/ domingo 3 de diciembre de 2023

Tocar para mí es como hablar con Dios: Gerardo Merino Sánchez

Es director de la Trova de la Casa de Cultura e integrante de la “Asociación Mirando con los Ojos del Corazón”, quien desde los 3 años perdió la vista a causa del sarampión

CELAYA, Gto.- “Perder la vista no me limitó para dedicarme a lo que más amo: la música”, exclamó Gerardo Merino Sánchez, director de la Trova de la Casa de Cultura e integrante de la “Asociación Mirando con los Ojos del Corazón”, quien desde los 3 años de edad vive con esta discapacidad a causa del sarampión. Actualmente, además de dirigir la trova, se dedica a dar clases en la Universidad Politécnica de Guanajuato (UPG) en Cortazar y, a apoyar de manera desinteresada a todos aquellos que lo necesitan.

“MI MOTIVACIÓN ES LA MÚSICA”: MERINO

Por una parte, Merino Sánchez contó que luego de perder la vista comenzó a adentrarse en la música, aprendió guitarra, solfeo, educación musical e historia de la música. Posteriormente, estuvo en grupos corales y desde hace 45 años entró a la Casa de la Cultura. En 1980 se integró a la trova, a la cual dirige desde el año 2000.

➡️ Suscríbete a nuestra edición digital

Actualmente, a sus 61 años, además de dirigir a la trova, da clases de música en la UPG en Cortazar, donde creó desde hace ocho años la Rondalla Amor y Juventud de la Universidad Politécnica de Guanajuato. Sabe tocar guitarra, teclado y bajo, sin embargo, “mi vida musical está alrededor de la música de rondalla”.

La nota aquí ➡ Iván Dávila ¡Venció la discapacidad!

“Mi motivación es la música, es una parte muy importante en mi vida. Tocar para mí es como hablar con Dios, es algo sublime que no puedo explicar, por eso cuando sé que puedo apoyar a las personas que realmente lo necesitan haciendo lo que más me gusta lo hago, porque eso me hace sentir satisfecho”.

INGRESA A ASOCIACIÓN

Comentó que cuando se enteró que existía una asociación que se dedica a rehabilitar y a dar clases a las personas adultas invidentes y débiles visuales acudió sin pensarlo para retomar las clases de braille que había tenido de niño, pero que ya había olvidado. Ya estando ahí, se dio cuenta de las necesidades que tienen los 40 integrantes.


A sus 61 años, además de dirigir a la trova, da clases de música en la UPG en Cortazar. | Foto: Ana Medina | El Sol del Bajío



“La asociación atiende en la Biblioteca Efraín Huerta los lunes, miércoles y viernes de 10:00 a 13:00 horas. Ahí van adultos que por enfermedad o por cualquier otro motivo están perdiendo la vista o ya la perdieron, esto es bueno, porque cuando alguien pasa por esto generalmente no salen de su casa, se deprimen y se frustran, pero al venir acá se reaniman, se les rehabilita, se les enseña braille, manualidades, se les da movilidad, entre otras cosas”.

“Al ir con ellos, me di cuenta de las grandes necesidades que tienen”.

A fin de tener la oportunidad de apoyar en esas necesidades, Merino Sánchez junto con el Instituto de Cultura, llevaron a cabo un concierto el 23 de noviembre, en el que participaron distintas rondallas y la gente entregó un kilo de ayuda por su boleto de entrada.

En el concierto, se contó con la participación de la Trova de Casa de la Cultura, Rondalla de Celaya, Rondalla Generación Romántica de Celaya, Rondalla La Perla de Oro del Bajío, Rondalla Romance de Celaya, Rondalla Amor y Juventud de la UPG y Rondalla Guadalupana.

Finalmente, es importante mencionar que actualmente la Trova de Casa de la Cultura cuenta con 10 integrantes. La Rondalla Amor y Juventud de la UPG está integrada por 30 jóvenes, de los cuales 17 son los que van a las actuaciones.

