/ martes 28 de abril de 2020

Principe Otomí, regreso a la lucha libre a los 33 años

Comenzó a los 13 años, pero duro poco como luchador en sus inicios

CELAYA, Gto.- (OEM-Informex).- A la edad de 14 años, Príncipe Otomí, comenzó a entrenar la lucha libre por tres años, pero hizo una pausa, fue hace 13 años que retomo la actividad a la edad de 33 años y hoy en día sigue siendo luchador tanto técnico como rudo.

Dijo que fue su padre que luchaba con el nombre de “La bestia Sangrienta” fue quien le inculco y guio por el proceso de ser luchador, recordando que cuando tenía 15 años subió al ring en una pelea de exhibición y ahí fue cuando su padre le puso el nombre de Príncipe Otomí.

Cuando se decidió a regresar lo hizo con el luchador “El Internacional Pantera”, quien tenía un gimnasio en esta ciudad, así como los luchadores “El Gallo Tapado” y “El Hijo del Diablo Señor”, además de su padre, aprendiendo de los cuatro profesores un mundo de cosas completa y enteramente, mencionó en entrevista.



Como todo deportista también tiene a sus ídolos siendo as leyendas Blue Demon y El Solitario, y aunque no lo enfrento, pero si le toco estar en el vestidor fue si como al Doctor Warner, y a quien si enfrento fue a otro ídolo “El Apache”, esto en el vecino estado de Querétaro.

Dijo que siempre ha tenido el proyecto de hacer una arena de lucha libre, buscar que los luchadores tengan su garantía económica, ya que a final de cuentas es un trabajo el que realizan.

Menciono que gracias la Lucha Libre ha tenido diclina muy estricta aprendida arriba del ring, la ha transmitido en su área laboral, en su familia porque si la Lucha Libre le hizo entender que no solo es un deporte uno que hay que tener mucha disciplina para poder hacer cosas muy originales.

Una de las anécdotas que tiene es que fue por primera vez a la Arena Querétaro yendo como técnico, pero lo debutaron como rudo, y para su mala fortuna no tenía muchas cualidades por ese bando quedando a ver a la afición, pero eso le sirvió para “ponerse las pilas” entrenar para marcar rudeza y en la actualidad se desenvuelve en ambos bandos. dijo Príncipe otomí.



Para su buena fortuna, nunca tuvo una lesión que lo haiga mandado a cama, pero recordó que, en una función muy sangrienta con Míster Rebelde, le dieron un tamborazo y con el aro de madera le abrieron siete centímetros en la cabeza.

Siguiendo las recomendaciones de las autoridades de no salir de casa, él continúa entrenando lunes, miércoles y sábado por las tardes, para seguirse manteniendo en forma y estar al 100 por ciento para cando se normalice la situación.

Antes de que se detuvieran los eventos masivos, Príncipe Otomí tenía tres funciones, dos de ellas en Apaseo el Grande donde festejarían a los niños por su día y otra en el gimnasio ubicado en la colonia Cuauhtémoc, lugar que tienen como proyecto para impulsar la Lucha Libre.

“Subirme al ring para entrenar o en una función, la sensación es algo inexplicable, es una emoción tan grande que hace a uno estremecer por dentro, es una emoción interna, que al final de cuentas no es algo que se pueda comprar como lo material, es como una medalla que no la puede uno enseñar por el sentir la emoción y adrenalina de cuando a uno le hierve la sangre, me emociona estar arriba del ring, creo yo que es tanto lo que siento que se lo transmito a más de un aficionado”, Expreso.



Añadió: “Yo siempre he dicho “Podemos haber muchos luchadores aquí en Celaya, hay quienes la viven intensamente, o por el simple hecho de querer luchar, pero yo digo que la Lucha Libre la veo diferente a como la ven los demás, yo les digo que en un determinado momento amo la Lucha Libre, y es muy diferente a quererla, he visto que han pasado muchas décadas con luchadores de mucho nivel, pero creo que nadie ha hecho lo que he hecho yo”.

CELAYA, Gto.- (OEM-Informex).- A la edad de 14 años, Príncipe Otomí, comenzó a entrenar la lucha libre por tres años, pero hizo una pausa, fue hace 13 años que retomo la actividad a la edad de 33 años y hoy en día sigue siendo luchador tanto técnico como rudo.

Dijo que fue su padre que luchaba con el nombre de “La bestia Sangrienta” fue quien le inculco y guio por el proceso de ser luchador, recordando que cuando tenía 15 años subió al ring en una pelea de exhibición y ahí fue cuando su padre le puso el nombre de Príncipe Otomí.

