/ martes 13 de febrero de 2024

Se despiden después de servir 60 años en el Colegio Adrián Díaz Córdoba

La congregación de las Madres de Desamparados y San José de la Montaña le dicen adiós a Celaya

CELAYA, Gto.- Después de 60 años de entrega generosa y de servicio en el Colegio Adrián Díaz Córdoba, la congregación de las Madres de Desamparados y San José de la Montaña, se despide de Celaya. Con mucho cariño y gratitud las religiosas se dirigieron a los integrantes del patronato, a los padres de familia, docentes y alumnos para expresarles “que nos los llevamos a todos ustedes en el corazón”. Además, aclararon que “nosotras nos vamos, pero el colegio va a seguir a cargo de los representantes del patronato, quedan en buenas manos”.

➡️ Suscríbete a nuestra edición digital

La madre Iliana Guadalupe Hernández de San José, responsable de la comunidad de Celaya, quien hasta agosto de 2023 se desempeñaba como la directora general del Colegio Adrián Díaz Córdoba, el cual jurídicamente se llama: Centro de Asistencia Infantil Antonia Piña de Nieto A.C., mencionó que hace ocho años llegó a Celaya para realizar su misión.

“Cuando me mandaron a Celaya me sorprendí, yo no quería venir por cuestiones personales y por eso prefería quedarme en la Ciudad de México. Mi superiora en esos momentos me dijo al llegar a Celaya que, así como llegaba llorando, me iba a ir llorando, tuvo razón. Me encariñé mucho con la gente, con los niños, los padres de familia y los maestros. Hice muy buenas amistades, por eso es muy doloroso para mí el tener que irme”.

Explicó que en julio de 2023 tuvieron una reunión llamada: Capítulo General, donde la madre general junto con el consejo tomó la decisión de reestructurar las comunidades, porque a falta de vocaciones cada vez son menos, mientras que la mayoría que queda son mayores. “Nosotras nos vamos porque nos van a juntar con una comunidad de la Ciudad de México”

“Cuando tenemos un cambio es normal para nosotras como religiosas, porque es parte de nuestra vida, es algo que entendemos, es un compromiso, pero ahorita es desarraigarnos completamente de Celaya y es muy doloroso. Hasta hace dos años fui la superiora de la comunidad y hasta agosto de 2023 me desempeñé como directora general. Pronto nos iremos, pero el colegio va a seguir a cargo de los representantes del patronato, quedan en buenas manos”.

La madre Iliana, quien tiene 23 años como religiosa de la congregación, recordó que el colegio lo donó Don Adrián Díaz Córdoba en 1961 junto con las madres que se encontraban a cargo en ese momento como superioras y delegadas. Oficialmente, dijo, para la congregación la fundación del colegio es el 1 de marzo de 1964, pero para las crónicas que tienen en Celaya se marcó el 9 de mayo de 1965, “no sabemos el motivo”.


Comercialmente se llama: “Colegio Adrián Díaz Córdoba” y jurídicamente “Centro de Asistencia Infantil Antonia Piña de Nieto A.C.”. | Foto: Alfonso Berber | El Sol del Bajío


“Los que sabemos perfectamente es que nuestra labor, el sueño de Don Adrián y de la fundadora que es la beata Petra, fue ayudar a las madres solteras, por eso cuando se fundó empezó como guardería, de a poco surgió preescolar, primaria, hasta llegar a secundaria. Él lo que quería era que las religiosas atendieran la labor con los niños y sus mamás, por eso se han buscado bienhechores para el mantenimiento de todo, tanto de alimentación, vestido y más”.

“Actualmente, cualquier persona que pida el apoyo se le hace un estudio socioeconómico y se le brinda la ayuda. El colegio no es con fines de lucro, la intención es ayudar porque nuestro carisma es el amor misericordioso y ayudar lo más que podamos. En estos momentos, tenemos 21 niños en guardería, 28 alumnos en preescolar, 77 en primaria y 45 en secundaria”.


