/ lunes 26 de noviembre de 2018

Diario de Finanzas

La edad es algo que no importa, a menos que usted sea un quesoLuis Buñuel.


No cabe la menor duda que cuando se inicia un negocio su imagen corresponde a la moda vigente de cuando se creó, los colores, los muebles, la iluminación, incluso la textura de las paredes, y a menos que la decoración sea intencional para sugerir una determinada época, muchos negocios se quedan en la imagen de cuando fueron instalados. ¿Cuántos años tiene su negocio?

Recientemente acudí a una institución a la cual hace muchos años visité por primera vez, y sigue prácticamente igual; cuando la conocí por primera ocasión fue impactante, me pareció majestuosa, moderna, y hasta vanguardista; sin embargo en la reciente visita me pareció que le hace falta mantenimiento, que esa majestuosidad se ha perdido, sin embargo en términos generales sigue igual, pero hay pequeños detalles que hacen que no se vea vigente o renovada.

Esos pequeños detalles son las insignificantes cosas que van perdiendo su funcionalidad y que no se reparan, esa ventana que no se ajustó, o la cortina que no se sustituyó, o simplemente las huellas de la humedad que no se eliminó, todo ello en conjunto hacen ver que los años han pasado, y que el edificio y sus muebles pueden llegar a indicar casi sin margen de error los años que se tiene trabajando en el negocio o empresa.

Claro, si de lo que se trata es de hacer ver que la experiencia está presente, quizá las señales de la edad sean adecuadas, pero debe estar atento a una situación: una cosa son las señales de edad y otra muy distinta el descuido en el mantenimiento del edifico en su exterior e interior.

Así que imagine que usted es un cliente, o una persona que visita su negocio o empresa. ¿Cómo la ve? ¿Corresponde a la actividad que se desarrolla? ¿Sigue siendo funcional? ¿A su actual manera de ver las cosas requiere alguna modificación o arreglo? ¿Su negocio o empresa le inspira algo?

Como diría el recordado cómico mexicano “Cantinflas”: ¡Ahí está el detalle!

Actualmente la imagen de su negocio debe corresponder a los cambios que se han presentado y a los que cree que vendrán, debe dar respuesta y ser atractivo a los nuevos clientes o consumidores, debe ofrecer lo tradicional y lo más moderno, y todo al mismo tiempo.

Y dependiendo a lo que usted se dedica deberá quizá ajustar la imagen de su negocio, y ponga mucha atención, puede ser no tan moderna pero si meticulosamente cuidada, lo que también otorga un grado de confianza especial al cliente y a las personas que acuden a sus instalaciones.

¿Quiere ir un poco más allá? Responda las siguientes preguntas a usted mismo: ¿Ha pensado de acuerdo a que época y moda prefiere vestirse usted? ¿Corresponde a la actividad que desempeña? ¿Qué es lo que comunica su imagen?

Por supuesto este puede ser un asunto relativo a decoradores o asesores de imagen, pero finalmente usted coincidirá conmigo en que es un tema que tiene un impacto especial en sus finanzas. Mientras más clientes o consumidores lo prefieran sus finanzas mejorarán.

La edad es algo que no importa, a menos que usted sea un quesoLuis Buñuel.


No cabe la menor duda que cuando se inicia un negocio su imagen corresponde a la moda vigente de cuando se creó, los colores, los muebles, la iluminación, incluso la textura de las paredes, y a menos que la decoración sea intencional para sugerir una determinada época, muchos negocios se quedan en la imagen de cuando fueron instalados. ¿Cuántos años tiene su negocio?

Recientemente acudí a una institución a la cual hace muchos años visité por primera vez, y sigue prácticamente igual; cuando la conocí por primera ocasión fue impactante, me pareció majestuosa, moderna, y hasta vanguardista; sin embargo en la reciente visita me pareció que le hace falta mantenimiento, que esa majestuosidad se ha perdido, sin embargo en términos generales sigue igual, pero hay pequeños detalles que hacen que no se vea vigente o renovada.

Esos pequeños detalles son las insignificantes cosas que van perdiendo su funcionalidad y que no se reparan, esa ventana que no se ajustó, o la cortina que no se sustituyó, o simplemente las huellas de la humedad que no se eliminó, todo ello en conjunto hacen ver que los años han pasado, y que el edificio y sus muebles pueden llegar a indicar casi sin margen de error los años que se tiene trabajando en el negocio o empresa.

Claro, si de lo que se trata es de hacer ver que la experiencia está presente, quizá las señales de la edad sean adecuadas, pero debe estar atento a una situación: una cosa son las señales de edad y otra muy distinta el descuido en el mantenimiento del edifico en su exterior e interior.

Así que imagine que usted es un cliente, o una persona que visita su negocio o empresa. ¿Cómo la ve? ¿Corresponde a la actividad que se desarrolla? ¿Sigue siendo funcional? ¿A su actual manera de ver las cosas requiere alguna modificación o arreglo? ¿Su negocio o empresa le inspira algo?

Como diría el recordado cómico mexicano “Cantinflas”: ¡Ahí está el detalle!

Actualmente la imagen de su negocio debe corresponder a los cambios que se han presentado y a los que cree que vendrán, debe dar respuesta y ser atractivo a los nuevos clientes o consumidores, debe ofrecer lo tradicional y lo más moderno, y todo al mismo tiempo.

Y dependiendo a lo que usted se dedica deberá quizá ajustar la imagen de su negocio, y ponga mucha atención, puede ser no tan moderna pero si meticulosamente cuidada, lo que también otorga un grado de confianza especial al cliente y a las personas que acuden a sus instalaciones.

¿Quiere ir un poco más allá? Responda las siguientes preguntas a usted mismo: ¿Ha pensado de acuerdo a que época y moda prefiere vestirse usted? ¿Corresponde a la actividad que desempeña? ¿Qué es lo que comunica su imagen?

Por supuesto este puede ser un asunto relativo a decoradores o asesores de imagen, pero finalmente usted coincidirá conmigo en que es un tema que tiene un impacto especial en sus finanzas. Mientras más clientes o consumidores lo prefieran sus finanzas mejorarán.

martes 12 de febrero de 2019

Diario de Finanzas

martes 05 de febrero de 2019

Diario de Finanzas

martes 29 de enero de 2019

Diario de Finanzas

martes 22 de enero de 2019

Diario de Finanzas

martes 15 de enero de 2019

Diario de finanzas

martes 08 de enero de 2019

Diario de Finanzas

miércoles 26 de diciembre de 2018

Diario de Finanzas ¿Y quién cobrará ahora?

martes 18 de diciembre de 2018

Diario de Finanzas

martes 11 de diciembre de 2018

Diario de Finanzas

lunes 03 de diciembre de 2018

Diario de Finanzas

Cargar Más