/ miércoles 12 de febrero de 2020

¿Será verdad que el capitalismo es el sistema de la avaricia?

En el artículo anterior titulado “el poder concentrado, ¿inofensivo?”, se habló sobre el fracaso del socialismo por propiciar la concentración del poder en manos del gobierno. Ahora, necesitamos explorar más sobre éste tema para adquirir el conocimiento que nos ayude a mejorar nuestras decisiones al elegir el sistema económico-político que más nos conviene.

Esto es importantísimo, sobre todo en tiempos como éstos, donde muchos son atraídos por el espejismo del socialismo, incluyendo gran cantidad de jóvenes, que en mi opinión, la gran mayoría de ellos huirían rápidamente de su espejismo si comprendieran hacia donde nos dirige y lo mucho que ellos mismos perderían. Entremos pues de lleno al tema.

Al leer un artículo de Chuck Bentley, llamó mi atención las palabras que cita del economista Jerry Bowyer: “Todo sistema de economía política involucra dinero. Los países capitalistas tienen dinero; los países socialistas tienen dinero. Ambos sistemas tienen gente rica. Ambos sistemas tienen gente pobre. La diferencia es que bajo el socialismo, son los políticamente conectados quienes se hacen ricos” (1).

Llamó mi atención por la verdad que encierra su declaración, ya que en el socialismo no es el trabajo duro lo que ayuda a la gente a salir adelante, a salir de su pobreza, más bien propicia a que sólo puedan salir de su pobreza aquellos que logran alianzas con la élite gobernante, o como decimos en México, aquellos que tienen palancas en el gobierno.

El premio nobel de economía, Milton Friedman, decía: “El problema de la organización social es cómo establecer un acuerdo bajo el cual la avaricia cause el menor daño, el capitalismo es ese tipo de sistema.” Queriendo decir con esto que ningún sistema es 100% libre de la avaricia, de la codicia, entonces lo que debemos evaluar es cuál de los dos sistemas, si el capitalismo o el socialismo, llega a estar más cerca de proteger al individuo de la avaricia y la codicia, y el sistema que lo logra es el capitalismo.

Es un grave error enseñar que el capitalismo es el sistema de la avaricia y la codicia, pues el sistema que más propicia estas pasiones es el socialismo, y veamos una de las formas en que lo hace: Nuestro actual sistema económico-político permite al gobierno federal inspeccionar a los ciudadanos con el fin de monitorear sus ganancias y establecer con cuántas de ellas pueden quedarse, y darse el papel para determinar si el ciudadano que ha trabajado duro se “merece” lo que se ha ganado, este socialismo queridos amigos, es una forma de avaricia y de codicia a gran escala que viola el principio ético que dice “no codiciaras nada que sea de tu prójimo.” –Éxodo 20:17.

Y para que nos quede más claro, reflexionemos en las palabras del Sr. Andy Puzder:

El capitalismo te anima a satisfacer las necesidades de otros, pues es la forma que tienes para alcanzar el éxito económico, qué empresas tienen éxito y qué empresas fracasan está en el poder de los consumidores que dan su voto a aquellos que están satisfaciendo sus necesidades. El socialismo, en cambio, toma tu deseo de mejorar y lo enfoca en tu deseo interno de codicia, compitiendo con otras personas porque te toque a ti el subsidio limitado de bienes y servicios que el gobierno pone a tu disposición: largas filas para obtener atención médica, becas educativas, etc. El socialismo pone la mente de las personas a cuánto pueden obtener por la exclusión de otras personas a estos servicios, por eso la única manera de sobresalir en un sistema socialista es si te enfocas en suplir las necesidades de la élite gobernante, mientras que nadie mira por satisfacer las necesidades de las masas a quienes en el socialismo siempre les va muy mal. Sólo el capitalismo permite a un niño de la clase trabajadora aspirar al nivel de éxito económico que yo he logrado, pues yo fui un niño de ésta clase trabajadora que pude prosperar económicamente gracias a que crecí en un país capitalista (2). (Andy Puzder, exdirector de CKE Restaurants, la empresa matriz de Hardee´s y Carl´s Jr.).

El Señor Puzder tiene razón al decir con esto que el capitalismo es moralmente superior y el socialismo es moralmente inferior, no sólo por éstas razones sino por muchas otras que tú puedes seguir investigando por tu propia cuenta si lo analizas con una mente abierta a la verdad. Seguiremos analizando éste tema.

Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: Metamorfosis Cultural ó si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.com Gracias.

En el artículo anterior titulado “el poder concentrado, ¿inofensivo?”, se habló sobre el fracaso del socialismo por propiciar la concentración del poder en manos del gobierno. Ahora, necesitamos explorar más sobre éste tema para adquirir el conocimiento que nos ayude a mejorar nuestras decisiones al elegir el sistema económico-político que más nos conviene.

Esto es importantísimo, sobre todo en tiempos como éstos, donde muchos son atraídos por el espejismo del socialismo, incluyendo gran cantidad de jóvenes, que en mi opinión, la gran mayoría de ellos huirían rápidamente de su espejismo si comprendieran hacia donde nos dirige y lo mucho que ellos mismos perderían. Entremos pues de lleno al tema.

Al leer un artículo de Chuck Bentley, llamó mi atención las palabras que cita del economista Jerry Bowyer: “Todo sistema de economía política involucra dinero. Los países capitalistas tienen dinero; los países socialistas tienen dinero. Ambos sistemas tienen gente rica. Ambos sistemas tienen gente pobre. La diferencia es que bajo el socialismo, son los políticamente conectados quienes se hacen ricos” (1).

Llamó mi atención por la verdad que encierra su declaración, ya que en el socialismo no es el trabajo duro lo que ayuda a la gente a salir adelante, a salir de su pobreza, más bien propicia a que sólo puedan salir de su pobreza aquellos que logran alianzas con la élite gobernante, o como decimos en México, aquellos que tienen palancas en el gobierno.

El premio nobel de economía, Milton Friedman, decía: “El problema de la organización social es cómo establecer un acuerdo bajo el cual la avaricia cause el menor daño, el capitalismo es ese tipo de sistema.” Queriendo decir con esto que ningún sistema es 100% libre de la avaricia, de la codicia, entonces lo que debemos evaluar es cuál de los dos sistemas, si el capitalismo o el socialismo, llega a estar más cerca de proteger al individuo de la avaricia y la codicia, y el sistema que lo logra es el capitalismo.

Es un grave error enseñar que el capitalismo es el sistema de la avaricia y la codicia, pues el sistema que más propicia estas pasiones es el socialismo, y veamos una de las formas en que lo hace: Nuestro actual sistema económico-político permite al gobierno federal inspeccionar a los ciudadanos con el fin de monitorear sus ganancias y establecer con cuántas de ellas pueden quedarse, y darse el papel para determinar si el ciudadano que ha trabajado duro se “merece” lo que se ha ganado, este socialismo queridos amigos, es una forma de avaricia y de codicia a gran escala que viola el principio ético que dice “no codiciaras nada que sea de tu prójimo.” –Éxodo 20:17.

Y para que nos quede más claro, reflexionemos en las palabras del Sr. Andy Puzder:

El capitalismo te anima a satisfacer las necesidades de otros, pues es la forma que tienes para alcanzar el éxito económico, qué empresas tienen éxito y qué empresas fracasan está en el poder de los consumidores que dan su voto a aquellos que están satisfaciendo sus necesidades. El socialismo, en cambio, toma tu deseo de mejorar y lo enfoca en tu deseo interno de codicia, compitiendo con otras personas porque te toque a ti el subsidio limitado de bienes y servicios que el gobierno pone a tu disposición: largas filas para obtener atención médica, becas educativas, etc. El socialismo pone la mente de las personas a cuánto pueden obtener por la exclusión de otras personas a estos servicios, por eso la única manera de sobresalir en un sistema socialista es si te enfocas en suplir las necesidades de la élite gobernante, mientras que nadie mira por satisfacer las necesidades de las masas a quienes en el socialismo siempre les va muy mal. Sólo el capitalismo permite a un niño de la clase trabajadora aspirar al nivel de éxito económico que yo he logrado, pues yo fui un niño de ésta clase trabajadora que pude prosperar económicamente gracias a que crecí en un país capitalista (2). (Andy Puzder, exdirector de CKE Restaurants, la empresa matriz de Hardee´s y Carl´s Jr.).

El Señor Puzder tiene razón al decir con esto que el capitalismo es moralmente superior y el socialismo es moralmente inferior, no sólo por éstas razones sino por muchas otras que tú puedes seguir investigando por tu propia cuenta si lo analizas con una mente abierta a la verdad. Seguiremos analizando éste tema.

Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: Metamorfosis Cultural ó si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.com Gracias.