuesta definitiva es no, y entonces aquí es donde surge el hueco institucional, cuando la autoridad deja de cumplir con su principal función que es dotar de seguridad a sus gobernados, entonces permite que “otros” asuman ese poder, por eso hoy muchas personas pagan por protección y no precisamente a las autoridades.

Se fija hasta dónde hemos llegado, pagamos para poder trabajar, para poder abrir nuestro negocio, pareciera coloquial y hasta común, pero es una aberración vivir así, nadie lo merece.

El nivel es tal, que la jornada nacional para orar por la paz de México que impulsa la Iglesia Católica y que convoca a todo el que cree en Dios, obliga a buscar ayuda en lugares divinos, pues resulta que en el plano terrenal no se ve la salida, la Iglesia también es tocada a diario con el asesinato de sus líderes, lo cual ha impactado de tal forma que hoy levantan la voz, participemos, toquemos la puerta que sea necesaria, hasta aquella de pedir por los transgresores de la ley, para ver si pudiéramos apagar su maldad.

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 07 de agosto de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 31 de julio de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 24 de julio de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 17 de julio de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 10 de julio de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 03 de julio de 2022

Sol y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 03 de julio de 2022

Sol y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 26 de junio de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 19 de junio de 2022

Sol y Sombras

Lynnett Rubio

domingo 12 de junio de 2022

Sol Y Sombras

Lynnett Rubio

Cargar Más