/ jueves 7 de enero de 2021

Museo de Arte de Dallas profundiza en la obra de Frida Kahlo

Con el título “Frida Kahlo. Cinco obras”, la exhibición se compone de apenas cuatro óleos y un dibujo

A través de una concisa selección de obras, el Museo de Arte de Dallas (DMA) pone en relieve el lenguaje visual, la exploración de la naturaleza muerta y la vida personal de Frida Kahlo para comprender cómo la pintora se convirtió en un icono del arte mexicano y en una de las figuras mejor cotizadas en el mercado internacional.

Con el título “Frida Kahlo. Cinco obras”, la exhibición se compone de apenas cuatro óleos y un dibujo con el reto de entender la cosmovisión estética de la artista a través de este pequeño universo pictórico. Se trata de piezas realizadas en los últimos años de vida de la artista y que pertenecen a la colección privada de la Galería Arvil.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La propuesta curatorial, a cargo del doctor en Historia Mark A. Castro, es que cada pieza actúe como un detonador de reflexiones para comprender aspectos más amplios de la práctica artística de Kahlo. Desde su desarrollo de un lenguaje personal con imágenes metafóricas hasta su exploración en la pintura de la naturaleza muerta.

Al mismo tiempo, como sucede en muchas de sus obras más conocidas, estas piezas reflejan las experiencias personales y los acontecimientos de su “vida aventurera”.

Para ello las obras fueron sometidas a estudios con técnicas no invasivas como imágenes con radiografía X y fotografía infrarroja que permite mirar qué hay detrás de las pinceladas de óleo. Los exámenes fueron realizados por Laura Hartman, conservadora de pinturas del museo, en un intento por observar más allá de las lecturas ya hechas sobre la estética de Kahlo.

“En un momento en que el arte se ha convertido en una fuente fundamental de consuelo e inspiración para muchos de nosotros, esta pequeña instalación permite vislumbrar lo que está detrás de las obras de una de las artistas más admiradas en la actualidad. En el corazón de la sensacional historia de la vida de Kahlo se encuentran obras cautivadoras como estas; son viscerales en su emoción y vibrantes en su ejecución", describe en la hoja de sala el curador, quien realizó el proyecto en colaboración con Jorge Baldor, especialista en arte latinoamericano en el MDA.

Las obras expuestas son el dibujo “Vista de Nueva York” (1932), que es una captura de la vista desde la ventana de Kahlo en el Barbizon Plaza Hotel, donde ella y Diego Rivera se hospedaron durante su estadía en Estados Unidos.

Sigue el cuadro “Diego y Frida 1929–1944” (1944), que aún se conserva en el marco original cubierto de concha seleccionado por Kahlo; se trata de un recuerdo creado por la artista para conmemorar 15 años de relación con Rivera. Continúa “Sol y vida” (1947), en el que se teje una reflexión sobre el ciclo de la vida y la muerte.


Las dos obras que más llaman la atención son “Naturaleza muerta con perico y bandera” (1951) y “Naturaleza muerta” (1951) en las que Kahlo exploró el potencial de un género pictórico que dominó sus últimos años de vida: el bodegón. En ambas obras, traspasó los límites de la pintura tradicional para transformar sus autorretratos en conjuntos de frutas, símbolos nacionales y antiguos objetos mexicanos para hacer, a la vez, reflexiones sobre su propia identidad.

La pequeña instalación, de entrada gratuita, se inaugurará el 28 de febrero junto con la exposición “Devotos: Arte y espiritualidad en México y Nuevo México”, que presenta obras de la colección latinoamericana del DMA. Ambos proyectos tendrán un recorrido virtual para quienes aún no puedan asistir a las salas del museo.

A través de una concisa selección de obras, el Museo de Arte de Dallas (DMA) pone en relieve el lenguaje visual, la exploración de la naturaleza muerta y la vida personal de Frida Kahlo para comprender cómo la pintora se convirtió en un icono del arte mexicano y en una de las figuras mejor cotizadas en el mercado internacional.

