/ miércoles 20 de enero de 2021

Plácido Domingo, 80 años de "el tenor de referencia"

Plácido Domingo, cumple 80 años, 60 de ellos en los escenarios más importantes del mundo

Entre 2019 y 2020, dos golpes pudieron ser letales para Plácido Domingo: el coronavirus y las acusaciones de acoso. Y sin embargo, este 2021, al tenor que ha interpretado 150 personajes en los principales escenarios operísticos del mundo, la vida le alcanza para emocionarse con un partido del Real Madrid, disfrutar de los postres, las corridas de toros y las carreras de Fórmula 1. Le ha dado también para superar un cáncer de colón, un coágulo de pulmón y una operación de vesícula.

De hecho, José Plácido Domingo Embil, su nombre completo, usa como lema: “Si descanso, me oxido”. Por lo que no es raro verlo activo a menos de un año de vencer el Covid-19 y celebrar este jueves 21 de enero su cumpleaños 80 como el mejor tenor de todos los tiempos. Y no lo dicen sólo los críticos o sus amigos, sino la suma de récords existentes en la historia de la ópera.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias


Por mencionar algunos: más de 100 grabaciones de óperas completas, 12 premios Grammy, dos premios Emmy, más de 50 videos musicales, tres largometrajes de ópera, más de mil millones de espectadores de su interpretación de Tosca en 117 países; 81 minutos de aplausos continuos por su rol de Otelo, cuatro mil actuaciones y 150 personajes interpretados en 60 años de trayectoria.

Cifras monumentales que apenas dibujan al cantante y director de orquesta considerado como el mayor exponente del bel canto. Quien ha llevado la ópera a la pantalla grande, a los dibujos animados y a conciertos masivos para hacer de éste un arte universal. Un cantante absoluto que no muestra signos de desaceleración. No en el escenario, no en la promoción de la ópera.

El director de orquesta Iván López Reynoso, el cantante Javier Camarena y el crítico de música Gerardo Kleinburg, quienes han coincidido con Plácido Domingo en diferentes momentos de su trayectoria, comparten la idea de que el cantante se distingue por su versatilidad artística para lograr un repertorio tan amplio de personajes, dirigir orquestas, fundar la Ópera de los Ángeles, el concurso Operalia y gestionar dos teatros en Estados Unidos.

Es, entre muchas otras cualidades, su curiosidad de adolescente lo que empuja a Plácido Domingo a experimentar, aprender, dirigir y crear alrededor de la música. “Qué necesidad humana tendría en los últimos 20 años de aprender más papeles, pero definitivamente es un hombre que le gusta estudiar”, señaló Kleinburg en entrevista al valorar la fuerza física del cantante para, después de vencer el Covid-19, ofrecer conciertos con público reducido en Verona, Viena, Florencia, Moscú, Monte Carlo, Milán y San Petersburgo.

Tres en uno

Si algo destaca de él es su habilidad artística tripartita: cantante, actor y músico. Tres herramientas que le permiten con mayor holgura aprender y aprehender sus personajes. Así cuando se presenta en el escenario, el público queda anonadado no sólo por su voz, sino por su presencia histriónica y capacidad para dirigir la música.

“Plácido Domingo, salvo la excepción de María Callas, ha sido el primer cantante de ópera que se aproximó a su trabajo desde una perspectiva multidisciplinaria. Claro que el primer elemento es cantar, eso lo han hecho todos los cantantes, pero es el primero que incorpora otros dos elementos con el mismo peso, uno es la veta histriónica dramática teatral que tiene exactamente el mismo peso que el canto, y el otro es la veta musical que tiene un peso tan grande e incluso mayor que el canto. Por lo tanto Plácido Domingo creó el concepto de que un cantante de ópera debe ser tres individuos simultáneamente trabajando en un escenario: un cantante, un actor y un músico”, explicó Kleinburg.

“Nos encontramos ante la figura operística más importante de los últimos años, es un incuestionable referente como artista en la versatilidad que lo caracteriza, un cantante con un instrumento generoso durante sus años como tenor. Nos encontramos ante el tenor más cotizado del mundo en esta manera tan particular y emocionante de interpretar”, añadió López Reynoso, recién nombrado titular de la Orquesta del Palacio de Bellas Artes.

Plácido Domingo deleitó con su talento a un público conformado por miles de laguneros y visitantes de otras regiones. / Foto: Antonio Meléndez

Generosidad, su virtud

Si bien es cierto que alrededor de la figura del cantante, quien llegó a México cuando tenía ocho años de edad, circulan opiniones tan diversas, también es verdad que la generosidad lo enmarca tanto para impulsar nuevas voces como la de Rolando Villazón y María Katzarava, a través del concurso Operalia, como para ayudar a los damnificados del sismo de 1985 en México.

