/ lunes 22 de febrero de 2021

Se fue mamá, luego papá

A siete meses de la muerte por Covid-19 de sus padres con 12 días de diferencia, Paty y María Fernanda Villalobos, jóvenes leonesas narran las dificultades para encontrar atención y oxígeno

León, Gto.- Detrás de los datos y los números se encuentran personas, con nombres y apellidos, con sus historias e ilusiones, sueños arrebatados por la pandemia, ahora son seres que viven en la memoria de quienes por siempre los amaron, en recuerdos en fotografías. Esta es la historia de Martha Patricia Lona Alvarado y de Juan José Villalobos López, dos vidas que Covid-19 se llevó.

Eran muy unidos

“Eran muy unidos, lo hacían todo juntos, desde el desayuno hasta la cena, lo hacían juntos” así recuerda a sus padres Patricia, la hija mayor de ambos.

➡️Suscríbete a nuestra edición digital

Martha y Juan José trabajaron para el Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS), ahí se conocieron, se enamoraron y sacaron a Patty y a su hermana María Fernanda.

MARTHA SE FUE A LOS 59 AÑOS

En una de las fotografías se observa a Martha Patricia, una mujer de cabello rizado y sonrisa dulce. Madre e hija: Patty de pequeña con sombrero grande y ovalado, ambas tomadas de la mano, en uno de los lugares que Martha más disfrutaba, la playa.


Foto: Cortesía


“Todo comenzó a finales de junio, eran personas que se cuidaban mucho desde que inició lo de la pandemia, no supimos qué fue o en qué momento fue cuando se contagiaron. La que presentó síntomas fue mi mamá, mi mamá tenía diabetes y mi papá tenía hipertensión y yo empecé primero con temperatura”, relató María Fernanda".

Cuando el virus de la Influenza H1N1 se propagó en 2009 y 2010 en México la señora Martha contrajo el virus y sus pulmones quedaron dañados.


Foto: Cortesía


Los síntomas por coronavirus se presentaron en Martha el 28 de junio. "La llevamos luego luego con el doctor, quien dijo que probablemente era Covid”, platica Patty.

“A los dos días dijo ya no puedo y entonces empezó el calvario que hemos vivido hasta hoy”, expresa su hermana.

“Ese día en la noche estuvimos buscando hospital para mi mamá, nos paramos desde las dos de la mañana hasta las ocho, buscando un lugar donde pudieran atenderla. "Estaban al tope, fuimos al Hospital Covid-19, al Ángeles, a Médica Campestre… estábamos dispuestos a pagar, a lo mejor no era el dinero que teníamos, pero pues a conseguirlo de alguna manera, pues ver que tu familiar se está ahogando, es algo como muy fuerte”, contó María.


Foto: Cortesía


"No todos recibían a pacientes Covid, fue buscar y buscar, hasta que pudimos encontrar un lugar en la clínica 21, de ahí trasladaron a mi mamá a la T-1 del IMSS. La estabilizaron y para tener contacto con ella le dejamos un celular".

A TRAVÉS DE UN TELÉFONO

“Tuvimos contacto con mi mamá, estaba muy estable, le pusieron oxígeno eso la hizo sentir bien, pero al día siguiente ya no. Hablaba cortado, decía que allá adentro era horrible, que todo mundo se estaba ahogando. Decía 'me da mucho miedo' y le pedíamos que no entrara en pánico, intentábamos calmarla..., al día siguiente en la tarde ya no nos contestó”, dijo Patty.


⬇️Da clic aquí⬇️

El tiempo pasaba y la condición de salud de Martha Patricia no mejoraba, las llamadas que tenía con su esposo y sus hijas las hizo en respiraciones entrecortadas. “Yo sé que ya no voy a aguantar y marco para despedirme”, recordó Patty.

“Mi hermana me marcó para decirme que mi mamá estaba muy mal, entonces mi papá fue a ver por qué nadie la atendía, porque mi mamá le decía a los doctores y enfermeras que ella estaba en pánico, que estaba oxigenando bien y que era el miedo que la tenía así".

