/ martes 5 de enero de 2021

Una Mirada a tus Ojos

Cuando la Córnea es Herida

En artículos anteriores hemos dejado sentado que la córnea es una estructura finísima que cubre la parte expuesta del ojo, lo suficientemente transparente para que en sus funciones de protección al iris, la parte que da color al ojo, no altere su real tonalidad y lo presente sin cambio alguno.

Vimos también que la córnea es muy susceptible de sufrir pequeños accidentes, por ejemplo, el que una basura entre al ojo sin que por ello sea grave, a menos que el objeto extraño sea de material duro como la madera o el metal, cuya extracción debe ser de inmediato.

Veamos ahora cuando el caso no es sólo la introducción al ojo de objetos extraños sino que tanto el daño causado por la velocidad y la estructura de dicho objeto al penetrar al ojo como por algún otro factor que lo agrave, produzca una herida en la córnea.

En estos casos es indispensable ponerse en manos de un médico oftalmólogo, nunca pretender dar alivio en forma personal.

Hay muchos factores que suelen causar heridas en la córnea dentro de las actividades cotidianas como las producidas por el mango puntiagudo de algunos cepillos o peines, las uñas sin que importe el tamaño de las mismas, el mal uso de cuchillos realizado por distracción o manejo indebido, las plumas y los lápices de los niños cuando con ellos juegan en actividades violentas y muchos más de la misma índole fáciles de identificar por usted.

Sin que exista sustento para afirmarlo, sólo las estadísticas, se maneja que la mayoría de las heridas a la córnea se registran en la parte inferior de la misma y su afectación dependerá de la forma en que fue causada la herida, la posición de la cabeza y la dirección del objeto que la causa.

En función de lo anterior vemos heridas con cortes horizontales o verticales, lineales o curvos, pinchazos o cortes claros que algunas veces vienen desde el párpado. Su gravedad seguramente será distinta en cada caso.

La curación dependerá del tipo de herida: si éste es bien clara y definida será más fácil atenderla dentro de los estándares normales de atención al paciente, pero si es irregular o dentada, seguramente habrá derrame de humor vítreo lo que hace que la curación sea más delicada y obviamente, el tiempo requerido será mayor.

Las heridas por corte deben ser atendidas de inmediato.

El primer paso será el examen cuidadoso del ojo herido. La presión ejercida en la exploración será la mínima requerida previendo los posibles riesgos.

Hecha la exploración y determinado el diagnóstico, el oftalmólogo limpiará el ojo y la herida irrigando suficientemente con una solución salina.

Se suprimirán los tejidos sobresalientes, se reemplazarán los tejidos encarcelados y finalmente vendrá el cierre de la herida.

El tratamiento que se planee para el tiempo de curación definitiva debe ser cuidadosamente observado a fin de evitar riesgos por infecciones.

Una recomendación: consulte a su oftalmólogo cuando menos una vez al año. No se automedique: cada paciente tiene requerimientos particulares.

Dios mediante hasta la próxima...mi correo: rich_ir @ hot mail.com

Cuando la Córnea es Herida

En artículos anteriores hemos dejado sentado que la córnea es una estructura finísima que cubre la parte expuesta del ojo, lo suficientemente transparente para que en sus funciones de protección al iris, la parte que da color al ojo, no altere su real tonalidad y lo presente sin cambio alguno.

Vimos también que la córnea es muy susceptible de sufrir pequeños accidentes, por ejemplo, el que una basura entre al ojo sin que por ello sea grave, a menos que el objeto extraño sea de material duro como la madera o el metal, cuya extracción debe ser de inmediato.

Veamos ahora cuando el caso no es sólo la introducción al ojo de objetos extraños sino que tanto el daño causado por la velocidad y la estructura de dicho objeto al penetrar al ojo como por algún otro factor que lo agrave, produzca una herida en la córnea.

En estos casos es indispensable ponerse en manos de un médico oftalmólogo, nunca pretender dar alivio en forma personal.

Hay muchos factores que suelen causar heridas en la córnea dentro de las actividades cotidianas como las producidas por el mango puntiagudo de algunos cepillos o peines, las uñas sin que importe el tamaño de las mismas, el mal uso de cuchillos realizado por distracción o manejo indebido, las plumas y los lápices de los niños cuando con ellos juegan en actividades violentas y muchos más de la misma índole fáciles de identificar por usted.

Sin que exista sustento para afirmarlo, sólo las estadísticas, se maneja que la mayoría de las heridas a la córnea se registran en la parte inferior de la misma y su afectación dependerá de la forma en que fue causada la herida, la posición de la cabeza y la dirección del objeto que la causa.

En función de lo anterior vemos heridas con cortes horizontales o verticales, lineales o curvos, pinchazos o cortes claros que algunas veces vienen desde el párpado. Su gravedad seguramente será distinta en cada caso.

La curación dependerá del tipo de herida: si éste es bien clara y definida será más fácil atenderla dentro de los estándares normales de atención al paciente, pero si es irregular o dentada, seguramente habrá derrame de humor vítreo lo que hace que la curación sea más delicada y obviamente, el tiempo requerido será mayor.

Las heridas por corte deben ser atendidas de inmediato.

El primer paso será el examen cuidadoso del ojo herido. La presión ejercida en la exploración será la mínima requerida previendo los posibles riesgos.

Hecha la exploración y determinado el diagnóstico, el oftalmólogo limpiará el ojo y la herida irrigando suficientemente con una solución salina.

Se suprimirán los tejidos sobresalientes, se reemplazarán los tejidos encarcelados y finalmente vendrá el cierre de la herida.

El tratamiento que se planee para el tiempo de curación definitiva debe ser cuidadosamente observado a fin de evitar riesgos por infecciones.

Una recomendación: consulte a su oftalmólogo cuando menos una vez al año. No se automedique: cada paciente tiene requerimientos particulares.

Dios mediante hasta la próxima...mi correo: rich_ir @ hot mail.com