/ lunes 11 de febrero de 2019

Una Mirada a tus Ojos

El martes de cada semana, en esta colaboración para el Sol del Bajío, recomiendo hacer una visita a su oftalmólogo cuando menos una vez al año. ¿Cuándo fue la última fecha en que usted visito a su médico?

De no ser paciente sujeto a un tratamiento oftálmico que requiere de visitas periódicas a su médico, tal vez usted no se acuerde y más de alguno ni siquiera ha tenido su primera vez.

Esto es fácil de comprender porque mientras la persona “siente” que ve bien, considera innecesario visitar al oftalmólogo.

Sin embargo, durante todo el año, en esta colaboración, hemos dejado claro que las enfermedades de la vista no respetan edad y que en algunos casos, desde el vientre materno, la persona puede traer anormalidades en su visión las que a través del tiempo se manifiestan cuando ya su atención es complicada.

Hagámonos unas preguntas:

¿Mi visión es correcta en relación con lo que debo ver? Un cosa es lo que usted VE y otra lo que DEBE VER. Es fácil diagnosticarlo, no pierda tiempo que puede ser precioso.

¿Tengo riesgos de padecer alguna enfermedad a pesar de que considero que estoy sano de mi visión? La respuesta es SI. Existen algunas enfermedades que llamamos silenciosas porque su avance es progresivo, la mayor de las veces sin molestias, que no avisan de su riesgo hasta que se hacen presentes con la enfermedad desarrollada y en cuyo tratamiento para su cura o control se ha perdido tiempo precioso.

¿He tenido molestias las que considera pasajeras y a las cuales no les da importancia? Si contesta que SI, recuerde que las molestias son síntomas.

Los problemas de la vista tienes muy diversas causas que van desde ser hereditarios hasta la avanzada edad de la persona, pasando por los que generan el padecimiento de otras enfermedades, la ingesta de medicamentos, ambientes no favorables en cuanto a temperaturas y contaminación, estado general de salud de la persona y otras más tal vez desconocidas por la persona misma.

Prever es mucho más importante que curar. Si en sus exámenes regulares se detectan indicios o riesgos de enfermedad, seguramente el tratamiento oportuno tendrá mejores expectativas.

Deducimos, pues, que el objetivo del primer examen no es sólo ver el requerimiento del uso de lentes para mejorar su visión, en ocasiones ni eso será necesario, sino la prevención sobre riesgos futuros en su visión lo que nos hará ganarle tiempo a la enfermedad.

Los exámenes periódicos son un gran auxiliar para conservar su salud visual. Realícelos, no espere que una emergencia lo obligue.

Una recomendación: consulte a su oftalmólogo cuando menos una vez al año. No se automedique: cada paciente tiene requerimientos particulares.

Dios mediante hasta el próximo lunes…..mi correo: rich_ir @ hot mail.com

El martes de cada semana, en esta colaboración para el Sol del Bajío, recomiendo hacer una visita a su oftalmólogo cuando menos una vez al año. ¿Cuándo fue la última fecha en que usted visito a su médico?

De no ser paciente sujeto a un tratamiento oftálmico que requiere de visitas periódicas a su médico, tal vez usted no se acuerde y más de alguno ni siquiera ha tenido su primera vez.

Esto es fácil de comprender porque mientras la persona “siente” que ve bien, considera innecesario visitar al oftalmólogo.

Sin embargo, durante todo el año, en esta colaboración, hemos dejado claro que las enfermedades de la vista no respetan edad y que en algunos casos, desde el vientre materno, la persona puede traer anormalidades en su visión las que a través del tiempo se manifiestan cuando ya su atención es complicada.

Hagámonos unas preguntas:

¿Mi visión es correcta en relación con lo que debo ver? Un cosa es lo que usted VE y otra lo que DEBE VER. Es fácil diagnosticarlo, no pierda tiempo que puede ser precioso.

¿Tengo riesgos de padecer alguna enfermedad a pesar de que considero que estoy sano de mi visión? La respuesta es SI. Existen algunas enfermedades que llamamos silenciosas porque su avance es progresivo, la mayor de las veces sin molestias, que no avisan de su riesgo hasta que se hacen presentes con la enfermedad desarrollada y en cuyo tratamiento para su cura o control se ha perdido tiempo precioso.

¿He tenido molestias las que considera pasajeras y a las cuales no les da importancia? Si contesta que SI, recuerde que las molestias son síntomas.

Los problemas de la vista tienes muy diversas causas que van desde ser hereditarios hasta la avanzada edad de la persona, pasando por los que generan el padecimiento de otras enfermedades, la ingesta de medicamentos, ambientes no favorables en cuanto a temperaturas y contaminación, estado general de salud de la persona y otras más tal vez desconocidas por la persona misma.

Prever es mucho más importante que curar. Si en sus exámenes regulares se detectan indicios o riesgos de enfermedad, seguramente el tratamiento oportuno tendrá mejores expectativas.

Deducimos, pues, que el objetivo del primer examen no es sólo ver el requerimiento del uso de lentes para mejorar su visión, en ocasiones ni eso será necesario, sino la prevención sobre riesgos futuros en su visión lo que nos hará ganarle tiempo a la enfermedad.

Los exámenes periódicos son un gran auxiliar para conservar su salud visual. Realícelos, no espere que una emergencia lo obligue.

Una recomendación: consulte a su oftalmólogo cuando menos una vez al año. No se automedique: cada paciente tiene requerimientos particulares.

Dios mediante hasta el próximo lunes…..mi correo: rich_ir @ hot mail.com

martes 19 de marzo de 2019

Una Mirada a tus Ojos

lunes 11 de marzo de 2019

Una Mirada a tus Ojos

lunes 25 de febrero de 2019

Una Mirada a tus Ojos

lunes 18 de febrero de 2019

Una mirada a tus ojos

lunes 11 de febrero de 2019

Una Mirada a tus Ojos

jueves 07 de febrero de 2019

Una mirada a tus ojos

lunes 28 de enero de 2019

Una mirada a tus ojos

lunes 21 de enero de 2019

Una mirada a tus ojos

lunes 07 de enero de 2019

Una mirada a tus ojos

lunes 24 de diciembre de 2018

Una mirada a tus ojos