/ miércoles 9 de marzo de 2022

Y que la Madre que te

Parió debe estar también en shock por lo que sucede en este planeta llamado Tierra; por eso, en este Día de la Mujer donde celebramos y nos celebran, a pesar, o más bien por la situación que vivimos en el día con día, es triste y escalofriante ver cómo el mundo se destruye por ambición y odio y cómo, nuestro país, vuelve a caer en aceptar lo anormal como normal. Por eso, quienes en alguna ocasión tuvimos la oportunidad de estar en sitios devastados hoy por una guerra absurda e infame o en un pueblo casi mágico como San José de Gracia, no comprendemos cómo las fuerzas del mal pueden superar al bien que existe en las personas que conforman los lugares que en este momento sufren, gente buena que jamás imaginó vivir con miedo y desesperación, hemos visto que cuando hay mujeres en el mando, como sucedió en Alemania hasta hace poco tiempo, el país funciona con autoridad y orden, tal vez sea porque la mujer en general, aunque hay excepciones, piensa y manda con inteligencia del corazón, sabiendo que si queremos un mundo de paz y justicia debemos poner la inteligencia al servicio del amor.

Como mujeres, hemos aceptado la responsabilidad de la familia, es en la mujer que recae el amor y el enseñar a amar con el ejemplo, es ella quien aprende el don de la resiliencia basada en la tolerancia y paciencia, es ella quien nos enseña a ver con claridad y a conocer la diferencia entre honor y arrogancia, es ella quien con su ejemplo nos enseña el concepto de lealtad y solidaridad, de resignación como están pasando mujeres de Ucrania al aceptar que sus maridos mueran, ante una casi imposible victoria, en una guerra absurda por honor y amor a la patria; tal vez si los líderes fuesen madres evitarían que sus hijos caminen sobre polvosos caminos o sus hijos terminen en fosas desconocidas, polvos que ante la desaparición de ellos se encuentran con madres mujeres que hacen brillar esos polvos como luciérnagas de llanto para que el mundo no los desconozca y mucho menos olvide, madres, hermanas, hijas que con ojos brillosos como pozos de ternura donde quien se asoma se encuentra el grito de ¡te quiero¡, ojos donde las palabras de excusa o justificación rebotan y se enlaman en departamentos de injusticia que ignoran el llanto y gritos de los desaparecidos.

Mujer te llaman olvidando otros adjetivos: guerrera, madre, hermana, amiga, hija, mujer al fin frágil, luchona, temida, olvidada, amada y abandonada, abogada, doctora, pintora, escritora, exitosa y desmantelada mucho tiempo atrás por las lluvias de miles de días, donde el último latido puede ser el sonido intermitente de un teléfono. Mujer que duerme de día y descansa de noche como Dios manda, mujer que no duerme ni de día ni de noche cuidando a quien ama, mujer de mil oficios ejercitando todos los oficios del hombre, si es que aún queda alguno exclusivo del género, Mujer con tantas vidas vividas como mariposas en el aire existen, figura de piedra, figura de arena que se desmorona ante el sufrimiento del hijo o la enfermedad de su hombre o la violencia casera, mujer que defiende a su hombre como si fuera el único hombre sobre la faz de la tierra, arquitecta de su propio destino que en ocasiones le alcanza sin saber cómo salir de él. A ella no la anuncian las mariposas amarillas de Macondo sobre su cabeza, a ella la anuncian sus hechos, mas no sus derechos, que en ocasiones desconoce y en otras le da miedo reclamarlos, llegó desnuda como Eva y vestida de gala se irá y alrededor de ella el duelo seguirá de aquellos que en vida la amaron y de aquellos que ahora la extrañarán aunque en ocasiones, ella sola haya estado, tal vez porque aún carga el pecado original causado por la manzana mordida por un ingenuo o tal vez, enamorado Adán, por eso, ella es santidad y pecado, es enojo y alegría, es amor y virtud, es educadora de niños y hacedora de sueños, es bruja y hada madrina, así que hagamos de cuenta que si sabemos algo es por la presencia de ella y si ignoramos algo, por ella es, así que esta semana la celebraremos y continuaremos pensando que si ella se va, su esencia se pierde para siempre en lo alto del aire, se pierde la memoria del amor y la fraternidad y mientras usted celebra a sus mujeres, yo espero sus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx Agradeciendo su lectura.