En estos momentos, tienen 21 niños en guardería, 28 alumnos en preescolar, 77 en primaria y 45 en secundaria”. | Foto: Alfonso Berber | El Sol del Bajío


“Somos tres religiosas las que estamos a cargo, la madre Natalia, quien tiene 19 años en Celaya, la hermana Esperanza cumplió un año, ella en la Ciudad de México era la encargada de pedir donativos y siempre nos ayudó a la casa. En mi caso, cumplí ocho años desempeñando mi misión”.

Hernández de San José, destacó que el colegio más que tener una estructura bonita en lo físico, cuenta con una calidad humana por parte de quienes lo atienden, ya que la institución es de las familias, de generación en generación, por lo que, ha estado desde el abuelo, al nieto, así como los tíos y primos, “por eso el colegio se ha mantenido, la gente no nos deja, nos sigue brindando su cariño”. Incluso aseguró que existen matrimonios que tienen problemas, pero en lo único que han coincidido es en dejar a sus hijos estudiando en el colegio.


60 años tiene la congregación en Celaya. | Foto: Alfonso Berber | El Sol del Bajío


La religiosa aseguró que “nos vamos bien con todos, nos vamos por decisión de la madre general y su consejo. Hay un patronato que va a seguir con las líneas de nuestro carisma que es ayudar al otro. Invitó a quienes se quedan a que “le tengan mucha devoción a San José y a no olvidar que hay un cariño que nos une que es ayudar al otro”.

LOS LLEVAMOS EN EL CORAZÓN: MADRE NATALIA

Por otra parte, la madre Natalia Durán de San José, quien tiene 19 años en Celaya, 52 años en la congregación y es originaria de Tarimoro, destacó que su experiencia en la ciudad ha sido muy hermosa, ya que se ha dedicado a cuidar a las niñas y niños de la guardería. “Es muy bonito tratar con todos ellos, les tengo un gran cariño y ellos a mí. Es muy lindo saber que he forjado buenas relaciones con los papás, por todo esto es que me pesa y me da mucha tristeza el tener que irme”.

“Estuve muchos años aquí, fue prácticamente una vida. Yo acepto todo lo que se decide por amor a Dios. A los niños les digo que le sigan echando ganas al estudio, a los padres de familia que sigan confiando en Dios, que sigan ayudando a los niños y que apoyen al patronato. Espiritualmente, les pido que sigan con la devoción a San José, encomiéndense a él como padre de familia, así como a la Virgen María. Los quiero mucho. Quiero que sepan que nos los llevamos a todos ustedes en el corazón”.

AGRADECEN A LA CONGREGACIÓN

Salvador Maldonado Martínez, presidente de la mesa Directiva y representante legal del Colegio Adrián Díaz Córdoba, envió un mensaje para “dar las gracias a la Congregación Madres de Desamparados y San José de la Montaña, en especial a la madre Paloma y a la madre Noemí, así como a las últimas madres que estuvieron en Celaya que son madre Iliana, madre Natalia y madre Esperanza”.

“Se les agradece todos los años de educación y de esfuerzo en pro de la niñez celayense, de ayudar, educar y formar a niños de escasos recursos económicos y el legado que nos dejan en el colegio. Nosotros como asociación civil nos esforzaremos en continuar haciendo las obras y tomando las medidas necesarias para mejorar día con día todo ese legado que nos dejan”.

De igual forma, mandó un mensaje a los padres de familia para informarles que el colegio continuará, por lo que, “esperamos que nos sigan brindando ese voto de confianza para seguir trabajando en beneficio de la educación de los niños y de todas las familias celayenses”, concluyó.

CELAYA, Gto.- Después de 60 años de entrega generosa y de servicio en el Colegio Adrián Díaz Córdoba, la congregación de las Madres de Desamparados y San José de la Montaña, se despide de Celaya. Con mucho cariño y gratitud las religiosas se dirigieron a los integrantes del patronato, a los padres de familia, docentes y alumnos para expresarles “que nos los llevamos a todos ustedes en el corazón”. Además, aclararon que “nosotras nos vamos, pero el colegio va a seguir a cargo de los representantes del patronato, quedan en buenas manos”.

