/ martes 21 de julio de 2020

En plena pandemia, estallan protestas contra Netanyahu

A diferencia de otras protestas, éstas van para largo porque las restricciones por la pandemia frenaron la economía

JERUSALÉN. En plena crisis por el coronavirus, las calles de Tel Aviv y Jerusalén se han llenado de miles de israelíes que, afectados por la crisis económica de la pandemia o frustrados por la corrupción, luchan por distintas causas que se funden en un mensaje común: “Fuera Netanyahu”.

Aunque se está produciendo una segunda ola del virus podría decirse que el Covid-19 no ha golpeado muy fuerte a Israel. Hasta el momento hay 415 muertos por esta enfermedad, y que, desde febrero, ha contagiado a poco más de 50 mil.

Pero los números no reflejan el profundo impacto que el coronavirus ha tenido en la sociedad israelí, acostumbrada a unirse frente a enemigos comunes, por lo general externos. En este caso, el enemigo es interno y no, no es la pandemia, sino el gobierno, y más concretamente el primer ministro, Benjamín Netanyahu.

Al juicio en su contra por cohecho, fraude y abuso de confianza en tres casos separados de corrupción, se ha sumado el juicio de buena parte de la sociedad, que lo acusa de no haber manejado responsablemente la pandemia y de abandonar a los cientos de miles que perdieron sus trabajos en los últimos meses, en los que el desempleo ha pasado de 3.3% a 21%.

Así, las protestas semanales anticorrupción, hasta ahora marginales y lideradas por gente mayor, han sido propulsadas por nuevos y diversos grupos jóvenes que optaron por unirse para dar más fuerza y visibilidad a sus reclamaciones.

“Lentamente la gente está entendiendo que todo empieza y termina con Netanyahu y que hay una conexión directa entre la situación económica de la población y el desempeño de este gobierno”, afirma Amir Haskel, exgeneral del Ejército y fundador del Movimiento de las Sillas.

A diferencia de otras protestas masivas, como las del 2011 por el coste de la vivienda, esta vez el foco no es la liberal Tel Aviv sino Jerusalén, y los manifestantes no se agruparon en parques sino a las puertas de la residencia de Netanyahu, bloqueando calles en el oeste de la ciudad y desencadenando violentos enfrentamientos con la Policía, que han dejado varios heridos y decenas de arrestos.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

JERUSALÉN. En plena crisis por el coronavirus, las calles de Tel Aviv y Jerusalén se han llenado de miles de israelíes que, afectados por la crisis económica de la pandemia o frustrados por la corrupción, luchan por distintas causas que se funden en un mensaje común: “Fuera Netanyahu”.

Aunque se está produciendo una segunda ola del virus podría decirse que el Covid-19 no ha golpeado muy fuerte a Israel. Hasta el momento hay 415 muertos por esta enfermedad, y que, desde febrero, ha contagiado a poco más de 50 mil.

Pero los números no reflejan el profundo impacto que el coronavirus ha tenido en la sociedad israelí, acostumbrada a unirse frente a enemigos comunes, por lo general externos. En este caso, el enemigo es interno y no, no es la pandemia, sino el gobierno, y más concretamente el primer ministro, Benjamín Netanyahu.

Al juicio en su contra por cohecho, fraude y abuso de confianza en tres casos separados de corrupción, se ha sumado el juicio de buena parte de la sociedad, que lo acusa de no haber manejado responsablemente la pandemia y de abandonar a los cientos de miles que perdieron sus trabajos en los últimos meses, en los que el desempleo ha pasado de 3.3% a 21%.

Así, las protestas semanales anticorrupción, hasta ahora marginales y lideradas por gente mayor, han sido propulsadas por nuevos y diversos grupos jóvenes que optaron por unirse para dar más fuerza y visibilidad a sus reclamaciones.

“Lentamente la gente está entendiendo que todo empieza y termina con Netanyahu y que hay una conexión directa entre la situación económica de la población y el desempeño de este gobierno”, afirma Amir Haskel, exgeneral del Ejército y fundador del Movimiento de las Sillas.

A diferencia de otras protestas masivas, como las del 2011 por el coste de la vivienda, esta vez el foco no es la liberal Tel Aviv sino Jerusalén, y los manifestantes no se agruparon en parques sino a las puertas de la residencia de Netanyahu, bloqueando calles en el oeste de la ciudad y desencadenando violentos enfrentamientos con la Policía, que han dejado varios heridos y decenas de arrestos.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Policiaca

[Transmisión] Matan a un hombre y lesionan a una joven en la Ejidal

De acuerdo con testigos, las personas agredidas se encontraban afuera de su vivienda

Local

Atiende INAEBA a personas en rehabilitación por adicciones

Con este servicio que se brinda en los centros de rehabilitación se apoya a que cerca de 300 personas en esta situación, salgan del rezago educativo y sea más fácil su reinserción social y laboral.

Local

Lamenta Coparmex aprobación de ley eléctrica

Convertirá a CFE en un monopolio y se producirá energía cara y sucia

Local

Sheffield Padilla deja Profeco; va por alcaldía de León

Surit Romero asumirá la dirección de la Procuraduría; las verificaciones en materia de combustibles quedan a cargo del subprocurador Cuauhtémoc Villareal

Local

Lamenta Coparmex aprobación de ley eléctrica

Convertirá a CFE en un monopolio y se producirá energía cara y sucia

Local

Error pensar que la pandemia ya pasó

En el estado hay más de 600 personas hospitalizadas, de las cuales 172 están intubadas

New Articles

Detalles de la Jeep Renegade 2021, versión especial Polar Bronze

El modelo cuenta con colores nunca antes vistos; es el vehículo de entrada a la marca en el segmento de los todoterreno pequeños

Policiaca

Recuperan material quirúrgico con valor de un millón de pesos en la Luis Donaldo Colosio

Fueron aseguradas dos casas donde tenían el producto presuntamente robado

Local

Van 33 niños guanajuatenses muertos de Covid-19

Cae por tierra mito de que la Covid-19 sólo contagia a los adultos mayores; van siete mil menores infectados