/ viernes 15 de marzo de 2024

Con amor podremos transformar a la sociedad sedienta de paz: Cardenal

Así lo mencionó el Cardenal Alberto Suárez Inda, durante su mensaje dirigido a los cerca de 50 exseminaristas que se dieron cita en el Seminario Diocesano

CELAYA, Gto.- Todas las personas están “llamadas a vivir las tres principales vocaciones que Dios nos ha dado: el amor, la fidelidad y la perseverancia. Con ellas y dejando a un lado el orgullo y el egoísmo es que podremos transformar a la sociedad tan sedienta de paz”, así lo menciono el Cardenal Alberto Suárez Inda, durante su mensaje dirigido a los cerca de 50 exseminaristas que se dieron cita en el Seminario Diocesano, en compañía de su familia, para participar en el “Encuentro de Ex-Alumnos 2024”, con motivo del año jubilar de la Diócesis de Celaya y el 50 Aniversario del Seminario Diocesano de la Inmaculada Concepción.

➡️ Suscríbete a nuestra edición digital

El Cardenal les mencionó que, de manera especial, “todos estamos llamados a vivir en el amor, el cual es la vocación máxima de los discípulos de Cristo y de todo el ser humano. Nosotros solo nos realizaremos plenamente cuando nuestro amor sea de entrega, de fidelidad, de servicio, perseverante, generoso y alegre. Pero si tenemos un amor egoísta, si nos creemos superiores o estamos llenos de soberbia es señal de que aún tenemos trabajo que hacer por nosotros mismos”.

Te puede interesar: La Guardia Nacional fue una fallida estrategia: Alcantar

En concreto, a los exseminaristas les refirió que si algo les tiene que dar fruto es la experiencia de haber pasado por el seminario, “el reconocer nuestra fragilidad y nuestra pequeñez. No hay que ser como los fariseos que decían: Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, nosotros sí somos como los demás, pero con la gracia, la responsabilidad y un testimonio de mayor servicio, sin vanagloriarnos, sin llenarnos de soberbia, sino más bien tratando de reconocer la dignidad de todos y si hemos encontrado hermanos que se han equivocado, darles la mano, levantarlos”.

Les recordó la vocación especial de un seminarista, de un exseminarista y un sacerdote es el servicio y el amor sacrificado, así como dar testimonio de fe con su pensar, hablar y actuar “de que somos seguidores de Jesús que vino al mundo precisamente para hacerse pobre y enriquecernos con su pobreza para liberarnos del mal a través de su sacrificio”.


El cardenal encabezó la Sagrada Eucaristía. | Foto: Ana Medina / El Sol del Bajío


“Este encuentro fraterno que sea para cada uno de nosotros un momento de gracia y que nos preparemos para celebrar los 50 años de esta diócesis que se cumplen en abril y para los 50 años del seminario que se cumplen el 8 de septiembre. A Dios agradecerle por darnos sus bendiciones y para vivir siempre con fidelidad, perseverancia, humildad y sencillez con la vocación con la que ha querido distinguirnos por su misericordia”.

HAY QUE SER BUENOS ESPOSOS PARA SER BUENOS PADRES: CALZADA

Por otra parte, Monseñor Gonzalo Alonso Calzada Guerrero, Obispo de Tehuacán, Puebla; platicó en entrevista que este tipo de eventos “son momentos y oportunidades muy buenas para reencontrarse como amigos, como exalumnos de esta institución y como hermanos en la fe. Es interesante conocer las experiencias de vida que han tenido y mucho más lo es el escuchar el testimonio de las familias que formaron”.


Se entregaron reconocimientos a los rectores que ha tenido del seminario. | Foto: Ana Medina / El Sol del Bajío


Mencionó que es importante que se vea hacia el futuro y, sobre todo, lo que más le llamó la atención fue el conocer cómo les ha favorecido la formación que recibieron en el seminario en el desarrollo de su vida, en su ambiente laboral y familiar, ya que con ellos “han contribuido en formar una mejor familia, una mejor sociedad y, una mejor Iglesia”.

De igual forma, indicó que para guiar bien a los hijos y cuidarlos de las ideologías que no son cristianas, es importante, tal y como lo manifestó Monseñor Víctor Alejandro Aguilar Ledesma, Obispo de la Diócesis de Celaya, que las personas sean primero “buenos esposos para ser buenos padres. Si se vive bien la esponsalidad, es decir, el ser buen esposo y esposa, como consecuencia se tiene un buen padre y una buena madre”.


Las tres principales vocaciones que Dios nos ha dado: el amor, la fidelidad y la perseverancia, Suárez Inda. | Foto: Ana Medina / El Sol del Bajío


Asimismo, felicitó a la Diócesis de Celaya por su 50 aniversario, agradeció a “Dios las bendiciones que se han recibido a lo largo de estos 50 años desde que se inició con Don Victorino Álvarez al frente y hasta ahora con Víctor Alejandro”.