➡️ Suscríbete a nuestra edición digital

La madre Iliana Guadalupe Hernández de San José, responsable de la comunidad de Celaya, quien hasta agosto de 2023 se desempeñaba como la directora general del Colegio Adrián Díaz Córdoba, el cual jurídicamente se llama: Centro de Asistencia Infantil Antonia Piña de Nieto A.C., mencionó que hace ocho años llegó a Celaya para realizar su misión.

“Cuando me mandaron a Celaya me sorprendí, yo no quería venir por cuestiones personales y por eso prefería quedarme en la Ciudad de México. Mi superiora en esos momentos me dijo al llegar a Celaya que, así como llegaba llorando, me iba a ir llorando, tuvo razón. Me encariñé mucho con la gente, con los niños, los padres de familia y los maestros. Hice muy buenas amistades, por eso es muy doloroso para mí el tener que irme”.

Explicó que en julio de 2023 tuvieron una reunión llamada: Capítulo General, donde la madre general junto con el consejo tomó la decisión de reestructurar las comunidades, porque a falta de vocaciones cada vez son menos, mientras que la mayoría que queda son mayores. “Nosotras nos vamos porque nos van a juntar con una comunidad de la Ciudad de México”

“Cuando tenemos un cambio es normal para nosotras como religiosas, porque es parte de nuestra vida, es algo que entendemos, es un compromiso, pero ahorita es desarraigarnos completamente de Celaya y es muy doloroso. Hasta hace dos años fui la superiora de la comunidad y hasta agosto de 2023 me desempeñé como directora general. Pronto nos iremos, pero el colegio va a seguir a cargo de los representantes del patronato, quedan en buenas manos”.

La madre Iliana, quien tiene 23 años como religiosa de la congregación, recordó que el colegio lo donó Don Adrián Díaz Córdoba en 1961 junto con las madres que se encontraban a cargo en ese momento como superioras y delegadas. Oficialmente, dijo, para la congregación la fundación del colegio es el 1 de marzo de 1964, pero para las crónicas que tienen en Celaya se marcó el 9 de mayo de 1965, “no sabemos el motivo”.


Comercialmente se llama: “Colegio Adrián Díaz Córdoba” y jurídicamente “Centro de Asistencia Infantil Antonia Piña de Nieto A.C.”. | Foto: Alfonso Berber | El Sol del Bajío


“Los que sabemos perfectamente es que nuestra labor, el sueño de Don Adrián y de la fundadora que es la beata Petra, fue ayudar a las madres solteras, por eso cuando se fundó empezó como guardería, de a poco surgió preescolar, primaria, hasta llegar a secundaria. Él lo que quería era que las religiosas atendieran la labor con los niños y sus mamás, por eso se han buscado bienhechores para el mantenimiento de todo, tanto de alimentación, vestido y más”.

“Actualmente, cualquier persona que pida el apoyo se le hace un estudio socioeconómico y se le brinda la ayuda. El colegio no es con fines de lucro, la intención es ayudar porque nuestro carisma es el amor misericordioso y ayudar lo más que podamos. En estos momentos, tenemos 21 niños en guardería, 28 alumnos en preescolar, 77 en primaria y 45 en secundaria”.


En estos momentos, tienen 21 niños en guardería, 28 alumnos en preescolar, 77 en primaria y 45 en secundaria”. | Foto: Alfonso Berber | El Sol del Bajío


“Somos tres religiosas las que estamos a cargo, la madre Natalia, quien tiene 19 años en Celaya, la hermana Esperanza cumplió un año, ella en la Ciudad de México era la encargada de pedir donativos y siempre nos ayudó a la casa. En mi caso, cumplí ocho años desempeñando mi misión”.

