/ lunes 10 de mayo de 2021

Claman madres por encontrar a sus hijos desaparecidos

Hay más de mil 200 personas desaparecidas en Guanajuato del primero de diciembre de 2018 a abril de 2021

IRAPUATO, Gto. (OEM-Informex). Amalia, Sanjuana y Rebeca son tres mujeres guanajuatenses que aparte de compartir el que son madres de familia, tienen en común también que desde hace un año no han visto a sus hijos.


Las propias familias participan en las búsquedas. | Foto: Ricardo Sánchez | El Sol de Irapuato



Amalia, Sanjuana y Rebeca no se conocían hasta hace un año; incluso, ni vivían en el mismo municipio, pero sus hijos desaparecieron casi en las mismas circunstancias, como si hubiera una relación, como si se conocieran: los tres fueron privados de la libertad cuando volvían de sus respectivos trabajos; hoy las tres madres comparten la esperanza de volver a sus hijos... aunque sea convertidos en cadáveres, algo que saben que es más probable que suceda.


⬇️Da clic aquí⬇️

Le dio su bendición a su hijo y no volvió

Amalia vive en la colonia Las Delicias, de Irapuato. El 13 de febrero de 2020 notó que algo raro había en el ambiente e incluso le dijo a su hijo Valentín, en ese entonces de 22 años, que no fuera a trabajar, que presentía algo, pero éste le dijo que todo estaba bien, que al rato regresaba; Amalia le dio su bendición, le dio un beso en la mejilla y es el último recuerdo que tiene de su hijo, pues desde entonces no lo ha vuelto a ver.

“Él trabajaba en una empresa de Silao, el transporte lo tomaba en la Esfuerzo Obrero, junto con otros compañeros del trabajo. Yo no quería que fuera a trabajar, algo presentía, pero no me hizo caso, me agarró de la mano y me dijo que regresaría, que iríamos a cenar tacos.

“Él se fue a las 5:40 de la mañana, pues pasaba el camión por él a las 5:50 todos los días. Su regreso era a las 5:30 de la tarde, no le fallaba. Ese día dieron las 10 de la noche y no volvía. Él siempre llegaba del trabajo, comía conmigo y si iba a salir a algún lado me decía y a la hora que me decía que iba a volver, a esa hora, no era nochero, aunque tomaba no se emborrachaba”, contó Amalia, quien insiste que tal vez debió haber sido más dura con su hijo y no dejarlo ir a trabajar.


Cada desaparecido deja una familia incompleta. | Foto: Ricardo Sánchez | El Sol de Irapuato


Fue hasta que a Amalia se le ocurrió ir a la casa de Rodrigo, su compañero de trabajo, para preguntarle por Valentín.

“Cuando me vio, me abrazó. La sangre se me fue a los pies y le empecé a decir que me dijera en dónde estaba Valentín. 'Se lo llevaron a la fuerza en una camioneta', me dijo. Me quería morir. Yo sabía que no debí haberlo dejado ir a trabajar”.


⬇️Da clic aquí⬇️

Amalia ha buscado a su hijo incansablemente. Ella misma ha ido construyendo sus peritajes y ha concluido que tal vez confundieron a Valentín con otro compañero de trabajo, a quien después mataron por vender droga.

Desde marzo de 2020, Amalia se unió a los colectivos de búsqueda de personas desparecidas que hay en el estado, pues sabe que sola no podrá, tiene que unir esfuerzos para poder encontrar más rápido a su hijo.

Nada más espero encontrarlo para morirme

Sanjuana vive en la comunidad de la Aldea, en Silao. El 15 de septiembre de 2019, por la mañana, fue la última vez que vio a su hijo José Luis, antes de irse a trabajar en la tienda de abarrotes que acababa de abrir; a él lo privaron de la libertad cuando abría los candados del negocio con el que apenas tenía dos semanas de haber abierto

Sanjuana ha pasado por todo: venció al cáncer, tuvo Covid-19 y lo superó, ha controlado su diabetes y sin embargo dice que lo único que quiere es poder encontrar a su hijo para poder morirse.

“Yo creo que cuando encuentre a mi hijo, me voy a morir”, dice Sanjuana.

Todos los días, Sanjuana prende una veladora a San Judas Tadeo para pedirle que le permita tener noticias de su hijo.

“No quiero perder la esperanza de encontrarlo con vida, sería lo mejor que me podría pasar, pero también sé que ya pasó mucho tiempo y nada más quisiera saber en dónde me lo dejaron para poder enterrarlo. Cada día que pasa es un dolor bien duro el pecho para mí que ya quisiera que terminara.

Busca entre fotos de cadáveres a su hijo

Juan Carlos tenía 21 años cuando fue subido a una camioneta a la fuerza. El 22 de julio de 2019 iba con rumbo a la Central de Abastos de Celaya, pues estaba juntando dinero para poder pagarse su inscripción en la universidad, pues quería estudiar para ser ingeniero.

Desde ese día, Rebeca, madre de Juan Carlos, ha estado buscando literalmente día y noche a su hijo.

