/ jueves 1 de julio de 2021

Crean cubrebocas que no solo protege del Covid-19, también lo detecta

Equipado con biosensores portátiles, el cubrebocas puede diagnosticar en 90 minutos si la persona tiene coronavirus

Un nuevo prototipo de cubrebocas, equipado con biosensores portátiles, puede diagnosticar en 90 minutos si la persona que la lleva tiene Covid-19, según un estudio que publica hoy Natute Biotechnology en el que también se afirma que sería posible adaptar la tecnología para otros patógenos y toxinas

Ingenieros de Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la Universidad de Harvard han diseñado este cubrebocas, que lleva incorporados unos diminutos sensores desechables y que se pueden acoplar a otros.

➡️ Pfizer estudia la seguridad de una tercera dosis contra las variantes Covid

Los sensores se basan en una maquinaria celular liofilizada que el equipo de investigación había desarrollado para su uso en diagnósticos de virus como el Ébola y el Zika.

El cubrebocas incluye un pequeño depósito de agua que se libera al pulsar un botón cuando el usuario está listo para realizar la prueba, lo que hidrata los componentes liofilizados del sensor de SARS-CoV-2, los cuales analizan las gotas de aliento acumuladas en el interior de éste.

Foto: AFP

Los resultados, que están disponibles en 90 minutos solo se muestran en el interior del cubrebocas, para respetar la privacidad.

Uno de los investigadores Peter Nguyen, de la Universidad de Harvard, destacó que han reducido "todo un laboratorio de diagnóstico a un pequeño sensor basado en biología sintética que funciona con cualquier cubrebocas y combina la gran precisión de las pruebas de PCR con la rapidez y el bajo coste de los test de antígenos".

➡️ Vacuna anticovid Sputnik V es menos efectiva contra variante Delta: TASS

Los sensores también podrían incorporarse a la ropa, como las batas de laboratorio, lo que "podría ofrecer una nueva forma de controlar la exposición de los trabajadores sanitarios a diversos patógenos u otras amenazas", indica el MIT en un comunicado.

El autor principal del estudio, James Collins, del MIT, dijo que han demostrado que pueden liofilizar "una amplia gama de sensores de biología sintética para detectar ácidos nucleicos virales o bacterianos, así como sustancias químicas tóxicas, incluidas las toxinas nerviosas".

El equipo ha solicitado la patente de la tecnología y ahora espera trabajar con una empresa para seguir desarrollando los sensores. Según Collins, "lo más probable" es que el cubrebocas sea la primera aplicación que podría estar disponible.

Los sensores y el cubrebocas se basan en una tecnología que Collins empezó a desarrollar hace varios años, tras demostrar en 2014, que las proteínas y los ácidos nucleicos necesarios para crear redes genéticas sintéticas que reaccionan a moléculas específicas se podían incrustar en papel.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Foto: EFE

Posteriormente, empezaron a trabajar en la incorporación de estos sensores en textiles, con el objetivo de crear una bata de laboratorio para los trabajadores de la salud u otras personas con posible exposición a patógenos.

Para fabricar sensores portátiles, los investigadores incrustaron los componentes liofilizados en una pequeña sección de tejido sintético, donde están rodeados por un anillo de elastómero de silicona, lo que impide que la muestra se evapore o se difunda fuera del sensor.

El equipo estaba terminando su trabajo sobre los sensores portátiles a principios de 2020, cuando la covid-19 empezó a extenderse por el mundo y decidieron usar su tecnología para crear una forma de diagnóstico del virus del SARS-CoV-2.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

Un nuevo prototipo de cubrebocas, equipado con biosensores portátiles, puede diagnosticar en 90 minutos si la persona que la lleva tiene Covid-19, según un estudio que publica hoy Natute Biotechnology en el que también se afirma que sería posible adaptar la tecnología para otros patógenos y toxinas

Ingenieros de Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la Universidad de Harvard han diseñado este cubrebocas, que lleva incorporados unos diminutos sensores desechables y que se pueden acoplar a otros.