Parió debe estar también en shock por lo que sucede en este planeta llamado Tierra; por eso, en este Día de la Mujer donde celebramos y nos celebran, a pesar, o más bien por la situación que vivimos en el día con día, es triste y escalofriante ver cómo el mundo se destruye por ambición y odio y cómo, nuestro país, vuelve a caer en aceptar lo anormal como normal. Por eso, quienes en alguna ocasión tuvimos la oportunidad de estar en sitios devastados hoy por una guerra absurda e infame o en un pueblo casi mágico como San José de Gracia, no comprendemos cómo las fuerzas del mal pueden superar al bien que existe en las personas que conforman los lugares que en este momento sufren, gente buena que jamás imaginó vivir con miedo y desesperación, hemos visto que cuando hay mujeres en el mando, como sucedió en Alemania hasta hace poco tiempo, el país funciona con autoridad y orden, tal vez sea porque la mujer en general, aunque hay excepciones, piensa y manda con inteligencia del corazón, sabiendo que si queremos un mundo de paz y justicia debemos poner la inteligencia al servicio del amor.

Como mujeres, hemos aceptado la responsabilidad de la familia, es en la mujer que recae el amor y el enseñar a amar con el ejemplo, es ella quien aprende el don de la resiliencia basada en la tolerancia y paciencia, es ella quien nos enseña a ver con claridad y a conocer la diferencia entre honor y arrogancia, es ella quien con su ejemplo nos enseña el concepto de lealtad y solidaridad, de resignación como están pasando mujeres de Ucrania al aceptar que sus maridos mueran, ante una casi imposible victoria, en una guerra absurda por honor y amor a la patria; tal vez si los líderes fuesen madres evitarían que sus hijos caminen sobre polvosos caminos o sus hijos terminen en fosas desconocidas, polvos que ante la desaparición de ellos se encuentran con madres mujeres que hacen brillar esos polvos como luciérnagas de llanto para que el mundo no los desconozca y mucho menos olvide, madres, hermanas, hijas que con ojos brillosos como pozos de ternura donde quien se asoma se encuentra el grito de ¡te quiero¡, ojos donde las palabras de excusa o justificación rebotan y se enlaman en departamentos de injusticia que ignoran el llanto y gritos de los desaparecidos.

Mujer te llaman olvidando otros adjetivos: guerrera, madre, hermana, amiga, hija, mujer al fin frágil, luchona, temida, olvidada, amada y abandonada, abogada, doctora, pintora, escritora, exitosa y desmantelada mucho tiempo atrás por las lluvias de miles de días, donde el último latido puede ser el sonido intermitente de un teléfono. Mujer que duerme de día y descansa de noche como Dios manda, mujer que no duerme ni de día ni de noche cuidando a quien ama, mujer de mil oficios ejercitando todos los oficios del hombre, si es que aún queda alguno exclusivo del género, Mujer con tantas vidas vividas como mariposas en el aire existen, figura de piedra, figura de arena que se desmorona ante el sufrimiento del hijo o la enfermedad de su hombre o la violencia casera, mujer que defiende a su hombre como si fuera el único hombre sobre la faz de la tierra, arquitecta de su propio destino que en ocasiones le alcanza sin saber cómo salir de él. A ella no la anuncian las mariposas amarillas de Macondo sobre su cabeza, a ella la anuncian sus hechos, mas no sus derechos, que en ocasiones desconoce y en otras le da miedo reclamarlos, llegó desnuda como Eva y vestida de gala se irá y alrededor de ella el duelo seguirá de aquellos que en vida la amaron y de aquellos que ahora la extrañarán aunque en ocasiones, ella sola haya estado, tal vez porque aún carga el pecado original causado por la manzana mordida por un ingenuo o tal vez, enamorado Adán, por eso, ella es santidad y pecado, es enojo y alegría, es amor y virtud, es educadora de niños y hacedora de sueños, es bruja y hada madrina, así que hagamos de cuenta que si sabemos algo es por la presencia de ella y si ignoramos algo, por ella es, así que esta semana la celebraremos y continuaremos pensando que si ella se va, su esencia se pierde para siempre en lo alto del aire, se pierde la memoria del amor y la fraternidad y mientras usted celebra a sus mujeres, yo espero sus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx Agradeciendo su lectura.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 22 de junio de 2022

Padre, Papito, Papá

Tere Derbez

miércoles 15 de junio de 2022

Busca y Encuentra

Tere Derbez

miércoles 08 de junio de 2022

Vivir Para Evaluar

Tere Derbez

domingo 05 de junio de 2022

Vivir Para Evaluar

Tere Derbez

miércoles 25 de mayo de 2022

Vivir Para Creer

Tere Derbez

jueves 12 de mayo de 2022

A mi si me Gusta

Tere Derbez

miércoles 20 de abril de 2022

Salud Espiritual

Tere Derbez

domingo 10 de abril de 2022

Me Duele El Mundo

Tere Derbez

miércoles 06 de abril de 2022

Por Que

Tere Derbez

miércoles 23 de marzo de 2022

Y Ahora qué

Tere Derbez

Cargar Más