Sus hijas no perdían la esperanza de que mejoraría y a través de llamadas le infundían ánimos y palabras de amor. “Todavía tenemos muchas cosas que vivir, tu échale muchas ganas, te estoy esperando afuera...yo voy a estar bien, recuerda que te amo mucho y siempre vamos a estar juntas, porque esa era siempre nuestra frase”.

“Era una madre muy amorosa, muy atenta y una mujer muy inteligente y aventurera, aunque a veces le costaba trabajo como caminar por algunos lugares medio rocosos, ella se aventaba y era como muy aventurera, la recuerdo como muy cercana a nosotros, con protección y amor incondicional", menciona María Fernanda.

INSENSIBILIDAD PARA COMUNICAR LA MUERTE

La noticia del fallecimiento de Martha llegó por una equivocación. "Como a las seis de la tarde me marcan del seguro, me dijeron, '¿Familiar de Juan López? Está evolucionando súper bien'... No, yo soy familiar de Martha Patricia Lona y me dice 'ella ya murió, falleció desde las tres de la tarde'... quedé en shock y les grité cómo era posible que estuvieran dando esas noticias así, se equivocaron de paciente, ella murió a la tres y en el acta viene que ella murió a las 12".

"Nos dijeron 'no podemos guardar el cuerpo muchas horas, ven hacer el trámite porque el cuerpo no puede permanecer muchas horas aquí'", contó María Fernanda. Martha falleció el 3 de julio.

Martha fue Jefa de Afiliación y Vigencia en el IMSS, empezó como archivadora y después fue jefa de grupo, sus hijas la recuerdan como una mujer “muy inteligente, a pesar de que solo tenía la preparatoria, duró un mes como subdelegada, era honesta y confiable”.

LUEGO PAPÁ

Sobre la mesa de la sala en casa de Patty hay una fotografía de un hombre de sonrisa seria y mirada expresiva. Es Juan José quien está frente a frente con María Fernanda.

Juan José presentó los síntomas característicos de coronavirus días después de haber dicho adiós a su esposa; empezó con tos.

“Lo teníamos en casa y tuvimos muchos problemas para conseguir los tanques de oxígeno, durábamos unas dos horas formadas, para recargarlos", dijo María Fernanda.

Juan José empezó a desaturar “menos y menos”. “Mi papá decía que por favor no lo metiéramos al Seguro Social, él lo pidió, por lo que había pasado con mi mamá”.

“Siempre me acuerdo mucho, decía estoy bien, no te preocupes, ya me siento mejor, pero en oxigenación se veía que cada vez que iba peor, hacia abajo, estuvo con dos tanques la vez funcionando, día y medio”.

Fernando y Patty y María respetaron la decisión de su padre hasta el último momento, hasta que no pudieron más. “Lo llevamos al Hospital Regional, nos tardaron unas dos horas en poder entrar, entró, alcanzó a darnos la bendición y entré a hacer todo el papeleo”.

Juan José fue Jefe de Servicios Básicos en el Hospital de Especialidades T1 del IMSS. Sus hijas lo recuerdan como una persona meticulosa, detallista “de todo lo que era el área de limpieza, de pasillo, era de que todo estuviera limpio y ordenado en su lugar, era un jefe muy exigente”.

Juanjo era trovador y bohemio, sus pasiones, aparte de su mujer y sus dos hijas, eran cantar y tocar la guitarra, le gustaba endulzar sus oídos y sus sentimientos con Los Ángeles Negros, Los Panchos, le gustaba la música de Edith Márquez y de Ana Gabriel.

“Algo que disfrutaban ellos dos juntos, era ir a bailar al Braserío, cuando iban las sonoras santaneras, su canción era Perfume de Gardenias”, rememoró Patty.

“De los últimos momentos juntos y la que él me cantó fue Toda una vida, la canción dice prácticamente así, 'yo estaría contigo, cuando me casara, me dijo que la iba a cantar”, relató Patty.

