/ miércoles 15 de junio de 2022

Busca y Encuentra

Cuando una persona o un pueblo empiezan a sentir dentro de sí, más pesada la esclavitud que su libertad, significa que están tocando fondo, sin embargo, mientras no se toca fondo es difícil salir y en ocasiones percibir que hay otra forma de vivir. Cuando esto sucede, los vientos y corrientes arrastran sin poder sostenerse, cuando en nuestro presente no tenemos guías, vamos a la deriva sin liderazgo y nos arrastran sin lograr trascender o evolucionar, sobrevivimos muriendo cada día, morimos sin dejar huella, sin dejar una sonrisa, sin cantar para aligerar el día con día, morimos sin bailar para alegrarnos el alma, vivir así, es vivir muriendo. Siempre hay alguien en medio de cualquier tiempo difícil que nos aligera el camino, siempre se puede orar y ganar una batalla, busquemos a Dios no para que nos escuche, busquémosle para escucharle, sabiendo que cuando crees no poder estar de pie arrodillarte y rezar renuevan la esperanza y la confianza en cada día, espera y confía, no reces porque necesitas algo, reza porque tienes mucho que agradecer, despierta para despertarte cada día con un sueño nuevo, cuida tus amigos, vive como si el cielo estuviese en la tierra y no el infierno, haz que cada paso que des y cada decisión que tomes se basen en el amor y te lleven a la felicidad, sé como la música que aunque no estés, la gente te recuerde por tu melodía, conviértete en una persona mágica y aparece de la nada, esas que dan alegría y hablan de todo, de sus vivencias, experiencias, alegrías y sufrimientos, esas que olvidan lo negativo en vida y viven en positivo aunque a nadie le parezca, esas que te hacen comprender que aunque no lo creas, existe la amistad y con ella todo es más ligero y con un abrazo la vida cambia, la confianza reaparece y las penas disminuyen haciendo que la felicidad se llame vida y aprendes a ser paciente, bondadoso, sabio y a vivir de ilusiones para cumplir sueños, a hacer sin importar cómo terminen los principios, sin saber si será o no una gran experiencia, sabiendo que la magia se da, cuando no te das por vencido, dejando que la vida te sorprenda para pedir ayuda, viviendo para cuidar a tus verdaderos amigos dejando huella cada mañana, recordando que cada situación es temporal y sólo lo que el corazón lleva es para siempre, porque tú como yo, merecemos paciencia y respeto, merecemos amor y cariño, merecemos paz y armonía, merecemos el universo, pues las cosas más bonitas del universo no se ven, ni se tocan, se sienten en el alma, esas cosas que cuando se apagan las luces abren las puertas de la esperanza, de los detalles que llenan el alma, que saben que los humanos somos sociables e invitan al júbilo en tu vida porque saben que cada uno tiene el júbilo necesario en su interior para vivir una vida de amor y paz.

Las emociones se viven con pasión cuando se está vivo y nos hacen recordar que es poco lo que hace falta y eso que hace falta no tiene precio, pero sí costo, cuesta el esfuerzo de entrar en tí y reconocer tus cualidades y valores tanto como tus desaciertos, aquello que te ha gustado y disgustado, lo logrado y lo perdido, pues al final del camino solo lo vivido queda, ni eso te llevas al partir, por eso aférrate a vivir cada día sabiendo que el hoy existe, el ayer se fue y el futuro acaba siendo pasado, por lo que solo existe hoy, para por sesenta segundos a ¨la loca de la casa¨ para que deje de actuar sin reflexionar o medir consecuencias y empieza a vivir, con y sin las ideales circunstancias, buscando planear sin quejarte sin mencionar a quienes de alguna forma no te satisfacen, porque la vida es hoy, aquí, cada minuto y mientras tu disfrutas tu hoy, yo espero tus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx dándote las gracias.