“Me salgo y hago rondines por la Central de Abastos, a ver si lo veo. Me dicen que no me arriesgue, que es muy peligroso, pero pues no pierdo la esperanza.

A Rebeca le llegan cada dos semanas sobres con fotografías de cadáveres encontrados tanto en fosas como en parajes, para ver si alguno de ellos es su hijo.

“Me dicen que ya perdí la sensibilidad, la capacidad de sombro, pero cuando se trata de un hijo, una hace todo lo posible por encontrarlo”.

Para Rebeca no hay posibilidad de que su hijo esté muerto. “A lo mejor está en otro estado, trabajando para el crimen, yo nomás quiero saber que esté vivo, con eso me doy; si estuviera muerto ya lo sentiría, aún no tengo ese sentimiento y todavía no lo quiero tener”.

Desde el ocho de febrero de 2019 al siete de abril de 2021, en Guanajuato se han realizado 89 acciones de búsqueda de las mil 413 que se han llevado en el país en ese periodo y con lo cual el estado se coloca como el quinto lugar nacional con más acciones de búsqueda de personas.

Además, del primero de diciembre de 2018 al siete de abril de 2021 se tiene un registro de que hay mil 269 personas desaparecidas en Guanajuato.

Guanajuato, también, tiene uno de los 10 municipios con más fosas clandestinas encontradas del primero de diciembre de 2018 al siete de abril de 2021 y se trata de Acámbaro y donde fueron localizadas 35, mientras que también tiene un municipio en donde se han encontrado más cuerpos en fosas clandestinas, como es Salvatierra, en donde fueron localizados más de 79 cuerpos.

IRAPUATO, Gto. (OEM-Informex). Amalia, Sanjuana y Rebeca son tres mujeres guanajuatenses que aparte de compartir el que son madres de familia, tienen en común también que desde hace un año no han visto a sus hijos.


Las propias familias participan en las búsquedas. | Foto: Ricardo Sánchez | El Sol de Irapuato



Amalia, Sanjuana y Rebeca no se conocían hasta hace un año; incluso, ni vivían en el mismo municipio, pero sus hijos desaparecieron casi en las mismas circunstancias, como si hubiera una relación, como si se conocieran: los tres fueron privados de la libertad cuando volvían de sus respectivos trabajos; hoy las tres madres comparten la esperanza de volver a sus hijos... aunque sea convertidos en cadáveres, algo que saben que es más probable que suceda.


⬇️Da clic aquí⬇️

Le dio su bendición a su hijo y no volvió

Amalia vive en la colonia Las Delicias, de Irapuato. El 13 de febrero de 2020 notó que algo raro había en el ambiente e incluso le dijo a su hijo Valentín, en ese entonces de 22 años, que no fuera a trabajar, que presentía algo, pero éste le dijo que todo estaba bien, que al rato regresaba; Amalia le dio su bendición, le dio un beso en la mejilla y es el último recuerdo que tiene de su hijo, pues desde entonces no lo ha vuelto a ver.

“Él trabajaba en una empresa de Silao, el transporte lo tomaba en la Esfuerzo Obrero, junto con otros compañeros del trabajo. Yo no quería que fuera a trabajar, algo presentía, pero no me hizo caso, me agarró de la mano y me dijo que regresaría, que iríamos a cenar tacos.

“Él se fue a las 5:40 de la mañana, pues pasaba el camión por él a las 5:50 todos los días. Su regreso era a las 5:30 de la tarde, no le fallaba. Ese día dieron las 10 de la noche y no volvía. Él siempre llegaba del trabajo, comía conmigo y si iba a salir a algún lado me decía y a la hora que me decía que iba a volver, a esa hora, no era nochero, aunque tomaba no se emborrachaba”, contó Amalia, quien insiste que tal vez debió haber sido más dura con su hijo y no dejarlo ir a trabajar.


Cada desaparecido deja una familia incompleta. | Foto: Ricardo Sánchez | El Sol de Irapuato


Fue hasta que a Amalia se le ocurrió ir a la casa de Rodrigo, su compañero de trabajo, para preguntarle por Valentín.

“Cuando me vio, me abrazó. La sangre se me fue a los pies y le empecé a decir que me dijera en dónde estaba Valentín. 'Se lo llevaron a la fuerza en una camioneta', me dijo. Me quería morir. Yo sabía que no debí haberlo dejado ir a trabajar”.


⬇️Da clic aquí⬇️

Amalia ha buscado a su hijo incansablemente. Ella misma ha ido construyendo sus peritajes y ha concluido que tal vez confundieron a Valentín con otro compañero de trabajo, a quien después mataron por vender droga.

Desde marzo de 2020, Amalia se unió a los colectivos de búsqueda de personas desparecidas que hay en el estado, pues sabe que sola no podrá, tiene que unir esfuerzos para poder encontrar más rápido a su hijo.

