/ miércoles 23 de marzo de 2022

Y Ahora qué

Camino pensando en lo que Víctor Frankl dijo alguna vez: Cuando la persona tiene un por qué vivir, soporta todos los obstáculos que encuentre en el camino, y así fue mi querida amiga Lidy, quien partió sin saber cuándo y menos cómo, partida que obedece a una ráfaga de fuego inesperada, lo que me pone a pensar el sentido del sinsentido de vivir en esta ¨nueva transformación¨ o modernidad, donde la violencia e inseguridad no cesa, donde el dividir se da sin multiplicar o sumar y así, nadie puede darle vuelo a la hilacha y menos vivir en paz.

No necesitamos ir a Ucrania para ver la desensibilización de sentimientos en los que llamamos humanos, todos tenemos una misión en esta vida, la única que no puedo aceptar es la misión de destruir, en mi ya no corta vida creo que la sabiduría de los años da cierta autoridad para compartir las vivencias, se llega una edad en donde uno no debe seguir quejándose de todo lo que me sucedió, todas las familias son y han sido disfuncionales, por eso, no se vale decir que lo que afecta al prójimo no me afecta a mí, esta guerra ucraniana y esta guerra interna que nosotros vivimos, no son guerras de la gente, aunque sea ella quien paga los platos rotos, lo que no nos queda claro es ¡si el cielo es el límite¡ ¡por qué seguimos peleando¡, ¿por poder? ¿por exceso de acumular bienes? ¿Por miedo? Lo único que sé, es que con miedo y sin miedo debemos enfrentar las situaciones, porque el fracaso se da cuando no amas el resultado, el mexicano divertido, ese que creé en el Foot Ball, ese que sale a divertirse vistiendo de gala o en jeans, ese que va al concierto y al museo, ese que lleva a la suegra a divertirse, aunque no la pueda ver, ése, se está acabando por el miedo y desesperanza de la incertidumbre en que vivimos, el mexicano se ha vuelto defensivo –agresivo, inadecuado a los cambios, ya no existe el mexicano que tenía un poco de político, músico, poeta y loco, ahora está viviendo entregando el poder de su vida a otros, Ucrania nos da muestras de dignidad, porque la dignidad nadie nos la quita, la dignidad se entrega, como entregamos el poder y el honor, nadie pierde el poder de su persona si no decide darlo, la felicidad es una interpretación del sentido que le damos a la vida, en una sociedad donde se ha perdido el sentido de la vida, se ha perdido el rumbo, cambiamos sentido por sensaciones, hemos perdido el sentido espiritual, por eso buscamos lo fácil porque aunque los valores nos hacen crecer como personas y nos guían en momentos de incertidumbre haciendo que experimentemos la felicidad, nos resulta más fácil vivir sin valores porque nos representan un esfuerzo para caminar en un sendero correcto.

Vivimos, especialmente algunas personas y autoridades, resentidos en el pasado, olvidando que solo podemos actuar en el hoy y en el ahora, pero vivimos de a mentiras, por eso, ahora, el mexicano ríe con dolor, creé las mentiras como verdades, acepta el ni modo como algo común y real, ese ni modo que ha caminado a través de nuestra historia volviéndose imprecación, ya no aceptamos a cualquiera en casa, por temor a quien será, acabando con lo que nuestras madres decían cuando llegábamos con invitados no esperados: para todos hay, donde comen diez comen doce.

Dejemos los bucles mentales de las situaciones que nos aquejan para salir a buscar un nuevo rumbo en este país y en el mundo, podremos resolverlos al no ser permisivos, al no dejar el poder que tenemos en manos de otros, basemos nuestras relaciones como mexicanos buscando lo que nos une y no lo que divide, sumemos y multipliquemos para dividir y dar, mientras usted reflexiona sobre esto le invito a compartirme sus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx

Camino pensando en lo que Víctor Frankl dijo alguna vez: Cuando la persona tiene un por qué vivir, soporta todos los obstáculos que encuentre en el camino, y así fue mi querida amiga Lidy, quien partió sin saber cuándo y menos cómo, partida que obedece a una ráfaga de fuego inesperada, lo que me pone a pensar el sentido del sinsentido de vivir en esta ¨nueva transformación¨ o modernidad, donde la violencia e inseguridad no cesa, donde el dividir se da sin multiplicar o sumar y así, nadie puede darle vuelo a la hilacha y menos vivir en paz.

