/ lunes 10 de junio de 2019

Del Indiferente Señor Andrés

A Luis Raúl, con mi aprecio y solidaridad.

A los verdaderos defensores de

derechos humanos, fraternalmente.

“La falta de apoyo a las estancias infantiles y refugios,

a las instancias encargadas de la atención de las personas

con discapacidad, así como la descalificación de las

organizaciones de la sociedad civil, (…)”

Informe de la CNDH, de 2019.

1.- La frase anterior no la quiso oír el señor Andrés. Menos aún la frase de que en la medida que se debilitan las instituciones se abre la puerta para que la actuación del Estado sea más discrecional y la vigencia de las normas se diluya.

2.- Las frases que indicaron que en este 2019 siguen los homicidios, la diversificación del crimen organizado, la violencia feminicida, las muertes de periodistas, los casos de linchamiento, las agresiones y asesinatos en contra de policías y miembros de las fuerzas armadas, tampoco las quiso oír.

3.- Y para no oírlas el señor Andrés decidió no ir a la presentación del Informe de la CNDH, de 2019. En un acto elocuente, en una actitud reveladora prefirió que le mandaran el Informe, que seguro no leerá.

4.- La dignidad humana esta pisoteada. El sistema de contrapesos esta debilitándose, la ruta de la legalidad pareciera ser la oficialización de la ilegalidad, como define don Federico Reyes.

5.- ¿Tiempos de cambio? Ciertamente. Pero más parece que hacia atrás, en reversa, en caída. No deseo esto y opino triste, en contra de la actitud sorda.

6.- Al menos el Poder Judicial Federal despierta, suspendiendo obras, cuando algún juez de distrito inventó, que no había interés en el quejoso. Hay en estos tiempos, tanto que reclamar….

A Luis Raúl, con mi aprecio y solidaridad.

A los verdaderos defensores de

derechos humanos, fraternalmente.

“La falta de apoyo a las estancias infantiles y refugios,

a las instancias encargadas de la atención de las personas

con discapacidad, así como la descalificación de las

organizaciones de la sociedad civil, (…)”

Informe de la CNDH, de 2019.

1.- La frase anterior no la quiso oír el señor Andrés. Menos aún la frase de que en la medida que se debilitan las instituciones se abre la puerta para que la actuación del Estado sea más discrecional y la vigencia de las normas se diluya.

2.- Las frases que indicaron que en este 2019 siguen los homicidios, la diversificación del crimen organizado, la violencia feminicida, las muertes de periodistas, los casos de linchamiento, las agresiones y asesinatos en contra de policías y miembros de las fuerzas armadas, tampoco las quiso oír.

3.- Y para no oírlas el señor Andrés decidió no ir a la presentación del Informe de la CNDH, de 2019. En un acto elocuente, en una actitud reveladora prefirió que le mandaran el Informe, que seguro no leerá.

4.- La dignidad humana esta pisoteada. El sistema de contrapesos esta debilitándose, la ruta de la legalidad pareciera ser la oficialización de la ilegalidad, como define don Federico Reyes.

5.- ¿Tiempos de cambio? Ciertamente. Pero más parece que hacia atrás, en reversa, en caída. No deseo esto y opino triste, en contra de la actitud sorda.

6.- Al menos el Poder Judicial Federal despierta, suspendiendo obras, cuando algún juez de distrito inventó, que no había interés en el quejoso. Hay en estos tiempos, tanto que reclamar….