/ lunes 12 de febrero de 2024

Verdad

Muchos de mis seguidores en redes sociales y en medios impresos me han preguntado el porqué de mi ausencia durante estas semanas, y es que en realidad, mi vida no ha sido precisamente fácil durante el fin del año pasado y el inicio de este. Además de una gran depresión que siempre me embarga todos los meses de enero por cuestiones muy personales, ahora se han sumado eventos adversos por ser crítico y tratar de sostenerme en una línea que se apegue a la verdad.

Recuerdo hace ya algunos años, y aquí lo platiqué, intentaron detenerme en la carretera por un artículo que escribí sobre el caso ya olvidado de los niños Luna.

Logré escapar solo con daños en mi vehículo, pero ahí me di cuenta que el poder del estado y las instituciones es aplastante y cruel. Fue entonces que mi padre, que era un sabio, me recomendó nadar hacia donde vaya la corriente (le dio pena decirme que debía hacer ojos ciegos ante las injusticias por salud mental y odontológica).

Pero por desgracia este no es el único caso de agresiones que he tenido como escritor y articulista, y enunciarlos todos sería un despropósito que me ocuparía un espacio muy limitado que tengo para disculparme por mi ausencia, sin embargo sumérjanse en mis 10 años de oficio.

Desconozco el porqué decir la verdad sea tan desgastante, pero debido a una serie de columnas de opinión que he escrito: “CHARRO SIN CABALLO”, “COMO EN SUECIA” (DONDE DENUNCIO A UN DIRECTIVO QUE VI VACIANDOLE ACEITE QUEMADO A UNA BANCA DEL IMSS PARA EVITAR QUE SE SENTARAN LOS PACIENTES CERCA DE SU AUTO), MÉDICOS DE ESCRITORIO, EL RESULTADO ESPERADO y muchos otros artículos; se me dejó venir todo el aparato punitivo de contramedidas y gestión de daños de la delegación del IMSS, Guanajuato, que me ha mantenido ocupado y preocupado por lo menos durante los últimos 3 meses.

No desmienten nada, porque no hay nada que desmentir, solo me atacan y tratan de sacarme del camino porque soy su piedra en el zapato.

Habrá quien diga que para eso está la Secretaria de la Función Pública (SFP). Pues bien, gracias.

En una entrevista que le hicieron en estos días a Putin, de la cual me hubiese haber hablado en esta ocasión, pero que ya habrá tiempo de abordarla, él dice que comprobó, luego de un acuerdo que iba a hacer con Bill Clinton, quien al día siguiente se retractó, que es el presidente de EU quien está bajo las órdenes de la CIA y no al revés. Algo así es la SFP, el Órgano Interno de Control y otras instancias del IMSS que se han mostrado complacientes (por lo menos hasta el momento) frente a pruebas inequívocas de acoso laboral.

Y ya no quiero ni hacer alguna especulación, porque cada vez que descubre uno una verdad, en vez de surgir apoyo afloran más enemigos por doquier, solo lo argumento como una disculpa a mis lectores más fieles por las semanas de ausencia. Ahora sí han logrado mantenerme ocupado, con el hocico cerrado y las manos atadas. Han tenido más éxito con esto que con otros sustos y amenazas que ya había sufrido como gajes del oficio de todo “hijo del Ahuizote”. Espero no terminar como los hermanos Magón.

El artículo 2, capítulos 4 y 5 del código de ética de los servidores públicos.

Así como los artículos 6o y 7o constitucionales; y artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos son letra muerta en México, donde vive uno como el miope que intenta leer el periódico a la luz de un farol apagado, para que un sordo lo escuché y el mudo salga a divulgar la noticia.

Muchos de mis seguidores en redes sociales y en medios impresos me han preguntado el porqué de mi ausencia durante estas semanas, y es que en realidad, mi vida no ha sido precisamente fácil durante el fin del año pasado y el inicio de este. Además de una gran depresión que siempre me embarga todos los meses de enero por cuestiones muy personales, ahora se han sumado eventos adversos por ser crítico y tratar de sostenerme en una línea que se apegue a la verdad.