Hernández de San José, destacó que el colegio más que tener una estructura bonita en lo físico, cuenta con una calidad humana por parte de quienes lo atienden, ya que la institución es de las familias, de generación en generación, por lo que, ha estado desde el abuelo, al nieto, así como los tíos y primos, “por eso el colegio se ha mantenido, la gente no nos deja, nos sigue brindando su cariño”. Incluso aseguró que existen matrimonios que tienen problemas, pero en lo único que han coincidido es en dejar a sus hijos estudiando en el colegio.


60 años tiene la congregación en Celaya. | Foto: Alfonso Berber | El Sol del Bajío


La religiosa aseguró que “nos vamos bien con todos, nos vamos por decisión de la madre general y su consejo. Hay un patronato que va a seguir con las líneas de nuestro carisma que es ayudar al otro. Invitó a quienes se quedan a que “le tengan mucha devoción a San José y a no olvidar que hay un cariño que nos une que es ayudar al otro”.

LOS LLEVAMOS EN EL CORAZÓN: MADRE NATALIA

Por otra parte, la madre Natalia Durán de San José, quien tiene 19 años en Celaya, 52 años en la congregación y es originaria de Tarimoro, destacó que su experiencia en la ciudad ha sido muy hermosa, ya que se ha dedicado a cuidar a las niñas y niños de la guardería. “Es muy bonito tratar con todos ellos, les tengo un gran cariño y ellos a mí. Es muy lindo saber que he forjado buenas relaciones con los papás, por todo esto es que me pesa y me da mucha tristeza el tener que irme”.

“Estuve muchos años aquí, fue prácticamente una vida. Yo acepto todo lo que se decide por amor a Dios. A los niños les digo que le sigan echando ganas al estudio, a los padres de familia que sigan confiando en Dios, que sigan ayudando a los niños y que apoyen al patronato. Espiritualmente, les pido que sigan con la devoción a San José, encomiéndense a él como padre de familia, así como a la Virgen María. Los quiero mucho. Quiero que sepan que nos los llevamos a todos ustedes en el corazón”.

AGRADECEN A LA CONGREGACIÓN

Salvador Maldonado Martínez, presidente de la mesa Directiva y representante legal del Colegio Adrián Díaz Córdoba, envió un mensaje para “dar las gracias a la Congregación Madres de Desamparados y San José de la Montaña, en especial a la madre Paloma y a la madre Noemí, así como a las últimas madres que estuvieron en Celaya que son madre Iliana, madre Natalia y madre Esperanza”.

“Se les agradece todos los años de educación y de esfuerzo en pro de la niñez celayense, de ayudar, educar y formar a niños de escasos recursos económicos y el legado que nos dejan en el colegio. Nosotros como asociación civil nos esforzaremos en continuar haciendo las obras y tomando las medidas necesarias para mejorar día con día todo ese legado que nos dejan”.

De igual forma, mandó un mensaje a los padres de familia para informarles que el colegio continuará, por lo que, “esperamos que nos sigan brindando ese voto de confianza para seguir trabajando en beneficio de la educación de los niños y de todas las familias celayenses”, concluyó.

Local

Ferroférico de Celaya es una realidad

Más de dos décadas ha llevado que avance el proyecto que detone al Bajío como un centro logístico

Local

Metalsa, innovación y Calidad

Es una planta con cero emisiones por equipos móviles, es decir, el 100 por ciento del manejo de material es con equipos eléctricos

Local

La 4T le quedó a deber a Guanajuato: Diego Sinhue

Diego Sinhue Rodríguez Vallejo explicó que otro tema en el que la Cuarta Transformación le ha quedado a deber al estado es en lo referente a proyectos para garantizar agua al estado

Local

Proponen 125 millones de pesos en obra pública este 2024

El tema fue abordado en la primera sesión del Consejo de Planeación para el Desarrollo Municipal (COPLADEM)

Local

Paulina Calderillo es una apasionada genetista [Entrevista-fotos]

Destacó que los hábitos son capaces de modificar el ADN de las personas