/ viernes 25 de diciembre de 2020

Envía Obispo mensaje de Navidad y Año Nuevo 2021

Monseñor Benjamín Castillo Plascencia pidió de todo corazón que Dios se encarne en nuestra vida en esta Navidad y que seamos esa encarnación del amor para los hermanos

CELAYA, Gto. (OEM-Informex).- “Si logramos encarnar a Cristo y expresar el amor de Dios a nuestros hermanos en este tiempo de necesidad viviremos la mejor navidad”, indicó Monseñor Benjamín Castillo Plascencia, Obispo de la Diócesis de Celaya durante su mensaje de Navidad y Año Nuevo 2021.

➡️Suscríbete a nuestra edición digital

El obispo mencionó que “son tiempos hermosos, no menos hermosos por la pandemia”, ya que el amor de Dios se manifiesta y se expresa en la encarnación de su propio hijo que se hizo hombre para “hacernos a nosotros hijos de Dios”, el cual es el misterio que se celebra.


⬇️Da clic aquí⬇️

Mencionó que “celebramos una y otra vez tratando de dejar que Cristo se encarne en nuestro corazón, se encarne en nuestra vida, la realidad que vivimos hoy es muy especial, tal vez la humanidad no había vivido una cosa tan terrible, tan globalizada como hoy, es el terror globalizado, la impotencia globalizada, entonces es importante también que globalicemos el amor, ese amor de Dios que se expresa de manera especial en la Encarnación”.

“Cada día debemos recordar que necesitamos amarnos, cuidarnos para cuidar a los demás, eso es amor, eso es Navidad, vivamos eso. No es luces y cohetes y cosas externas, no es comercio, tiene que ser amor a nosotros y amor a los demás, que Cristo se encarne y vaya transformando esta realidad muy dolorosa, pero que con amor puede ser una expresión también del amor de Dios”.

Refirió que amar y encarnar al hijo de Dios en el momento presente lo representan aquellos que sufren y se entregan, es decir, los equipos médicos, en las enfermeras, los que trabajan en hospitales arriesgándose, a quienes agradeció por todo.

“Ojalá que aprendamos que Cristo se encarne en nuestra vida, que Cristo se encarne en nuestra familia, y esto es otra cosa, muy importante; la familia es como la primera destinataria del mensaje del amor de Dios, nace en una familia, pero tiende a ser en todas las familias. Se transforme la familia por el amor para que pueda transformar esta sociedad a la que le falta tanto amor”.

Comentó que, si se tiene una familia bien integrada, amorosa, que sabe perdonarse y que quiere mejorar constantemente, tiene que surgir una sociedad de una iglesia mucho mejor, ya que no hay esperanza para la sociedad con familias desintegradas donde Cristo no se hace presente; por eso reiteró la importancia de que Cristo se encarne en cada familia, para que nos lleve a una mejor sociedad que vaya formando “hijos de Dios capaces de amar como Cristo nos ama.

“Que Dios los bendiga, un abrazo y saludos a todos los miembros de la familia, a los cercanos y a los lejanos a todos los que viven fuera del país que siguen siendo familia y que ahora a lo mejor no vienen precisamente por cuidarse, por cuidarnos, un abrazo a todos, que Dios los bendiga, ¡feliz Navidad! y que el año que viene sea eso, una Encarnación de Cristo, una vida de Cristo, que vaya invadiendo el amor de Dios a todas las realidades que tocamos”.

“Que el Señor este con ustedes, que la bendición de Dios todopoderoso Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes, sobre sus familias, sobres sus intereses, un abrazo”, concluyó el obispo.

CELAYA, Gto. (OEM-Informex).- “Si logramos encarnar a Cristo y expresar el amor de Dios a nuestros hermanos en este tiempo de necesidad viviremos la mejor navidad”, indicó Monseñor Benjamín Castillo Plascencia, Obispo de la Diócesis de Celaya durante su mensaje de Navidad y Año Nuevo 2021.

➡️Suscríbete a nuestra edición digital

El obispo mencionó que “son tiempos hermosos, no menos hermosos por la pandemia”, ya que el amor de Dios se manifiesta y se expresa en la encarnación de su propio hijo que se hizo hombre para “hacernos a nosotros hijos de Dios”, el cual es el misterio que se celebra.


⬇️Da clic aquí⬇️

Mencionó que “celebramos una y otra vez tratando de dejar que Cristo se encarne en nuestro corazón, se encarne en nuestra vida, la realidad que vivimos hoy es muy especial, tal vez la humanidad no había vivido una cosa tan terrible, tan globalizada como hoy, es el terror globalizado, la impotencia globalizada, entonces es importante también que globalicemos el amor, ese amor de Dios que se expresa de manera especial en la Encarnación”.

“Cada día debemos recordar que necesitamos amarnos, cuidarnos para cuidar a los demás, eso es amor, eso es Navidad, vivamos eso. No es luces y cohetes y cosas externas, no es comercio, tiene que ser amor a nosotros y amor a los demás, que Cristo se encarne y vaya transformando esta realidad muy dolorosa, pero que con amor puede ser una expresión también del amor de Dios”.

Refirió que amar y encarnar al hijo de Dios en el momento presente lo representan aquellos que sufren y se entregan, es decir, los equipos médicos, en las enfermeras, los que trabajan en hospitales arriesgándose, a quienes agradeció por todo.

“Ojalá que aprendamos que Cristo se encarne en nuestra vida, que Cristo se encarne en nuestra familia, y esto es otra cosa, muy importante; la familia es como la primera destinataria del mensaje del amor de Dios, nace en una familia, pero tiende a ser en todas las familias. Se transforme la familia por el amor para que pueda transformar esta sociedad a la que le falta tanto amor”.

Comentó que, si se tiene una familia bien integrada, amorosa, que sabe perdonarse y que quiere mejorar constantemente, tiene que surgir una sociedad de una iglesia mucho mejor, ya que no hay esperanza para la sociedad con familias desintegradas donde Cristo no se hace presente; por eso reiteró la importancia de que Cristo se encarne en cada familia, para que nos lleve a una mejor sociedad que vaya formando “hijos de Dios capaces de amar como Cristo nos ama.

“Que Dios los bendiga, un abrazo y saludos a todos los miembros de la familia, a los cercanos y a los lejanos a todos los que viven fuera del país que siguen siendo familia y que ahora a lo mejor no vienen precisamente por cuidarse, por cuidarnos, un abrazo a todos, que Dios los bendiga, ¡feliz Navidad! y que el año que viene sea eso, una Encarnación de Cristo, una vida de Cristo, que vaya invadiendo el amor de Dios a todas las realidades que tocamos”.

“Que el Señor este con ustedes, que la bendición de Dios todopoderoso Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes, sobre sus familias, sobres sus intereses, un abrazo”, concluyó el obispo.

Local

Suma Guanajuato 9 mil 751 decesos por Coronavirus

Mueren 68 Guanajuatenses en las últimas 24 horas a causa de Covid-19

Local

Disminuyen los homicidios en Guanajuato

Sin embargo la violencia intrafamiliar y el narcomenudeo aumentaron

Ecología

Qué son los viveros de coral y cuál es su importancia

Te decimos dónde conocer uno y por qué contribuir a su preservación

Local

Maestros dispuestos a no reanudar clases

Rosalía García Munguía explicó que no porque se haya cambiado en el país al semáforo naranja significa que la situación ha mejorado