/ martes 19 de marzo de 2019

Una Mirada a tus Ojos

Riesgos de los fetos de padres alcohólicos

El alcoholismo en los padres es factor muy importante en la salud del bebé desde su etapa prenatal en el vientre de su madre.

Sin duda que es ella quien mayor responsabilidad tiene en las consecuencias de su alcoholismo, al mantener el feto durante nueve meses en un ambiente de etanol.

Los efectos perniciosos en el bebé son de carácter general por lo que iniciaremos a ver el entorno íntegro del desarrollo del niño hasta llegar finalmente al aspecto oftalmológico.

En un gran porcentaje de casos, los fetos cuando nacen traen alguna deformación derivada del alcoholismo de sus padres constituyendo una variedad fenotípica (tipo físico de la persona) en la que existen diferencias provocadas por algunos factores como: dosis de alcohol acostumbrado por la madre, tiempo de permanencia dentro del ambiente de etanol, la edad de gestación y otros más. Aún no se determina por los estudiosos del tema si los factores apuntados son siempre iguales y en todos los casos.

En términos médicos se conoce esta alteración como Síndrome Alcohólico Fetal, sus siglas SAF, cuyos impactos se clasifican cuando menos en cuatro: 1) Disfunciones del sistema nervioso central 2) Deficiencias en el crecimiento 3) Anormalidades faciales 4) Malformaciones de diversa intensidad.

Disfunciones del sistema nervioso central

Su principal consecuencia es el retardo mental del niño, que puede darse desde sencillo a grave.

Esta situación aún está en estudio para determinar si el retardo es resultado sólo dentro de la etapa de gestación expuesta al etanol o también puede darse en la vida posnatal del bebé.

Los recién nacidos de padres alcohólicos tienen manifestaciones claras: mayor irritabilidad, temblor incipiente en manos y pies, succión mamaria disminuida.

Deficiencias en el crecimiento

Los niños nacen regularmente bajos de peso y talla y en algunos casos la circunferencia del cráneo es anormal.

El crecimiento de su cuerpo es menor que los niños normales.

Similitudes faciales

La cabeza del bebé es más pequeña de lo normal, los párpados muestran fisuras cortas, la piel cerca de los lagrimales tiende a restirarse, el labio superior es delgado, en ocasiones el surco naso labial no es notorio lo que crea una apariencia de que distancia entre nariz y boca es mayor, se llega a presentar casos de estrabismo (niños bizcos), puente de la nariz deprimido y en los oídos la forma de la concha presenta alteraciones.

Malformaciones menores y mayores

En el sistema nervioso central: retraso mental de intensidad variable; oídos: la concha de la oreja poco desarrollada; boca: salientes palatinas prominentes, labio y paladar hendido, dentición deficiente; corazón: anormalidades de grandes vasos; músculo esquelético: movilidad articular limitada.

El próximo martes terminaremos este tema viendo lo concerniente a las consecuencias en matera de oftalmología.

Una recomendación: consulte a su oftalmólogo cuando menos una vez al año. No se automedique: cada paciente tiene requerimientos particulares.

Riesgos de los fetos de padres alcohólicos

El alcoholismo en los padres es factor muy importante en la salud del bebé desde su etapa prenatal en el vientre de su madre.

Sin duda que es ella quien mayor responsabilidad tiene en las consecuencias de su alcoholismo, al mantener el feto durante nueve meses en un ambiente de etanol.

Los efectos perniciosos en el bebé son de carácter general por lo que iniciaremos a ver el entorno íntegro del desarrollo del niño hasta llegar finalmente al aspecto oftalmológico.

En un gran porcentaje de casos, los fetos cuando nacen traen alguna deformación derivada del alcoholismo de sus padres constituyendo una variedad fenotípica (tipo físico de la persona) en la que existen diferencias provocadas por algunos factores como: dosis de alcohol acostumbrado por la madre, tiempo de permanencia dentro del ambiente de etanol, la edad de gestación y otros más. Aún no se determina por los estudiosos del tema si los factores apuntados son siempre iguales y en todos los casos.

En términos médicos se conoce esta alteración como Síndrome Alcohólico Fetal, sus siglas SAF, cuyos impactos se clasifican cuando menos en cuatro: 1) Disfunciones del sistema nervioso central 2) Deficiencias en el crecimiento 3) Anormalidades faciales 4) Malformaciones de diversa intensidad.

Disfunciones del sistema nervioso central

Su principal consecuencia es el retardo mental del niño, que puede darse desde sencillo a grave.

Esta situación aún está en estudio para determinar si el retardo es resultado sólo dentro de la etapa de gestación expuesta al etanol o también puede darse en la vida posnatal del bebé.

Los recién nacidos de padres alcohólicos tienen manifestaciones claras: mayor irritabilidad, temblor incipiente en manos y pies, succión mamaria disminuida.

Deficiencias en el crecimiento

Los niños nacen regularmente bajos de peso y talla y en algunos casos la circunferencia del cráneo es anormal.

El crecimiento de su cuerpo es menor que los niños normales.

Similitudes faciales

La cabeza del bebé es más pequeña de lo normal, los párpados muestran fisuras cortas, la piel cerca de los lagrimales tiende a restirarse, el labio superior es delgado, en ocasiones el surco naso labial no es notorio lo que crea una apariencia de que distancia entre nariz y boca es mayor, se llega a presentar casos de estrabismo (niños bizcos), puente de la nariz deprimido y en los oídos la forma de la concha presenta alteraciones.

Malformaciones menores y mayores

En el sistema nervioso central: retraso mental de intensidad variable; oídos: la concha de la oreja poco desarrollada; boca: salientes palatinas prominentes, labio y paladar hendido, dentición deficiente; corazón: anormalidades de grandes vasos; músculo esquelético: movilidad articular limitada.

El próximo martes terminaremos este tema viendo lo concerniente a las consecuencias en matera de oftalmología.

Una recomendación: consulte a su oftalmólogo cuando menos una vez al año. No se automedique: cada paciente tiene requerimientos particulares.

viernes 28 de junio de 2019

Una Mirada a tus Ojos

jueves 20 de junio de 2019

Una Mirada a tus Ojos

viernes 14 de junio de 2019

Una Mirada a tus Ojos

jueves 06 de junio de 2019

Una Mirada a tus Ojos

jueves 30 de mayo de 2019

Una Mirada a tus Ojos

viernes 17 de mayo de 2019

Una Mirada a tus Ojos

lunes 06 de mayo de 2019

Una Mirada a tus Ojos

lunes 29 de abril de 2019

Una Mirada a tus Ojos

lunes 22 de abril de 2019

Una Mirada a tus Ojos

miércoles 17 de abril de 2019

Una Mirada a tus Ojos

Cargar Más