De hecho la historia de cómo perdió a cuatro integrantes de su familia en el terremoto, quienes vivían en el edificio Nuevo León de Tlatelolco, lo ancló aún más al país. Ese 19 de septiembre de 1985, él se encontraba en Chicago para el estreno de Otelo, pero apenas se enteró del sismo, volvió a la ciudad.

Con pantalones de mezclilla y un cubrebocas, se sumó al grupo de civiles que buscaron entre los escombros a sobrevivientes. Ninguno de su familia salió con vida. Días después, decidió usar su voz para ayudar con decenas de conciertos en beneficio de los damnificados; logró reunir 10 millones de dólares para un centro comunitario para las personas que quedaron sin hogar.

Pero la generosidad no queda ahí. Javier Camarena recuerda cómo en dos ocasiones que compartieron el escenario, Plácido Domingo sin recelo le daba consejos. Y más aún, compartía el nervio de entrar a escena como si fuera la primera vez. “Uno puede pensar que una persona como él con los años que tiene de experiencia, con esta carrera tan enorme, se las sabe de todas, todas, y es hasta cierto punto reconfortante ver que él sigue teniendo el nervio, la emoción de entrar al escenario. Es una persona que disfruta y ama su trabajo y eso se proyecta a la hora de verlo en el escenario”, señaló.

También destaca el concurso Operalia fundado en 1993 como una plataforma para la proyección de las voces jóvenes. El jurado ha recibido hasta mil solicitudes en un año de los cuales 10 llegan a la final donde se premia a cuatro. Y resalta su labor en la Ópera de los Ángeles que promovió y apoyó para convertirla en un escenario internacional.

“Plácido Domingo es un verdadero amante de la voz humana, es un enamorado de los cantantes jóvenes y se ha dedicado a impulsarlos porque entendió pronto que su fama era tal que podía enfocarse a lanzar carreras y de muchas maneras lo ha hecho, pero fundamentalmente a través de su concurso Operalia”, refirió Kleinburg.

Un camino largo aún

A los 80 años de edad no hay historia que no le haya ocurrido a Plácido Domingo. Desde quedarse encerrado en el elevador de su hotel en Verona dos horas antes de salir a escena, recibir críticas por prestar su voz para los papeles de Monte en la película Beverly Hills Chihuahua y Skeleton Jorge en El libro de la vida, hasta aparecer como él mismo en Barrio Sésamo y Los Simpson; sin olvidar la interpretación de las canciones de Cri-Cri en la década de los 80.

También no puede omitirse la acusación de acoso sexual de la que fue objeto en 2019 cuando una veintena de mujeres denunciaron al tenor por un comportamiento abusivo tanto en el uso de su poder como abuso sexual. Las denuncias obligaron al cantante a cancelar conciertos en La Ópera de San Francisco y la Orquesta de Filadelfia, mientras la Ópera de los Ángeles realiza la investigación pertinente.

En febrero de 2020, el cantante aceptó las denuncias en un comunicado: “En los últimos meses he tenido tiempo para reflexionar sobre las acusaciones que han hecho contra mí varias de mis colegas. Respeto el hecho de que estas mujeres finalmente hayan tenido el valor de denunciar y quiero que sepan que estoy verdaderamente arrepentido del daño causado. Asumo completamente la responsabilidad por mis actos y he crecido a partir de esta experiencia”, dijo quien dejó los escenarios por seis meses debido a las acusaciones y la convalecencia del coronavirus.

Aun cuando las demandas pusieron a tambalear la trayectoria de quien estudió en el Conservatorio Nacional, su voz ganó terreno y más de un año después esta historia queda a un lado. “Ha sido capaz de evolucionar con los años y reencontrarse consigo mismo una y otra vez, y a la vez ir mutando y siendo cada vez más grande al grado de que se convirtió en el tenor de referencia”, acotó Reynoso López.

Hoy tiene nuevos proyectos sin planes de bajar del escenario; así que aún hay Plácido Domingo para largo, dijo Kleinburg.

Entre 2019 y 2020, dos golpes pudieron ser letales para Plácido Domingo: el coronavirus y las acusaciones de acoso. Y sin embargo, este 2021, al tenor que ha interpretado 150 personajes en los principales escenarios operísticos del mundo, la vida le alcanza para emocionarse con un partido del Real Madrid, disfrutar de los postres, las corridas de toros y las carreras de Fórmula 1. Le ha dado también para superar un cáncer de colón, un coágulo de pulmón y una operación de vesícula.