No necesitamos ir a Ucrania para ver la desensibilización de sentimientos en los que llamamos humanos, todos tenemos una misión en esta vida, la única que no puedo aceptar es la misión de destruir, en mi ya no corta vida creo que la sabiduría de los años da cierta autoridad para compartir las vivencias, se llega una edad en donde uno no debe seguir quejándose de todo lo que me sucedió, todas las familias son y han sido disfuncionales, por eso, no se vale decir que lo que afecta al prójimo no me afecta a mí, esta guerra ucraniana y esta guerra interna que nosotros vivimos, no son guerras de la gente, aunque sea ella quien paga los platos rotos, lo que no nos queda claro es ¡si el cielo es el límite¡ ¡por qué seguimos peleando¡, ¿por poder? ¿por exceso de acumular bienes? ¿Por miedo? Lo único que sé, es que con miedo y sin miedo debemos enfrentar las situaciones, porque el fracaso se da cuando no amas el resultado, el mexicano divertido, ese que creé en el Foot Ball, ese que sale a divertirse vistiendo de gala o en jeans, ese que va al concierto y al museo, ese que lleva a la suegra a divertirse, aunque no la pueda ver, ése, se está acabando por el miedo y desesperanza de la incertidumbre en que vivimos, el mexicano se ha vuelto defensivo –agresivo, inadecuado a los cambios, ya no existe el mexicano que tenía un poco de político, músico, poeta y loco, ahora está viviendo entregando el poder de su vida a otros, Ucrania nos da muestras de dignidad, porque la dignidad nadie nos la quita, la dignidad se entrega, como entregamos el poder y el honor, nadie pierde el poder de su persona si no decide darlo, la felicidad es una interpretación del sentido que le damos a la vida, en una sociedad donde se ha perdido el sentido de la vida, se ha perdido el rumbo, cambiamos sentido por sensaciones, hemos perdido el sentido espiritual, por eso buscamos lo fácil porque aunque los valores nos hacen crecer como personas y nos guían en momentos de incertidumbre haciendo que experimentemos la felicidad, nos resulta más fácil vivir sin valores porque nos representan un esfuerzo para caminar en un sendero correcto.

Vivimos, especialmente algunas personas y autoridades, resentidos en el pasado, olvidando que solo podemos actuar en el hoy y en el ahora, pero vivimos de a mentiras, por eso, ahora, el mexicano ríe con dolor, creé las mentiras como verdades, acepta el ni modo como algo común y real, ese ni modo que ha caminado a través de nuestra historia volviéndose imprecación, ya no aceptamos a cualquiera en casa, por temor a quien será, acabando con lo que nuestras madres decían cuando llegábamos con invitados no esperados: para todos hay, donde comen diez comen doce.

Dejemos los bucles mentales de las situaciones que nos aquejan para salir a buscar un nuevo rumbo en este país y en el mundo, podremos resolverlos al no ser permisivos, al no dejar el poder que tenemos en manos de otros, basemos nuestras relaciones como mexicanos buscando lo que nos une y no lo que divide, sumemos y multipliquemos para dividir y dar, mientras usted reflexiona sobre esto le invito a compartirme sus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 22 de junio de 2022

Padre, Papito, Papá

Tere Derbez

miércoles 15 de junio de 2022

Busca y Encuentra

Tere Derbez

miércoles 08 de junio de 2022

Vivir Para Evaluar

Tere Derbez

domingo 05 de junio de 2022

Vivir Para Evaluar

Tere Derbez

miércoles 25 de mayo de 2022

Vivir Para Creer

Tere Derbez

jueves 12 de mayo de 2022

A mi si me Gusta

Tere Derbez

miércoles 20 de abril de 2022

Salud Espiritual

Tere Derbez

domingo 10 de abril de 2022

Me Duele El Mundo

Tere Derbez

miércoles 06 de abril de 2022

Por Que

Tere Derbez

miércoles 23 de marzo de 2022

Y Ahora qué

Tere Derbez

Cargar Más