“Se expresaba con la música, le gustaba mucho la música".

Pero la realidad era angustiante. “No sé qué voy hacer si tú te vas, tengo mucho miedo que tú te vayas igual que mi mamá, te necesito, por favor no me dejes", le decía yo.

"No llores, todo va estar bien y yo voy a estar bien y tú tienes que ser muy fuerte, la vida es así, tienes que ser fuerte”, le dijo Juan José antes de partir. Él falleció el 15 de julio.

LA AUSENCIA

“Para mí ha sido duro, darte cuenta que ya no están, que no les puedes marcar cuando hay un problema, yo creo que lo más fuerte es que todo pasó en doce días”, contó Fernanda.

“No puedes estar cerca de ellos cuando esto pasa, es de lo más duro, al principio es ni te das cuenta qué pasó, es como si desaparecieran de un momento a otro”.

La familia estuvo consciente de la pandemia y fue una conversación común. "Nos enseñaron a seguir adelante, a pesar de que el camino no se ve claro, la vida sigue, siempre nos hicieron fuertes, la muerte era un tema que se tocaba en casa”.

Martha pidió a la hermana de su esposo, “si algo me llegara a pasar yo quiero que tú cuides a mis hijas".

Ahora, Patty y María Fernanda enfrentan la vida juntas, como sus padres les enseñaron.

León, Gto.- Detrás de los datos y los números se encuentran personas, con nombres y apellidos, con sus historias e ilusiones, sueños arrebatados por la pandemia, ahora son seres que viven en la memoria de quienes por siempre los amaron, en recuerdos en fotografías. Esta es la historia de Martha Patricia Lona Alvarado y de Juan José Villalobos López, dos vidas que Covid-19 se llevó.

Eran muy unidos

“Eran muy unidos, lo hacían todo juntos, desde el desayuno hasta la cena, lo hacían juntos” así recuerda a sus padres Patricia, la hija mayor de ambos.

➡️Suscríbete a nuestra edición digital

Martha y Juan José trabajaron para el Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS), ahí se conocieron, se enamoraron y sacaron a Patty y a su hermana María Fernanda.

MARTHA SE FUE A LOS 59 AÑOS

En una de las fotografías se observa a Martha Patricia, una mujer de cabello rizado y sonrisa dulce. Madre e hija: Patty de pequeña con sombrero grande y ovalado, ambas tomadas de la mano, en uno de los lugares que Martha más disfrutaba, la playa.


Foto: Cortesía


“Todo comenzó a finales de junio, eran personas que se cuidaban mucho desde que inició lo de la pandemia, no supimos qué fue o en qué momento fue cuando se contagiaron. La que presentó síntomas fue mi mamá, mi mamá tenía diabetes y mi papá tenía hipertensión y yo empecé primero con temperatura”, relató María Fernanda".

Cuando el virus de la Influenza H1N1 se propagó en 2009 y 2010 en México la señora Martha contrajo el virus y sus pulmones quedaron dañados.


Foto: Cortesía


Los síntomas por coronavirus se presentaron en Martha el 28 de junio. "La llevamos luego luego con el doctor, quien dijo que probablemente era Covid”, platica Patty.

“A los dos días dijo ya no puedo y entonces empezó el calvario que hemos vivido hasta hoy”, expresa su hermana.

“Ese día en la noche estuvimos buscando hospital para mi mamá, nos paramos desde las dos de la mañana hasta las ocho, buscando un lugar donde pudieran atenderla. "Estaban al tope, fuimos al Hospital Covid-19, al Ángeles, a Médica Campestre… estábamos dispuestos a pagar, a lo mejor no era el dinero que teníamos, pero pues a conseguirlo de alguna manera, pues ver que tu familiar se está ahogando, es algo como muy fuerte”, contó María.


