/ viernes 9 de octubre de 2020

Convierten cárcel en atractivo turístico en la isla de los hombres solos

La isla de San Lucas se utilizó hasta 1991 como centro de reclusión para los criminales más peligrosos y los enemigos del gobierno de Costa Rica

La isla de San Lucas, que alberga los restos de una de las cárceles más tenebrosas en la historia de Costa Rica, ha sido convertida en un parque nacional y atractivo turístico con senderos en el bosque, playas y abundante fauna.

Situada en el Golfo de Nicoya, en el Pacífico costarricense, San Lucas funcionó como centro de reclusión entre 1873 y 1991, dejando atrás un reguero de torturas y de trato infrahumano.

Abandonada durante varios años desde la clausura del penal, la isla fue abierta en agosto pasado a la visita de turistas, con restricciones por la pandemia.

Antes de su apertura, la isla fue declarada de interés arquitectónico en 1995, y refugio de vida silvestre en 2001. Pero fue apenas este año que comenzó su rehabilitación como atractivo turístico.

Varias agencias gubernamentales participan en la Ruta de Reactivación Isla San Lucas, un proyecto que permitió abrir senderos y recuperar partes deterioradas de la infraestructura para adecuarla para el turismo.

"San Lucas es un destino espectacular, tiene cultura, historia, arquitectura, playas, biodiversidad. Es el tesoro mejor guardado del Pacífico", declaró la primera dama, Claudia Dobles, impulsora de la ruta, en un video enviado a AFP.

El plan de reactivación de la isla incluye un presupuesto de 2.4 millones de dólares que se destinarán a infraestructura / Foto: AFP

LA ISLA DE LOS HOMBRES SOLOS

En los 117 años que sirvió como cárcel, San Lucas fue inicialmente un sitio para recluir "políticos indeseables" para el gobierno del entonces gobernante militar, Tomás Guardia .

En una segunda fase fue convertida en cárcel de máxima seguridad, donde fueron recluidos los criminales más violentos de Costa Rica.

Uno de los internos de la época, el novelista José León Sánchez pasó más de una década en San Lucas y narró su experiencia en la obra autobiográfica La isla de los hombres solos, publicada en 1963, que narra los malos tratos sufridos, el hambre que pasaban los presos y los abusos sexuales entre los reos.

La novela fue convertida en película en 1974 en México.

Los siete compartimientos que antiguamente sirvieron como celdas de máxima seguridad están distribuidos en un patio circular en cuyo centro hay una fosa subterránea cubierta por una reja.

En ese habitáculo estaba la celda de castigo, reservada para los presos que intentaban fugarse. Según Sánchez, los presos deseaban la muerte antes que pasar un día allí.

Parte de la historia del viejo centro penal está en las paredes de las celdas, donde los reos dejaron dibujos.

La historia de San Lucas recuerda a la de Alcatraz, una antigua isla penal en la Bahía de San Francisco, Estados Unidos. El gobierno costarricense tiene previsto firmar un convenio de "hermandad" entre las dos islas.

BOSQUE Y FAUNA

Al recorrer los senderos que cruzan las 500 hectáreas de San Lucas se observan los restos de las primeras edificaciones para recluir internos en el bosque, en el que retumban los aullidos de los monos.

"Aquí se encuentra una biodiversidad muy verde, muy rica", comentó a AFP Giovany Mora, un guardaparques que lleva 14 años de trabajando en la isla, hogar de, entre otros, 40 especies de aves y 17 de reptiles.

"Se ve bastante venado cola blanca, ardillas, iguanas, guatusas, tepezcuintles", precisó Mora.

Aunque el turismo es un aliciente para los pobladores de Puntarenas, la ciudad portuaria desde donde salen las visitas a la isla, la pandemia impone restricciones a la llegada de visitantes.

San Lucas sólo recibe visitantes los fines de semana, que ingresan en tres turnos de un máximo de 40 personas cada uno, sin posibilidades de permanecer en algunas de sus playas.

Aun así, la Cámara de Turismo de Puntarenas informó que en el primer mes de este proyecto, la isla recibió 920 visitantes, casi todos costarricenses porque aún hay limitaciones para la llegada de extranjeros al país por la pandemia.

El plan de reactivación de la isla prevé una inversión de 2.4 millones de dólares en la recuperación de la infraestructura.

Para diciembre está prevista la entrega de la nueva casa para los guardaparques y están en marcha los trabajos para rehabilitar la antigua comandancia, según el Sistema Nacional de Áreas de Conservación.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

La isla de San Lucas, que alberga los restos de una de las cárceles más tenebrosas en la historia de Costa Rica, ha sido convertida en un parque nacional y atractivo turístico con senderos en el bosque, playas y abundante fauna.

Situada en el Golfo de Nicoya, en el Pacífico costarricense, San Lucas funcionó como centro de reclusión entre 1873 y 1991, dejando atrás un reguero de torturas y de trato infrahumano.

Abandonada durante varios años desde la clausura del penal, la isla fue abierta en agosto pasado a la visita de turistas, con restricciones por la pandemia.