➡️ Pfizer estudia la seguridad de una tercera dosis contra las variantes Covid

Los sensores se basan en una maquinaria celular liofilizada que el equipo de investigación había desarrollado para su uso en diagnósticos de virus como el Ébola y el Zika.

El cubrebocas incluye un pequeño depósito de agua que se libera al pulsar un botón cuando el usuario está listo para realizar la prueba, lo que hidrata los componentes liofilizados del sensor de SARS-CoV-2, los cuales analizan las gotas de aliento acumuladas en el interior de éste.

Foto: AFP

Los resultados, que están disponibles en 90 minutos solo se muestran en el interior del cubrebocas, para respetar la privacidad.

Uno de los investigadores Peter Nguyen, de la Universidad de Harvard, destacó que han reducido "todo un laboratorio de diagnóstico a un pequeño sensor basado en biología sintética que funciona con cualquier cubrebocas y combina la gran precisión de las pruebas de PCR con la rapidez y el bajo coste de los test de antígenos".

➡️ Vacuna anticovid Sputnik V es menos efectiva contra variante Delta: TASS

Los sensores también podrían incorporarse a la ropa, como las batas de laboratorio, lo que "podría ofrecer una nueva forma de controlar la exposición de los trabajadores sanitarios a diversos patógenos u otras amenazas", indica el MIT en un comunicado.

El autor principal del estudio, James Collins, del MIT, dijo que han demostrado que pueden liofilizar "una amplia gama de sensores de biología sintética para detectar ácidos nucleicos virales o bacterianos, así como sustancias químicas tóxicas, incluidas las toxinas nerviosas".

El equipo ha solicitado la patente de la tecnología y ahora espera trabajar con una empresa para seguir desarrollando los sensores. Según Collins, "lo más probable" es que el cubrebocas sea la primera aplicación que podría estar disponible.

Los sensores y el cubrebocas se basan en una tecnología que Collins empezó a desarrollar hace varios años, tras demostrar en 2014, que las proteínas y los ácidos nucleicos necesarios para crear redes genéticas sintéticas que reaccionan a moléculas específicas se podían incrustar en papel.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Foto: EFE

Posteriormente, empezaron a trabajar en la incorporación de estos sensores en textiles, con el objetivo de crear una bata de laboratorio para los trabajadores de la salud u otras personas con posible exposición a patógenos.

Para fabricar sensores portátiles, los investigadores incrustaron los componentes liofilizados en una pequeña sección de tejido sintético, donde están rodeados por un anillo de elastómero de silicona, lo que impide que la muestra se evapore o se difunda fuera del sensor.

El equipo estaba terminando su trabajo sobre los sensores portátiles a principios de 2020, cuando la covid-19 empezó a extenderse por el mundo y decidieron usar su tecnología para crear una forma de diagnóstico del virus del SARS-CoV-2.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

Local

Insiste presidente de México en que se investigue a la Fiscalía de Guanajuato

El presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a cuestionar la permanencia del Fiscal Carlos Zamarripa

Local

Informan sobre la salud en el primer Foro Estatal para Adolescentes

Cerca de 2 mil 300 jóvenes integrados a los Grupos de Adolescentes Promotores de la Salud

Local

Sophia Huett: El talón de Aquiles de Guanajuato es el crimen organizado

Señaló que continúan trabajando en construir policías locales y capacidades locales para fortalecer el estado de derecho

Local

Centro de Atención Integral en Adicciones: Atiende a mil personas al año

Este centro especializado atiende a personas que tienen consumo de sustancias tóxicas

Local

Defienden a Zamarripa: se queda por sus resultados

El 23 de febrero de 2009, Carlos Zamarripa asumió como titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado

Sociedad

Ningún funcionario intimidó a manifestantes de UdeG: Enrique Alfaro

El Gobernador Enrique Alfaro lamentó que el grupo de poder que controla a la UdeG siga usando el tema de los recursos para tratar de mantenerse