Cuando una persona o un pueblo empiezan a sentir dentro de sí, más pesada la esclavitud que su libertad, significa que están tocando fondo, sin embargo, mientras no se toca fondo es difícil salir y en ocasiones percibir que hay otra forma de vivir. Cuando esto sucede, los vientos y corrientes arrastran sin poder sostenerse, cuando en nuestro presente no tenemos guías, vamos a la deriva sin liderazgo y nos arrastran sin lograr trascender o evolucionar, sobrevivimos muriendo cada día, morimos sin dejar huella, sin dejar una sonrisa, sin cantar para aligerar el día con día, morimos sin bailar para alegrarnos el alma, vivir así, es vivir muriendo. Siempre hay alguien en medio de cualquier tiempo difícil que nos aligera el camino, siempre se puede orar y ganar una batalla, busquemos a Dios no para que nos escuche, busquémosle para escucharle, sabiendo que cuando crees no poder estar de pie arrodillarte y rezar renuevan la esperanza y la confianza en cada día, espera y confía, no reces porque necesitas algo, reza porque tienes mucho que agradecer, despierta para despertarte cada día con un sueño nuevo, cuida tus amigos, vive como si el cielo estuviese en la tierra y no el infierno, haz que cada paso que des y cada decisión que tomes se basen en el amor y te lleven a la felicidad, sé como la música que aunque no estés, la gente te recuerde por tu melodía, conviértete en una persona mágica y aparece de la nada, esas que dan alegría y hablan de todo, de sus vivencias, experiencias, alegrías y sufrimientos, esas que olvidan lo negativo en vida y viven en positivo aunque a nadie le parezca, esas que te hacen comprender que aunque no lo creas, existe la amistad y con ella todo es más ligero y con un abrazo la vida cambia, la confianza reaparece y las penas disminuyen haciendo que la felicidad se llame vida y aprendes a ser paciente, bondadoso, sabio y a vivir de ilusiones para cumplir sueños, a hacer sin importar cómo terminen los principios, sin saber si será o no una gran experiencia, sabiendo que la magia se da, cuando no te das por vencido, dejando que la vida te sorprenda para pedir ayuda, viviendo para cuidar a tus verdaderos amigos dejando huella cada mañana, recordando que cada situación es temporal y sólo lo que el corazón lleva es para siempre, porque tú como yo, merecemos paciencia y respeto, merecemos amor y cariño, merecemos paz y armonía, merecemos el universo, pues las cosas más bonitas del universo no se ven, ni se tocan, se sienten en el alma, esas cosas que cuando se apagan las luces abren las puertas de la esperanza, de los detalles que llenan el alma, que saben que los humanos somos sociables e invitan al júbilo en tu vida porque saben que cada uno tiene el júbilo necesario en su interior para vivir una vida de amor y paz.

Las emociones se viven con pasión cuando se está vivo y nos hacen recordar que es poco lo que hace falta y eso que hace falta no tiene precio, pero sí costo, cuesta el esfuerzo de entrar en tí y reconocer tus cualidades y valores tanto como tus desaciertos, aquello que te ha gustado y disgustado, lo logrado y lo perdido, pues al final del camino solo lo vivido queda, ni eso te llevas al partir, por eso aférrate a vivir cada día sabiendo que el hoy existe, el ayer se fue y el futuro acaba siendo pasado, por lo que solo existe hoy, para por sesenta segundos a ¨la loca de la casa¨ para que deje de actuar sin reflexionar o medir consecuencias y empieza a vivir, con y sin las ideales circunstancias, buscando planear sin quejarte sin mencionar a quienes de alguna forma no te satisfacen, porque la vida es hoy, aquí, cada minuto y mientras tu disfrutas tu hoy, yo espero tus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx dándote las gracias.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 22 de junio de 2022

Padre, Papito, Papá

Tere Derbez

miércoles 15 de junio de 2022

Busca y Encuentra

Tere Derbez

miércoles 08 de junio de 2022

Vivir Para Evaluar

Tere Derbez

domingo 05 de junio de 2022

Vivir Para Evaluar

Tere Derbez

miércoles 25 de mayo de 2022

Vivir Para Creer

Tere Derbez

jueves 12 de mayo de 2022

A mi si me Gusta

Tere Derbez

miércoles 20 de abril de 2022

Salud Espiritual

Tere Derbez

domingo 10 de abril de 2022

Me Duele El Mundo

Tere Derbez

miércoles 06 de abril de 2022

Por Que

Tere Derbez

miércoles 23 de marzo de 2022

Y Ahora qué

Tere Derbez

Cargar Más