imagotipo

Óscar Plaza, orgulloso de sus hijos y esposa

  • Angel Galindo
  • en LOCAL

Óscar Plaza Yerena, de 26 años de edad, es un joven talentoso que trabaja en la industria automotriz y se siente orgulloso de sus dos hijos y su esposa,  y que a pesar de haber vivido la experiencia de ser padre a una corta edad, ha aprendido muchos valores

que el día de hoy transmite a sus hijos, para que el día de mañana sean personas de bien.

Sus pequeños dos hijos, Édgar Alan y Óscar Diego, además de su esposa Janeth Araujo, forman una familia que ha sabido mantener la unión  gracias al entusiasmo que Óscar ha puesto en la educación de sus pequeños y a la experiencia que ha adquirido durante estos años, los cuales señaló, no han sido fáciles debido a las responsabilidades que conlleva sacar adelante una familia.

Para lograr lo anterior, Óscar ha tenido que atravesar por diferentes circunstancias, desde el momento en que tuvo que trabajar como botarga de personajes animados para una farmacia, cuando se enteró que sería padre, con tan sólo 17 años de edad, hasta incorporarse como trabajador del área de producción en la industria automotriz, empleo que ejerce en la actualidad.

Sin embargo, para poder llevar una vida equilibrada Óscar no ha dejado de hacer lo que siempre le ha gustado, y desde hace muchos años se dedica a tocar instrumentos como la batería y guitarra en una banda de rock llamada “Efímera Ilusión”, con la que ha realizado diversas presentaciones musicales en algunos bares de la ciudad.

No obstante, a pesar de continuar realizando sus actividades musicales, se mantiene al pendiente de la formación de Édgar Alan y Óscar Diego, pues dijo sentirse preocupado por saber cómo se van a enfrentar sus hijos al mundo el día de mañana, además de reconocer que aún le falta mucho por aprender, pero también mucho que enseñarle a sus pequeños.

A pesar de que Óscar no concluyó una carrera profesional, está plenamente consciente del futuro que desea para sus hijos, es por ello que manifestó el deseo que tiene de ver a sus hijos concluir sus estudios y trabajar para que algún día sean profesionistas, ya que según dijo, se siente comprometido con la sociedad de educar a sus primogénitos para que sean personas de bien.

“A los jóvenes que piensan ser padres, les diría que sea cual sea la decisión que tomen, que la afronten con responsabilidad, si algún joven se convierte en padre no significa que se acabó el mundo, pero sí tiene que cambiar su estilo de vida”, comentó Óscar.

Finalmente comentó que anteriormente las personas no tenían idea de cómo educar a los niños, por eso a veces los educaban con golpes, sin embargo hoy en día hay mayor orientación e información para educarlos, agregando que un padre siempre debe estar al pendiente de su hijo para guiarlo por el buen camino.