De hecho, José Plácido Domingo Embil, su nombre completo, usa como lema: “Si descanso, me oxido”. Por lo que no es raro verlo activo a menos de un año de vencer el Covid-19 y celebrar este jueves 21 de enero su cumpleaños 80 como el mejor tenor de todos los tiempos. Y no lo dicen sólo los críticos o sus amigos, sino la suma de récords existentes en la historia de la ópera.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias


Por mencionar algunos: más de 100 grabaciones de óperas completas, 12 premios Grammy, dos premios Emmy, más de 50 videos musicales, tres largometrajes de ópera, más de mil millones de espectadores de su interpretación de Tosca en 117 países; 81 minutos de aplausos continuos por su rol de Otelo, cuatro mil actuaciones y 150 personajes interpretados en 60 años de trayectoria.

Cifras monumentales que apenas dibujan al cantante y director de orquesta considerado como el mayor exponente del bel canto. Quien ha llevado la ópera a la pantalla grande, a los dibujos animados y a conciertos masivos para hacer de éste un arte universal. Un cantante absoluto que no muestra signos de desaceleración. No en el escenario, no en la promoción de la ópera.

El director de orquesta Iván López Reynoso, el cantante Javier Camarena y el crítico de música Gerardo Kleinburg, quienes han coincidido con Plácido Domingo en diferentes momentos de su trayectoria, comparten la idea de que el cantante se distingue por su versatilidad artística para lograr un repertorio tan amplio de personajes, dirigir orquestas, fundar la Ópera de los Ángeles, el concurso Operalia y gestionar dos teatros en Estados Unidos.

Es, entre muchas otras cualidades, su curiosidad de adolescente lo que empuja a Plácido Domingo a experimentar, aprender, dirigir y crear alrededor de la música. “Qué necesidad humana tendría en los últimos 20 años de aprender más papeles, pero definitivamente es un hombre que le gusta estudiar”, señaló Kleinburg en entrevista al valorar la fuerza física del cantante para, después de vencer el Covid-19, ofrecer conciertos con público reducido en Verona, Viena, Florencia, Moscú, Monte Carlo, Milán y San Petersburgo.

Tres en uno

Si algo destaca de él es su habilidad artística tripartita: cantante, actor y músico. Tres herramientas que le permiten con mayor holgura aprender y aprehender sus personajes. Así cuando se presenta en el escenario, el público queda anonadado no sólo por su voz, sino por su presencia histriónica y capacidad para dirigir la música.

“Plácido Domingo, salvo la excepción de María Callas, ha sido el primer cantante de ópera que se aproximó a su trabajo desde una perspectiva multidisciplinaria. Claro que el primer elemento es cantar, eso lo han hecho todos los cantantes, pero es el primero que incorpora otros dos elementos con el mismo peso, uno es la veta histriónica dramática teatral que tiene exactamente el mismo peso que el canto, y el otro es la veta musical que tiene un peso tan grande e incluso mayor que el canto. Por lo tanto Plácido Domingo creó el concepto de que un cantante de ópera debe ser tres individuos simultáneamente trabajando en un escenario: un cantante, un actor y un músico”, explicó Kleinburg.

“Nos encontramos ante la figura operística más importante de los últimos años, es un incuestionable referente como artista en la versatilidad que lo caracteriza, un cantante con un instrumento generoso durante sus años como tenor. Nos encontramos ante el tenor más cotizado del mundo en esta manera tan particular y emocionante de interpretar”, añadió López Reynoso, recién nombrado titular de la Orquesta del Palacio de Bellas Artes.

Plácido Domingo deleitó con su talento a un público conformado por miles de laguneros y visitantes de otras regiones. / Foto: Antonio Meléndez

Generosidad, su virtud

Si bien es cierto que alrededor de la figura del cantante, quien llegó a México cuando tenía ocho años de edad, circulan opiniones tan diversas, también es verdad que la generosidad lo enmarca tanto para impulsar nuevas voces como la de Rolando Villazón y María Katzarava, a través del concurso Operalia, como para ayudar a los damnificados del sismo de 1985 en México.

De hecho la historia de cómo perdió a cuatro integrantes de su familia en el terremoto, quienes vivían en el edificio Nuevo León de Tlatelolco, lo ancló aún más al país. Ese 19 de septiembre de 1985, él se encontraba en Chicago para el estreno de Otelo, pero apenas se enteró del sismo, volvió a la ciudad.

