/ martes 4 de septiembre de 2018

Un sueño de estrellas: Cupido estelar lleva al espacio mensajes amorosos

Minisatélites llevarán las declaraciones a la Estación Espacial Internacional, donde los astronautas darán fe de que llegaron

TOKIO, Japón.- Una empresa emergente nipona vinculada a la Universidad de Tsukuba lanzará a finales de 2019 pequeños satélites al espacio con placas conmemorativas de titanio, en las que se podrán grabar declaraciones de amor, según confirmó a EFE.

Los interesados podrán grabar las frases que deseen en placas de unos 1.8 centímetros de largo y 0.8 centímetros de ancho que viajarán al espacio a bordo de satélites y posteriormente orbitarán en torno a la Tierra durante unos dos años antes de quemarse.

Los satélites CubeSat, de unos 10 centímetros de tamaño, podrán albergar hasta 600 placas de titanio puro de este tipo, y serán trasladados a la estación Espacial Internacional (EEI) por un cohete de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA).

Una vez en la EEI, los astronautas allí alojados tomarán fotografías del satélite ultra-pequeño que serán enviadas a las parejas para demostrarles que sus mensajes han llegado al espacio, explicó uno de los responsables del proyecto y CEO de la empresa, Toshihiro Kameda.

La start-up contemplaba ofrecer este servicio únicamente a recién casados que celebraban su boda en un hotel local de Tsukuba, prefectura de Ibaraki (centro), por un precio de 30 mil yenes (unos 240 euros), pero ante la creciente demanda ha decidido ampliar su oferta y poner en marcha un sistema de pedidos en línea este mes. Aunque todavía no han contabilizado cuántas personas se han interesado por este servicio, por el momento, parejas de Japón, Estados Unidos y Taiwán ya han contactado con la empresa.

Los minisatélites y las placas que transportan se quemarán a los dos años cuando entren en contacto con la atmósfera terrestre, por lo que "no serán un problema" ni se convertirán en basura espacial, ya que el titanio con el que están fabricadas se usa en la industria aeroespacial sin ser dañino, explicó Kameda.

Conforme se acerque a la Tierra, el satélite perderá energía gradualmente hasta entrar en la atmósfera "donde se quemará", según aseguró el ingeniero, profesor asociado de mecánica de materiales de la Universidad de Tsukuba.

Si este servicio "obtiene buena respuesta", Warpspace ampliará su negocio con el envío de más objetos conmemorativos al espacio exterior que luego viajarían de vuelta a la Tierra, aseguró el responsable del proyecto.


TOKIO, Japón.- Una empresa emergente nipona vinculada a la Universidad de Tsukuba lanzará a finales de 2019 pequeños satélites al espacio con placas conmemorativas de titanio, en las que se podrán grabar declaraciones de amor, según confirmó a EFE.

Los interesados podrán grabar las frases que deseen en placas de unos 1.8 centímetros de largo y 0.8 centímetros de ancho que viajarán al espacio a bordo de satélites y posteriormente orbitarán en torno a la Tierra durante unos dos años antes de quemarse.

Los satélites CubeSat, de unos 10 centímetros de tamaño, podrán albergar hasta 600 placas de titanio puro de este tipo, y serán trasladados a la estación Espacial Internacional (EEI) por un cohete de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA).

Una vez en la EEI, los astronautas allí alojados tomarán fotografías del satélite ultra-pequeño que serán enviadas a las parejas para demostrarles que sus mensajes han llegado al espacio, explicó uno de los responsables del proyecto y CEO de la empresa, Toshihiro Kameda.

La start-up contemplaba ofrecer este servicio únicamente a recién casados que celebraban su boda en un hotel local de Tsukuba, prefectura de Ibaraki (centro), por un precio de 30 mil yenes (unos 240 euros), pero ante la creciente demanda ha decidido ampliar su oferta y poner en marcha un sistema de pedidos en línea este mes. Aunque todavía no han contabilizado cuántas personas se han interesado por este servicio, por el momento, parejas de Japón, Estados Unidos y Taiwán ya han contactado con la empresa.

Los minisatélites y las placas que transportan se quemarán a los dos años cuando entren en contacto con la atmósfera terrestre, por lo que "no serán un problema" ni se convertirán en basura espacial, ya que el titanio con el que están fabricadas se usa en la industria aeroespacial sin ser dañino, explicó Kameda.

Conforme se acerque a la Tierra, el satélite perderá energía gradualmente hasta entrar en la atmósfera "donde se quemará", según aseguró el ingeniero, profesor asociado de mecánica de materiales de la Universidad de Tsukuba.

Si este servicio "obtiene buena respuesta", Warpspace ampliará su negocio con el envío de más objetos conmemorativos al espacio exterior que luego viajarían de vuelta a la Tierra, aseguró el responsable del proyecto.


Policiaca

Atacan a balazos domicilio en Las Insurgentes, dos personas lesionadas

En el tramo comprendido entre las calles Micaela Bedolla y María Josefa González

Local

Cancelan fondo de apoyo a exbraceros

En Guanajuato son alrededor de 70 mil los exbraceros registrados y sólo a una tercera parte le ha sido entregado el pago

Política

Acusan a Irma Eréndira Sandoval de proteger a hermano

Un morenista se unió a la oposición en los señalamientos a la titular de la SFP de encubrir la corrupción

Mundo

Furia en Italia por nuevas medidas anti-covid

Las acciones europeas cayeron ayer debido a que la aversión al riesgo lastró los mercados ante el agresivo rebrote de contagios en la UE

Mundo

Nadadores de Perú regresan al mar por el virus

El cierre de las albercas locales obliga a los deportistas a utilizar el mar abierto como lugar de entrenamiento

Sociedad

México supera 10 veces proyección de muertes por Covid

Las estadísticas se acercan peligrosamente a las 90 mil defunciones en poco más de siete meses

Finanzas

Elecciones EU: El peso resiste dura campaña

La moneda vive un efecto de "montaña rusa" desde las convenciones bipartidistas de EU

Finanzas

Banjercito invierte 27 mdp en biométricos

Con estos dispositivos, el banco capturará huellas digitales, el rostro y la voz de los cuentahabientes