Nada más espero encontrarlo para morirme

Sanjuana vive en la comunidad de la Aldea, en Silao. El 15 de septiembre de 2019, por la mañana, fue la última vez que vio a su hijo José Luis, antes de irse a trabajar en la tienda de abarrotes que acababa de abrir; a él lo privaron de la libertad cuando abría los candados del negocio con el que apenas tenía dos semanas de haber abierto

Sanjuana ha pasado por todo: venció al cáncer, tuvo Covid-19 y lo superó, ha controlado su diabetes y sin embargo dice que lo único que quiere es poder encontrar a su hijo para poder morirse.

“Yo creo que cuando encuentre a mi hijo, me voy a morir”, dice Sanjuana.

Todos los días, Sanjuana prende una veladora a San Judas Tadeo para pedirle que le permita tener noticias de su hijo.

“No quiero perder la esperanza de encontrarlo con vida, sería lo mejor que me podría pasar, pero también sé que ya pasó mucho tiempo y nada más quisiera saber en dónde me lo dejaron para poder enterrarlo. Cada día que pasa es un dolor bien duro el pecho para mí que ya quisiera que terminara.

Busca entre fotos de cadáveres a su hijo

Juan Carlos tenía 21 años cuando fue subido a una camioneta a la fuerza. El 22 de julio de 2019 iba con rumbo a la Central de Abastos de Celaya, pues estaba juntando dinero para poder pagarse su inscripción en la universidad, pues quería estudiar para ser ingeniero.

Desde ese día, Rebeca, madre de Juan Carlos, ha estado buscando literalmente día y noche a su hijo.

“Me salgo y hago rondines por la Central de Abastos, a ver si lo veo. Me dicen que no me arriesgue, que es muy peligroso, pero pues no pierdo la esperanza.

A Rebeca le llegan cada dos semanas sobres con fotografías de cadáveres encontrados tanto en fosas como en parajes, para ver si alguno de ellos es su hijo.

“Me dicen que ya perdí la sensibilidad, la capacidad de sombro, pero cuando se trata de un hijo, una hace todo lo posible por encontrarlo”.

Para Rebeca no hay posibilidad de que su hijo esté muerto. “A lo mejor está en otro estado, trabajando para el crimen, yo nomás quiero saber que esté vivo, con eso me doy; si estuviera muerto ya lo sentiría, aún no tengo ese sentimiento y todavía no lo quiero tener”.

Desde el ocho de febrero de 2019 al siete de abril de 2021, en Guanajuato se han realizado 89 acciones de búsqueda de las mil 413 que se han llevado en el país en ese periodo y con lo cual el estado se coloca como el quinto lugar nacional con más acciones de búsqueda de personas.

Además, del primero de diciembre de 2018 al siete de abril de 2021 se tiene un registro de que hay mil 269 personas desaparecidas en Guanajuato.

Guanajuato, también, tiene uno de los 10 municipios con más fosas clandestinas encontradas del primero de diciembre de 2018 al siete de abril de 2021 y se trata de Acámbaro y donde fueron localizadas 35, mientras que también tiene un municipio en donde se han encontrado más cuerpos en fosas clandestinas, como es Salvatierra, en donde fueron localizados más de 79 cuerpos.

Local

Ya son ocho amparos para vacunar a menores de edad contra Covid-19

Necesitan vacuna Pfizer, pero no hay disponible en el estado

Policiaca

La celayense Andrea Berenice desapareció el 16 de septiembre

Salió de su casa en Rincón de Tamayo para ir a un baile en la Cañada de Caracheo y ya no volvió

Local

Ahora fueron 21 las víctimas del virus en Guanajuato

La Secretaría de Salud de Guanajuato informó que en la entidad hay 339 pacientes hospitalizados por Covid de los cuales 234 están graves, 75 están en estado crítico y 30 se encuentran estables

Finanzas

Recorta Hacienda 30% apoyo a Pymes

El gasto para respaldar a micronegocios, a través de la Secretaría de Economía, caerá 126 mdp en 2022

Sociedad

Haitianos piden asilo: “Moriremos como hombres, no como basura”

Los migrantes llegan a gastar hasta mil 600 dólares en su viaje de la ciudad de Tapachula, Chiapas, a Acuña, en el estado de Coahuila

Sociedad

Atentado en Salamanca: Le mandan bomba el día de su cumpleaños

Aunque aún no se conoce la causa, el gobernador de Guanajuato calificó el ataque como “un acto terrorista”

Sociedad

Mujeres son titulares de 26% de los ejidos: Tribunal Superior Agrario

La magistrada Méndez de Lara indicó que se impulsa una reforma para que haya más propietarias de tierras

Cultura

Mario Vargas Llosa narra su historia en la serie Una vida en palabras

El escritor narra a su hijo primogénito Álvaro los momentos alegres, difíciles y hostiles que ha pasado en su vida

Gossip

Lupita D’Alessio vuelve a grabar con Discos Orfeón tras años de desencuentros

D'Alessio firmó a los 17 años un contrato con Discos Orfeón, mismo que le impedía, según informó ella misma a mediados del año pasado, grabar sus éxitos en vivo