Con el título “Frida Kahlo. Cinco obras”, la exhibición se compone de apenas cuatro óleos y un dibujo con el reto de entender la cosmovisión estética de la artista a través de este pequeño universo pictórico. Se trata de piezas realizadas en los últimos años de vida de la artista y que pertenecen a la colección privada de la Galería Arvil.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La propuesta curatorial, a cargo del doctor en Historia Mark A. Castro, es que cada pieza actúe como un detonador de reflexiones para comprender aspectos más amplios de la práctica artística de Kahlo. Desde su desarrollo de un lenguaje personal con imágenes metafóricas hasta su exploración en la pintura de la naturaleza muerta.

Al mismo tiempo, como sucede en muchas de sus obras más conocidas, estas piezas reflejan las experiencias personales y los acontecimientos de su “vida aventurera”.

Para ello las obras fueron sometidas a estudios con técnicas no invasivas como imágenes con radiografía X y fotografía infrarroja que permite mirar qué hay detrás de las pinceladas de óleo. Los exámenes fueron realizados por Laura Hartman, conservadora de pinturas del museo, en un intento por observar más allá de las lecturas ya hechas sobre la estética de Kahlo.

“En un momento en que el arte se ha convertido en una fuente fundamental de consuelo e inspiración para muchos de nosotros, esta pequeña instalación permite vislumbrar lo que está detrás de las obras de una de las artistas más admiradas en la actualidad. En el corazón de la sensacional historia de la vida de Kahlo se encuentran obras cautivadoras como estas; son viscerales en su emoción y vibrantes en su ejecución", describe en la hoja de sala el curador, quien realizó el proyecto en colaboración con Jorge Baldor, especialista en arte latinoamericano en el MDA.

Las obras expuestas son el dibujo “Vista de Nueva York” (1932), que es una captura de la vista desde la ventana de Kahlo en el Barbizon Plaza Hotel, donde ella y Diego Rivera se hospedaron durante su estadía en Estados Unidos.

Sigue el cuadro “Diego y Frida 1929–1944” (1944), que aún se conserva en el marco original cubierto de concha seleccionado por Kahlo; se trata de un recuerdo creado por la artista para conmemorar 15 años de relación con Rivera. Continúa “Sol y vida” (1947), en el que se teje una reflexión sobre el ciclo de la vida y la muerte.


Las dos obras que más llaman la atención son “Naturaleza muerta con perico y bandera” (1951) y “Naturaleza muerta” (1951) en las que Kahlo exploró el potencial de un género pictórico que dominó sus últimos años de vida: el bodegón. En ambas obras, traspasó los límites de la pintura tradicional para transformar sus autorretratos en conjuntos de frutas, símbolos nacionales y antiguos objetos mexicanos para hacer, a la vez, reflexiones sobre su propia identidad.

La pequeña instalación, de entrada gratuita, se inaugurará el 28 de febrero junto con la exposición “Devotos: Arte y espiritualidad en México y Nuevo México”, que presenta obras de la colección latinoamericana del DMA. Ambos proyectos tendrán un recorrido virtual para quienes aún no puedan asistir a las salas del museo.

Local

Mario Aburto, víctima de tortura, exige traslado

El hombre señalado como el autor del asesinato de Luis Donaldo Colosio, denuncia tortura e incomunicación por parte de las autoridades del CEFERESO

Local

Sin dinero para liquidar a 260 trabajadores de Santiago Maravatío

Dice el presidente municipal que requiere 6 mdp y le solicitará adelanto de participaciones al gobierno del estado

Local

Abrirán panteones 1 y 2 de noviembre en Celaya

Después de dos años sin que las familias pudieran visitar a sus muertos en los panteones del municipio, el ayuntamiento de Celaya autorizó la apertura

Local

Se abre socavón en avenida 12 de octubre

El espacio afectado recientemente fue intervenido la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado

Local

Vacunan a 30 menores con comorbilidad en Salvatierra

Se registraron previamente en el Centro de Salud o en el Hospital General de Salvatierra

Local

Aparecen nuevas grietas en casas de La Cruz

Según informó el director de PC, Marco Antonio Villa Corral, las nuevas grietas aparecieron porque la tierra sigue moviéndose

Local

Mario Aburto, víctima de tortura, exige traslado

El hombre señalado como el autor del asesinato de Luis Donaldo Colosio, denuncia tortura e incomunicación por parte de las autoridades del CEFERESO

Local

Sin dinero para liquidar a 260 trabajadores de Santiago Maravatío

Dice el presidente municipal que requiere 6 mdp y le solicitará adelanto de participaciones al gobierno del estado