Foto: Cortesía


"No todos recibían a pacientes Covid, fue buscar y buscar, hasta que pudimos encontrar un lugar en la clínica 21, de ahí trasladaron a mi mamá a la T-1 del IMSS. La estabilizaron y para tener contacto con ella le dejamos un celular".

A TRAVÉS DE UN TELÉFONO

“Tuvimos contacto con mi mamá, estaba muy estable, le pusieron oxígeno eso la hizo sentir bien, pero al día siguiente ya no. Hablaba cortado, decía que allá adentro era horrible, que todo mundo se estaba ahogando. Decía 'me da mucho miedo' y le pedíamos que no entrara en pánico, intentábamos calmarla..., al día siguiente en la tarde ya no nos contestó”, dijo Patty.


⬇️Da clic aquí⬇️

El tiempo pasaba y la condición de salud de Martha Patricia no mejoraba, las llamadas que tenía con su esposo y sus hijas las hizo en respiraciones entrecortadas. “Yo sé que ya no voy a aguantar y marco para despedirme”, recordó Patty.

“Mi hermana me marcó para decirme que mi mamá estaba muy mal, entonces mi papá fue a ver por qué nadie la atendía, porque mi mamá le decía a los doctores y enfermeras que ella estaba en pánico, que estaba oxigenando bien y que era el miedo que la tenía así".

Sus hijas no perdían la esperanza de que mejoraría y a través de llamadas le infundían ánimos y palabras de amor. “Todavía tenemos muchas cosas que vivir, tu échale muchas ganas, te estoy esperando afuera...yo voy a estar bien, recuerda que te amo mucho y siempre vamos a estar juntas, porque esa era siempre nuestra frase”.

“Era una madre muy amorosa, muy atenta y una mujer muy inteligente y aventurera, aunque a veces le costaba trabajo como caminar por algunos lugares medio rocosos, ella se aventaba y era como muy aventurera, la recuerdo como muy cercana a nosotros, con protección y amor incondicional", menciona María Fernanda.

INSENSIBILIDAD PARA COMUNICAR LA MUERTE

La noticia del fallecimiento de Martha llegó por una equivocación. "Como a las seis de la tarde me marcan del seguro, me dijeron, '¿Familiar de Juan López? Está evolucionando súper bien'... No, yo soy familiar de Martha Patricia Lona y me dice 'ella ya murió, falleció desde las tres de la tarde'... quedé en shock y les grité cómo era posible que estuvieran dando esas noticias así, se equivocaron de paciente, ella murió a la tres y en el acta viene que ella murió a las 12".

"Nos dijeron 'no podemos guardar el cuerpo muchas horas, ven hacer el trámite porque el cuerpo no puede permanecer muchas horas aquí'", contó María Fernanda. Martha falleció el 3 de julio.

Martha fue Jefa de Afiliación y Vigencia en el IMSS, empezó como archivadora y después fue jefa de grupo, sus hijas la recuerdan como una mujer “muy inteligente, a pesar de que solo tenía la preparatoria, duró un mes como subdelegada, era honesta y confiable”.

LUEGO PAPÁ

Sobre la mesa de la sala en casa de Patty hay una fotografía de un hombre de sonrisa seria y mirada expresiva. Es Juan José quien está frente a frente con María Fernanda.

Juan José presentó los síntomas característicos de coronavirus días después de haber dicho adiós a su esposa; empezó con tos.

“Lo teníamos en casa y tuvimos muchos problemas para conseguir los tanques de oxígeno, durábamos unas dos horas formadas, para recargarlos", dijo María Fernanda.

Juan José empezó a desaturar “menos y menos”. “Mi papá decía que por favor no lo metiéramos al Seguro Social, él lo pidió, por lo que había pasado con mi mamá”.

“Siempre me acuerdo mucho, decía estoy bien, no te preocupes, ya me siento mejor, pero en oxigenación se veía que cada vez que iba peor, hacia abajo, estuvo con dos tanques la vez funcionando, día y medio”.