CELAYA, Gto.- “Perder la vista no me limitó para dedicarme a lo que más amo: la música”, exclamó Gerardo Merino Sánchez, director de la Trova de la Casa de Cultura e integrante de la “Asociación Mirando con los Ojos del Corazón”, quien desde los 3 años de edad vive con esta discapacidad a causa del sarampión. Actualmente, además de dirigir la trova, se dedica a dar clases en la Universidad Politécnica de Guanajuato (UPG) en Cortazar y, a apoyar de manera desinteresada a todos aquellos que lo necesitan.

“MI MOTIVACIÓN ES LA MÚSICA”: MERINO

Por una parte, Merino Sánchez contó que luego de perder la vista comenzó a adentrarse en la música, aprendió guitarra, solfeo, educación musical e historia de la música. Posteriormente, estuvo en grupos corales y desde hace 45 años entró a la Casa de la Cultura. En 1980 se integró a la trova, a la cual dirige desde el año 2000.

➡️ Suscríbete a nuestra edición digital

Actualmente, a sus 61 años, además de dirigir a la trova, da clases de música en la UPG en Cortazar, donde creó desde hace ocho años la Rondalla Amor y Juventud de la Universidad Politécnica de Guanajuato. Sabe tocar guitarra, teclado y bajo, sin embargo, “mi vida musical está alrededor de la música de rondalla”.

La nota aquí ➡ Iván Dávila ¡Venció la discapacidad!

“Mi motivación es la música, es una parte muy importante en mi vida. Tocar para mí es como hablar con Dios, es algo sublime que no puedo explicar, por eso cuando sé que puedo apoyar a las personas que realmente lo necesitan haciendo lo que más me gusta lo hago, porque eso me hace sentir satisfecho”.

INGRESA A ASOCIACIÓN

Comentó que cuando se enteró que existía una asociación que se dedica a rehabilitar y a dar clases a las personas adultas invidentes y débiles visuales acudió sin pensarlo para retomar las clases de braille que había tenido de niño, pero que ya había olvidado. Ya estando ahí, se dio cuenta de las necesidades que tienen los 40 integrantes.


A sus 61 años, además de dirigir a la trova, da clases de música en la UPG en Cortazar. | Foto: Ana Medina | El Sol del Bajío



“La asociación atiende en la Biblioteca Efraín Huerta los lunes, miércoles y viernes de 10:00 a 13:00 horas. Ahí van adultos que por enfermedad o por cualquier otro motivo están perdiendo la vista o ya la perdieron, esto es bueno, porque cuando alguien pasa por esto generalmente no salen de su casa, se deprimen y se frustran, pero al venir acá se reaniman, se les rehabilita, se les enseña braille, manualidades, se les da movilidad, entre otras cosas”.

“Al ir con ellos, me di cuenta de las grandes necesidades que tienen”.

A fin de tener la oportunidad de apoyar en esas necesidades, Merino Sánchez junto con el Instituto de Cultura, llevaron a cabo un concierto el 23 de noviembre, en el que participaron distintas rondallas y la gente entregó un kilo de ayuda por su boleto de entrada.

En el concierto, se contó con la participación de la Trova de Casa de la Cultura, Rondalla de Celaya, Rondalla Generación Romántica de Celaya, Rondalla La Perla de Oro del Bajío, Rondalla Romance de Celaya, Rondalla Amor y Juventud de la UPG y Rondalla Guadalupana.

Finalmente, es importante mencionar que actualmente la Trova de Casa de la Cultura cuenta con 10 integrantes. La Rondalla Amor y Juventud de la UPG está integrada por 30 jóvenes, de los cuales 17 son los que van a las actuaciones.

Local

Dan último adiós a policía y a su hija [Video]

En punto de las 14:00 horas del jueves, se llevó a cabo la misa de cuerpo presente en el templo de la Divina Providencia, ubicado en la colonia Laureles

Local

Entregan kits de pintura y mochilas en el Barrio de Santiaguito

Se beneficiaron a 51 mil personas de barrios y colonias de Celaya

Local

Toma protesta la nueva asociación "Evolución por México"

Se trabajará en todo el país en apoyar los proyectos de Claudia Sheinbaum Pardo, y en Guanajuato se apoyará a Alma Alcaraz Hernández

Local

Realiza Fiscalización operativos en fiestas patronales

La dependencia resaltó que la mayoría de los comerciantes han cumplido con sus permisos para realizar la fiesta y no han estado vendiendo alcohol por lo menos a la vista