Cuando se decidió a regresar lo hizo con el luchador “El Internacional Pantera”, quien tenía un gimnasio en esta ciudad, así como los luchadores “El Gallo Tapado” y “El Hijo del Diablo Señor”, además de su padre, aprendiendo de los cuatro profesores un mundo de cosas completa y enteramente, mencionó en entrevista.



Como todo deportista también tiene a sus ídolos siendo as leyendas Blue Demon y El Solitario, y aunque no lo enfrento, pero si le toco estar en el vestidor fue si como al Doctor Warner, y a quien si enfrento fue a otro ídolo “El Apache”, esto en el vecino estado de Querétaro.

Dijo que siempre ha tenido el proyecto de hacer una arena de lucha libre, buscar que los luchadores tengan su garantía económica, ya que a final de cuentas es un trabajo el que realizan.

Menciono que gracias la Lucha Libre ha tenido diclina muy estricta aprendida arriba del ring, la ha transmitido en su área laboral, en su familia porque si la Lucha Libre le hizo entender que no solo es un deporte uno que hay que tener mucha disciplina para poder hacer cosas muy originales.

Una de las anécdotas que tiene es que fue por primera vez a la Arena Querétaro yendo como técnico, pero lo debutaron como rudo, y para su mala fortuna no tenía muchas cualidades por ese bando quedando a ver a la afición, pero eso le sirvió para “ponerse las pilas” entrenar para marcar rudeza y en la actualidad se desenvuelve en ambos bandos. dijo Príncipe otomí.



Para su buena fortuna, nunca tuvo una lesión que lo haiga mandado a cama, pero recordó que, en una función muy sangrienta con Míster Rebelde, le dieron un tamborazo y con el aro de madera le abrieron siete centímetros en la cabeza.

Siguiendo las recomendaciones de las autoridades de no salir de casa, él continúa entrenando lunes, miércoles y sábado por las tardes, para seguirse manteniendo en forma y estar al 100 por ciento para cando se normalice la situación.

Antes de que se detuvieran los eventos masivos, Príncipe Otomí tenía tres funciones, dos de ellas en Apaseo el Grande donde festejarían a los niños por su día y otra en el gimnasio ubicado en la colonia Cuauhtémoc, lugar que tienen como proyecto para impulsar la Lucha Libre.

“Subirme al ring para entrenar o en una función, la sensación es algo inexplicable, es una emoción tan grande que hace a uno estremecer por dentro, es una emoción interna, que al final de cuentas no es algo que se pueda comprar como lo material, es como una medalla que no la puede uno enseñar por el sentir la emoción y adrenalina de cuando a uno le hierve la sangre, me emociona estar arriba del ring, creo yo que es tanto lo que siento que se lo transmito a más de un aficionado”, Expreso.



Añadió: “Yo siempre he dicho “Podemos haber muchos luchadores aquí en Celaya, hay quienes la viven intensamente, o por el simple hecho de querer luchar, pero yo digo que la Lucha Libre la veo diferente a como la ven los demás, yo les digo que en un determinado momento amo la Lucha Libre, y es muy diferente a quererla, he visto que han pasado muchas décadas con luchadores de mucho nivel, pero creo que nadie ha hecho lo que he hecho yo”.

Policiaca

[Transmisión] Dos ataques armados de manera simultánea en Celaya

Balearon a un hombre en camino San José de Guanajuato y dispararon contra una vivienda en la colonia Progreso

Local

Joven celayense sin vacuna muere de Covid

Guanajuato acumula 184 mil 884 casos positivos de coronavirus al sumar 511

Gossip

Alex Lora y El Tri se presentarán este sábado en la Arena Ciudad de México

Alex Lora y su banda ofrecerán su primer concierto presencial en "chilangolandia" este sábado

Gossip

Lifetime anuncia producciones originales en español

A&E tendrá en exclusiva la biografía de Janet Jackson, además del estreno de Metrópoli Buenos Aires

Gossip

Dos rockeros en la cocina incursionan en El gran pastelero, Bake Off México

Sin miedo y sin vergüenza los músicos Marcello Lara y Sergio Arau incursionan en la repostería

Gossip

Metrópoli muestra nuevos retos de los equipos de seguridad de la CdMx

La tercera temporada del docureality de A&E se filmó en medio de la pandemia, agregando nuevos casos de mucho impacto

Gossip

Sandra Echeverría inicia un podcast

Podcast, inspirada en las historias de sus colegas en la música y adelanta detalles de su próximo disco

Cultura

Guillermo Arriaga y Sergio Avilés conversan en el Cervantino sobre Coahuila

Hay calidad en locaciones y su gente, dice el cineasta Guillermo Arriaga en charla con el productor Sergio Avilés