/ lunes 28 de enero de 2019

Una mirada a tus ojos

Queratitis

En colaboraciones anteriores hemos dejado dicho que la córnea es una membrana finísima, transparente, que se ubica en la parte anterior del ojo cubriendo el iris y el cristalino.

Cuando esta membrana se inflama, estamos en presencia de la enfermedad conocida como “queratitis”

El origen de que la córnea se inflame, es básicamente la falta de lágrima.

El ojo funciona dentro de un ambiente húmedo que le proporciona la lágrima y cuando ésta falta surge el problema. Pero ¿Por qué puede faltar la lágrima? Veremos en seguida dos casos.

La pérdida y la producción de la lágrima son constantes. La lágrima se pierde: 1) al drenarse a un saco lacrimal cuyos conductos la llevan a la cavidad nasal 2) como cualquier líquido se evapora 3) cuando la persona llora. El volumen así perdido el mismo sistema lacrimal lo recupera mediante su constante producción. Cuando este balance de pérdida y recuperación falla, viene el problema.

El otro caso es cuando el párpado sufre alguna alteración y no ejerce correctamente sus funciones de distribuir la lágrima en toda la superficie del globo ocular. Las partes no humedecidas de la córnea quedan expuestas al riesgo de resecarse.

Particularicemos cada caso.

INSUFICIENCIA DE LÁGRIMA

La lágrima es producida por glándulas propias del sistema ocular.

Dicha producción puede verse alterada por varias circunstancias de las que veremos dos: 1) cuando la evaporación de la lágrima es en más cantidad y en forma más rápida lo que sucede cuando se habita o trabaja en lugares de clima caliente 2) cuando los ductos lacrimales dejan de funcionar correctamente.

La producción no tiene la celeridad del consumo por lo que la córnea queda desprotegida en las áreas que no son humectadas debidamente.

PÁRPADOS

En el caso de los párpados se pueden presentar varias situaciones. Veremos las más frecuentes: 1) párpado irregular 2) cierre defectuoso de los párpados mientras se duerme.

Debido a accidentes, cicatrices de operaciones o golpes muy fuertes, el parpado puede quedar dañado en su superficie interna lo que no permite que la distribución de la lágrima en el ojo sea perfecta ya que deja áreas sin humectar expuestas a la presencia de la queratitis.

El otro caso se presenta cuando la persona al dormir sus parpados no cierran totalmente, queda una rendija formada entre los bordes superior e inferior dejando la córnea expuesta a la resequedad. Mientras se encuentra una solución definitiva, se sugiere que la persona utilice parches caseros o antifaces al dormir.

Una recomendación: consulte a su oftalmólogo cuando menos una vez al año. No se automedique: cada paciente tiene requerimientos particulares.

Cirujano Oftalmólogo

Dios mediante hasta el próximo lunes…..mi correo: rich_ir @ hot mail.com

Queratitis

En colaboraciones anteriores hemos dejado dicho que la córnea es una membrana finísima, transparente, que se ubica en la parte anterior del ojo cubriendo el iris y el cristalino.

Cuando esta membrana se inflama, estamos en presencia de la enfermedad conocida como “queratitis”

El origen de que la córnea se inflame, es básicamente la falta de lágrima.

El ojo funciona dentro de un ambiente húmedo que le proporciona la lágrima y cuando ésta falta surge el problema. Pero ¿Por qué puede faltar la lágrima? Veremos en seguida dos casos.

La pérdida y la producción de la lágrima son constantes. La lágrima se pierde: 1) al drenarse a un saco lacrimal cuyos conductos la llevan a la cavidad nasal 2) como cualquier líquido se evapora 3) cuando la persona llora. El volumen así perdido el mismo sistema lacrimal lo recupera mediante su constante producción. Cuando este balance de pérdida y recuperación falla, viene el problema.

El otro caso es cuando el párpado sufre alguna alteración y no ejerce correctamente sus funciones de distribuir la lágrima en toda la superficie del globo ocular. Las partes no humedecidas de la córnea quedan expuestas al riesgo de resecarse.

Particularicemos cada caso.

INSUFICIENCIA DE LÁGRIMA

La lágrima es producida por glándulas propias del sistema ocular.

Dicha producción puede verse alterada por varias circunstancias de las que veremos dos: 1) cuando la evaporación de la lágrima es en más cantidad y en forma más rápida lo que sucede cuando se habita o trabaja en lugares de clima caliente 2) cuando los ductos lacrimales dejan de funcionar correctamente.

La producción no tiene la celeridad del consumo por lo que la córnea queda desprotegida en las áreas que no son humectadas debidamente.

PÁRPADOS

En el caso de los párpados se pueden presentar varias situaciones. Veremos las más frecuentes: 1) párpado irregular 2) cierre defectuoso de los párpados mientras se duerme.

Debido a accidentes, cicatrices de operaciones o golpes muy fuertes, el parpado puede quedar dañado en su superficie interna lo que no permite que la distribución de la lágrima en el ojo sea perfecta ya que deja áreas sin humectar expuestas a la presencia de la queratitis.

El otro caso se presenta cuando la persona al dormir sus parpados no cierran totalmente, queda una rendija formada entre los bordes superior e inferior dejando la córnea expuesta a la resequedad. Mientras se encuentra una solución definitiva, se sugiere que la persona utilice parches caseros o antifaces al dormir.

Una recomendación: consulte a su oftalmólogo cuando menos una vez al año. No se automedique: cada paciente tiene requerimientos particulares.

Cirujano Oftalmólogo

Dios mediante hasta el próximo lunes…..mi correo: rich_ir @ hot mail.com

miércoles 17 de abril de 2019

Una Mirada a tus Ojos

lunes 08 de abril de 2019

Una Mirada a tus Ojos

lunes 01 de abril de 2019

Una Mirada a tus Ojos

lunes 25 de marzo de 2019

Una Mirada a tus Ojos

martes 19 de marzo de 2019

Una Mirada a tus Ojos

lunes 11 de marzo de 2019

Una Mirada a tus Ojos

lunes 25 de febrero de 2019

Una Mirada a tus Ojos

lunes 18 de febrero de 2019

Una mirada a tus ojos

lunes 11 de febrero de 2019

Una Mirada a tus Ojos

jueves 07 de febrero de 2019

Una mirada a tus ojos

Cargar Más