Con pantalones de mezclilla y un cubrebocas, se sumó al grupo de civiles que buscaron entre los escombros a sobrevivientes. Ninguno de su familia salió con vida. Días después, decidió usar su voz para ayudar con decenas de conciertos en beneficio de los damnificados; logró reunir 10 millones de dólares para un centro comunitario para las personas que quedaron sin hogar.

Pero la generosidad no queda ahí. Javier Camarena recuerda cómo en dos ocasiones que compartieron el escenario, Plácido Domingo sin recelo le daba consejos. Y más aún, compartía el nervio de entrar a escena como si fuera la primera vez. “Uno puede pensar que una persona como él con los años que tiene de experiencia, con esta carrera tan enorme, se las sabe de todas, todas, y es hasta cierto punto reconfortante ver que él sigue teniendo el nervio, la emoción de entrar al escenario. Es una persona que disfruta y ama su trabajo y eso se proyecta a la hora de verlo en el escenario”, señaló.

También destaca el concurso Operalia fundado en 1993 como una plataforma para la proyección de las voces jóvenes. El jurado ha recibido hasta mil solicitudes en un año de los cuales 10 llegan a la final donde se premia a cuatro. Y resalta su labor en la Ópera de los Ángeles que promovió y apoyó para convertirla en un escenario internacional.

“Plácido Domingo es un verdadero amante de la voz humana, es un enamorado de los cantantes jóvenes y se ha dedicado a impulsarlos porque entendió pronto que su fama era tal que podía enfocarse a lanzar carreras y de muchas maneras lo ha hecho, pero fundamentalmente a través de su concurso Operalia”, refirió Kleinburg.

Un camino largo aún

A los 80 años de edad no hay historia que no le haya ocurrido a Plácido Domingo. Desde quedarse encerrado en el elevador de su hotel en Verona dos horas antes de salir a escena, recibir críticas por prestar su voz para los papeles de Monte en la película Beverly Hills Chihuahua y Skeleton Jorge en El libro de la vida, hasta aparecer como él mismo en Barrio Sésamo y Los Simpson; sin olvidar la interpretación de las canciones de Cri-Cri en la década de los 80.

También no puede omitirse la acusación de acoso sexual de la que fue objeto en 2019 cuando una veintena de mujeres denunciaron al tenor por un comportamiento abusivo tanto en el uso de su poder como abuso sexual. Las denuncias obligaron al cantante a cancelar conciertos en La Ópera de San Francisco y la Orquesta de Filadelfia, mientras la Ópera de los Ángeles realiza la investigación pertinente.

En febrero de 2020, el cantante aceptó las denuncias en un comunicado: “En los últimos meses he tenido tiempo para reflexionar sobre las acusaciones que han hecho contra mí varias de mis colegas. Respeto el hecho de que estas mujeres finalmente hayan tenido el valor de denunciar y quiero que sepan que estoy verdaderamente arrepentido del daño causado. Asumo completamente la responsabilidad por mis actos y he crecido a partir de esta experiencia”, dijo quien dejó los escenarios por seis meses debido a las acusaciones y la convalecencia del coronavirus.

Aun cuando las demandas pusieron a tambalear la trayectoria de quien estudió en el Conservatorio Nacional, su voz ganó terreno y más de un año después esta historia queda a un lado. “Ha sido capaz de evolucionar con los años y reencontrarse consigo mismo una y otra vez, y a la vez ir mutando y siendo cada vez más grande al grado de que se convirtió en el tenor de referencia”, acotó Reynoso López.

Hoy tiene nuevos proyectos sin planes de bajar del escenario; así que aún hay Plácido Domingo para largo, dijo Kleinburg.

Policiaca

[Transmisión] Matan hombre a balazos en la colonia Capitales de Europa

De acuerdo con vecinos, se escucharon al menos nueve disparos

Policiaca

Aseguran a tres hombres de Irapuato y León por presunto robo de auto

La detención se llevó a cabo en San Miguel de Allende  

Policiaca

[Transmisión] Matan hombre a balazos en la colonia Capitales de Europa

De acuerdo con vecinos, se escucharon al menos nueve disparos

Policiaca

Queda atorada caja de tráiler en Zona Centro de Salvatierra

Provocando tráfico en la calle Guillermo Prieto y Guadalupe

Local

Piden a la población no desplazarse a otros municipios por vacuna anti Covid-19

No se deben mezclar los tipos de vacuna de diferente laboratorio para la primera y segunda dosis, por lo que se les debe aplicar en orden

Policiaca

Localizan hombre sin vida en un terreno de cultivo

Los hechos fueron la mañana del viernes en la comunidad de Morales