Recuerdo hace ya algunos años, y aquí lo platiqué, intentaron detenerme en la carretera por un artículo que escribí sobre el caso ya olvidado de los niños Luna.

Logré escapar solo con daños en mi vehículo, pero ahí me di cuenta que el poder del estado y las instituciones es aplastante y cruel. Fue entonces que mi padre, que era un sabio, me recomendó nadar hacia donde vaya la corriente (le dio pena decirme que debía hacer ojos ciegos ante las injusticias por salud mental y odontológica).

Pero por desgracia este no es el único caso de agresiones que he tenido como escritor y articulista, y enunciarlos todos sería un despropósito que me ocuparía un espacio muy limitado que tengo para disculparme por mi ausencia, sin embargo sumérjanse en mis 10 años de oficio.

Desconozco el porqué decir la verdad sea tan desgastante, pero debido a una serie de columnas de opinión que he escrito: “CHARRO SIN CABALLO”, “COMO EN SUECIA” (DONDE DENUNCIO A UN DIRECTIVO QUE VI VACIANDOLE ACEITE QUEMADO A UNA BANCA DEL IMSS PARA EVITAR QUE SE SENTARAN LOS PACIENTES CERCA DE SU AUTO), MÉDICOS DE ESCRITORIO, EL RESULTADO ESPERADO y muchos otros artículos; se me dejó venir todo el aparato punitivo de contramedidas y gestión de daños de la delegación del IMSS, Guanajuato, que me ha mantenido ocupado y preocupado por lo menos durante los últimos 3 meses.

No desmienten nada, porque no hay nada que desmentir, solo me atacan y tratan de sacarme del camino porque soy su piedra en el zapato.

Habrá quien diga que para eso está la Secretaria de la Función Pública (SFP). Pues bien, gracias.

En una entrevista que le hicieron en estos días a Putin, de la cual me hubiese haber hablado en esta ocasión, pero que ya habrá tiempo de abordarla, él dice que comprobó, luego de un acuerdo que iba a hacer con Bill Clinton, quien al día siguiente se retractó, que es el presidente de EU quien está bajo las órdenes de la CIA y no al revés. Algo así es la SFP, el Órgano Interno de Control y otras instancias del IMSS que se han mostrado complacientes (por lo menos hasta el momento) frente a pruebas inequívocas de acoso laboral.

Y ya no quiero ni hacer alguna especulación, porque cada vez que descubre uno una verdad, en vez de surgir apoyo afloran más enemigos por doquier, solo lo argumento como una disculpa a mis lectores más fieles por las semanas de ausencia. Ahora sí han logrado mantenerme ocupado, con el hocico cerrado y las manos atadas. Han tenido más éxito con esto que con otros sustos y amenazas que ya había sufrido como gajes del oficio de todo “hijo del Ahuizote”. Espero no terminar como los hermanos Magón.

El artículo 2, capítulos 4 y 5 del código de ética de los servidores públicos.

Así como los artículos 6o y 7o constitucionales; y artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos son letra muerta en México, donde vive uno como el miope que intenta leer el periódico a la luz de un farol apagado, para que un sordo lo escuché y el mudo salga a divulgar la noticia.

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 12 de febrero de 2024

Verdad

Víctor Hugo Pérez Nieto

miércoles 20 de diciembre de 2023

Hartazgo

Víctor Hugo Pérez Nieto

miércoles 06 de diciembre de 2023

Márinka

Víctor Hugo Pérez Nieto

miércoles 15 de noviembre de 2023

El Lunes

Víctor Hugo Pérez Nieto

miércoles 06 de septiembre de 2023

La Puerta

Víctor Hugo Pérez Nieto

Cargar Más