Fernando y Patty y María respetaron la decisión de su padre hasta el último momento, hasta que no pudieron más. “Lo llevamos al Hospital Regional, nos tardaron unas dos horas en poder entrar, entró, alcanzó a darnos la bendición y entré a hacer todo el papeleo”.

Juan José fue Jefe de Servicios Básicos en el Hospital de Especialidades T1 del IMSS. Sus hijas lo recuerdan como una persona meticulosa, detallista “de todo lo que era el área de limpieza, de pasillo, era de que todo estuviera limpio y ordenado en su lugar, era un jefe muy exigente”.

Juanjo era trovador y bohemio, sus pasiones, aparte de su mujer y sus dos hijas, eran cantar y tocar la guitarra, le gustaba endulzar sus oídos y sus sentimientos con Los Ángeles Negros, Los Panchos, le gustaba la música de Edith Márquez y de Ana Gabriel.

“Algo que disfrutaban ellos dos juntos, era ir a bailar al Braserío, cuando iban las sonoras santaneras, su canción era Perfume de Gardenias”, rememoró Patty.

“De los últimos momentos juntos y la que él me cantó fue Toda una vida, la canción dice prácticamente así, 'yo estaría contigo, cuando me casara, me dijo que la iba a cantar”, relató Patty.

“Se expresaba con la música, le gustaba mucho la música".

Pero la realidad era angustiante. “No sé qué voy hacer si tú te vas, tengo mucho miedo que tú te vayas igual que mi mamá, te necesito, por favor no me dejes", le decía yo.

"No llores, todo va estar bien y yo voy a estar bien y tú tienes que ser muy fuerte, la vida es así, tienes que ser fuerte”, le dijo Juan José antes de partir. Él falleció el 15 de julio.

LA AUSENCIA

“Para mí ha sido duro, darte cuenta que ya no están, que no les puedes marcar cuando hay un problema, yo creo que lo más fuerte es que todo pasó en doce días”, contó Fernanda.

“No puedes estar cerca de ellos cuando esto pasa, es de lo más duro, al principio es ni te das cuenta qué pasó, es como si desaparecieran de un momento a otro”.

La familia estuvo consciente de la pandemia y fue una conversación común. "Nos enseñaron a seguir adelante, a pesar de que el camino no se ve claro, la vida sigue, siempre nos hicieron fuertes, la muerte era un tema que se tocaba en casa”.

Martha pidió a la hermana de su esposo, “si algo me llegara a pasar yo quiero que tú cuides a mis hijas".

Ahora, Patty y María Fernanda enfrentan la vida juntas, como sus padres les enseñaron.

Policiaca

Hallan a pareja sin vida en Dolores Hidalgo

El hallazgo tuvo lugar en un camino de terracería de la comunidad "Morillo"

Policiaca

[Transmisión] Matan ciclista a balazos en alterna Celaya-Villagrán

El cuerpo quedó sobre la ciclovía, cerca de reconocida empresa

Local

Compromisos, no promesas; reitera Ariel Corona Rodríguez

El candidato del PAN concluyó sus primeros siete días de campaña

Local

Se está secando la Laguna de Yuriria

Pérdida de empleos, pocos ingresos y daños ecológicos está dejando la falta de agua en uno de los embalses más importantes del estado

Local

Firman convenio en SMA Fundaciones Alma y BRN

Con el fin de realizar reconstrucciones de senos a mujeres a las que les tuvo que ser extirpado por haber padecido cáncer

Local

Violencia no se vence con violencia, sino con amor: obispo

En la celebración de la Fiesta de la Divina Misericordia, dijo Monseñor Benjamín Castillo Plascencia

Local

Dialogará colectivo de búsqueda con candidatos a diputado local y federal

Bibiana Mendoza señaló, que tras la creación de la Ley Estatal para la Búsqueda de Personas Desaparecidas faltó realizar algunas adecuaciones

Local

Reducen contagios de coronavirus en empresas de la industria metal mecánica

La campaña de Sitimm contra la Covid -19 ha permitido reducir los contagios