Por otro lado, es importante mencionar que, Monseñor Gonzalo Alonso es originario de San Luis de la Paz, por lo que, pertenece a la Diócesis de Celaya, lugar donde fue ordenado sacerdote y se desempeñó como quinto rector del Seminario Diocesano. Actualmente, tiene 11 años como obispo, casi seis años en Oaxaca como obispo auxiliar y cinco años como obispo en Tehuacán.

ENTREGA DE RECONOCIMIENTOS Y MENSAJE DEL RECTOR

Durante el encuentro de exseminaristas, se hizo la entrega de reconocimientos al Cardenal Alberto Suárez Inda por su labor como primer rector del seminario; a Monseñor Gonzalo Alonso Calzada Guerrero, Obispo de Tehuacán, Puebla por su labor como quinto rector del seminario; al padre Gilberto Rico Gómez, por ser el octavo y actual rector del seminario.

También se dio un reconocimiento a Monseñor Fidencio López Plaza, obispo de la Diócesis de Querétaro, a través de su representante Monseñor Sacramento Arias Montoya vicario general de la Diócesis de Querétaro, por su presencia y participación. De igual forma, los exseminaristas hicieron la entrega de un balón de oro a otro excompañero, por ser el mejor futbolista de la época.

Durante su intervención, el padre Gilberto Rico, exhortó a los presentes a “contribuir para que siga habiendo frutos en el seminario. Hay que ser el impulso para que siga habiendo alumnos, que hagamos el esfuerzo de promover las vocaciones a la vida sacerdotal, porque sin sacerdotes no hay eucaristía, hay que seguir en ese empeño. Quienes han vivido en el seminario pueden ayudar a hacer esta labor y seguir apoyando con el ministerio de cristo. Para que haya más vocaciones”.

Finalmente, es importante mencionar que durante el encuentro Monseñor Aguilar Ledesma, impartió la plática: “Familia, matrimonio y el plan de Dios para mí”. Al finalizar, los exseminaristas y sus familias dieron su testimonio de vida después del seminario. Posteriormente, se celebró la misa solemne y se llevó a cabo un brindis.

CELAYA, Gto.- Todas las personas están “llamadas a vivir las tres principales vocaciones que Dios nos ha dado: el amor, la fidelidad y la perseverancia. Con ellas y dejando a un lado el orgullo y el egoísmo es que podremos transformar a la sociedad tan sedienta de paz”, así lo menciono el Cardenal Alberto Suárez Inda, durante su mensaje dirigido a los cerca de 50 exseminaristas que se dieron cita en el Seminario Diocesano, en compañía de su familia, para participar en el “Encuentro de Ex-Alumnos 2024”, con motivo del año jubilar de la Diócesis de Celaya y el 50 Aniversario del Seminario Diocesano de la Inmaculada Concepción.

➡️ Suscríbete a nuestra edición digital

El Cardenal les mencionó que, de manera especial, “todos estamos llamados a vivir en el amor, el cual es la vocación máxima de los discípulos de Cristo y de todo el ser humano. Nosotros solo nos realizaremos plenamente cuando nuestro amor sea de entrega, de fidelidad, de servicio, perseverante, generoso y alegre. Pero si tenemos un amor egoísta, si nos creemos superiores o estamos llenos de soberbia es señal de que aún tenemos trabajo que hacer por nosotros mismos”.

Te puede interesar: La Guardia Nacional fue una fallida estrategia: Alcantar

En concreto, a los exseminaristas les refirió que si algo les tiene que dar fruto es la experiencia de haber pasado por el seminario, “el reconocer nuestra fragilidad y nuestra pequeñez. No hay que ser como los fariseos que decían: Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, nosotros sí somos como los demás, pero con la gracia, la responsabilidad y un testimonio de mayor servicio, sin vanagloriarnos, sin llenarnos de soberbia, sino más bien tratando de reconocer la dignidad de todos y si hemos encontrado hermanos que se han equivocado, darles la mano, levantarlos”.

Les recordó la vocación especial de un seminarista, de un exseminarista y un sacerdote es el servicio y el amor sacrificado, así como dar testimonio de fe con su pensar, hablar y actuar “de que somos seguidores de Jesús que vino al mundo precisamente para hacerse pobre y enriquecernos con su pobreza para liberarnos del mal a través de su sacrificio”.


El cardenal encabezó la Sagrada Eucaristía. | Foto: Ana Medina / El Sol del Bajío


“Este encuentro fraterno que sea para cada uno de nosotros un momento de gracia y que nos preparemos para celebrar los 50 años de esta diócesis que se cumplen en abril y para los 50 años del seminario que se cumplen el 8 de septiembre. A Dios agradecerle por darnos sus bendiciones y para vivir siempre con fidelidad, perseverancia, humildad y sencillez con la vocación con la que ha querido distinguirnos por su misericordia”.