Antes de su apertura, la isla fue declarada de interés arquitectónico en 1995, y refugio de vida silvestre en 2001. Pero fue apenas este año que comenzó su rehabilitación como atractivo turístico.

Varias agencias gubernamentales participan en la Ruta de Reactivación Isla San Lucas, un proyecto que permitió abrir senderos y recuperar partes deterioradas de la infraestructura para adecuarla para el turismo.

"San Lucas es un destino espectacular, tiene cultura, historia, arquitectura, playas, biodiversidad. Es el tesoro mejor guardado del Pacífico", declaró la primera dama, Claudia Dobles, impulsora de la ruta, en un video enviado a AFP.

El plan de reactivación de la isla incluye un presupuesto de 2.4 millones de dólares que se destinarán a infraestructura / Foto: AFP

LA ISLA DE LOS HOMBRES SOLOS

En los 117 años que sirvió como cárcel, San Lucas fue inicialmente un sitio para recluir "políticos indeseables" para el gobierno del entonces gobernante militar, Tomás Guardia .

En una segunda fase fue convertida en cárcel de máxima seguridad, donde fueron recluidos los criminales más violentos de Costa Rica.

Uno de los internos de la época, el novelista José León Sánchez pasó más de una década en San Lucas y narró su experiencia en la obra autobiográfica La isla de los hombres solos, publicada en 1963, que narra los malos tratos sufridos, el hambre que pasaban los presos y los abusos sexuales entre los reos.

La novela fue convertida en película en 1974 en México.

Los siete compartimientos que antiguamente sirvieron como celdas de máxima seguridad están distribuidos en un patio circular en cuyo centro hay una fosa subterránea cubierta por una reja.

En ese habitáculo estaba la celda de castigo, reservada para los presos que intentaban fugarse. Según Sánchez, los presos deseaban la muerte antes que pasar un día allí.

Parte de la historia del viejo centro penal está en las paredes de las celdas, donde los reos dejaron dibujos.

La historia de San Lucas recuerda a la de Alcatraz, una antigua isla penal en la Bahía de San Francisco, Estados Unidos. El gobierno costarricense tiene previsto firmar un convenio de "hermandad" entre las dos islas.

BOSQUE Y FAUNA

Al recorrer los senderos que cruzan las 500 hectáreas de San Lucas se observan los restos de las primeras edificaciones para recluir internos en el bosque, en el que retumban los aullidos de los monos.

"Aquí se encuentra una biodiversidad muy verde, muy rica", comentó a AFP Giovany Mora, un guardaparques que lleva 14 años de trabajando en la isla, hogar de, entre otros, 40 especies de aves y 17 de reptiles.

"Se ve bastante venado cola blanca, ardillas, iguanas, guatusas, tepezcuintles", precisó Mora.

Aunque el turismo es un aliciente para los pobladores de Puntarenas, la ciudad portuaria desde donde salen las visitas a la isla, la pandemia impone restricciones a la llegada de visitantes.

San Lucas sólo recibe visitantes los fines de semana, que ingresan en tres turnos de un máximo de 40 personas cada uno, sin posibilidades de permanecer en algunas de sus playas.

Aun así, la Cámara de Turismo de Puntarenas informó que en el primer mes de este proyecto, la isla recibió 920 visitantes, casi todos costarricenses porque aún hay limitaciones para la llegada de extranjeros al país por la pandemia.

El plan de reactivación de la isla prevé una inversión de 2.4 millones de dólares en la recuperación de la infraestructura.

Para diciembre está prevista la entrega de la nueva casa para los guardaparques y están en marcha los trabajos para rehabilitar la antigua comandancia, según el Sistema Nacional de Áreas de Conservación.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Policiaca

[Transmisión] Ataque armado a depósito de cerveza deja una mujer muerta

Además una persona lesionada, los hechos en la avenida San José de Guanajuato

Policiaca

[Video] Familia de Juan Carlos pide Justicia, por su muerte

De acuerdo a la necropsia de ley Juan Carlos murió de un infarto

Policiaca

Encuentran sin vida a Felipe Tomé

Dos días después de su plagio lo encuentran en un poblado del municipio de Compostela

Policiaca

Comerciante nunca fue golpeado, dice Fiscalía

La FGE confirmó que Juan Carlos tenía orden de aprehensión por un delito grave

Policiaca

Encuentran sin vida a Felipe Tomé

Dos días después de su plagio lo encuentran en un poblado del municipio de Compostela

Local

[Fotos] Suspenden fiesta a Santa Cecilia en Estrada

Protección Civil y Policía Municipal contaron con el apoyo de 11 unidades de la Guardia Nacional

Policiaca

Detienen a dos hombres por presunto robo a farmacia

El negocio está ubicado en la avenida 2 de Abril, en la colonia Villa de los Reyes

Doble Vía

Aromaterapia invernal: Beneficios del eucalipto

El aceite esencial de esta planta favorece la salud física y mental; te decimos cómo utilizarla esta época del año

Policiaca

[Video] Familia de Juan Carlos pide Justicia, por su muerte

De acuerdo a la necropsia de ley Juan Carlos murió de un infarto