HAY QUE SER BUENOS ESPOSOS PARA SER BUENOS PADRES: CALZADA

Por otra parte, Monseñor Gonzalo Alonso Calzada Guerrero, Obispo de Tehuacán, Puebla; platicó en entrevista que este tipo de eventos “son momentos y oportunidades muy buenas para reencontrarse como amigos, como exalumnos de esta institución y como hermanos en la fe. Es interesante conocer las experiencias de vida que han tenido y mucho más lo es el escuchar el testimonio de las familias que formaron”.


Se entregaron reconocimientos a los rectores que ha tenido del seminario. | Foto: Ana Medina / El Sol del Bajío


Mencionó que es importante que se vea hacia el futuro y, sobre todo, lo que más le llamó la atención fue el conocer cómo les ha favorecido la formación que recibieron en el seminario en el desarrollo de su vida, en su ambiente laboral y familiar, ya que con ellos “han contribuido en formar una mejor familia, una mejor sociedad y, una mejor Iglesia”.

De igual forma, indicó que para guiar bien a los hijos y cuidarlos de las ideologías que no son cristianas, es importante, tal y como lo manifestó Monseñor Víctor Alejandro Aguilar Ledesma, Obispo de la Diócesis de Celaya, que las personas sean primero “buenos esposos para ser buenos padres. Si se vive bien la esponsalidad, es decir, el ser buen esposo y esposa, como consecuencia se tiene un buen padre y una buena madre”.


Las tres principales vocaciones que Dios nos ha dado: el amor, la fidelidad y la perseverancia, Suárez Inda. | Foto: Ana Medina / El Sol del Bajío


Asimismo, felicitó a la Diócesis de Celaya por su 50 aniversario, agradeció a “Dios las bendiciones que se han recibido a lo largo de estos 50 años desde que se inició con Don Victorino Álvarez al frente y hasta ahora con Víctor Alejandro”.

Por otro lado, es importante mencionar que, Monseñor Gonzalo Alonso es originario de San Luis de la Paz, por lo que, pertenece a la Diócesis de Celaya, lugar donde fue ordenado sacerdote y se desempeñó como quinto rector del Seminario Diocesano. Actualmente, tiene 11 años como obispo, casi seis años en Oaxaca como obispo auxiliar y cinco años como obispo en Tehuacán.

ENTREGA DE RECONOCIMIENTOS Y MENSAJE DEL RECTOR

Durante el encuentro de exseminaristas, se hizo la entrega de reconocimientos al Cardenal Alberto Suárez Inda por su labor como primer rector del seminario; a Monseñor Gonzalo Alonso Calzada Guerrero, Obispo de Tehuacán, Puebla por su labor como quinto rector del seminario; al padre Gilberto Rico Gómez, por ser el octavo y actual rector del seminario.

También se dio un reconocimiento a Monseñor Fidencio López Plaza, obispo de la Diócesis de Querétaro, a través de su representante Monseñor Sacramento Arias Montoya vicario general de la Diócesis de Querétaro, por su presencia y participación. De igual forma, los exseminaristas hicieron la entrega de un balón de oro a otro excompañero, por ser el mejor futbolista de la época.

Durante su intervención, el padre Gilberto Rico, exhortó a los presentes a “contribuir para que siga habiendo frutos en el seminario. Hay que ser el impulso para que siga habiendo alumnos, que hagamos el esfuerzo de promover las vocaciones a la vida sacerdotal, porque sin sacerdotes no hay eucaristía, hay que seguir en ese empeño. Quienes han vivido en el seminario pueden ayudar a hacer esta labor y seguir apoyando con el ministerio de cristo. Para que haya más vocaciones”.

Finalmente, es importante mencionar que durante el encuentro Monseñor Aguilar Ledesma, impartió la plática: “Familia, matrimonio y el plan de Dios para mí”. Al finalizar, los exseminaristas y sus familias dieron su testimonio de vida después del seminario. Posteriormente, se celebró la misa solemne y se llevó a cabo un brindis.

Local

PRI se reestructura para el 2027: estrategias y fortaleza en Celaya y Guanajuato

Bonifacio Rodríguez Olivares, secretario de organización del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), afirmó que cerraron las oficinas del Comité Municipal, que estaban en la Alameda, pero ya están buscando algún edificio para continuar con los trabajos

Local

Día Mundial del Perro: fomentando la adopción y la responsabilidad en Celaya

Un promedio de cinco a 10 canes son los que se llevan cada domingo a la Alameda, y por lo general la gente adopta todos, y se regresa el equipo de trabajo con dos o tres perros, pero después, de nuevo, se llevan.

Local

Inició gobierno municipal rehabilitación de pavimento y servicios en Zaragoza

El presidente municipal Fernando Gasca Almanza dio inicio a los trabajos de rehabilitación del pavimento

Policiaca

Ataque a balazos en tienda de abarrotes en Los Pinos deja un muerto y dos heridos

Fue aproximadamente a las 19:40 horas que los balazos alertaron a los vecinos de la colonia Pinos

Local

Supervisan obras de infraestructura hidráulica en Juventino Rosas

Supervisión de Obras por Autoridades Municipales y del CMAPAJ